Philby, mu­je­rie­go, be­be­dor y do­ble agen­te

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE -

lo for­ma­ron cin­co in­gle­ses ( en la ima­gen) que no se ca­rac­te­ri­za­ban pre­ci­sa­men­te por lle­var una vi­da or­de­na­da, exac­ta­men­te lo con­tra­rio que de­be ha­cer cual­quier es­pía. A cua­tro de ellos los des­cu­brie­ron los ser­vi­cios de con­tra­es­pio­na­je, pe­ro Kim Philby fue el más lis­to. A pe­sar de su vi­da ex­cén­tri­ca, va­rias mu­je­res, nu­me­ro­sas aman­tes y una pa­sión por el buen whisky, estuvo 30 años sien­do do­ble agen­te sin que le pi­lla­ran. In­clu­so cuan­do le des­cu­brie­ron en Bei­rut en 1963, con­si­guió huir y re­fu­giar­se en Mos­cú pa­ra el res­to de sus días.

En los años 30 y 40, per­te­ne­cer a la cla­se al­ta y ha­ber es­tu­dia­do en uni­ver­si­da­des pres­ti­gio­sas, te ha­cía ap­to pa­ra el tra­ba­jo del es­pio­na­je. Philby ha­bía mi­li­ta­do en or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­nis­tas en su juventud, se ha­bía casado en Vie­na con una fer­vo­ro­sa mi­li­tan­te co­mu­nis­ta, pe­ro na­die sos­pe­chó de él.Tras lim­piar su ima­gen en Es­pa­ña, en­tró en el MI5 y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se de­di­có al área de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, que tan bien co­no­cía. Po­co a po­co fue su­bien­do pel­da­ños y terminó en­car­gán­do­se del con­tra­es­pio­na­je ru­so… ¡Un lo­bo en el ga­lli­ne­ro! Des­pués fue el en­la­ce de su ser­vi­cio en Es­ta­dos Uni­dos.Tar­da­ron tan­to en des­cu­brir­le, que cuan­do lo hi­cie­ron el es­pio­na­je inglés se con­vir­tió en el haz­me­rreír de to­do el club de ser­vi­cios se­cre­tos del mun­do. Pe­ro es que Philby ha­bía si­do uno de los me­jo­res, si no el me­jor, agen­te secreto del siglo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.