Ani­me­ros

Ani­me­ros en la his­to­ria de Es­pa­ña

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MA­DO MAR­TÍ­NEZ

Los ani­me­ros, con me­dio si­glo de his­to­ria a sus es­pal­das, sa­ca­ban a pa­sear las al­mas, pe­dían por su eterno des­can­so, y re­co­rrían los ca­se­ríos dis­pues­tos a hin­car­se de ro­di­llas pa­ra re­zar una ora­ción, in­ter­pre­tar to­na­di­llas a cam­bio de un es­ti­pen­dio des­ti­na­do a las áni­mas o so­me­ter­se a to­da cla­se de prue­bas y pe­ni­ten­cias en los de­no­mi­na­dos bai­les de áni­mas o bai­les de pu­jas. En al­gu­nos lu­ga­res de Es­pa­ña to­da­vía po­de­mos en­con­trar res­tos vi­vos de es­ta an­ti­gua tra­di­ción.

Po­cos ha­blan ya de los ani­me­ros, que sur­gie­ron en Es­pa­ña en la Edad Me­dia, con gran pro­ta­go­nis­mo en la era ba­rro­ca (ss. XVII y XVIII), y ac­tual­men­te prác­ti­ca­men­te ex­tin­tos, de­bi­do a la de­ca­den­cia del vie­jo cul­to de las áni­mas del pur­ga­to­rio o áni­mas ben­di­tas. Pe­ro, ¿cuál era el fin de los ani­me­ros? Su mi­sión no era otra que la de fo­men­tar la ora­ción por las áni­mas ben­di­tas, que a ni­vel po­pu­lar, y den­tro del con­tex­to ca­tó­li­co, son con­si­de­ra­das al­mas erran­tes de los di­fun­tos, se­res ator­men­ta­dos que pre­ci­san que se les rin­da ora­ción por­que se ha­llan atra­pa­das en una es­pe­cie de lim­bo a mi­tad de ca­mino entre el cie­lo y el in­fierno, pe­ro tam­bién entre el mun­do te­rre­nal y di­vino. Un sec­tor im­por­tan­te del cris­tia­nis­mo ase­gu­ra que es­ta­mos mo­ral­men­te obli­ga­dos a re­zar por las áni­mas ben­di­tas del Pur­ga­to­rio, pues son las que so­por­tan el más te­rri­ble de los su­fri­mien­tos y nin­gún otro ser en la vi­da te­rre­na nos ne­ce­si­ta tan­to co­mo ellas.

EN MUR­CIA Y AL­BA­CE­TE

Mur­cia y Al­ba­ce­te son dos de las zo­nas don­de la tra­di­ción de los ani­me­ros tu­vo gran pre­sen­cia: “Las co­fra­días de áni­mas, en los pue­blos y pe­da­nías del tér­mino mu­ni­ci­pal de Ca­ra­va­ca se ocu­pa­ban de or­ga­ni­zar to­da una se­rie de ri­tos ora­cio­na­les re­la­cio­na­dos con las ben­di­tas áni­mas del pur­ga­to­rio, que abar­ca­ba un am­plio es­pec­tro, des­de los ‘ejer­ci­cios de áni­mas’, anual­men­te, du­ran­te el mes de no­viem­bre, pa­san­do por los su­fra­gios men­sua­les, gas­tos de cam­pa­ne­ro que se ocu­pa­ba a diario, y de ma­ña­na, al me­dio­día y a la no­che de ta­ñer el co­no­ci­dos y aún per­du­ra­ble ‘to­que de áni­mas’ (o de ora­ción) –de pro­fun­do pa­ra­le­lis­mo con los ri­tos ora­cio­na­les co­ti­dia­nos de los ára­bes–, ejer­ci­cios e in­ten­cio­nes de mi­sas y un lar­go et­cé­te­ra que los li­bros de cuen­tas de las co­fra­días mues­tran entre sus mo­nó­to­nos asen­ta­mien­tos”, ex­pli­ca­ba Jo­sé An­to­nio Mel­ga­res Guerrero, Cro­nis­ta Ofi­cial de Ca­ra­va­ca. Aquí es don­de en­tra­ban en jue­go las de­no­mi­na­das Cua­dri­llas de Ani­me­ros, com­pues­tas por hom­bres que ta­ñían ins­tru­men­tos de cuer­da, prin­ci­pal­men­te, aun­que a ve­ces tam­bién to­ca­ban al­gún ins­tru­men­to de percusión.

Las Cua­dri­llas de Ani­me­ros re­co­rrían los pue­blos in­ter­pre­tan­do di­fe­ren­tes can­cio­nes po­pu­la­res y pi­dien­do el “agui­lan­do” pa­ra las áni­mas. Se­gún Mel­ga­res, “la pre­sen­cia de la cua­dri­lla siem­pre era bien aco­gi­da por el ve­cin­da­rio y su­po­nía un ra­to de so­laz y di­ver­sión en que se bai­la­ban al son de mú­si­ca, ma­la­gue­ñas, se­gui­di­llas y jo­tas. El ‘agui­lan­do’ se en­tre­ga­ba en me­tá­li­co o en es­pe­cie”. Lo que ha­cían los ani­me­ros cuan­do lle­ga­ban a una lo­ca­li­dad era anun­ciar­se ha­cien­do so­nar una cam­pa­na, al tiem­po que ex­cla­ma­ban: “¡Ave Ma­ría!”, una fór­mu­la muy ha­bi­tual de pe­dir per­mi­so pa­ra en­trar en una ca­sa. En­ton­ces los mo­ra­do­res con­tes­ta­ban con el co­rres­pon­dien­te “¿Quién va?”, al que los ani­me­ros, o más bien el ani­me­ro ma­yor o ma­yor­do­mo, res­pon­día de la si­guien­te ma­ne­ra: “Las Áni­mas Ben­di­tas, ¿se can­ta o se re­za?”. Se­gún Mel­ga­res, de­pen­dien­do de si la fa­mi­lia es­ta­ba guar­dan­do o no luto por al­gún fa­mi­liar

La lle­ga­da de los ani­me­ros a los pue­blos era uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes del año

fa­lle­ci­do, se pro­ce­día a en­to­nar un canto

u otro: “En el pri­mer ca­so, se re­za­ban unas oraciones entre ani­me­ros y familiares; en el se­gun­do ca­so se can­ta­ban uno, dos o tres ani­me­ras (de­pen­dien­do de la ge­ne­ro­si­dad de la fa­mi­lia), y se re­co­gía el agui­nal­do. Si la ge­ne­ro­si­dad del vi­si­ta­do era os­ten­to­sa, se se­guía to­can­do en el in­te­rior de la ca­sa in­clu­so mú­si­ca de otro ti­po pa­ra que el res­to de la fa­mi­lia dan­za­se al rit­mo de las me­lo­días mien­tras la ma­dre in­vi­ta­ba a los mú­si­cos y acom­pa­ñan­tes con dul­ces y li­co­res ca­se­ros (ri­to que en la co­mar­ca se co­no­ce con el nom­bre de ‘ha­cer pas­cua’”.

EL BAI­LE DE LAS ÁNI­MAS

En aque­llos tiem­pos, la lle­ga­da de los ani­me­ros a los pue­blos era uno de los acon­te­ci­mien­tos lú­di­cos más im­por­tan­tes del año y se es­pe­ra­ba con gran an­sía ex­pec­ta­ción. A su pa­so por los cor­ti­jos, las fa­mi­lias con­ta­ban con su vi­si­ta. Es más, si no acu­dían a su cor­ti­jo, lo con­si­de­ra­ban un au­tén­ti­co desaire y fal­ta de con­si­de­ra­ción. El am­bien­te iba ga­nan­do en tono de ce­le­bra­ción fes­ti­va, las gen­tes se­guían la pro­ce­sión de ca­se­río en ca­se­río. To­dos que­rían aga­sa­jar a los ani­me­ros. Cuan­do el jol­go­rio se pro­lon­ga­ba du­ran­te to­da la no­che has­ta el ama­ne­cer, se de­no­mi­na­ba “bai­le de las áni­mas” o “bai­le de pu­jas”. El éxi­to es­ta­ba en­ton­ces ase­gu­ra­do, por­que si es­to su­ce­día, ha­cían bas­tan­te ca­ja y los in­gre­sos eran más cuan­tio­sos, ya que du­ran­te el bai­le de las áni­mas, los mo­zos pu­ja­ban por sa­lir a bailar con al­gu­na de

las mo­zas, o pa­ra que la su­so­di­cha mo­za en cues­tión no bai­la­se con otro. “Los más vie­jos ani­me­ros de la En­car­na­ción, pe­da­nía de Ca­ra­va­ca, re­cuer­dan con agra­do es­tos bai­les afir­man­do que a ve­ces se les obli­ga­ba a pa­sar la no­che en­te­ra to­can­do y bai­lan­do sin pa­rar, y de­man­dan­do a los mú­si­cos las más ra­ras si­tua­cio­nes pa­ra jus­ti­fi­car el do­na­ti­vo, ta­les co­mo ha­cer­los to­car en la bó­ve­da de un horno, acos­ta­dos en el sue­lo e in­clu­so en­ca­ra­ma­dos en las ra­mas de un ár­bol”, con­ta­ba Mel­ga­res, y era ne­ce­sa­rio ac­ce­der a to­da es­ta suer­te de ca­pri­chos so pe­na del vie­jo di­cho po­pu­lar que ame­na­za­ba con aque­llo de que las áni­mas no per­do­nan.

Si­guien­do el tra­ba­jo de Juan Fran­cis­co Jor­dán Mon­tés, y en re­la­ción a los ani­me­ros co­no­ci­dos co­mo Los Dan­zan­tes de Is­so (He­llín-Al­ba­ce­te), cu­ya ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral to­da­vía si­gue vi­va, apren­de­mos que los bai­les de pu­jas po­dían lle­gar a su­po­ner una au­tén­ti­ca pe­ni­ten­cia y hu­mi­lla­ción pa­ra los ani­me­ros: “Los ve­ci­nos les exi­gían que su­pe­ra­sen una se­rie de pe­que­ñas prue­bas, jo­co­sas, que los ani­me­ros de­bían acep­tar y rea­li­zar sin pro­tes­ta al­gu­na […] Es­ta im­po­si­ción, acep­ta­da y asu­mi­da en si­len­cio exi­gía un pro­fun­do con­ven­ci­mien­to de su la­bor re­li­gio­sa, de su mi­sión y obli­ga­ción a las áni­mas ben­di­tas y a los an­te­pa­sa­dos di­fun­tos, so­bre to­do si aten­de­mos al ca­rác­ter del or­gu­llo­so es­pa­ñol. An­tro­po­ló­gi­ca­men­te el da­to es muy re­ve­la­dor y ex­tre­ma­da­men­te in­tere­san­te […] Úni­ca­men­te el que su­fre pue­de ayu­da a so­por­tar el su­fri­mien­to de las áni­mas ben­di­tas; úni­ca­men­te los pu­ros de co­ra­zón pue­den re­di­mir a los con­de­na­dos tem­po­ral­men­te en el Pur­ga­to­rio”.

LOS CAS­CA­BO­RROS DE LA PUE­BLA DE DON FADRIQUE

En el pue­blo gra­na­dino de La Pue­bla los ani­me­ros arras­tran una tra­di­ción un tan­to más be­li­co­sa, de­bi­do a las te­mi­das mi­li­cias de Cas­ca­bo­rras, fun­da­das con an­te­rio­ri­dad al 1491 con el fin de

Los cas­ca­bo­rros es­ta­ban au­to­ri­za­dos a pe­gar a quie­nes no les da­ban li­mos­na o eran po­co ge­ne­ro­sos

La Pue­bla de don Fadrique si­gue man­te­nien­do vi­va la tra­di­ción, prác­ti­ca­men­te in­tac­ta

im­po­ner orden en aque­llas tie­rras cris­tia­nas ame­na­za­das por los ára­bes. Pe­ro, ¿quié­nes eran los Cas­ca­bo­rras? Se tra­ta­ba de un gru­po de cua­tro o cin­co hom­bres que no re­ci­bían nin­gún es­ti­pen­dio por su la­bor, así que es­ta­ban obli­ga­dos a pe­dir li­mos­na pa­ra sub­sis­tir, a cam­bio de su tra­ba­jo. Lo más cu­rio­so es que es­ta­ban au­to­ri­za­dos a pe­gar con la cas­ca­bo­rra a los que no les da­ban li­mos­na o eran po­co ge­ne­ro­sos con la mis­ma. La palabra “cas­ca­bo­rra” pro­ce­de, de he­cho, de cas­car, es de­cir, de pe­gar. Tam­bién es­ta­ban au­to­ri­za­dos a ex­pul­sar a los mo­ris­cos pa­sa­da la fe­cha au­to­ri­za­da de per­ma­nen­cia en el lu­gar. En el año 1515, por al­gún mis­te­rio­so mo­ti­vo des­co­no­ci­do, des­apa­re­cie­ron, pe­ro vol­vie­ron a sur­gir en el 1537, has­ta que en 1543 se fun­die­ron con la Her­man­dad de las Áni­mas Ben­di­tas del Pur­ga­to­rio. La tra­di­ción mar­ca­ba que, lle­ga­das las fies­tas de­cem­bri­nas, los ani­me­ros sa­lie­ran a re­co­rrer las ca­lles de La Pue­bla acom­pa­ña­dos por los cam­pa­ni­lle­ros.

La Pue­bla de don Fadrique si­gue man­te­nien­do vi­va la tra­di­ción, prác­ti­ca­men­te in­tac­ta. Al lle­gar a las ca­sas, los Cas­ca­bo­rros ex­cla­man: “¡Las Áni­mas Ben­di­tas!”. En­ton­ces, se re­za una sal­ve en la puerta o se to­ca mú­si­ca en el in­te­rior de la vi­vien­da, pa­ra más jol­go­rio, se­gún la vo­lun­tad de la fa­mi­lia. Pe­ro lo más lla­ma­ti­vo de es­ta co­mi­ti­va de ani­me­ros es que van se­gui­dos por los Cas­ca­bo­rras, ves­ti­dos con atuen­dos bi­za­rros y por­tan­do unos lá­ti­gos de cue­ro con los que gol­pean – se di­ce que ami­ga­ble­men­te–, a quie­nes no dan li­mos­na pa­ra la Her­man­dad de las Áni­mas. Cuan­do se les da el di­ne­ro, el Cas­ca­bo­rra co­rres­pon­de ex­cla­man­do: “¡Las áni­mas te lo pa­guen!”. En el cu­rio­so des­fi­le de per­so­na­jes par­ti­ci­pan otros per­so­na­jes, dos al­cal­des, un se­cre­ta­rio y dos mi­nis­tros, lla­ma­dos los Inocen­tes, ves­ti­dos con in­du­men­ta­rias na­po­leó­ni­cas, de­bi­do al he­cho de que en 1804, du­ran­te la in­va­sión fran­ce­sa, se sus­pen­die­ron es­tos ac­tos, vol­vién­do­se a ins­tau­rar pos­te­rior­men­te en 1813 a ini­cia­ti­va de Fray Ge­rar­do de Mue­la, quien con­si­guió del rey Fer­nan­do VII una cé­du­la real en la que trans­fe­ría los po­de­res de au­to­ri­dad del pue­blo a la Her­man­dad du­ran­te los días de la ce­le­bra­ción, a tra­vés de una cá­ma­ra de dipu­tados com­pues­ta por la ci­ta­da Cua­dri­lla de Inocen­tes, ves­ti­dos aún se­gún el pro­to­co­lo de aque­lla épo­ca, con le­vi­tas y som­bre­ros na­po­leó­ni­cos.

La Pue­bla de Fadrique tie­ne su pro­pia Ca­sa de Áni­mas, un lu­gar don­de se ce­le­bran reunio­nes, se ad­mi­nis­tran los fon­dos re­cau­da­dos pa­ra arre­glos del ce­men­te­rio y otros me­nes­te­res re­la­cio­na­dos con las áni­mas y asun­tos so­cia­les, entre otros. Allí se ce­le­bran tam­bién los bai­les de áni­mas y bai­les de pu­jas, se be­be cuer­va y se co­me co­chi­ni­llo asa­do.

En el des­fi­le par­ti­ci­pan otros per­so­na­jes, dos al­cal­des, un se­cre­ta­rio y dos mi­nis­tros, lla­ma­dos los Inocen­tes

El Archivo de los Agui­lan­de­ros de Ba­rran­da con­tie­ne imá­ge­nes de cua­dri­llas co­mo es­ta, en la que va­rios mú­si­cos to­can el vio­lín y el laúd, re­vi­ta­li­zan­do así la tra­di­ción ani­me­ra mur­cia­na. Aba­jo, otra cua­dri­lla en Ca­ra­va­ca en 1976.

A la iz­quier­da, dan­zan­tes de Is­so (fo­to: re­vis­ta Zaho­ra). Arri­ba, en pri­mer tér­mino, la igle­sia del Sal­va­dor en Ca­ra­va­ca de la Cruz. A la de­re­cha, la ca­sa de Áni­mas en La Pue­bla de Fadrique y, aba­jo, un gru­po de cas­ca­bo­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.