Quie­nes ha­bía­mos lle­ga­do has­ta ahí, nos so­me­tía­mos fi­nal­men­te a la úl­ti­ma prue­ba: el COU

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA - TEMORYTEMBLOR: LA SE­LEC­TI­VI­DAD

abu­rri­das. Del Di­bu­jo Téc­ni­co, don­de el pro­fe­sor nos in­cor­dia­ba con la plan­ta, el al­za­do y el per­fil de los ob­je­tos, pa­sá­ba­mos a las “ma­rías”, co­mo mú­si­ca o religión.

En ter­ce­ro de BUP, al­gu­nos cen­tros or­ga­ni­za­ban un via­je de fin de cur­so y los chi­cos y chi­cas em­pren­dían una co­lec­ta pa­ra re­cau­dar fon­dos y ali­viar la car­ga im­po­si­ti­va a sus pa­dres. Cuan­do los veían par­tir con la ma­le­ta, rum­bo a Te­ne­ri­fe, Ma­llor­ca o Ro­ma, se da­ban cuen­ta de que sus niños se­guían sien­do niños y de que ellos, en cam­bio, ha­bían en­ve­je­ci­do.

A me­di­da que pa­sa­ba el tiem­po, los “ba­chi­lle­res” iban en­con­tran­do sen­ti­do a la mi­sión que em­pren­die­ron en el jar­dín de in­fan­cia. Ya na­die so­ña­ba con ser bom­be­ro o as­tro­nau­ta, y el fu­tu­ro pro­fe­sio­nal se per­fi­la­ba fren­te al im­pre­so de Cien­cias o Le­tras y la li­bre elec­ción de asig­na­tu­ras. Si nues­tra no­via o nues­tro no­vio ti­ra­ban por el La­tín y el Grie­go y no­so­tros por la Fí­si­ca, la Quí­mi­ca y las Ma­te­má­ti­cas, ¿qué fu­tu­ro le aguar­da­ba a nues­tra re­la­ción? Quie­nes ha­bía­mos lle­ga­do has­ta ahí, nos so­me­tía­mos fi­nal­men­te a la úl­ti­ma prue­ba: el cur­so de pre­pa­ra­ción pa­ra la uni­ver­si­dad. COU era el me­jor y el peor de los años. Cuan­do el pro­fe­sor nos pre­gun­ta­ra si lo te­nía­mos to­do cla­ro pa­ra el exa­men de Se­lec­ti­vi­dad, si sa­bía­mos dis­tin­guir el em­pi­ris­mo de Hu­me del ra­cio­na­lis­mo de Des­car­tes o si re­cor­dá­ba­mos las in­te­gra­les y de­ri­va­das que vi­mos a prin­ci­pios de cur­so, sa­bría­mos que nues­tra ado­les­cen­cia eter­na se es­ta­ba aca­ban­do. To­ca­ban a su fin las se­ma­nas de es­tu­dio, re­clui­dos en una ha­bi­ta­ción en la que no pa­ra­ban de so­nar Me­cano, U2 y Mi­chael Jack­son en los walk­man.

Una ma­ña­na que­da­mos con nues­tros ami­gos pa­ra ir jun­tos a la uni­ver­si­dad y ha­cer el pri­me­ro de los cua­tro exá­me­nes de la jor­na­da. Era ju­nio. En el me­tro y los au­to­bu­ses ha­bía mi­les de chi­cos co­mo no­so­tros y sus vo­ces so­na­ban a pa­tio de re­creo, otra vez agu­das, in­cons­cien­tes, en­rai­za­das en un pa­sa­do que ya no vol­ve­ría. Se ce­rra­ba un ci­clo y se abría otro, pe­ro aún que­da­ban las no­ches sua­ves de ve­rano y las pos­ta­les y las lla­ma­das des­de una ca­bi­na que a ve­ces se tra­ga­ba las pri­me­ras cien pe­se­tas. Te­nía­mos die­ci­sie­te, y, pa­ra la ma­yo­ría, fue un muy buen año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.