La lu­pa so­bre la his­to­ria... Sher­lock Hol­mes vs. Fan­to­mas

(ver­sión es­pa­ño­la)

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER MAR­TÍN

ACA­BA DE CO­MEN­ZAR EL VE­RANO EN EL MADRID DE 1916. MES DE JU­NIO. MA­DRU­GA­DA. EN PLENO CEN­TRO DE LA CA­PI­TAL, EN UNA PEN­SIÓN DE LA CA­LLE APODACA, DES­CAN­SA DES­DE DOS DÍAS ATRÁS UN HOM­BRE JO­VEN, APUES­TO, ELE­GAN­TE, QUE LLA­MA LA ATEN­CIÓN DE QUIE­NES SE EN­CUEN­TRAN CON ÉL POR EL AL­TO NI­VEL DE VI­DA QUE ES­TA­BA DE­MOS­TRAN­DO EN TAN COR­TA ES­TAN­CIA. PE­RO HAY AL­GO RA­RO EN ÉL…

SPor ello, na­die es­pe­ra­ba que los agen­tes de la au­to­ri­dad fue­ran a irrum­pir aque­lla no­che en su ha­bi­ta­ción, que tan ga­llar­do in­di­vi­duo sa­lie­se de­te­ni­do co­mo un vul­gar la­drón. Pe­ro es que lo era. Bueno, la­drón. Por­que de vul­gar te­nía na­da.

Ese tal Luis se ha­bía he­cho pa­sar du­ran­te años en di­fe­ren­tes es­tan­cias en ho­te­les de me­dio mun­do por un res­pe­ta­ble hom­bre de ne­go­cios, un acau­da­la­do in­ge­nie­ro, un apues­to ma­rino mer­can­te y tan­tos otros ofi­cios de pos­tín. Ese tal Luis se lla­ma­ba en reali­dad Eduar­do Ar­cos y era más co­no­ci­do en su círcu­lo cer­cano co­mo Eddy Ar­cos. Aun­que pron­to co­men­zó a ser mu­cho más co­no­ci­do co­mo Fan­to­mas.

Y co­mo per­so­na­je pro­pio de una no­ve­la po­li­cía­ca, Fan­to­mas ne­ce­si­ta­ba un an­ta­go­nis­ta, el po­li, el per­se­gui­dor. Tam­bién le po­ne­mos nom­bre, cla­ro:

E HA­BÍA RE­GIS­TRA­DO CON EL NOM­BRE DE LUISY, MÁS ALLÁ DE LA OPU­LEN­CIA DE SUS FOR­MAS, ERA AGRADABLEY DIS­CRE­TO.

co­mi­sa­rio Fer­nán­dez Lu­na. Y pa­ra dar­le un po­co más so­le­ra, le aco­mo­da­mos tam­bién un apo­do con re­fe­ren­cia: “El Sher­lock Hol­mes es­pa­ñol”.

To­do en Eddy con­ser­va cier­to ha­lo de mis­te­rio. Has­ta su na­ci­mien­to. Se sa­be que na­ció a fi­na­les del si­glo XIX, pe­ro no exac­ta­men­te su fe­cha. Y se cree tam­bién que lo hi­zo en Nueva York, de pa­dres ma­llor­qui­nes. Y se cree que fue el cul­pa­ble de un no­ta­ble nú­me­ro de ro­bos en do­mi­ci­lios, ho­te­les y lo­ca­les de pos­tín en Pa­rís que em­pe­za­ron a pro­du­cir­se a par­tir del año 1905. For­za­ba las ca­jas fuer­tes, ro­ba­ba las jo­yas más va­lio­sas. Quie­nes di­je­ron ha­ber si­do tes­ti­gos de al­gu­na de sus fe­cho­rías, re­fi­rie­ron que el la­drón se ocul­ta­ba ba­jo unas ma­llas ne­gras y ac­ce­día a los edi­fi­cios es­ca­lan­do por sus paredes. Pe­ro, en aque­lla épo­ca, na­die fue ca­paz de dar un da­to con­cre­to so­bre él. Era un fan­tas­ma –le fan­tô­me, lo lla­mó la pren­sa fran­ce­sa– que, por mu­chas per­se­cu­cio­nes, por mu­chos agen­tes que tra­ta­ran de des­cu­brir su iden­ti­dad y pa­ra­de­ro, na­die con­se­guía atra­par. Sus an­dan­zas, des­de lue­go, te­nían mu­chos mim­bres pa­ra ins­pi­rar un per­so­na­je li­te­ra­rio. Y así lo hi­cie­ron. En 1911, los es­cri­to­res Pie­rre Sou­ves­tre y Mar­cel Allain pu­bli­ca­rían la pri­me­ra de las cua­ren­ta y tres no­ve­las po­li­cia­cas de Fan­to­mas, un as­tu­to y cruel cri­mi­nal que traía de ca­be­za a las fuer­zas del orden fran­ce­sas. Y con to­da pro­ba­bi­li­dad, pa­ra su ger­men, re­ci­bie­ron ins­pi­ra­ción de las an­dan­zas pa­ri­si­nas del jo­ven Ar­cos.

UN RI­VAL A SU AL­TU­RA

El au­tén­ti­co Eddy era su­ma­men­te cul­to, ha­bla­ba va­rios idio­mas, era apues­to y te­nía una ri­ca con­ver­sa­ción. Un ver­da­de­ro gentle­man que, gra­cias a su ca­ris­ma y a sus men­ti­ras ac­ce­día con to­da fa­ci­li­dad a los en­cuen­tros de la al­ta so­cie­dad, en los que apro­ve­cha­ba pa­ra per­pe­trar sus ro­bos. Fue­ron de­ce­nas las ór­de­nes de bus­ca y cap­tu­ra que se emi­tie­ron con­tra él por to­da Eu­ro­pa. Por­que Eddy no se con­for­mó con Pa­rís. To­do el Vie­jo Con­ti­nen­te y par­te de Amé­ri­ca fue­ron su cam­po de jue­go. Pe­ro su ma­ne­ra de es­ca­bu­llir­se era al me­nos tan ex­traor­di­na­ria co­mo su for­ma de ac­ce­der a sus víc­ti­mas. En cier­to mo­do, el Cary Grant de Atra­pa a un la­drón, po­dría ha­ber tam­bién sa­li­do de su pro­pia bio­gra­fía.

Sin em­bar­go, su as­tu­cia no con­ta­ba con que en Madrid ha­bía un agen­te de la ley con una lu­ci­dez se­me­jan­te a la su­ya. No con­ta­ba con Fer­nán­dez Lu­na, je­fe de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de Madrid. Por­que fue su pers­pi­ca­cia la que des­mon­tó la pro­ver­bial ca­pa­ci­dad de Fan­to­mas de sa­lir in­dem­ne de to­da per­se­cu­ción.

En prin­ci­pio la in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo con­tra su per­so­na es­ta­ba cen­tra­da en una sa­la de jue­go ile­gal que ha­bía crea­do jun­to a su aman­te, Leo­nor Flor Avan­ti, quien tam­bién fue de­te­ni­da en una pen­sión cer­ca­na. Sin em­bar­go, nues­tro Sher­lock Hol­mes fue ca­paz de unir las pie­zas pa­ra des­cu­brir que, ba­jo la apa­rien­cia de un es­ta­fa­dor ha­bi­tual, se en­ce­rra­ba la fi­gu­ra de un au­tén­ti­co mi­to de la de­lin­cuen­cia. En su ha­bi­ta­ción ha­lló va­rias ma­le­tas. Den­tro de ellas, el ves­tua­rio con que co­me­tía sus de­li­tos, los ins­tru­men­tos que le ser­vían pa­ra abrir las ca­jas fuer­tes y… una ca­la­ve­ra. Pa­re­ce ser que la uti­li­za­ba pa­ra se­du­cir a mu­je­res con di­ver­sas y tru­cu­len­tas his­to­rias. Por su­pues­to, des­pués las ro­ba­ba.

EL LA­DRÓN SE OCUL­TA­BA BA­JO UNAS MA­LLAS NE­GRAS Y AC­CE­DÍA A LOS EDI­FI­CIOS ES­CA­LAN­DO POR SUS PAREDES. ERA UN AU­TÉN­TI­CO FAN­TAS­MA...

De iz­quier­da a de­re­cha, por­ta­da de uno de los exi­to­sos li­bros de Sou­ves­tre y Allain pro­ba­ble­men­te ins­pi­ra­dos en nues­tro per­so­na­je, que po­sa con su aman­te en el cen­tro; el Fan­to­mas es­pa­ñol por­ta­ba una ca­la­ve­ra pa­ra se­du­cir a sus víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.