Ma­rie Cu­rie

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

Una ex­ce­len­te pe­lí­cu­la ale­ma­na abor­da la vi­da pri­va­da de la cien­tí­fi­ca Ma­rie Cu­rie, do­ble ga­na­do­ra del premio No­bel. Su fa­ma in­ter­na­cio­nal fue tal, que lle­gó a vi­si­tar nues­tro país en tres oca­sio­nes, en 1919, 1931 y 1933, y la­bró una pro­fun­da amis­tad con otro de los pro­ta­go­nis­tas de es­te nú­me­ro, Gre­go­rio Ma­ra­ñón.

MA­RIE NOELLE es la di­rec­to­ra de Lud­wig II (2012) y La mu­jer del anar­quis­ta, la pe­lí­cu­la de 2009 am­bien­ta­da en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. Y aho­ra con­ti­núa con el gé­ne­ro bio­grá­fi­co na­rran­do la vi­da de Ma­rie Cu­rie, po­si­ble­men­te la cien­tí­fi­ca más im­por­tan­te de la his­to­ria, “des­cu­bri­do­ra” del ra­dio y el po­lo­nio y ga­na­do­ra –la pri­me­ra per­so­na y la úni­ca mu­jer– de dos pre­mios No­bel.

Pre­ci­sa­men­te, la pe­lí­cu­la trans­cu­rre entre la en­tre­ga del pri­me­ro de es­tos pre­mios, el de fí­si­ca, en 1903, y la con­se­cu­ción del se­gun­do, el de quí­mi­ca, en 1911. Ca­si dos dé­ca­das de una vi­da apa­sio­nan­te de­fi­ni­da por su amor a la cien­cia, su in­can­sa­ble es­pí­ri­tu de lu­cha y una vo­lun­tad de hie­rro que la hi­zo le­van­tar­se de to­dos los gol­pes que el des­tino la fue pro­pi­nan­do. El guion del fil­me acier­ta a re­co­ger esos as­pec­tos, en un re­pa­so a la vi­da ín­ti­ma de Ma­rie, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo fa­mi­liar y amo­ro­so; y la cá­ma­ra se pres­ta siem­pre a ilu­mi­nar y em­be­lle­cer ca­da mo­men­to –mag­ní­fi­ca fo­to­gra­fía de Mi­chal En­glert–, apro­xi­mán­do­se al cuer­po de la pro­ta­go­nis­ta, a su ros­tro, fe­liz o con­tri­to, o a sus ma­nos he­ri­das por la ra­diac­ti­vi­dad; o re­tra­tan­do a los per­so­na­jes en es­ce­na­rios ca­si oní­ri­cos, ba­ña­dos por la luz o di­fu­mi­na­dos en la nie­bla o la es­pe­su­ra. Siem­pre, en to­do ca­so, con es­tric­ta pre­ci­sión y evi­den­te sen­ti­do es­té­ti­co, co­mo mi­man­do a un ser apa­ren­te­men­te frá­gil pe­ro con tre­men­da fuer­za in­te­rior; lo que tam­bién des­cri­be la ex­traor­di­na­ria ban­da so­no­ra de Bruno Cou­lais: es de ri­gor ci­tar es­tos ele­men­tos.

UNA MU­JER DE CA­RÁC­TER

El re­la­to se ini­cia cuan­do Ma­rie y Pie­rre Cu­rie son pa­dres de su se­gun­da hi­ja y, tras di­la­tar­lo en el tiem­po, acu­den por fin a Es­to­col­mo a re­ci­bir el premio No­bel que ga­na­ron jun­tos por sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los fe­nó­me­nos de ra­dia­ción. Son los al­bo­res del si­glo XX y to­da­vía Ma­rie se en­cuen­tra en un se­gun­do plano tras la fi­gu­ra de su ma­ri­do. En Pa­rís em­pie­zan a sur­gir los pri­me­ros mo­vi­mien­tos en fa­vor de la eman­ci­pa­ción fe­me­ni­na, pe­ro la so­cie­dad fran­ce­sa –aún es­tre­me­ci­da por el ca­so Drey­fus–, pres­ta po­ca aten­ción a es­tas reivin­di­ca­cio­nes. Los es­po­sos Cu­rie se em­bar­can en su ta­rea, cons­cien­tes de sus li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas y cien­tí­fi­cas y Ma­rie apa­re­ce co­mo una en­tre­ga­da ma­dre y es­po­sa a la vez que de­ci­di­da in­ves­ti­ga­do­ra. Pe­ro en 1906, Pie­rre mue­re en un ac­ci­den­te en las ca­lles de Pa­rís y ella se que­da so­la.

Son mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre, de du­das entre re­gre­sar a su Po­lo­nia na­tal o pro­se­guir sus in­ves­ti­ga­cio­nes; pe­ro su ca­rác­ter se im­po­ne, apo­ya­da en su fa­mi­lia po­lí­ti­ca, y vuel­ve al tra­ba­jo, em­pe­ña­da en con­se­guir un la­bo­ra­to­rio avan­za­do y su­fi­cien­te pa­ra su em­pe­ño: con­se­guir ais­lar una par­tí­cu­la de ra­dio pu­ro. Cla­ro que su em­pe­ño cho­ca con el

La ac­triz tie­ne la be­lle­za y la fuer­za que des­cri­be el guion y en­vuel­ven la mú­si­ca y la fo­to­gra­fía: to­da una vi­da, to­do un es­pec­tácu­lo

ma­chis­mo de los aca­dé­mi­cos y pro­fe­so­res fran­ce­ses, que no so­por­tan ver a una mu­jer ta­cha­da de ex­tran­je­ra y atea –co­mo lue­go de im­pú­di­ca y ju­día– im­par­tien­do cla­ses y rea­li­zan­do ex­pe­ri­men­tos de al­tí­si­mo ni­vel. Pe­ro Ma­rie cuen­ta –ade­más de con la ad­mi­ra­ción de des­ta­ca­dos cien­tí­fi­cos, co­mo el mis­mí­si­mo Al­bert Eins­tein– con la ayu­da de su ayu­dan­te y ami­go An­dré De­bier­ne y de su co­le­ga Paul Lan­ge­vin. Con es­te úl­ti­mo man­tie­ne un apa­sio­na­do ro­man­ce, que aca­ba de ma­ne­ra me­lo­dra­má­ti­ca, mien­tras la pren­sa y la ca­lle la cru­ci­fi­can y ella, con los pri­me­ros sín­to­mas de la en­fer­me­dad que la ma­ta­ría, con­si­gue el éxi­to bus­ca­do y re­ci­be de la Aca­de­mia Sue­ca de las Cien­cias su se­gun­do premio No­bel, es­ta vez el de quí­mi­ca.

Ma­rie Cu­rie tie­ne en la pan­ta­lla el ros­tro y la fi­gu­ra de Ka­ro­li­na Grusz­ka, la in­tér­pre­te ideal pa­ra plas­mar la ener­gía y la de­ter­mi­na­ción del per­so­na­je tan­to co­mo la en­tre­ga y la pa­sión amo­ro­sa pa­ra con sus dos hom­bres. Ella tie­ne la be­lle­za y la fuer­za que, co­mo de­cía, des­cri­be el guion y en­vuel­ven mú­si­ca y fo­to­gra­fía: to­da una vi­da, to­do un es­pec­tácu­lo.

Ma­rie Cu­rie DI­REC­TOR: MA­RIE NOELLE. PRO.: MA­RIE NOELLE. MIKOLAJ POKROMSKI, RALF ZIMMERMANN. GUI.: MA­RIE NOELLE, ANDREA STOLL. IN­TÉR­PRE­TES: KA­RO­LI­NA GRUSZ­KA, ARIEH WORT­HAL­TER, CHARLES BER­LING.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.