La lu­pa so­bre la his­to­ria… El Cho­rro­ju­mo

“AQUE­LLOS QUE VI­SI­TEN LA AL­HAM­BRA ES­TÁN DES­TI­NA­DOS A EN­CON­TRAR, CA­SI SIEM­PRE DAN­DO VUEL­TAS EN­TRE LA TO­RRE DE LA JUS­TI­CIA Y EL PA­LA­CIO DE CAR­LOS V, AL ‘ PRÍN­CI­PE DE LOS GI­TA­NOS’ ( SE­GÚN RE­ZA SU TAR­JE­TA DE VI­SI­TA)”. ASÍ LO OB­SER­VA­BA UNO DE AQUE­LLOS VIA­JE­ROS

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER MARTÍN

LA SEN­TEN­CIA CO­RRES­PON­DE AL ES­CRI­TOR GA­LÉS LEO­NARD WI­LLIAMS, QUIEN RE­CO­GIE­RA EN SU LI­BRO GRA­NA­DA (1906) las ex­pe­rien­cias vi­vi­das en sus via­jes por la pro­vin­cia du­ran­te vein­te años. Y la mención a aquel prín­ci­pe de los gi­ta­nos, cu­ya tar­je­ta de vi­si­ta di­ce exac­ta­men­te “Prín­ci­pe de los ji­ta­nos. Mo­de­lo de For­tuny”, alu­de a Ma­riano Fer­nán­dez San­tia­go. Co­no­ci­do por to­dos co­mo Cho­rro­ju­mo.

La ima­gen de Cho­rro­ju­mo se ha­bía con­ver­ti­do ya en em­ble­má­ti­ca en­tre quie­nes vi­si­ta­ban Gra­na­da unas dé­ca­das an­tes de que Wi­lliams lo di­fun­die­ra aún más en su exi­to­so li­bro. Y fue así por­que el mis­mo Fer­nán­dez San­tia­go su­po ser el me­jor di­rec­tor de marketing de sí mis­mo y en­ten­dió el be­ne­fi­cio que po­día co­se­char mer­ced a su fí­si­co, a su ves­ti­men­ta, y por qué no, a su ca­ris­ma. En un tiempo en el que el Ro­man­ti­cis­mo ha­bía he­cho de Es­pa­ña uno de los paí­ses más su­ge­ren­tes por su exo­tis­mo en­tre los fo­rá­neos, en tan­to que los in­te­lec­tua­les po­dían en­con­trar en ella per­so­na­jes y for­mas de vi­da aún no con­ta­mi­na­das por las mo­das eu­ro­peas y las

in­no­va­cio­nes de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, el mun­do gi­tano se tra­ta co­mo uno de los más re­pre­sen­ta­ti­vos de esa vi­da tra­di­cio­nal apa­sio­na­da, aún no em­pon­zo­ña­da por la mo­der­ni­dad. Y Cho­rro­ju­mo per­so­ni­fi­ca­ba muy bien esa tra­di­ción… y ade­más era lis­to y sa­bía apro­ve­char­se de ella.

Na­ci­do al­re­de­dor de 1824 y pa­dre de seis hi­jos, pa­re­ce que el mi­to de Cho­rro­ju­mo ger­mi­nó cuando ya es­ta­ba cre­ci­di­to nues­tro pro­ta­go­nis­ta. Y en su po­pu­la­ri­dad mu­cho tu­vo que ver uno de los pin­to­res más es­ti­ma­dos del XIX pa­trio: Ma­riano For­tuny. An­da­ba en 1868 el cé­le­bre ar­tis­ta dis­fru­tan­do con su es­po­sa de su via­je de no­vios, ad­mi­ran­do las pe­cu­lia­ri­da­des del Sa­cro­mon­te, el tra­di­cio­nal ba­rrio en el que te­nían su re­si­den­cia bue­na par­te de los ha­bi­tan­tes de et­nia gi­ta­na de Gra­na­da. Sen­si­ble a las es­ce­nas po­ten­cial­men­te pic­tó­ri­cas, For­tuny que­dó ad­mi­ra­do vien­do can­tar a tres gi­ta­nos que gol­pea­ban el yun­que con sus mar­ti­llos. Uno de ellos le lla­mó la aten­ción por su piel especialmente en­ne­gre­ci­da. El pin­tor le pro­pu­so ha­cer­le un re­tra­to, no sin an­tes ves­tir­lo con ro­pa­jes de cor­te fol­cló­ri­co: unas po­lai­nas, una ca­mi­sa de cho­rre­ras y un som­bre­ro al­to; ha­bía na­ci­do el mi­to del Cho­rro­ju­mo, el gi­tano del Sa­cro­mon­te que todo vi­si­tan­te, en los al­bo­res del tu­ris­mo, iba a que­rer co­no­cer.

El trabajo en la fra­gua ha­bía de ser bas­tan­te fa­ti­go­so, y Ma­riano Fer­nán­dez, al abri­go de es­ta na­cien­te fa­ma, vis­lum­bró una ma­ne­ra me­nos la­bo­rio­sa de sa­car­se unas pe­rras. Ata­via­do con su ca­mi­sa, su cha­le­co y su som­bre­ro, en­ga­la­na­do su ros­tro por unas in­men­sas pa­ti­llas, cam­bió la fra­gua por los ale­da­ños de la Al­ham­bra, y se acom­pa­ñó por una bol­sa con pos­ta­les con su fo­to­gra­fía y el le­ma an­tes co­men­ta­do: “Prín­ci­pe de los ji­ta­nos. Mo­de­lo de For­tuny”. Los via­je­ros bohe­mios y ro­mán­ti­cos, ávi­dos de ese ex­tra­va­gan­te fol­clo­re, de re­me­mo­rar su via­je al re­gre­so a su le­jano ho­gar con re­cuer­dos que pa­re­cían ve­nir de un mun­do muy ex­tra­ño, no tar­da­ron en fo­men­tar el ne­go­cio que em­pe­za­ba a vis­lum­brar Cho­rro­ju­mo.

Pron­to com­pren­dió el an­ti­guo herrero que su por­te, su tez in­ten­sa­men­te mo­re­na y su tem­pe­ra­men­to eran en sí mis­mo una opor­tu­ni­dad de lu­cro. Y co­men­zó a co­brar a los tu­ris­tas por fo­to­gra­fiar­se con él. Tal fue el éxi­to de su iniciativa que Cho­rro­ju­mo de­ci­dió ir un po­co más allá. El gi­tano fas­ci­na­ba a los via­je­ros, pro­ba­ble­men­te a mu­chos les sa­bía a po­co ese mí­ni­mo ins­tan­te que los in­mor­ta­li­za­ba jun­tos. ¡Qué me­jor que un gi­tano de pu­ra ce­pa, un gra­na­dino de al­cur­nia y tra­di­ción, co­mo guía del mo­nu­men­to de la ciu­dad por ex­ce­len­cia! Y su pi­ca­res­ca con­ti­nuó sa­can­do di­ne­ro a ma­nos lle­nas a los vi­si­tan­tes sin ser especialmente es­cru­pu­lo­so con la ver­dad de sus ex­pli­ca­cio­nes so­bre la Al­ham­bra. Es más, bue­na par­te de las des­crip­cio­nes his­tó­ri­cas y le­gen­da­rias que da­ba en sus pa­sos por la for­ta­le­za ro­ja pro­ve­nían de las es­cri­tas por el exi­to­so es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Was­hing­ton Ir­ving en sus Cuen­tos de la Al­ham­bra.

La fa­ma de Cho­rro­ju­mo cre­cía y se ha­cía lla­mar in­dis­tin­ta­men­te “prín­ci­pe de los gi­ta­nos” y “rey de los gi­ta­nos”. Has­ta el pun­to se ex­ten­dió su fi­gu­ra que in­clu­so al­gu­nos via­je­ros acu­dían a la ciu­dad con el ob­je­to prin­ci­pal de co­no­cer­lo. Cho­rro­ju­mo era en cier­to mo­do una ima­gen de mar­ca de la ciu­dad, una atrac­ción tu­rís­ti­ca más de Gra­na­da. No tar­da­ron en sa­lir­le imi­ta­do­res que in­ten­ta­ban vi­vir a la ma­ne­ra a la que lo ha­bía con­se­gui­do Ma­riano.

Su fi­gu­ra fue cre­cien­do en vi­da y no ce­jó de ha­cer­lo tras su muer­te. Los dia­rios llo­ra­ron su de­fun­ción en obi­tua­rios res­pe­tuo­sos: “En Gra­na­da ha fa­lle­ci­do un gi­tano, cu­ya po­pu­la­ri­dad tras­pa­só la frontera y le dio a co­no­cer en el ex­tran­je­ro, especialmente en In­gla­te­rra”, es­cri­bió La Épo­ca el 14 de di­ciem­bre de 1906. Su pe­cu­liar es­ti­lo, su vi­sión ade­lan­ta­da de las po­si­bi­li­da­des del tu­ris­mo, su com­po­nen­te fol­cló­ri­co, hi­cie­ron del “prín­ci­pe de los gi­ta­nos”, del ex­tra­va­gan­te gi­tano in­mor­ta­li­za­do por For­tuny, una fi­gu­ra pe­ren­ne en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la ciu­dad de la Al­ham­bra. Hoy una es­ta­tua en la en­tra­da del ba­rrio de Sa­cro­mon­te lo re­cuer­da co­mo el re­fe­ren­te de una épo­ca en la que el ro­man­ti­cis­mo, la cu­rio­si­dad y su an­ti­ci­pa­ción vi­tal lo de­ja­ron vi­vo para siem­pre.

SE HA­CÍA LLA­MAR IN­DIS­TIN­TA­MEN­TE “PRÍN­CI­PE DE LOS GI­TA­NOS” Y “REY DE LOS GI­TA­NOS” Y AL­GU­NOS VIA­JE­ROS ACU­DÍAN A LA CIU­DAD CON EL OB­JE­TO PRIN­CI­PAL DE CO­NO­CER­LO

Ima­gen de Ma­riano Fer­nán­dez, Cho­rro­ju­mo, quien pre­su­mió de ser prín­ci­pe de los gi­ta­nos y, co­mo tal, su­po ga­nar­se el pan.

A la iz­quier­da, pa­no­rá­mi­ca del Sa­cro­mon­te. So­bre es­tas lí­neas, la es­ta­tua en ho­me­na­je al pro­ta­go­nis­ta de es­tas lí­neas que da en­tra­da al su­so­di­cho ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.