Ma­de in Spain... El re­lo­je­ro del Big Ben

Cual­quier vi­si­ta tu­rís­ti­ca a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca de­be in­cluir un pa­seo por las cer­ca­nías del Pa­la­cio de West­mins­ter, don­de se lo­ca­li­za el Par­la­men­to del Reino Uni­do. Pe­ro in­clu­so si nun­ca se ha es­ta­do en Londres, prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do ha vis­to la s

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ALE­JAN­DRO PO­LAN­CO MA­SA UN ES­PA­ÑOL EN ES­CE­NA

Es­ta es­pe­cie de agu­ja que se ele­va al cie­lo des­de los pies del Tá­me­sis fue di­se­ña­da por Au­gus­tus Plu­gin y, aun­que ofi­cial­men­te des­de 2012 es co­no­ci­da co­mo Elizabeth To­wer, en ho­nor al Ju­bi­leo de dia­man­te de la rei­na Isa­bel II, la an­te­rior­men­te lla­ma­da sim­ple­men­te To­rre del reloj ca­si nun­ca fue lla­ma­da así. Ca­si to­do el mun­do, cuan­do se re­fie­re a la cé­le­bre to­rre, men­cio­na el tér­mino Big Ben, cuan­do real­men­te es­te so­bre­nom­bre de­be apli­car­se só­lo a la gran cam­pa­na, de apro­xi­ma­da­men­te 13 to­ne­la­das, que ha­bi­ta en su in­te­rior. El por qué fue lla­ma­da así la cam­pa­na no que­da cla­ro; se co­men­ta que, muy pro­ba­ble­men­te, tu­vie­ra al­go que ver con Ben­ja­min Hall, miem­bro del Par­la­men­to que or­de­nó la cons­truc­ción de la To­rre del reloj ha­cia 1856.

Bien, el ca­so es que es­ta­mos en Londres, unos años más tar­de, con la men­cio­na­da to­rre to­da­vía en cons­truc­ción y el reloj que se con­ver­ti­ría en icono bri­tá­ni­co to­da­vía en mon­ta­je. El ci­ta­do reloj ha­bía si­do di­se­ña­do por el hom­bre de le­yes, ar­qui­tec­to y re­lo­je­ro Ed­mund Bec­kett De­ni­son, y por quien fue­ra As­tró­no­mo Real y di­rec­tor del ob­ser­va­to­rio de Cam­brid­ge, Geor­ge Bid­dell Airy. La ma­te­ria­li­za­ción de ese di­se­ño se en­car­gó a la pres­ti­gio­sa ca­sa de Ed­ward John Dent. Lás­ti­ma que el vie­jo Dent no vie­ra su obra con­clui­da, to­man­do el tes­ti­go su hi­jas­tro Fre­de­rick. Es en es­te pun­to en el que cier­to re­lo­je­ro es­pa­ñol apa­re­ce en es­ce­na, aun­que de for­ma un tan­to os­cu­ra... Con el vie­jo Dent fa­lle­ci­do ha­cía al­gu­nos años, los en­car­ga­dos de la pues­ta a pun­to del fa­mo­so reloj van fi­na­li­zan­do, una a una, sus me­tó­di­cas ta­reas. En julio de 1859 so­nó por pri­me­ra vez la cam­pa­na Big Ben, la ma­yor de las ins­ta­la­das en la to­rre, mar­can­do la ho­ra en pun­to. Dos me­ses an­tes ha­bían co­men­za­do las prue­bas del reloj y, fi­nal­men­te, ya en sep­tiem­bre, los lon­di­nen­ses em­pe­za­ron a es­cu­char el so­ni­do de los cuar­tos de ca­da ho­ra. Se cuen­ta que en aque­llas ta­reas asis­tió co­mo re­lo­je­ro cier­to leo­nés que aten­día al nom­bre de Lo­sa­da y

En la pues­ta a pun­to del me­ca­nis­mo asis­tió cier­to leo­nés que aten­día al nom­bre de Lo­sa­da y que ha­bía al­can­za­do fa­ma con sus re­lo­jes

Su ori­gen ha es­ta­do en­vuel­to en erro­res y mis­te­rio du­ran­te más de un si­glo

que ha­bía al­can­za­do fa­ma con sus re­lo­jes, que lle­va­ban la fir­ma J. R. Lo­sa­da 105 Re­gent St. Lon­don. Cu­rio­sa­men­te, la ma­yor par­te de las fuen­tes que ci­tan el he­cho de que Lo­sa­da ayu­da­ra en la pues­ta en marcha del reloj de la To­rre son de pro­ce­den­cia es­pa­ño­la. Di­ga­mos que, del la­do bri­tá­ni­co, es un te­ma que se to­ca muy de pa­sa­da, con lo que apa­re­cen du­das so­bre el al­can­ce de la ver­da­de­ra im­pli­ca­ción de Lo­sa­da en aque­llas ta­reas, aun­que pa­re­ce fue­ra de sos­pe­cha la par­ti­ci­pa­ción en sí. No es sino una más de las mu­chas nu­bes os­cu­ras en la vi­da de Lo­sa­da, del que se ha con­ta­do mu­cho, pe­ro del que se des­co­no­ce ca­si to­do. Real­men­te, lo que se co­no­ce de la vi­da del re­lo­je­ro Lo­sa­da es­tá muy frag­men­ta­do y re­ple­to de la­gu­nas de di­fí­cil so­lu­ción. Su pro­pio ori­gen ha es­ta­do en­vuel­to en erro­res y mis­te­rio du­ran­te más de un si­glo. Ha­cia el ve­rano de 2016 apa­re­cie­ron en la pren­sa leo­ne­sa di­ver­sos ar­tícu­los en los que se men­cio­na­ban las in­ves­ti­ga­cio­nes de un ve­cino del pue­blo leo­nés Irue­la, Fran­cis­co Ca­ñue­to, que ve­nía lu­chan­do des­de ha­cía más de quin­ce años por es­cla­re­cer la iden­ti­dad del re­lo­je­ro Lo­sa­da. Po­co a po­co las co­sas pa­re­cen ir cua­dran­do y, si­guien­do lo re­co­gi­do por va­rios es­tu­dio­sos de Lo­sa­da, co­mo F. Ja­vier A. Pra­da, po­de­mos ir es­ta­ble­cien­do un cua­dro de los orí­ge­nes del per­so­na­je que nos ocu­pa.

Jo­sé Ro­drí­guez de Lo­sa­da, hi­jo de Mi­guel Ro­drí­guez de Lo­sa­da y Ma­ría Co­ne­je­ro, na­ció en Irue­la el 8 de ma­yo de 1797. Eso al me­nos se de­cía has­ta tiem­pos re­cien­tes pues, se­gún Ca­ñue­to, Lo­sa­da na­ció real­men­te en el mis­mo pue­blo el 19 de mar­zo de 1801 ba­jo el nom­bre de Jo­sé Ma­nuel, “he­re­dan­do” el nom­bre de Jo­sé del pri­mo­gé­ni­to de la fa­mi­lia, que sí ha­bía na­ci­do en 1797 y que ha­bía fa­lle­ci­do sien­do muy pe­que­ño.

Tras más de dos si­glos, la me­mo­ria acer­ca de la ni­ñez de Jo­sé ha que­da­do des­di­bu­ja­da por va­rias le­yen­das. Hay un epi­so­dio, sin em­bar­go, que se men­cio­na por do­quier. Sien­do un cha­val muy jo­ven, Jo­sé da mues­tras de in­ge­nio y de re­bel­día, sa­bien­do que ne­ce­si­ta­rá am­pliar ho­ri­zon­tes más allá de

sus orí­ge­nes leo­ne­ses. Aten­día al ga­na­do fa­mi­liar y, bien fue­re por la pér­di­da de una va­lio­sa pie­za del re­ba­ño, co­mo se re­fie­re en al­gu­nas his­to­rias, o por al­gún otro he­cho os­cu­ro, el jo­ven de­ci­de huir. Rea­pa­re­ce al po­co co­mo agua­dor en Pon­fe­rra­da (hay quien lo si­túa tam­bién en Pue­bla de Sa­na­bria), lu­gar don­de, gra­cias a su fas­ci­na­ción con un reloj pú­bli­co, lla­ma la aten­ción de un re­lo­je­ro lo­cal que le en­se­ña el ofi­cio. Bien, y eso es to­do, por­que el mis­te­rio co­mien­za real­men­te aquí. Jo­sé, sien­do un apli­ca­do apren­diz de re­lo­je­ro, de­ci­de alis­tar­se en el ejér­ci­to y po­co más se su­po de su vi­da has­ta años más tar­de, cuan­do apa­re­ce co­mo afa­ma­do re­lo­je­ro en Londres. ¡To­do un sal­to pa­ra un pas­tor!

EL RELOJ DE GO­BER­NA­CIÓN

Tan pro­di­gio­so fue el as­cen­so de Lo­sa­da el olim­po de los re­lo­je­ros de fa­ma mun­dial que, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en ABC por el pres­ti­gio­so his­to­ria­dor del reloj Luis Mon­ta­ñés el 3 de ju­nio de 1962, se pre­gun­ta­ba “Jo­sé Ro­drí­guez Lo­sa­da, el del reloj de la puerta del Sol, ¿fue real­men­te re­lo­je­ro?”. El men­cio­na­do reloj, tan

Su ori­gen ha es­ta­do en­vuel­to en erro­res y mis­te­rio du­ran­te más de un si­glo

que­ri­do por los ma­dri­le­ños y es­pa­ño­les me­re­ce co­men­ta­rio apar­te, pe­ro an­tes ca­be pre­gun­tar­se, ¿a qué ve­nían es­tas du­das?

Lo co­men­ta­do por Mon­ta­ñés ve­nía a cuen­to de la téc­ni­ca de Lo­sa­da. Pa­ra él, más que in­ven­tor ha­bi­li­do­so, ha­bía si­do un “hom­bre de ne­go­cios que triun­fa fue­ra de Es­pa­ña, en la di­fí­cil In­gla­te­rra. (…) Fue, ade­más, un es­pa­ñol que en nin­gún mo­men­to di­si­mu­ló su na­cio­na­li­dad y que se por­tó con su pa­tria, en va­rias oca­sio­nes, co­mo un pró­cer”. To­do ello por­que, ¿có­mo se con­vier­te un cha­val po­bre que ape­nas es pas­tor y apren­diz de re­lo­je­ro en un fa­mo­so y res­pe­ta­do ar­te­sano que de­ja una gran for­tu­na al mo­rir? Se sa­be que Lo­sa­da fue mi­li­tar du­ran­te el pe­rio­do del Trie­nio Li­be­ral. Y, co­mo li­be­ral con­ven­ci­do, y ac­ti­vo, de­be exi­liar­se en Francia y, más tar­de, ter­mi­na vi­vien­do en Londres. Se cuen­ta que allí reavi­vó su pa­sión por los re­lo­jes tra­ba­jan­do co­mo ayu­dan­te en una afa­ma­da re­lo­je­ría y que, al po­co, “ca­só con la viu­da de un fa­bri­can­te de re­lo­jes”, tal y co­mo re­cuer­da nue­va­men­te Mon­ta­ñés en su ar­tícu­lo. Y he aquí, po­si­ble­men­te, el ori­gen de la for­tu­na de Lo­sa­da. A par­tir de ese mo­men­to, con fir­ma pro­pia y es­ta­ble­ci­mien­to en Londres, el in­tré­pi­do leo­nés co­men­zó a ex­ten­der su red co­mer­cial por me­dio mun­do.

Lo­sa­da es re­cor­da­do por Gal­dós en sus Epi­so­dios Na­cio­na­les co­mo uno de los más co­no­ci­dos exi­lia­dos de la per­se­cu­ción fer­nan­di­na. En la tras­tien­da en su ne­go­cio de Londres se reunían mu­chos com­pa­trio­tas pa­ra dar vi­da a ani­ma­das ter­tu­lias. Con el pa­so de los años, el per­fil po­lí­ti­co de Lo­sa­da se va des­di­bu­jan­do pa­ra dar pa­so al res­pe­ta­do re­lo­je­ro y em­pre­sa­rio. Re­gre­sa a la Es­pa­ña de Isa­bel II en va­rios viajes de ne­go­cios, re­ci­bien­do en­car­gos, entre otras ins­ti­tu­cio­nes, del Ob­ser­va­to­rio de la Ar­ma­da, sien­do muy re­cor­da­dos sus cro­nó­me­tros marinos. Aho­ra bien, si por al­go es re­cor­da­do Lo­sa­da es por el co­no­ci­do co­mo Reloj de Go­ber­na­ción, que el re­lo­je­ro do­nó a Madrid en 1865, e inau­gu­ra­do por Isa­bel II en su cum­plea­ños en 1866. ¡El reloj de la Puerta del Sol! Ahí si­gue, vien­do pa­sar el tiem­po, tra­ba­jan­do sin des­can­so, so­bre to­do ca­da No­che­vie­ja.

Si por al­go es re­cor­da­do Lo­sa­da es por el reloj de la Puerta del Sol, que fue inau­gu­ra­do por Isa­bel II en su cum­plea­ños en 1866

So­bre es­tas lí­neas, un cro­nó­me­tro ma­rino de Lo­sa­da; a la de­re­cha, la crea­ción más re­cor­da­da del re­lo­je­ro, en la Puerta del Sol, que nos acom­pa­ña ca­da No­che­vie­ja.

So­bre es­tas lí­neas, las "tri­pas" del reloj de la Puerta del Sol. A la de­re­cha, fac­tu­ra emi­ti­da por nues­tro per­so­na­je por uno de sus re­lo­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.