... la ma­dre de Ra­món Mer­ca­der in­ter­vino per­so­nal­men­te en el ase­si­na­to de Trots­ki?

Historia de Iberia Vieja - - ¿SABÍAS QUE... -

CUANDO STA­LIN SUBIÓ AL PO­DER tras la muer­te de Le­nin, se en­con­tró fren­te a sí a un ri­val po­lí­ti­co de en­ver­ga­du­ra, Leó­nT­rots­ki, que se en­fren­tó a él en el terreno ideo­ló­gi­co. Sta­lin lo des­te­rró y pro­cla­mó ex­plí­ci­ta­men­te que ha­bía que aca­bar con su vi­da.Tras un pe­ri­plo que lle­vó aT­rots­ki aTur­quía, Fran­cia y No­rue­ga, el pre­si­den­te de México le con­ce­dió asi­lo y allí lle­gó en 1937.

El dic­ta­dor no es­ta­ba dis­pues­to a de­jar­se bur­lar por la dis­tan­cia y con­tra­tó a di­ver­sos agen­tes es­pa­ño­les y me­xi­ca­nos para que die­ran muer­te a su in­có­mo­do ri­val.Tras un pri­mer aten­ta­do frus­tra­do contra su vi­da, di­ri­gi­do por el me­xi­cano David Al­fa­ro Si­quei­ros, en­tra­ron en es­ce­na los es­pa­ño­les Ra­món Mer­ca­der, que ha­bía par­ti­ci­pa­do en la Gue­rra Ci­vil al la­do de los re­pu­bli­ca­nos, y su ma­dre, Ca­ri­dad del Río.

Es­ta úl­ti­ma fue real­men­te quien con­ven­ció a su hi­jo para lle­var a ca­bo el ase­si­na­to e in­clu­so lle­gó a par­ti­ci­par en su eje­cu­ción. Ra­món Mer­ca­der en­tró en con­tac­to con una de las se­cre­ta­rias deT­rots­ki, Silvia Age­loff, con la que ini­ció un no­viaz­go para po­der acer­car­se a su ob­je­ti­vo. El plan, co­no­ci­do co­mo Ope­ra­ción Pa­to, fue di­ri­gi­do por Leo­nid Ei­ting­ton, y en él la ma­dre de Mer­ca­der desem­pe­ñó un im­por­tan­te pa­pel, ya que fue quien lle­vó a su hi­jo en co­che para co­me­ter el aten­ta­do y es­pe­ró fue­ra para fa­ci­li­tar­le la hui­da.Tras aca­bar con la vi­da del lí­der re­vo­lu­cio­na­rio, Mer­ca­der fue de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas y con­de­na­do a 20 años de cár­cel. Pe­ro su ma­dre no lo aban­do­nó a su suer­te sino que, an­tes de de­jar el país, con­cer­tó su de­fen­sa jurídica, po­nien­do cuidado en no re­ve­lar su iden­ti­dad. Al año si­guien­te, Ca­ri­dad lle­gó a la Unión So­vié­ti­ca, don­de re­ci­bió la orden de Le­nin. Se di­ce que Ca­ri­dad era tan par­ti­da­ria de Sta­lin que, cuando mu­rió en 1975, lo hi­zo con un re­tra­to de es­te en la ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.