Los 10 man­da­mien­tos… Fernando de Ro­jas

El pa­dre de la Ce­les­ti­na

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - A.F.D.

EN LA PUE­BLA DE MON­TAL­BÁN (To­le­do) hay un mu­seo que lle­va el nom­bre de La Ce­les­ti­na. Allí, en esa po­bla­ción, con su ca­rac­te­rís­ti­ca pla­za ma­yor y su en­hies­ta to­rre del si­glo XVII, na­ció el ba­chi­ller Fernando de Ro­jas (c. 1470 - 1541), au­tor de La Ce­les­ti­na o de la ma­yor par­te de ella.

De Fernando de Ro­jas sa­be­mos po­co, pe­ro sí que es­tu­dió De­re­cho en la uni­ver­si­dad de esa ciu­dad, que era con­ver­so y que fa­lle­ció en Ta­la­ve­ra de la Rei­na, To­le­do, en 1541. Po­co an­tes de mo­rir, de­jó tes­ta­men­to y en él le­gó los li­bros de De­re­cho a su hi­jo, tam­bién abogado, y los de li­te­ra­tu­ra pro­fa­na a su es­po­sa. Fue en­te­rra­do en el con­ven­to de la Ma­dre de Dios de Ta­la­ve­ra de la Rei­na, ciu­dad que hoy guar­da sus restos en la Co­le­gia­ta de San­ta Ma­ría la Ma­yor. Se­gún él mis­mo con­fe­só –¡quién sa­be si para con­fun­dir aún más a los exe­ge­tas del fu­tu­ro!–, De Ro­jas se li­mi­tó a pro­se­guir, a par­tir del pri­mer ac­to, una obra que cir­cu­la­ba de mano en mano por ahí. El tiempo hi­zo que el texto, que un prin­ci­pio se lla­mó Co­me­dia de Ca­lis­to y Me­li­bea y más tar­de Tra­gi­co­me­dia de Ca­lis­to y Me­li­bea, adop­ta­ra el nom­bre de su per­so­na­je más me­mo­ra­ble, una al­cahue­ta que di­fie­re de la Tro­ta­con­ven­tos del Li­bro de Buen Amor en su ava­ri­cia y su he­do­nis­mo. La Ce­les­ti­na es una obra de teatro, la obra de teatro más im­por­tan­te de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, si bien su re­pre­sen­ta­ción ín­te­gra lle­va­ría tan­to tiempo, que los dis­tin­tos mon­ta­jes se han vis­to obli­ga­dos a me­ter la ti­je­ra. Si no fue­ra por El Qui­jo­te, se iza­ría co­mo la ve­la ma­yor en el na­vío de las le­tras es­pa­ño­las. Se es­cri­bió en­tre los si­glos XV y XVI, y, cons­cien­te­men­te o no, par­ti­ci­pa de las sen­si­bi­li­da­des de am­bos. La obra na­rra los amores de dos jó­ve­nes, el ca­pri­cho­so Ca­lis­to, de hu­mo­res pe­trar­quis­tas, y la vehe­men­te Me­li­bea, a la que aquel descubre por azar en su huer­to sal­man­tino, mien­tras per­si­gue un hal­cón que se le ha es­ca­pa­do. ¿Qué ha­ce que La Ce­les­ti­na sea un clá­si­co y su lec­tu­ra se re­co­mien­de en to­dos los es­tu­dios li­te­ra­rios? El va­lor de sus diá­lo­gos y la ri­que­za de sus per­so­na­jes, cla­ro, pe­ro, so­bre todo, la vi­sión pri­vi­le­gia­da de la nue­va so­cie­dad re­na­cen­tis­ta, que pro­fe­sa el in­di­vi­dua­lis­mo, el de­lei­te aquí en la tie­rra, así co­mo una fi­lo­so­fía ale­ja­da del teo­cen­tris­mo me­die­val: Me­li­bea es la úni­ca dio­sa a la que Ca­lis­to ado­ra y en la que Ca­lis­to cree./

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.