Otros re­lo­jes del maes­tro

Historia de Iberia Vieja - - MADE IN SPAIN -

OBRA DE LO­SA­DA fue­ron otros re­lo­jes pú­bli­cos, co­mo el de la catedral de Má­la­ga, do­na­do por Juan La­rios, o el reloj-fa­ro­la de Je­rez, el de la catedral de Caracas en Venezuela, o los re­lo­jes que do­nó pa­ra el Ob­ser­va­to­rio de San Fer­nan­do o la Ar­ma­da.

Los re­lo­jes ti­po sa­bo­ne­ta, es­to es, re­lo­jes de bol­si­llo con ta­pa de me­tal que se abren con un me­ca­nis­mo de re­sor­te, le die­ron fa­ma mun­dial, es­tan­do entre sus clien­tes la rei­na de Es­pa­ña Isa­bel II. Aho­ra bien, co­mo bien ci­ta Mon­ta­ñés en su ar­tícu­lo, Lo­sa­da, co­mo re­lo­je­ro es­ta­ble­ci­do al otro la­do del Ca­nal de la Man­cha: “…cie­rra la eta­pa fi­nal del pre­do­mi­nio in­glés en la re­lo­je­ría eu­ro­pea. Muy po­co des­pués del in­ne­ga­ble éxi­to co­mer­cial de nues­tro com­pa­trio­ta, que dio a sus pro­duc­tos prestigio y ex­pan­sión po­co co­mu­nes, In­gla­te­rra de­jó prác­ti­ca­men­te de ex­por­tar; su pro­duc­ción in­dus­trial re­lo­je­ra ba­jó con­si­de­ra­ble­men­te. Tan­to co­mo as­cen­día la ex­pan­sión sui­za. An­tes de fi­na­li­zar el si­glo XIX, el reloj sui­zo ha­bía con­quis­ta­do ple­na­men­te, y sin som­bra, el mer­ca­do eu­ro­peo. En es­te sen­ti­do, pue­de de­cir­se que Lo­sa­da fue el úl­ti­mo nom­bre de los gran­des fa­bri­can­tes in­gle­ses de re­lo­je­ría”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.