Las afi­cio­nes se­cre­tas del Rey de re­yes

A Fe­li­pe II se le co­no­ce co­mo un hom­bre me­tó­di­co y con­te­ni­do, con lar­gas jor­na­das de trabajo de 8 a 12 ho­ras dia­rias en su des­pa­cho que nos han da­do una ima­gen de hom­bre aus­te­ro y un tan­to abu­rri­do. Sin em­bar­go, lo que po­ca gen­te re­cuer­da hoy en día es qu

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - JA­VIER GAR­CÍA DE GABIOLA

Al prin­ci­pio na­da pre­sa­gia­ba que Fe­li­pe se­ría un in­te­lec­tual, y de he­cho pa­re­ce que en su in­fan­cia fue bas­tan­te re­vol­to­so. Si­guien­do a Geof­frey Par­ker, a los sie­te años to­da­vía el prín­ci­pe no sa­bía leer ni es­cri­bir y su ma­dre tu­vo que sol­tar­le al­gu­na que otra bo­fe­ta­da. Con el em­pe­ra­dor siem­pre au­sen­te re­co­rrien­do me­dia Eu­ro­pa en gue­rras y di­plo­ma­cia, Fe­li­pe só­lo ve­ría a su pa­dre unos me­ses ca­da 2 o 3 años, por lo que para él se­ría un gi­gan­te, una fi­gu­ra enor­me a la que ad­mi­ra­ba, pe­ro a la vez al­guien muy dis­tan­te, una ima­gen que el pro­pio Fe­li­pe adop­ta­ría para sí mis­mo. Sin em­bar­go, tu­vo la suer­te de que fue su pro­pia ma­dre, la be­llí­si­ma Isabel de Por­tu­gal, la que le edu­ca­ría per­so­nal­men­te, al­go po­co co­mún en­tre los mo­nar­cas eu­ro­peos. Es­to le da­ría un equi­li­brio emo­cio­nal y afec­ti­vo, un au­to­con­trol so­bre sí mis­mo que lo dis­tin­guía enor­me­men­te de sus co­le­gas reales, mu­chos de ellos ogros des­me­su­ra­dos me­dio psi­có­pa­tas sin nin­gún freno mo­ral y da­dos a sol­ven­tar sus ca­pri­chos de for­ma in­me­dia­ta. De he­cho, Fe­li­pe pre­sen­ta­ba un ca­rác­ter que nos po­dría re­cor­dar bas­tan­te, val­ga el anacro­nis­mo, al de un gentle­man bri­tá­ni­co del XIX, un tan­to pu­ri­tano, es­ti­ra­do y ele­gan­te, pe­ro rec­to, jus­to, de­por­tis­ta y tra­ba­ja­dor, por lo que cho­ca bas­tan­te que los pro­pios in­gle­ses no lo ha­yan com­pren­di­do y lo ha­yan de­ni­gra­do especialmente a tra­vés de la le­yen­da ne­gra por sus en­fren­ta­mien­tos con Isabel de In­gla­te­rra.

LA PA­SIÓN POR LA NA­TU­RA­LE­ZA Su pri­mer tu­tor des­de 1535, Juan Mar­tí­nez de Si­li­ceo, fue un gran eru­di­to y lue­go se con­vir­tió en su con­fe­sor per­so­nal, pe­ro a jui­cio del em­pe­ra­dor era de­ma­sia­do blan­do con él, de mo­do que en 1541 fue sus­ti­tui­do por va­rios pre­cep­to­res que le im­par­ti­rían la­tín y grie­go, ma­te­má­ti­cas y ar­qui­tec­tu­ra, y geo­gra­fía e his­to­ria. Aun­que el grie­go le abu­rría, Fe­li­pe des­ta­có y fue un alumno bri­llan­te en to­das las de­más ma­te­rias. Sus ca­ren­cias con otros idio­mas que no fue­ra el cas­te­llano las su­plió con su do­mi­nio del la­tín, y con el tiempo apren­dió de for­ma au­to­di­dac­ta a leer y en­ten­der per­fec­ta­men­te el fran­cés, el ita­liano y el por­tu­gués, aun­que por no do­mi­nar­los del todo no se atre­vie­ra a ha­blar­los. Con la muer­te de su ma­dre, el du­ro Don Juan de Zú­ñi­ga pasó a ser su ayo y le con­vir­tió en un au­tén­ti­co ca­ba­lle­ro cas­te­llano.

Du­ran­te su in­fan­cia y lue­go to­da su vi­da, su gran pa­sión fue la na­tu­ra­le­za. Ya a los tres años, en 1530, Fe­li­pe iba to­dos los días a ca­zar a los bos­ques de Aran­juez con una pe­que­ña ba­lles­ta. Con el tiempo, el prín­ci­pe lle­ga­ría a es­tar seis ho­ras se­gui­das a ca­ba­llo para des­con­sue­lo del vie­jo Zú­ñi­ga, y su su­pues­to te­mor a los de­por­tes de ac­ción y con­tac­to fí­si­co que­da des­men­ti­do cuando el rey se pasó al uso de la ja­ba­li­na para aba­tir per­so­nal­men­te y a cor­ta dis­tan­cia a los lo­bos, cier­vos e in­clu­so osos. El pro­pio Car­los V prohi­bió a su hi­jo que ma­ta­ra más de un cier­to nú­me­ro de ani­ma­les por se­ma­na, ya que es­ta­ba es­quil­man­do los co­tos reales. Por otro la­do, su pa­sión por la ca­za no de­be lle­var­nos a con­fu­sión. Ello no im­pli­ca­ba un des­pre­cio por la na­tu­ra­le­za sino todo lo con­tra­rio. En aque­lla épo­ca la ca­za era un de­por­te muy co­rrien­te, y no con­tra­de­cía el amor a los ani­ma­les. De he­cho, Fe­li­pe tam­bién co­lec­cio­na­ba y cui­da­ba aves vi­vas, y cuando mu­da­ba de re­si­den­cia siem­pre iban con él de­ce­nas de jau­las que con­te­nían los pá­ja­ros fa­vo­ri­tos del prín­ci­pe, cu­yos can­tos le acom­pa­ña­ban siem­pre. Con todo ello se en­tien­de me­jor por qué dé­ca­das más tar­de Fe­li­pe op­ta­ría co­mo re­si­den­cia por El Es­co­rial, un mo­nas­te­rio al pie de las sie­rras de Ma­drid, en pleno cam­po.

LOTRASCENDENTE EN EL REY

Fe­li­pe era pro­fun­da­men­te religioso. Sin em­bar­go, el rey nun­ca fue un paz­gua­to, un hom­bre apo­ca­do ni me­lin­dro­so, ni era la su­ya la fe del car­bo­ne­ro, sino que de­trás de su sen­ti­mien­to ha­cia lo tras­cen­den­te

ha­bía un vas­to es­tu­dio y me­di­ta­ción. No en bal­de, nues­tro mo­nar­ca era un in­te­lec­tual con gran­des co­no­ci­mien­tos de fi­lo­so­fía, sim­bo­lo­gía, me­cá­ni­ca, cien­cias y mi­to­lo­gía. Por tan­to, su re­li­gio­si­dad es­ta­ba im­preg­na­da de cul­tu­ra y era enor­me­men­te ra­cio­nal. Sin em­bar­go, co­mo una ca­ri­ca­tu­ra, Fe­li­pe II ha si­do de­nos­ta­do en el ex­tran­je­ro por los au­to­res de la le­yen­da ne­gra co­mo un fa­ná­ti­co religioso, o in­clu­so una es­pe­cie de an­ti­cris­to al til­dár­se­le des­pec­ti­va­men­te de De­mo­nio del Me­dio­día.

La hon­du­ra y com­ple­ji­dad de su re­li­gio­si­dad se pue­de apre­ciar en los gustos del mo­nar­ca. En pri­mer lu­gar, su gran obra, el Pa­la­cio-Mo­nas­te­rio de El Es­co­rial, di­se­ña­do y edi­fi­ca­do por Juan de Herrera y Juan Bau­tis­ta de To­le­do era muy no­ve­do­so para la épo­ca y fue en­ten­di­do a la per­fec­ción por nues­tro rey, que pro­ba­ble­men­te fue el inspirador de su di­se­ño tras ha­ber leí­do a Vi­tru­vio. La aus­te­ri­dad del edi­fi­cio y pu­re­za de lí­neas con una ca­si total au­sen­cia de los ador­nos flo­ra­les tan co­mu­nes en el Re­na­ci­mien­to evo­ca­ba el sen­ti­do de la vi­da de Fe­li­pe, sin du­da in­flui­do por el neo­pla­to­nis­mo de Mar­si­lio Fi­cino. Sus te­ja­dos y to­rres, re­ma­ta­dos por trián­gu­los y cir­cun­fe­ren­cias eran tam­bién sím­bo­lo de pu­re­za y per­fec­ción: el trián­gu­lo por re­pre­sen­tar a Dios y a la Tri­ni­dad, y el círcu­lo a la in­mor­ta­li­dad y de nuevo al ser su­pre­mo al no te­ner es­ta fi­gu­ra geo­mé­tri­ca ni co­mien­zo ni fin.

Es­ta atrac­ción por lo sim­bó­li­co e in­clu­so lo má­gi­co y so­bre­na­tu­ral em­pe­zó a ma­ni­fes­tar­se ha­cia 1540, es­to es, jus­to des­pués de la muer­te de su ma­dre. Con ape­nas 13 años Fe­li­pe em­pe­zó a com­prar li­bros, al prin­ci­pio más o me­nos nor­ma­les: la Gue­rra Ju­día de Fla­vio Jo­se­fo, la Me­ta­mor­fo­sis de Ovi­dio, y la pro­pia Bi­blia. Con 15 años ya pasó a la fi­lo­so­fía ad­qui­rien­do tres obras del hu­ma­nis­ta Eras­mo de Rot­ter­dam, una de ellas el Elo­gio de la Lo­cu­ra; a la mo­ral, con las Fá­bu­las de Eso­po; o a la cien­cia y las ar­tes, con los tra­ta­dos de Al­ber­to Du­re­ro so­bre geo­me­tría y ar­qui­tec­tu­ra. En 1543 adquirió el Co­rán; en 1547 la ar­qui­tec­tu­ra de Ser­lio y Vi­tru­bio; las obras com­ple­tas de Eras­mo; la In­mor­ta­li­dad del Al­ma de Pi­co de­lla Mi­rán­do­la y va­rias obras de Mar­si­lio Fi­cino. A to­das ellas, se aña­dió el re­cien­tí­si­mo y re­vo­lu­cio­na­rio De Re­vo­lu­tio­ni­bus Or­bium Coe­les­tium, de Co­pér­ni­co, trabajo que se con­si­de­ra la fun­da­ción de la as­tro­no­mía mo­der­na. En ella Co­pér­ni­co ex­pu­so por pri­me­ra vez la teo­ría del he­lio­cen­tris­mo, es de­cir, que el sol era el cuer­po al­re­de­dor del cual or­bi­ta­ban to­dos los pla­ne­tas, in­clui­da la tie­rra. Todo su trabajo ade­más era un can­to al po­der de la ra­zón y de la li­bre crí­ti­ca para des­en­tra­ñar los mis­te­rios de la reali­dad, pres­cin­dien­do de argumentos de au­to­ri­dad co­mo lo con­te­ni­do en la Bi­blia o lo dic­ta­do por la Igle­sia. Por ello, la obra de Co­pér­ni­co cau­só mu­cha po­lé­mi­ca y aca­ba­ría en el Ín­di­ce de Li­bros Prohi­bi­dos de la Igle­sia. Y sin em­bar­go, el pa­la­dín de la ortodoxia ca­tó­li­ca, el su­pues­to in­to­le­ran­te es­pa­ñol y ob­tu­so a la cien­cia, Fe­li­pe II, te­nía en­tre sus anaque­les a Co­pér­ni­co des­de los 20 años. ¿Cómo se co­me eso?

EL OCULTISMO

Pe­ro no só­lo eso es cho­can­te: en esa mis­ma fe­cha el prín­ci­pe es­ta­lló in­te­lec­tual­men­te y com­pró has­ta 135 li­bros en la­tín y grie­go. Apar­te de Dan­te y Pe­trar­ca, des­ta­can una His­to­ria Na­tu­ral de Pli­nio y so­bre todo, su pri­me­ra apro­xi­ma­ción a los li­bros de

Su atrac­ción por lo sim­bó­li­co e in­clu­so lo má­gi­co y so­bre­na­tu­ral em­pe­zó a ma­ni­fes­tar­se ha­cia 1540, jus­to des­pués de la muer­te de su ma­dre

as­tro­lo­gía, ma­gia y alquimia: en De Re­bus Me­ta­lli­ca, de Georg Bauer, co­no­ci­do co­mo Agrí­co­la, en­con­tra­mos el pri­mer tra­ta­do técnico de mi­ne­ría y fun­di­ción de me­ta­les de la his­to­ria. En ese trabajo, Agrí­co­la ha­bla de la alquimia, es de­cir, la trans­mu­ta­ción de la pie­dra o cual­quier me­tal en oro. El au­tor no re­cha­za es­ta prác­ti­ca, e in­clu­so ci­ta los tra­ba­jos de va­rios al­qui­mis­tas, pe­ro tam­bién ad­vier­te de que nin­guno de ellos se co­no­ce que ha­ya lle­ga­do a ri­co. Ade­más in­for­ma de va­rios al­qui­mis­tas que co­me­tie­ron frau­de y con­si­de­ra que es­tos de­be­rían ser con­de­na­dos a muer­te. Es­te trabajo de­bió de pi­car la cu­rio­si­dad de Fe­li­pe, ya que sa­be­mos que el rey años más tar­de con­tra­tó a va­rios al­qui­mis­tas para la pro­duc­ción de oro y pla­ta me­dian­te alea­cio­nes de plo­mo y co­bre. Sin em­bar­go el rey no era nin­gún ton­to y te­nía po­ca fe en esas prác­ti­cas de mo­do que no in­vir­tió mu­cho di­ne­ro en ellas, ape­nas en­tre 1570 y 1574. No obs­tan­te, para él pro­ba­ble­men­te un pe­que­ño es­fuer­zo val­dría la pe­na por si por un ca­sual se te­nía éxi­to. Y al­go de ilu­sión de­be­ría te­ner en es­tas prác­ti­cas, ya que, si­guien­do a Par­ker, el rey afir­ma­ba: “En ver­dad que aun­que soy in­cré­du­lo des­tas co­sas, que dés­ta no lo es­toy

tan­to, aun­que no es ma­lo ser­lo, por­que si no sa­lie­se no se sin­tie­se tan­to”.

Otro trabajo interesante ad­qui­ri­do por el prín­ci­pe era De Ar­te Ca­ba­lis­ti­ca, de Reu­chlin, sa­cer­do­te ca­tó­li­co ale­mán que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, do­mi­na­ba el hebreo y la cul­tu­ra ju­día, y cu­ya obra, apar­te de ex­pli­car la cá­ba­la y el con­te­ni­do sim­bó­li­co de los tex­tos de la Bi­blia, in­cluía téc­ni­cas de ma­gia para in­vo­car a los ángeles. Para ello se usa­rían las pa­la­bras he­breas que el pro­pio Ya­veh usó para co­mu­ni­car­se con los hom­bres, y los pro­pios nom­bres sa­gra­dos de Dios, prác­ti­cas que, cu­rio­sa­men­te, tie­ne mu­cho que ver con el pen­sa­mien­to pla­tó­ni­co de Fi­cino, ya co­no­ci­do por el prín­ci­pe años an­tes. Des­co­no­ce­mos la in­fluen­cia prác­ti­ca del tra­ta­do en la men­te de Fe­li­pe, pe­ro de­bió de ser con­si­de­ra­ble de­bi­do a que años más tar­de el bi­blio­te­ca­rio a car­go de la in­men­sa co­lec­ción de li­bros de Fe­li­pe II en El Es­co­rial, la ma­yor del mun­do en aque­lla épo­ca, era pre­ci­sa­men­te otro he­braís­ta y co­no­ce­dor de la Cá­ba­la, el bió­lo­go y hu­ma­nis­ta Be­ni­to Arias Mon­tano. Otro tra­ta­do de ma­gia que es­tu­vo en po­der del rey fue el Pi­ca­trix, obra me­die­val del si­glo XIII es­cri­ta por el ára­be Mas­la­ma al May­ri­ti y que tra­ta­ba de los ta­lis­ma­nes y otros ob­je­tos má­gi­cos.

EL REY, LAS AR­TES Y LAS CIEN­CIAS

Fi­nal­men­te, uno de los ar­qui­tec­tos de El Es­co­rial, Juan de Herrera, te­nía tam­bién co­no­ci­mien­tos de as­tro­lo­gía y ma­gia, y de su mano sa­lió el es­bo­zo que lue­go pin­ta­ría Ti­bal­di. Tam­bién se di­ce que de él y del pro­pio mo­nar­ca sur­gió la idea de re­cons­truir en Es­pa­ña el mí­ti­co tem­plo má­gi­co del rey Sa­lo­món, con cu­ya sa­bi­du­ría y re­li­gio­si­dad se sen­tía iden­ti­fi­ca­do Fe­li­pe II. Sin em­bar­go, Henry Ka­men re­cha­za es­ta hi­pó­te­sis ya que no exis­ten es­tas re­fe­ren­cias al rey ju­dío que sean con­tem­po­rá­neas a la cons­truc­ción del

Se di­ce que de Juan de Herrera y del pro­pio mo­nar­ca sur­gió la idea de re­cons­truir en Es­pa­ña el mí­ti­co tem­plo má­gi­co del rey Sa­lo­món

El pa­la­cio-mo­nas­te­rio de El Es­co­rial nos mues­tra otra de las pa­sio­nes de Fe­li­pe II: el co­lec­cio­nis­mo de obras de ar­te

pa­la­cio-mo­nas­te­rio, sino que apa­re­cen más tar­de, y so­bre a par­tir de su muer­te. En todo ca­so, la co­ne­xión de Fe­li­pe con la cá­ba­la, la ma­gia y la as­tro­lo­gía, sus ar­qui­tec­tos y bi­blio­te­ca­rios ma­gos y ju­dai­zan­tes, y su pa­sión por el oní­ri­co y sim­bó­li­co El Bos­co son des­con­cer­tan­tes.

De he­cho, el pa­la­cio-mo­nas­te­rio de El Es­co­rial nos mues­tra otra de las pa­sio­nes de Fe­li­pe II: el co­lec­cio­nis­mo de obras de ar­te, me­da­llas, li­bros, plan­tas y me­di­ci­nas. Res­pec­to a es­tas úl­ti­mas el mo­nar­ca creó un la­bo­ra­to­rio en El Es­co­rial para la pro­duc­ción de agua de ro­sas, per­fu­mes, dro­gas y todo ti­po de in­fu­sio­nes me­di­ci­na­les para el bo­ti­ca­rio real. Res­pec­to a las plan­tas or­de­nó crear y di­se­ñó per­so­nal­men­te jar­di­nes fla­men­cos en la Casa de Cam­po, El Par­do, Val­sáin, Aran­juez y el pro­pio Es­co­rial. En es­te último lo­gró que en to­dos los ma­ci­zos hu­bie­ra flo­res to­dos los días del año a pe­sar de las es­ta­cio­nes. Or­ga­ni­zó zoos en Aran­juez y la Casa de Cam­po, y se di­ce que es­cri­bió un tra­ta­do, la Orden de Cria­tu­ras, so­bre las di­ver­sas es­pe­cies de la na­tu­ra­le­za. Or­ga­ni­zó jar­di­nes bo­tá­ni­cos tra­yen­do más de 800 es­pe­cies des­co­no­ci­das de Amé­ri­ca a Eu­ro­pa para su cla­si­fi­ca­ción. Fun­dó la Aca­de­mia de Ma­te­má­ti­cas, en­car­gó ma­pas y el car­to­gra­fia­do de to­dos los pue­blos, ciu­da­des, ríos y mon­ta­ñas de Es­pa­ña para me­jo­rar la ad­mi­nis­tra­ción de sus súb­di­tos. Por otro la­do, su bi­blio­te­ca lle­gó a te­ner 14.000 vo­lú­me­nes y fue con­ce­bi­da, a di­fe­ren­cia de otras bi­blio­te­cas con­tem­po­rá­neas que eran me­ros mu­seos, para que cual­quier eru­di­to pu­die­ra con­sul­tar­la en tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción, y pre­veía que ade­más es­tu­dia­ran en ella anual­men­te 54 in­ves­ti­ga­do­res, aun­que los

mon­jes Je­ró­ni­mos no lle­ga­ron a desa­rro­llar es­te pro­yec­to del rey.

EL REY JUE­GA

Con los años, el fa­lle­ci­mien­to de va­rios de sus hi­jos y es­po­sas y los fra­ca­sos políticos hi­cie­ron que es­ta ten­den­cia ha­cia la gra­ve­dad fue­ra acen­tuán­do­se has­ta al ex­tre­mo de que al fi­nal de sus días só­lo reac­cio­na­ba si se le de­cía que al­guien es­ta­ba to­can­do sus más de 7.500 re­li­quias. Sin em­bar­go, Fe­li­pe no fue un mon­je ni un hom­bre dis­tan­te, o in­clu­so mi­sán­tro­po. No se de­be con­fun­dir su po­se co­mo mo­nar­ca con su vi­da pri­va­da. Du­ran­te el via­je que hi­zo a Flan­des, en 1549, el prín­ci­pe tras­no­cha­ba, bai­la­ba y ga­lan­tea­ba con las da­mas. Por otro la­do, po­cos años an­tes par­ti­ci­pa­ba en tor­neos com­ple­ta­men­te equi­pa­do en su ar­ma­du­ra, aun­que en unos de ellos sa­lió mal­pa­ra­do de am­bas pier­nas.

Muy interesante y re­ve­la­do­ra so­bre su au­tén­ti­ca per­so­na­li­dad es su pa­sión por el Bos­co. Con él te­nía un sen­ti­mien­to ge­nuino de di­ver­sión an­te las ocu­rren­cias del ar­tis­ta, que mu­chos au­to­res han pa­sa­do por al­to. Por ejem­plo, Fe­li­pe ha­bla­ba a sus hijas de El Bos­co, co­mo si lo que pin­ta­ra le pa­re­cie­ra al­go di­ver­ti­do y com­pren­si­ble por los ni­ños. A Isabel Cla­ra Eu­ge­nia y a Ca­ta­li­na Mi­cae­la en 1582 les na­rra­ba por car­ta unas pro­ce­sio­nes en Por­tu­gal en las que ha­bía “unos dia­blos que pa­re­cían a las pin­tu­ras de Je­ró­ni­mo Bos­co” y en otra de­cía que “vues­tro her­mano (el fu­tu­ro Fe­li­pe III de 4 años) no ten­ga mie­do (…) de los dia­blos de la pro­ce­sión, por­que ve­nían bue­nos y vían­se de le­xos y más pa­re­cían co­sas de Je­ró­ni­mo Bos­co que no dia­blos”. Por otro la­do, al rey le gus­ta­ba vi­si­tar con sus hi­ji­tos sus jar­di­nes, sus zoos o in­clu­so or­ga­ni­zó even­tos de pa­ti­na­je con ellos.

De­be­mos des­ta­car tam­bién su afi­ción a los ju­gue­tes e in­ge­nios me­cá­ni­cos, co­mo los cons­trui­dos por su re­lo­je­ro Jua­ne­lo Tu­rriano, que ca­san muy bien con su atrac­ción por las crea­cio­nes im­po­si­bles de El Bos­co co­mo los pe­ces con ar­ma­du­ra, los za­pa­tos-bar­co, las ore­jas con cu­chi­llo o los tor­sos hue­cos con bra­zos for­ma­dos por tron­cos de ár­bo­les. Tam­bién en es­tas obras po­día ver­se a pa­pas y em­pe­ra­do­res di­ri­gién­do­se ha­cia un mon­tón de heno, que re­pre­sen­ta la co­di­cia, en una es­pe­cie de men­sa­je bur­lón y he­ré­ti­co ¿Dón­de es­tá el rey fa­ná­ti­co e ico­no­clas­ta? O en el Jar­dín de las Delicias, don­de se apre­cian de­ce­nas de fi­gu­ras des­nu­das en ac­ti­tu­des las­ci­vas, co­mo la ima­gen en la que se ob­ser­va cómo unas flo­res sa­len o son in­tro­du­ci­das en el ano de una per­so­na. Sin du­da Fe­li­pe II no era tan in­to­le­ran­te co­mo al­gu­nos au­to­res pin­tan, y pro­ba­ble­men­te era un hom­bre de mun­do, in­clu­so bas­tan­te avan­zan­do para su épo­ca…

De­be­mos des­ta­car tam­bién su afi­ción a los ju­gue­tes e in­ge­nios me­cá­ni­cos, co­mo los cons­trui­dos por su re­lo­je­ro Jua­ne­lo Tu­rriano

Es­te im­pre­sio­nan­te re­tra­to ecues­tre de Fe­li­pe II, obra de Pe­dro Pa­blo Ru­bens, pue­de ver­se en el Mu­seo del Pra­do. Ba­jo es­tas lí­neas, una es­ce­na de ca­za, ac­ti­vi­dad a la que el rey era muy afi­cio­na­do y prac­ti­ca­ba con asi­dui­dad en Aran­juez.

Gra­ba­do que mues­tra al as­tró­no­mo po­la­co Ni­co­lás Co­pér­ni­co, una de las lec­tu­ras

del Rey Pru­den­te. A la de­re­cha, de arriba

abajo, el hom­bre de Vi­tru­vio de Leo­nar­do da Vin­ci, portada de la obra de Reu­chlin De Ar­te Ca­ba­lis­ti­ca, y una pá­gi­na de la His­to­ria Na­tu­ral de Pli­nio.

La Me­sa de los Pe­ca­dos Ca­pi­ta­les, de su ad­mi­ra­do Jhe­ro­ni­mus van Aken, el Bos­co, fue ad­qui­ri­da por Fe­li­pe II an­tes de 1560.

Isabel Cla­ra Eu­ge­nia, hi­ja de Fe­li­pe II e Isabel de Va­lois, co­no­cía de pri­me­ra mano la ad­mi­ra­ción de su pa­dre por El Bos­co.

Rui­nas del ar­ti­fi­cio de Jua­ne­lo Tu­rriano en To­le­do, se­gún una ilus­tra­ción apa­re­ci­da en El Mu­seo Uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.