La pri­me­ra mu­jer im­pre­so­ra de Es­pa­ña no sa­bía es­cri­bir?

Historia de Iberia Vieja - - ¿SABÍAS QUE... -

EN EL SI­GLO XVI no era pa­ra na­da fre­cuen­te que las mu­je­res desem­pe­ña­ran un pa­pel des­ta­ca­do en nin­gu­na pro­fe­sión y, des­de lue­go, esa reali­dad se dio en los pri­me­ros bal­bu­ceos de la im­pren­ta. Jua­na Mi­llán fi­gu­ra­ba co­mo im­pre­so­ra en Za­ra­go­za cuan­do de­ci­dió con­ti­nuar la la­bor de su ma­ri­do, Pe­dro de Har­douin, de ori­gen fran­cés. En 1537, un año des­pués de su muer­te, pu­bli­có Hor­tu­lus pas­sio­nis in ara al­ta­ri flo­ri­dus, el pri­mer li­bro en que una mu­jer fi­gu­ra co­mo im­pre­so­ra.

La for­ma­ción de las mu­je­res era a la sa­zón muy es­ca­sa y Jua­na Mi­llán no fue una ex­cep­ción: no sa­bía es­cri­bir y en los ne­go­cios la ase­so­ra­ban su her­mano Agus­tín y el hi­jo de és­te, Juan Mi­llán. Jua­na vol­ve­ría a con­traer ma­tri­mo­nio en 1545 con otro im­pre­sor, Die­go Hernández, que se hi­zo car­go del ne­go­cio has­ta 1549, cuan­do Jua­na vol­vió a en­viu­dar. So­bre­vi­vió a su ma­ri­do un año y, tras su fa­lle­ci­mien­to, su so­brino he­re­dó el ta­ller im­pre­sor.

Du­ran­te el si­glo XVI Za­ra­go­za fue la ciu­dad con ma­yor nú­me­ro de mu­je­res al frente de im­pren­tas, por de­lan­te in­clu­so de Madrid o Bar­ce­lo­na. Otras re­co­no­ci­das pro­fe­sio­na­les de es­te sexo fue­ron Brí­gi­da Mal­do­na­do, a car­go de una im­pren­ta en Se­vi­lla, e Isa­bel de Ba­si­lea, en Bur­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.