Ma­de in Spain... El car­tó­gra­fo To­más Ló­pez

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ALE­JAN­DRO PO­LAN­CO MA­SA

Di­cen que hay al­go de ge­nio en quien ama los ma­pas. Y de­be ser cier­to, por­que el sa­bio To­más Ló­pez en­con­tró en ellos la for­ma de plas­mar sus co­no­ci­mien­tos. ¡Lo que hu­bie­ra dis­fru­ta­do de es­te tiempo de GPS y ubi­ca­cio­nes! Pe­ro es­ta era exis­te por­que en el pa­sa­do hu­bo per­so­nas que se an­ti­ci­pa­ron a su tiempo. Él fue una de ellas.

No cabe du­da de que To­más Ló­pez se hu­bie­ra sen­ti­do fas­ci­na­do de ha­ber co­no­ci­do nues­tra épo­ca. Para al­guien que de­di­có su vi­da a plas­mar el co­no­ci­mien­to geo­grá­fi­co so­bre la­bo­rio­sos ma­pas he­chos a mano, la tec­no­lo­gía GPS, los Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geográfica y la car­to­gra­fía in­ter­ac­ti­va que lle­va­mos in­clu­so en nues­tro teléfono mó­vil, hu­bie­ran si­do todo un te­so­ro. Aquel vo­lun­ta­rio­so sa­bio, mez­cla ecuá­ni­me de ar­te­sano y cien­tí­fi­co, que creó cien­tos de ma­pas de tie­rras es­pa­ño­las y de otras más le­ja­nas que hoy día se con­si­de­ran ob­je­to de co­lec­cio­nis­ta, fue uno de nues­tros car­tó­gra­fos más cé­le­bres. Sus li­bros si­guen des­ti­lan­do pa­sión por la geo­gra­fía y, cómo no, por la cuan­ti­fi­ca­ción y la es­ta­dís­ti­ca.

De la mano de Ló­pez sur­gie­ron obras maes­tras co­mo di­ver­sos Atlas de Es­pa­ña y Por­tu­gal, ma­pas de le­ja­na Lui­sia­na, ma­pas afri­ca­nos, obras cos­mo­grá­fi­cas, li­bros so­bre la en­se­ñan­za de la geo­gra­fía, al­gu­nos tan cu­rio­sos co­mo cier­to ma­nual para rea­li­zar ejer­ci­cios geo­grá­fi­cos so­bre glo­bos te­rrá­queos y otros más lú­di­cos co­mo cier­ta car­to­gra­fía so­bre el iti­ne­ra­rio de Don Qui­jo­te. La su­ya fue una vi­da de­di­ca­da por com­ple­to a la cien­cia geográfica y a la car­to­gra­fía. To­más Ló­pez de Var­gas Ma­chu­ca, ma­dri­le­ño na­ci­do en 1730 y fa­lle­ci­do igual­men­te en la ca­pi­tal es­pa­ño­la en 1802, desa­rro­lló su ac­ti­vi­dad a lo lar­go del si­glo XVIII al ser­vi­cio de la Co­ro­na.

LA ES­CUE­LA DE PA­RÍS

Tras es­tu­diar ma­te­má­ti­cas, len­guas y le­tras en el Co­le­gio Im­pe­rial de Ma­drid, y da­do su re­co­no­ci­do talento ya des­de muy tem­prano, el jo­ven To­más mar­chó a Pa­rís. Con­ta­ba en­ton­ces con po­co más de vein­te años y, en la ca­pi­tal fran­ce­sa, ab­sor­be con pa­sión to­dos los co­no­ci­mien­tos geo­grá­fi­cos y téc­ni­cos que sus maes­tros, y las gran­des bi­blio­te­cas, pu­sie­ron a su dis­po­si­ción. Y, ade­más, co­no­ce allí a la que se con­ver­ti­rá en su mu­jer. Aque­lla no fue una aven­tu­ra so­li­ta­ria ni ro­mán­ti­ca, sino una eta­pa de pa­sión por el sa­ber que es­tu­vo muy bien di­ri­gi­da des­de Es­pa­ña. El pro­ta­go­nis­ta de todo aque­llo era el mar­qués de la En­se­na­da, que en 1752 de­ci­de

en­viar a cier­to gru­po de jó­ve­nes talentos a Pa­rís, con el en­car­go de que apro­ve­cha­ran al má­xi­mo su es­tan­cia para apren­der y cul­ti­var­se en las ar­tes y las cien­cias. De vuel­ta en su tie­rra, ser­vi­rían a los fi­nes del Es­ta­do. No era mal tra­to, co­sa que pu­die­ron de­mos­trar, por ejem­plo, Ma­nuel Salvador Car­mo­na, que for­mó par­te de aquel gru­po, y que ter­mi­nó por con­ver­tir- se en uno de los gra­ba­do­res más so­li­ci­ta­dos en aque­lla épo­ca de la Ilus­tra­ción es­pa­ño­la, ade­más de ca­sar­se tam­bién con una fran­ce­sa. Otro de los com­pa­ñe­ros del des­tino de To­más Ló­pez más allá de los Pi­ri­neos fue Juan de la Cruz Cano y Ol­me­di­lla, que ade­más de car­tó­gra­fo y geó­gra­fo, tam­bién era ex­ce­len­te gra­ba­dor.

Ter­mi­na­da su eta­pa de for­ma­ción en Fran­cia, con­ver­ti­do ya en un car­tó­gra­fo de re­co­no­ci­do pres­ti­gio, To­más re­gre­sa a Es­pa­ña para ha­cer­se car­go del no­ví­si­mo

De la mano de Ló­pez sur­gie­ron obras maes­tras co­mo di­ver­sos Atlas de Es­pa­ña. La su­ya fue una vi­da de­di­ca­da a la cien­cia

La res­pues­ta se en­cuen­tra en la de­di­ca­ción al trabajo que lle­vó a ca­bo nues­tro pro­ta­go­nis­ta. No fue só­lo un ar­te­sano y cien­tí­fi­co

Ga­bi­ne­te Geo­grá­fi­co, cu­ya idea ori­gi­nal ha­bía si­do pro­pues­ta por el pro­pio To­más a Go­doy. Se con­vier­te así en car­tó­gra­fo del rey Car­los III, un trabajo que desa­rro­lla­rá con pa­sión in­can­sa­ble. Fru­to de su te­na­ci­dad son más de dos­cien­tos ma­pas, di­bu­ja­dos y co­lo­rea­dos a mano, par­tien­do de mi­nu­cio­sos es­tu­dios de fuen­tes geo­grá­fi­cas. Ló­pez creó al­gu­nos de los ma­pas más im­por­tan­tes de su tiempo, re­fe­ri­dos so­bre todo a las re­gio­nes de Es­pa­ña. Cabe re­cor­dar que el co­no­ci­mien­to del te­rri­to- rio era vi­tal para la Co­ro­na y, cla­ro es­tá, el po­der te­ner a mano com­ple­tos es­tu­dios geo­grá­fi­cos im­pre­sos, acom­pa­ña­dos de sus co­rres­pon­dien­tes ma­pas, ofre­cía nue­vas ven­ta­jas en el ar­te de go­ber­nar.

LE­GA­DO PARA EL FU­TU­RO

To­más Ló­pez, se­gún iba alum­bran­do ca­da nuevo ma­pa, cre­cía en fa­ma y re­co­no­ci­mien­to. Fue to­ma­do en su tiempo co­mo gran in­te­lec­tual, sien­do re­co­no­ci­do miem­bro de ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Real Aca­de­mia de San Fernando, así co­mo de va­rias So­cie­da­des Eco­nó­mi­cas de Ami­gos del País, la Real Aca­de­mia de His­to­ria y di­ver­sas aca­de­mias de ar­tes y cien­cias.

Ha­brá quien se pre­gun­te por qué sus ma­pas eran tan im­por­tan­tes y por qué su obra ha per­du­ra­do en el tiempo. La res­pues­ta se en­cuen­tra en la de­di­ca­ción al trabajo que lle­vó a ca­bo nues­tro pro­ta­go­nis­ta. No fue só­lo un ar­te­sano y cien­tí­fi­co que lle­vó a ca­bo con di­li­gen­cia las di­ver­sas car­to­gra­fías que le fue­ron en­car­ga­das por la Co­ro­na. No, la pa­sión por la geo­gra­fía que de­mos­tró To­más Ló­pez se plas­mó en una in­men­sa obra a la que de­di­có cer­ca de tres dé­ca­das de mi­nu­cio­so es­tu­dio. No tu­vo ayu­da, na­die le obli­gó a ha­cer al­go así y, sin em­bar­go, el que pasó a lla­mar­se co­mo Atlas geo­grá­fi­co de Es­pa-

No tu­vo ayu­da, na­die le obli­gó a ha­cer al­go así y, sin em­bar­go, el que pasó a lla­mar­se co­mo Atlas

geo­grá­fi­co de Es­pa­ña es una obra úni­ca

ña es una obra in­men­sa y asom­bro­sa que to­da­vía nos lle­na de emo­ción. Co­mo obra de car­to­gra­fía ad­mi­nis­tra­ti­va de su tiempo no tu­vo ri­val en todo el si­glo XVIII.

Nos han lle­ga­do sus no­tas acer­ca de las di­vi­sio­nes ju­ris­dic­cio­na­les, las po­bla­cio­nes, los ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos… mi­les de ano­ta­cio­nes que, con­ver­ti­dos en co­lo­ri­dos ma­pas, die­ron for­ma a una obra vi­tal para co­no­cer la Es­pa­ña de su tiempo. Aho­ra bien, de esos dos cen­te­na­res de ma­pas pro­du­ci­dos en vi­da, no ha­bía si­do mu­cho lo que el gran pú­bli­co ha­bía po­di­do co­no­cer. Léa­se por “gran pú­bli­co” a aque­llas per­so­nas ilus­tra­das que po­dían te­ner la fortuna de en­ten­der ma­pas y, cómo no, po­der com­prar un Atlas. Los hi­jos de To­más Ló­pez, que tam­bién fue­ron geó­gra­fos, de­ci­die­ron dar vi­da a ese Atlas al po­co de la muer­te del in­sig­ne car­tó­gra­fo. Nun­ca an­tes se ha­bía co­mer­cia­li­za­do una obra de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en Es­pa­ña, por lo que la no­ve­dad fue aco­gi­da con en­tu­sias­mo, tal es así que aque­lla co­lec­ción que reunía los me­jo­res ma­pas de pro­vin­cias es­pa­ño­las de su épo­ca tu­vo que ser re­edi­ta­do en di­ver­sas oca­sio­nes.

La belleza y mi­nu­cio­si­dad de es­tos ma­pas no tie­ne na­da que en­vi­diar a la car­to­gra­fía fran­ce­sa con­tem­po­rá­nea, que era con­si­de­ra­da co­mo im­ba­ti­ble por en­ton­ces. La Aca­de­mia de Cien­cias de Pa­rís lle­va­ba sien­do, des­de su crea­ción en 1666, el cen­tro de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co más pun­te­ro, sien­do especialmente pró­di­go en lo que a pro­duc­ción car­to­grá­fi­ca y co­no­ci­mien­to geo­grá­fi­co se tra­ta­ba. A es­to se unía el he­cho de po­der con­tar con una in­gen­te fuen­te de da­tos car­to­grá­fi­cos de pri­mer ni­vel pro­ce­den­te de las ex­pe­di­cio­nes que Fran­cia lle­va­ba a ca­bo por todo el pla­ne­ta. De ese em­pe­ño por des­cri­bir el mun­do de for­ma ra­cio­nal sur­gie­ron todo ti­po de nue­vas téc­ni­cas geo­dé­si­cas, to­po­grá­fi­cas y car­to­grá­fi­cas. De todo es­to no ex­tra­ña­rá que el in­te­li­gen­te mar­qués de la En­se­na­da hu­bie- ra de­ci­di­do en­viar a aque­llos jó­ve­nes pro­me­te­do­res a Pa­rís, con la in­ten­ción de que a su vuel­ta sir­vie­ran para crear ma­pas des­ti­na­dos a un me­jor go­bierno de los di­ver­sos te­rri­to­rios es­pa­ño­les. Apren­die­ron ma­te­má­ti­cas, geo­gra­fía y téc­ni­cas de gra­ba­do, fue­ron quie­nes die­ron for­ma a ese co­no­ci­mien­to so­bre pa­pel, unos ma­pas con­ver­ti­dos en un au­tén­ti­co ar­se­nal dis­po­ni­ble para ges­to­res de po­lí­ti­ca fis­cal y de obra pú­bli­ca. To­más Ló­pez, co­mo alumno aven­ta­ja­do de su gran maes­tro fran­cés, Jean Bap­tis­te Bour­guig­non d’An­vi­lle, no só­lo su­po apro­ve­char su es­tan­cia de ca­si una dé­ca­da en Pa­rís, sino que me­jo­ró téc­ni­cas y pro­ce­di­mien­tos con sa­bo­res pro­pios de su co­se­cha.

El ba­ga­je geo­grá­fi­co, ar­tís­ti­co y ma­te­má­ti­co de To­más Ló­pez era en­vi­dia­ble. Al man­do del Ga­bi­ne­te Geo­grá­fi­co pu­do con­tar con una in­gen­te can­ti­dad de in­for­ma­ción acu­mu­la­da du­ran­te lar­go tiempo, pe­ro todo aque­llo de­bía ser or­de­na­do, nor­ma­li­za­do y con­ver­ti­do en re­pre­sen­ta­cio­nes más o me­nos rea­lis­tas, en de­fi­ni­ti­va, de­bía crear de­ta­lla­dos ma­pas de las tie­rras es­pa­ño­las allá don­de no ha­bía ape­nas car­to­gra­fía an­te­rior de ca­li­dad.

A la de­re­cha, un ma­pa de Ló­pez con la le­yen­da Es­pa­ña di­vi­di­da se­gún acos­tum­bran los geó­gra­fos; ba­jo es­tas lí­neas, la portada de su Atlas por­tá­til y geo­grá­fi­co, ideal para cual­quier bol­si­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.