La pri­me­ra bru­ja de Amé­ri­ca

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MA­DO MAR­TÍ­NEZ

La vi­da de Lorenza de Ace­re­to, na­ci­da en Car­ta­ge­na de In­dias, fue un in­fierno. Ven­di­da a los 12 años a un ob­se­so se­xual, apren­dió de los esclavos una se­rie de con­ju­ros para cas­ti­gar a su ma­ri­do. Aman­te de un sar­gen­to, el San­to Ofi­cio pu­so sus ojos en ella y la cas­ti­gó por sus he­chi­ce­rías. Es­ta es la his­to­ria de la pri­me­ra bru­ja de Amé­ri­ca.

Lorenza de Ace­re­to na­ció en Car­ta­ge­na de In­dias en 1586. Era hi­ja de Je­ró­ni­mo de Ace­re­to, ge­no­vés, y Ma­ría Pé­rez Es­pi­no­sa, es­pa­ño­la. Que­dó huér­fa­na a tier­na edad, y su pa­dre la aban­do­nó de­ján­do­la a car­go del pres­bí­te­ro Luís Gó­mez de Es­pi­no­sa, su tío ma­terno. Pe­ro en 1598 al religioso le en­tra­ron las pri­sas por vol­ver­se a Es­pa­ña, y co­mo su pa­dre se ha­bía de­sen­ten­di­do de la cria­tu­ra, la ca­só (¿ven­dió?) con tan só­lo 12 años con An­drés del Cam­po, escribano pú­bli­co de 38. El es­ta­do de de­bi­li­dad emo­cio­nal y ca­ren­cia afec­ti­va de Lorenza ven­dría a com­pli­car­se to­da­vía más con es­te ma­tri­mo­nio, pues An­drés del Cam­po era un ob­se­so se­xual. Te­nía tres con­cu­bi­nas, dos de ellas coha­bi­tan­do en la mis­ma casa con­yu­gal. Eran Leo­nor de Herrera, una mu­jer se­pa­ra­da de su ma­ri­do; Isabel de Agui­lar; y una es­cla­va ne­gra lla­ma­da Mar­ga­ri­ta. Sa­be­mos que con es­ta úl­ti­ma tu­vo un hi­jo, si bien lo más pro­ba­ble es que es­te hom­bre tu­vie­ra otros vás­ta­gos aun­que no fue­ran re­co­no­ci­dos. De todo es­to se in­tu­ye que Lorenza se ini­ció en la ac­ti­vi­dad se­xual a edad tem­pra­na, pe­ro tam­bién la deplorable con­di­ción de so­le­dad y abu­so en la que se en­con­tra­ba. No sa­be­mos si su tío el pres­bí­te­ro la ha­bía edu­ca­do en los va­lo­res re­li­gio­sos del re­ca­to, pe­ro lo que vio en casa del ma­ri­do no era pre­ci­sa­men­te el ejem­plo más cris­tiano. Tal vez por eso Lorenzana se echó en los bra­zos de los ne­gros que te­nía a su ser­vi­cio, esclavos y es­cla­vas que la ini­cia­ron en las ar­tes má­gi­cas, y le en­se­ña­ron a ha­cer bre­ba­jes, fil­tros de amor, con­ju­ros, sor­ti­le­gios… Los ne­gros eran su re­fu­gio, sus alia­dos; y por lo que se ve, su ma­ri­do era, en cier­to mo­do, el enemigo, por­que fue su pri­me­ra víc­ti­ma, tal y co­mo se pue­de apre­ciar en el re­la­to del pro­ce­so del San­to Ofi­cio.

MAES­TRA HE­CHI­CE­RA

A Lorenza no le gus­ta­ba na­da el pa­no­ra­ma que te­nía en su casa, con tan­ta con­cu­bi­na y tan­to ar­dor ma­ri­tal. No

sa­be­mos muy bien si lo que que­ría era qui­tar­se a la com­pe­ten­cia de en­ci­ma (co­sa po­co pro­ba­ble, pues en­ton­ces se ha­bría ce­ba­do con ellas de­jan­do al ma­ri­do en con­di­cio­nes de cum­plir se­xual­men­te con ella) o si lo que que­ría era ba­jar­le la li­bi­do, y ya de pa­so, su­mir­lo en un es­ta­do de total y ab­so­lu­ta des­gra­cia fí­si­ca, y a la vis­ta de cómo se las gas­tó con el es­po­so, pa­re­ce que se in­cli­nó por la se­gun­da op­ción, pues in­to­xi­ca­ba sis­te­má­ti­ca­men­te a su es­po­so echán­do­le en la comida las sus­tan­cias más bi­za­rras que uno pue­da ima­gi­nar: pol­vo de ca­la­ve­ra, se­sos de asno, ca­be­za de ga­to tri­tu­ra­da, uñas de pies y ca­be­llos humanos, se­men con flu­jo va­gi­nal tras el coi­to en una co­pa de li­cor, co­pas de vino mez­cla­das con se­cre­cio­nes fe­me­ni­nas (su­dor de las axi­las, san­gre del mens­trua­ción), pol­vo de so­ga de ahorcado, piel de sa­po co­ci­da… Lorenza tam­bién era maes­tra en un he­chi­zo co­no­ci­do co­mo el he­chi­zo de la ave­lla­nas. Ella se co­mía una ave­lla­na tra­gán­do­la y sin mas­ti­car para ex­pul­sar­la des­pués al de­fe­car. En­ton­ces co­gía la ave­lla­na re­cién eva­cua­da y le agre­ga­ba san­gre de mens­trua­ción. Mo­lía la ma­ca­bra amal­ga­ma y echa­ba el pol­vo re­sul­tan­te en la comida del ma­ri­do. Tam­bién le da­ba a co­mer unas be­ren­je­nas de pla­ya, unos fru­tos ve­ne­no­sos por su al­to con­te­ni­do en so­la­ni­na, de as­pec­to si­mi­lar al de las be­ren­je­nas que no­so­tros co­no­ce­mos del co­mún, pe­ro de color ver­de, que ha­cían que An­drés del Cam­po en­tra­ra en es­ta­do de atur­di­mien­to y so­por, acom­pa­ña­do por dia­rrea, can­san­cio ex­tre­mo y alu­ci­na­cio­nes, se­gún uno de los tes­ti­gos (Se­bas­tián Pa­che­co) que de­cla­ra­ron en la cau­sa contra Lorenza.

EL SAR­GEN­TO MA­YOR

To­das es­tas lin­de­zas su­mie­ron al ma­ri­do de Lorenza en un es­ta­do ca­ta­tó­ni­co de en­fer­me­dad, de­li­rio y lo­cu­ra; pre­sen­ta­ba ca­len­tu­ras y ha­bla­ba dis­pa­ra­tes. Ob­via­men­te, ni qué de­cir tie­ne que al hom­bre tam­bién se le ba­jó la li­bi­do, de mo­do que Lorenza lo­gró su pro­pó­si­to ini­cial, aquel para el cual los esclavos ne­gros le ha­bían re­co­men­da­do lle­var a ca­bo aque­llas pó­ci­mas ri­tua­les: aban­do­nar a las con­cu­bi­nas. Efec­ti­va­men­te, An­drés del Cam­po, que ya no es­ta­ba para mujeres, per­dió el in­te­rés en el sexo, a cos­ta, eso sí, de per­der la salud por el ca­mino. En­ton­ces Lorenza apro­ve­chó para aman­ce­bar­se con el Sar­gen­to Ma­yor Fran­cis­co de San­tan­der (an­te­pa­sa­do de Fran­cis­co de au­la San­tan­der). Sa­be­mos que no fue el úni­co hom­bre de su vi­da y que se entregó a los pla­ce­res sen­sua­les con di­ver­sos aman­tes; una au­tén­ti­ca su­per­vi­vien­te en el mi­só­gino mun­do que le ha­bía to­ca­do vi­vir, en­tre­ga­da al me­jor pos­tor a la edad de do­ce años. Lorenza eli­gió no de­jar­se ven­cer por su ma­ri­do y ser ella la que lle­va­se la voz can­tan­te, tra­tan­do de es­qui­var las bo­fe­ta­das del des­tino sien­do ella la que pe­ga­se pri­me­ro. Sin em­bar­go, a pe­sar de sus múl­ti­ples de­va­neos se­xua­les, siem­pre li­bre de ata­du­ras, sí que pa­re­ce que lle­gó a sen­tir es­pe­cial pre­di­lec­ción por el Sar­gen­to Ma­yor Fran­cis­co de San­tan­der.

Los esclavos y es­cla­vas la ini­cia­ron en las ar­tes má­gi­cas, y le en­se­ña­ron a ha­cer bre­ba­jes, fil­tros de amor, con­ju­ros, sor­ti­le­gios…

El in­qui­si­dor Juan de Ma­ñoz­ga re­mo­vió Ro­ma con San­tia­go para abrir una cau­sa por bru­je­ría contra Lorenza de Ace­re­to

Así que si­guien­do las in­di­ca­cio­nes del mu­la­to Juan Lorenzo, usó óleos san­tos que és­te le dio para un­tar­se el ros­tro con el fin de que la “qui­sie­se bien su ami­go” y uso todo ti­po de fil­tros amo­ro­sos para re­te­ner­lo a su la­do.

Las aven­tu­ras y es­cán­da­los amo­ro­sos de Lorenza con Fran­cis­co de San­tan­der no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­das. Por ejem­plo, es­tan­do él en la cár­cel, ella iba a vi­si­tar­le y a lle­var­le comida, sin im­por­tar­le el qué di­rán. De he­cho, se­ría es­ta pa­sión que ella sen­tía por él, la que aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en cau­sa de su des­gra­cia. A ve­ces, cuando uno in­ten­ta ama­rrar al otro me­dian­te ama­rres y fil­tros de amor, lo que ha­ce en reali­dad es ama­rrar­se a sí mis­mo. La cues­tión es que el Sar­gen­to Ma­yor tu­vo una ri­ña con Juan de Ma­ñoz­ga, co­no­ci­do por ser uno de los pri­me­ros in­qui­si­do­res de la ciu­dad. Las fuen­tes nos ha­blan de un hom­bre de mal ca­rác­ter, y en­tre sus

mu­chas pren­das, se en­con­tra­ba la ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te ven­ga­ti­vo. Co­mo se la te­nía ju­ra­da a Fran­cis­co de San­tan­der, de­ci­dió de­vol­vér­se­la dán­do­le don­de más do­lía, y re­mo­vió Ro­ma con San­tia­go para abrir una cau­sa por bru­je­ría contra Lorenza de Ace­re­to, quien por cier­to ya ha­bía es­ta­do en bo­ca de los in­qui­si­do­res por sus he­chi­ce­rías. Ella in­ten­tó huir con tres es­cla­vas, pe­ro la pren­die­ron an­tes de que pu­die­ra dar­se a la fu­ga por­que los fa­mi­lia­res del ma­ri­do no iban a de­jar­la a es­ca­par así co­mo así.

UN LAR­GO PRO­CE­SO

In­gre­só, o más bien la in­gre­sa­ron en el con­ven­to de las Car­me­li­tas Des­cal­zas a la es­pe­ra de “jui­cio”, y en 1613 se ini­ció el pro­ce­so de va­rios me­ses de du­ra­ción, du­ran­te los cua­les Lorenza es­tu­vo en­ce­rra­da en la cár­ce­les se­cre­tas de la In­qui­si­ción. En el jui­cio se la acu­só abier­ta­men­te de bru­ja, y de eje­cu­tar he­chi­zos, su­pers­ti­cio­nes y sor­ti­le­gios,

En 1613 se ini­ció el pro­ce­so de va­rios me­ses de du­ra­ción, du­ran­te los cua­les es­tu­vo en­ce­rra­da en la cár­ce­les se­cre­tas de la In­qui­si­ción

Otros en­can­ta­mien­tos que usó fue­ron la ora­ción de San Marcos, la del Se­ñor de la Ca­lle, el con­ju­ro de las Na­ran­jas o la Suer­te del Pan

co­mo el de la ora­ción de la es­tre­lla: “Con­jú­ro­te es­tre­lla la más al­ta y la más be­lla. Con­jú­ro­te con la una, con las dos, y con los tres y de es­ta suer­te has­ta lle­gar a las nue­ve. Por el mon­te olí­be­te en­tra, por el mon­te olí­be­te en­tréis, tres bo­ros de enebro ne­gro me cor­téis en las mue­las de ba­rra­bás las amo­léis y trai­gas a fu­lano ata­do y ama­rra­do a mi que­rer y a mi man­dar y a to­da mi vo­lun­tad”. Uno de los con­ju­ros,

re­za­ba así: “Fran­cis­co, con dos te veo, que me ames, que cuan­tas mujeres veas te pa­rez­can feas y vie­jas”.

Otros en­can­ta­mien­tos que pre­sun­ta­men­te usó fue­ron la ora­ción de San Marcos: “San Marcos de Márquez te mar­que la hos­tia pre­cio­sa en tu ca­ra con car­ne, tan humilde ven­gas a mi co­mo Cris­to a la cruz fue a mo­rir, tu ca­ra tie­ne cruz , la mía te pa­rez­ca lum­bre y luz”; la

del Se­ñor de la Ca­lle: “Se­ñor de la ca­lle, se­ñor com­pa­dre, se­ñor con­jue­lo, que ha­gáis que fu­lano o fu­la­na que se abra­se por mí y me quie­ra y que me quie­ra y que si es ver­dad que me ha de que­rer, la­dre co­mo pe­rro, re­buz­ne co­mo asno o can­te co­mo ga­llo”; el con­ju­ro de las Na­ran­jas: “Se to­man tres na­ran­jas se les qui­ta la

co­ro­ni­ta, se po­nen a asar en bra­sas de lum­bre y se les he­cha car­bón mo­li­do, sal y azu­fre y se pin­chan las na­ran­jas con un cu­chi­llo, he­cho es­to se di­cen las pa­la­bras del con­ju­ro y se nom­bran los dia­blos de las pla­zas y del ma­ta­de­ro”; la Suer­te del

Pan: “Tó­ma­se un pan y cla­vo y se ha­cen dos o tres cru­ces con la mano so­bre el pan y di­cien­do en nom­bre de la Santísima Tri­ni­dad, se hin­ca el cla­vo en el pan por me­dio y un cu­chi­llo a un la­do y des­pués tie­nen el cla­vo dos, con sen­dos de­dos en la ca­be­za y él di­ce la hor­ca y el otro Ig­na­cio tú y, si ha de su­ce­der la co­sa, da la vuel­ta al cla­vo con el pan”; la Ora­ción de

Aman­sar: “Fu­lano, bra­vo es­tas co­mo un león, man­so te tor­nes co­mo Nues­tro Se­ñor, tu seas asno y yo (o fu­la­na), el ci­ga­rrón”;

o es­ta otra ora­ción: “Fu­lano, le­jos de casa es­tas, cria­dos tie­nes y no me los en­vías, yo los ten­go y te los voy a en­viar, tres gal­gos co­rrien­tes, tres lie­bres pru­den­tes y tres dia­blos pa­ten­tes”.

PE­NA DE DES­TIE­RRO

Lorenza fue una jo­ven que no tu­vo una vi­da fácil y que tra­tó de so­bre­vi­vir aga­rrán­do­se a un cla­vo ar­dien­do para re­sol­ver sus pro­ble­mas de (des)amor: la ma­gia de raíz afri­ca­na. Sea co­mo fue­re, el su­ma­rio ca­li­fi­có sus ac­tua­cio­nes co­mo cla­ra­men­te he­ré­ti­cas: he­chi­ce­ría y bru­je­ría. Lorenza fue con­de­na­da al des­tie­rro y a pa­gar 4.000 du­ca­dos. Si el pro­ce­so in­qui­si­to­rial hu­bie­ra te­ni­do lu­gar en Es­pa­ña, se­gu­ra­men­te, ha­bría co­rri­do peor suer­te, aun­que el des­tie­rro era una de las peo­res co­sas que le po­día pasar a una per­so­na. Su ma­ri­do, An­drés del Cam­po, ape­ló para re­cu­pe­rar aque­llos 4.000 du­ca­dos, no para res­ti­tuir el ho­nor de su es­po­sa, sino por­que la pla­ta ha­bía sa­li­do de su bol­si­llo. Él mis­mo ha­bía de­cla­ra­do contra ella en el jui­cio, acu­sán­do­la por su con­duc­ta li­ber­ti­na (co­mo si te­ner tres con­cu­bi­nas, co­mo él te­nía, fue­ra co­sa de san­tos), por no de­cir que no le guar­da­ba nin­gún ca­ri­ño des­pués de ha­ber si­do víc­ti­ma de sus pó­ci­mas. Con­si­guió ga­nar la ape­la­ción y le fue­ron de­vuel­tos los 4000 du­ca­dos. Des­pués de aque­llo, ja­más vol­vió a sa­ber­se na­da de ella, y el nom­bre de Lorenza de Ace­re­to se per­dió en la noche de los tiem­pos. ¿Qué fue de ella? Es un au­tén­ti­co mis­te­rio.

Si el pro­ce­so hu­bie­ra te­ni­do lu­gar en Es­pa­ña, tal vez ha­bría co­rri­do peor suer­te, aun­que el des­tie­rro era una de las peo­res pe­nas que ha­bía

Un mer­ca­do en Car­ta­ge­na de In­dias, que fue­ra un puer­to ne­gre­ro de pri­mer orden, se­gún una ilus­tra­ción del si­glo XIX.

Vis­ta del cas­ti­llo de San Fe­li­pe de Ba­ra­jas en Car­ta­ge­na de In­dias. Es­ta for­ta­le­za es uno de los le­ga­dos de la épo­ca co­lo­nial.

Ilus­tra­ción so­bre un ven­de­dor de agua en Car­ta­ge­na de In­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.