La fra­ga­ta As­tu­rias

De bar­co de gue­rra a es­cue­la

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MAR­CE­LINO GON­ZÁ­LEZ FER­NÁN­DEZ

Tu­vo un vi­da cor­ta, pe­ro muy in­ten­sa. Su belleza y sus pres­ta­cio­nes hi­cie­ron de la fra­ga­ta Princesa de As­tu­rias al­go úni­co y ma­ra­vi­llo­so. Lle­gó a ser bu­que-es­cue­la: allí se for­ma­ban los me­jo­res ma­ri­nos y na­ve­gan­tes. Re­cor­da­mos su le­gen­da­ria his­to­ria .

La si­tua­ción de la Ar­ma­da en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX no era ni la som­bra de lo que ha­bía si­do en los me­jo­res años del si­glo XVIII. El rei­na­do de Car­los IV, los com­ba­tes de San Vi­cen­te (1797) y Tra­fal­gar (1805), la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia contra los fran­ce­ses, y el pos­te­rior rei­na­do de Fernando VII, ha­bían de­ja­do a la Ar­ma­da en un es­ta­do de gran pos­tra­ción, del que era ne­ce­sa­rio sa­lir cuan­to an­tes. En cuan­to lle­gó al trono Isabel II en 1833, ba­jo la re­gen­cia de su ma­dre Ma­ría Cris­ti­na has­ta 1843, co­men­zó el re­sur­gir de la Ar­ma­da, un tan­to tí­mi­do al prin­ci­pio, que se con­so­li­dó más tar­de para con­se­guir una po­ten­te Marina de Gue­rra.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­te re­sur­gi­mien­to, en­tre 1845 y 1868, cuando fue des­tro­na­da Isabel II, se en­car­ga­ron unos 170 bar­cos de todo ti­po, que al prin­ci­pio no si­guie­ron nin­gún plan con­so­li­da­do, pe­ro más ade­lan­te res­pon­die­ron a es­tu­dios y pla­nes de cier­ta en­ti­dad, co­mo los de Mo­líns, que fue­ron los pri­me­ros pla­nes na­va­les del si­glo XIX. Si­guien­do es­tos pla­nes, y tras ha­ber re­ci­bi­do im­por­tan­tes cré­di­tos del

La Princesa de As­tu­rias en­tró en ser­vi­cio el 14 de di­ciem­bre de 1859, y al po­co tiempo par­ti­ci­pó con otros bar­cos en la gue­rra contra Ma­rrue­cos

go­bierno para im­pul­sar la cons­truc­ción na­val y me­jo­rar los ar­se­na­les, sur­gie­ron gran can­ti­dad de bar­cos, en­tre ellos las seis fra­ga­tas blin­da­das con que con­tó la Ar­ma­da: Ara­pi­les, Nu­man­cia, Sa­gun­to, Vi­to­ria, Te­tuán y Za­ra­go­za, las 13 fra­ga­tas

de hé­li­ce que las acom­pa­ña­ron: Al­man­sa, Be­ren­gue­la, Blan­ca, Car­men, Con­cep­ción, Ge­ro­na, Leal­tad, Na­vas de Tolosa, Pe­tro­ni­la, nues­tra pro­ta­go­nis­ta Princesa de As­tu­rias, Re­so­lu­ción, Triun­fo, Vi­lla de Ma­drid, y otros bar­cos de me­nor por­te.

CONSTRUCCIÓNY CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS

La au­to­ri­za­ción para cons­truir la Princesa de As­tu­rias co­mo sim­ple fra­ga­ta de ve­la fue da­da en ju­nio de 1852, y su qui­lla se pu­so el 13 de ma­yo de 1853. Pe­ro cuando es­ta­ba en gra­das y a me­dio ha­cer, la Ar­ma­da cam­bió de pla­nes y de­ci­dió aña­dir­le pro­pul­sión a va­por. Los pro­ble­mas de aco­pio de ma­de­ras y otros ma­te­ria­les, y las com­pli­ca­cio­nes téc­ni­cas de­bi­das a la in­clu­sión de va­por en un bar­co que ya es­ta­ba en cons­truc­ción, su­pu­sie­ron im­por­tan­tes mo­di­fi­ca­cio­nes, y gran­des cam­bios es­truc­tu­ra­les, y pro­du­je­ron un re­tra­so en su fi­na­li­za­ción.

La bo­ta­du­ra tu­vo lu­gar el 17 de no­viem­bre de 1857, y su en­tre­ga a la Ar­ma­da fue el 1 de no­viem­bre de 1859. Su cos­te as­cen­dió a ca­si 4,8 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca.

Era de cas­co era de ma­de­ra, con 66,13 m de es­lo­ra, 15,24 m de man­ga, 6,3 m de ca­la­do, y 2.800 to­ne­la­das de des­pla­za­mien­to. Su dotación era de 437 hom­bres.

Te­nía una má­qui­na de va­por Penn de 360 CV, cua­tro cal­de­ras, una chi­me­nea, una hé­li­ce y ca­pa­ci­dad de car­bo­ne­ras para 230 to­ne­la­das. Aun­que se ha­bía pre­ten­di­do que al­can­za­ra los 11 nu­dos a va­por, ape­nas so­bre­pa­só los ocho. Su má­qui­na ha­bía es­ta­do des­ti­na­da para el na­vío Rey don Fran­cis­co de Asís, cu­ya cons­truc­ción ha­bía arran­ca­do en 1850, se ha­bía bo­ta­do en 1853 y su cons­truc­ción lle­va­ba mu­cho re­tra­so. Al ver el mal es­ta­do de su cas­co con sín­to­mas de pu­dri­ción, el 29 de ju­nio de 1856 se desis­tió de mon­tar­le di­cha má­qui­na, que fue asig­na­da a la Princesa de As­tu­rias.

Tam­bién con­ta­ba con apa­re­jo de fra­ga­ta co­mo com­ple­men­to de la pro­pul­sión, con bau­prés, tres más­ti­les verticales, trin­que­te, ma­yor y me­sa­na de proa a po­pa, ver­gas en cruz en to­dos y can­gre­ja en el me­sa­na.

Mon­ta­ba 11 ca­ño­nes de 68 li­bras (20 cm) y 40 de 32 li­bras (16 cm), de avan­car­ga y áni­ma li­sa, y te­nía 14 ca­ño­nes de bron­ce de ca­li­bres me­no­res para los bo­tes y lan­chas.

GUE­RRA DE MA­RRUE­COS

La Princesa de As­tu­rias en­tró en ser­vi­cio el 14 de di­ciem­bre de 1859, y al po­co tiempo par­ti­ci­pó con otros bar­cos en la gue­rra contra Ma­rrue­cos, ini­cia­da el 22 de octubre de di­cho año. In­ter­vino en el trans­por­te de una fuer­za ex­pe­di­cio­na­ria des­de Al­ge­ci­ras y Puer­to de San­ta Ma­ría has­ta Ceu­ta. Y lle­vó a ca­bo blo­queos y bom­bar­deos de puer­tos y fon­dea­de­ros, en­tre ellos el bom­bar­deo de los fuer­tes de la Ría de Te­tuán el 6 de enero de 1860,

En sep­tiem­bre de 1860, reali­zó un via­je por el Me­di­te­rrá­neo lle­van­do a la Fa­mi­lia Real a bor­do, y se pro­du­jo un in­ci­den­te sin consecuencias

y los de La­ra­che y Ar­ci­la los días 25 y 26 de febrero, en los que en­ca­jó más de 20 im­pac­tos y tu­vo ocho ba­jas.

La gue­rra fi­na­li­zó con el tra­ta­do de paz de Te­tuán del 25 de mar­zo de 1860, y la Princesa de As­tu­rias y el va­por Fran­cis­co de Asís con­vo­ya­ron al bar­co mer­can­te que trans­por­tó a Es­pa­ña la in­dem­ni­za­ción pa­ga­da por el sul­tán de Ma­rrue­cos.

En sep­tiem­bre de 1860, reali­zó un via­je por el Me­di­te­rrá­neo lle­van­do a la Fa­mi­lia Real a bor­do, en el que se pro­du­jo un in­ci­den­te que que­dó en una sim­ple anéc­do­ta, aun­que es­tu­vo a pun­to de ser una tra­ge­dia, al des­pren­der­se un tro­zo de cru­ce­ta, que al caer a cu­bier­ta ro­zó li­ge­ra­men­te la ca­be­za de la rei­na Isabel II, por fortuna sin ma­yo­res consecuencias.

Po­co des­pués, la Princesa de As­tu­rias pasó des­ti­na­da a La Ha­ba­na, y par­ti­ci­pó en ac­ti­vi­da­des en San­to Do­min­go, Hai­tí y Mé­ji­co. La República Dominicana se ane­xio­nó en 1861 de for­ma vo­lun­ta­ria a Es­pa­ña para evi­tar pre­sio­nes de Hai­tí y Es­ta­dos Uni­dos, lo que lle­vó a la fra­ga­ta a efec­tuar con otros bar­cos una de­mos­tra­ción de fuer­za an­te Puer­to Prín­ci­pe, Hai­tí, para in­ti­mi­dar a los hai­tia­nos. En di­cho año tam­bién tu­vo

Arriba, la fra­ga­ta Princesa de As­tu­rias na­ve­gan­do, vis­ta por su ale­ta de es­tri­bor ( El Mu­seo Uni­ver­sal, 1865). Abajo, vis­ta del ata­que a Ar­ci­la el 26 de febrero de 1860. La fra­ga­ta Princesa de As­tu­rias es la pri­me­ra de la de­re­cha, en la ca­be­za de la for­ma­ción. Li­to­gra­fía se­gún di­bu­jo del al­fé­rez de na­vío Rufino Gon­zá­lez-Oli­va­res y Fer­nán­dez. (Mu­seo Na­val de Ma­drid).

La fra­ga­ta Princesa de As­tu­rias vis­ta por su tra­vés de es­tri­bor (Mu­seo Na­val de Ma­drid).

La As­tu­rias, Es­cue­la Na­val Flo­tan­te, y la Vi­lla de Bilbao, Es­cue­la de Apren­di­ces ma­ri­ne­ros. (Mu­seo Na­val de Ma­drid).

Re­tra­to de Eduar­do Butler y Anguita, uno de los co­man­dan­tes de la As­tu­rias. ( El Mun­do Na­val Ilus­tra­do, 1897).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.