... el pa­pa de la épo­ca se mos­tró con­tra­rio al pri­mer Es­ta­tu­to de Lim­pie­za de San­gre?

Historia de Iberia Vieja - - ¿SABÍAS QUE... -

DU­RAN­TE LA EDAD ME­DIA las cues­tio­nes re­li­gio­sas de­ter­mi­na­ban el día a día de la so­cie­dad. En el si­glo XV se em­pe­zó a mi­rar con re­ce­lo a quie­nes eran cris­tia­nos con­ver­sos, en con­tra­po­si­ción a los cris­tia­nos vie­jos, aque­llos que po­dían de­mos­trar que tan­to ellos co­mo sus an­te­pa­sa­dos ha­bían pro­fe­sa­do la re­li­gión cristiana. Es­ta dis­cri­mi­na­ción tu­vo su ori­gen no so­lo en un di­le­ma doc­tri­nal, sino tam­bién económico.

En el mar­co de la gue­rra de Cas­ti­lla y Ara­gón se in­ten­tó crear un nuevo im­pues­to para fi­nan­ciar­la. El en­car­ga­do de re­cau­dar­lo era un con­ver­so y Pe­dro Sar­mien­to, el hom­bre de con­fian­za de Juan II, en­ca­be­zó una re­vuel­ta contra es­ta iniciativa que ter­mi­nó desem­bo­can­do en la ex­pul­sión de los con­ver­sos de to­dos los car­gos re­pre­sen­ta­ti­vos. La ani­mad­ver­sión no era nue­va: en 1436, por ejem­plo, Barcelona prohi­bió a los con­ver­sos ejer­cer de no­ta­rios y, en 1446, Vi­lle­na re­cha­zó que los con­ver­sos re­si­die­ran en su te­rri­to­rio. Es­tas dis­po­si­cio­nes eran cla­ra­men­te con­tra­rias a la doc­tri­na cristiana, pues afir­ma­ban que ni si­quie­ra con el bau­tis­mo se bo­rra­ban los su­pues­tos pe­ca­dos an­te­rio­res. Así pues, los con­ver­sos se di­ri­gie­ron al pa­pa, Ni­co­lás V, quien mos­tró su sim­pa­tía ha­cia ellos. Sin em­bar­go, el ce­lo religioso de Es­pa­ña hi­zo que los Es­ta­tu­tos de Lim­pie­za de San­gre pro­li­fe­ra­ran has­ta la Ilus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.