La es­qui­la de las áni­mas de La Al­ber­ca

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA -

EN LA AL­BER­CA, Sa­la­man­ca, un pe­que­ño pue­blo arro­pa­do por la Sie­rra de Francia, to­da­vía re­sue­na el eco de una an­ti­gua tra­di­ción co­no­ci­da co­mo la es­qui­la de áni­mas que se re­mon­ta al si­glo XVI. Ca­da no­che, llue­va, nie­ve o gra­ni­ce, sa­le al caer el sol la Es­qui­la de las Áni­mas, una ani­me­ra que sa­le a re­co­rrer el pue­blo to­can­do la es­qui­la, un ti­po de cam­pa­na que con su ta­ñer re­cla­ma en ca­da es­qui­na una ora­ción por las áni­mas ben­di­tas. Lo que la Mo­za de las Áni­mas – co­mo se de­no­mi­na en el pre­sen­te a la Es­qui­la de las Áni­mas–, va re­zan­do al pa­rar­se en ca­da es­qui­na del pue­blo es la si­guien­te ple­ga­ria: “Fie­les cris­tia­nos acor­dé­mo­nos de las al­mas ben­di­tas del Pur­ga­to­rio, con un Pa­dre­nues­tro y un Ave­ma­ría por el amor de Dios”. En­ton­ces da otro to­que con la es­qui­la y con­ti­núa di­cien­do: “Otro Pa­dre­nues­tro y otro Ave­ma­ría por los que es­tán en pe­ca­do mor­tal pa­ra que su di­vi­na Ma­jes­tad los sa­que de tan mi­se­ra­ble es­ta­do”. Lo que so­lían ha­cer los ha­bi­tan­tes de La Al­ber­ca al oír pa­sar la es­qui­la frente a su ca­sa era re­zar un Pa­dre­nues­tro y un Ave Ma­ría. Hoy en día son po­cos los que se sien­ten con­mi­na­dos a re­zar, ni si­quie­ra los que an­ta­ño lo ha­cían con el ma­yor fer­vor, se­gún me con­fe­sa­ron al­gu­nos lu­ga­re­ños, pe­ro en el pa­sa­do, los asun­tos de las áni­mas ben­di­tas eran muy se­rios.Tan­to, que se­gún una an­ti­gua le­yen­da, la ani­me­ra de turno no sa­lió a pe­dir por las áni­mas al os­cu­re­cer, co­mo de­bía, a cau­sa de una in­ten­sa ne­va­da. En­ton­ces la es­qui­la ca­yó ro­dan­do sin mo­ti­vo apa­ren­te, se­ñal que fue in­ter­pre­ta­da co­mo una amo­nes­ta­ción, que en cual­quier ca­so hi­zo que la mu­jer en­men­da­se su pac­to con las áni­mas y sa­lie­ra a pe­dir por ellas.

La Es­qui­la de las Áni­mas se ha con­ver­ti­do en uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de La Al­ber­ca. El to­que de áni­mas tie­ne lu­gar to­dos los días so­bre las nue­ve de la no­che, a ex­cep­ción de los pri­me­ros vier­nes de ca­da mes, que ini­cia su re­co­rri­do a me­dia­no­che. Es­te úl­ti­mo es que el más fa­mo­so y el que más se­gui­do­res con­gre­ga an­dan­do tras la es­qui­la. En La Al­ber­ca tam­bién en­con­tra­mos una pe­que­ña hor­na­ci­na de­di­ca­da a las áni­mas ben­di­tas, es­col­ta­da por dos ca­la­ve­ras, a la que nun­ca fal­ta quien le pren­da can­de­la. En otros lu­ga­res de la vie­ja Sa­la­man­ca, don­de has­ta ha­ce po­co to­da­vía per­sis­tía el to­que de áni­mas, co­mo en Mo­ga­rraz, es­ta tra­di­ción ya se ha ex­tin­gui­do com­ple­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.