Así eran los Ter­cios

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER GAR­CÍA DE GABIOLA

¿Có­mo se ac­ce­día a es­tas uni­da­des? ¿Quié­nes la con­for­ma­ban? ¿Có­mo iban equi­pa­das? ¿Qué es­ce­na­rios tem­bla­ron an­te el po­de­río de sus ar­mas? ¿De ver­dad su efi­ca­cia ha­bía mer­ma­do en el si­glo XVII? En nues­tro te­ma de por­ta­da, nos me­te­mos en la piel de un sol­da­do de los Ter­cios y char­la­mos con uno de los in­ves­ti­ga­do­res que más los ha es­tu­dia­do, Fer­nan­do Martínez Laí­nez.

Don Die­go Alatriste y Te­no­rio, el cé­le­bre per­so­na­je de Ar­tu­ro Pé­rez Re­ver­te, fue un ca­pi­tán pro­to­tí­pi­co de los ter­cios es­pa­ño­les du­ran­te el si­glo XVII. Su ca­rre­ra mi­li­tar, des­de el ase­dio de Bre­da en 1625 has­ta la ba­ta­lla de Ro­croi de 1643, en la que el per­so­na­je en­cuen­tra la muer­te, re­fle­ja con cla­ri­dad la tra­yec­to­ria de los ter­cios ba­jo el rei­na­do de Fe­li­pe IV, la épo­ca de la su­pues­ta de­ca­den­cia del im­pe­rio es­pa­ñol. Sin em­bar­go, ¿có­mo era la vi­da en los ter­cios? ¿Has­ta qué pun­to es­tas uni­da­des fue­ron o no su­pe­ra­das por las nue­vas for­ma­cio­nes de com­ba­te de los ri­va­les de España, los re­gi­mien­tos?

Ha­bía lle­ga­do la hora. Cuan­do se ne­ce­si­ta­ban nue­vos sol­da­dos el Con­se­jo de Gue­rra, por de­le­ga­ción del rey, con­vo­ca­ba en pri­mer lu­gar un con­cur­so pa­ra la de­sig­na­ción de ca­pi­ta­nes, ca­da uno de los cua­les de­bía le­van­tar una com­pa­ñía de unos 250 hom­bres. El sis­te­ma era tre­men­da­men­te abier­to y me­ri­to­crá­ti­co, ya que cual­quier sol­da­do ve­te­rano co­mo Alatriste po­día pe­dir la li­cen­cia a su ge­ne­ral y pre­sen­tar­se al con­cur­so de mé­ri­tos en la Cor­te. Allí, en el Con­se­jo de Gue­rra, nues­tro Alatriste en­tre­ga­ría su ho­ja de ser­vi­cios, for­ma­da por los di­ver­sos cer­ti­fi­ca­dos que ha­bía re­ci­bi­do a lo lar­go de los años de su ca­pi­tán, e in­clu­so a ve­ces, en ca­sos de enor­me mé­ri­to, del pro­pio maes­tre de cam­po, vi­rrey o ca­pi­tán ge­ne­ral de las ar­mas. Al no ha­ber co­pias ni un ar­chi­vo cen­tral, ca­da sol­da­do lle­va­ba en­ci­ma to­do su ex­pe­dien­te de por vi­da en­ro­lla­do y me­ti­do en un ca­nu­to de ho­ja­la­ta cu­bier­to de ce­ra pa­ra pre­ser­var­lo de la hu­me­dad. Allí es­ta­ba to­da la vi­da de Alatriste y su fu­tu­ro, de mo­do que si per­día el ci­lin­dro o los do­cu­men­tos se es­tro­pea­ban ten­dría que em­pe­zar de ce­ro. El Con­se­jo de Gue­rra ana­li­za­ba la do­cu­men­ta­ción y con­ce­día au­dien­cia al as­pi­ran­te pa­ra en­tre­vis­tar­le. Si lo da­ban por vá­li­do, el Con­se­jo re­co­men­da­ba en­ton­ces al rey pa­ra que lo hi­cie­ra ca­pi­tán, y és­te era quien ex­pe­día y fir­ma­ba la pa­ten­te de nom­bra­mien­to. Allí tam­bién se es­ta­ble­cía cuál se­ría su suel­do, de quién de­be­ría re­ci­bir­lo (ge­ne­ral­men­te del maes­tre de cam­po o ti­tu­lar del nue­vo ter­cio que se iba a for­mar) y fi­nal­men­te, se le or­de­na­ba me­dian­te una “con­du­ta” el re­clu­ta­mien­to de la com­pa­ñía en una zo­na de­ter­mi­na­da del reino. Al­gu­nos au­to­res se re­fie­ren a es­ta pa­la­bra co­mo “con­duc­ta” pe­ro a mi en­ten­der pro­ba­ble­men­te en su ori­gen es una cas­te­lla­ni­za­ción de la pa­la­bra ita­lia­na “con­dot­ta”, es­to es, la com­pa­ñía de mer­ce­na­rios con­tra­ta­da por un con­do­tie­ro en los si­glos XIV y XV.

El ca­pi­tán pa­sa­ba en­ton­ces por la Pa­ga­du­ría Real don­de re­ci­bía una can­ti­dad en mo­ne­das de oro pa­ra dar un an­ti­ci­po con el que ten­tar a los nue­vos re­clu­tas pa­ra alis­tar­se.

El Con­se­jo de Gue­rra ana­li­za­ba la do­cu­men­ta­ción y con­ce­día au­dien­cia al as­pi­ran­te pa­ra en­tre­vis­tar­lo

Ge­ne­ral­men­te era en­ton­ces cuan­do el nue­vo ca­pi­tán, al ha­ber­se co­rri­do la voz de su nom­bra­mien­to, re­ci­bía la vi­si­ta de fa­mi­lia­res, ami­gos, u otros ve­te­ra­nos que no hu­bie­ran ob­te­ni­do la ca­pi­ta­nía pa­ra ro­gar­le que con­ta­ra con ellos co­mo sus man­dos sub­al­ter­nos. No en vano, su suel­do se­ría de en­tre 6 y 15 es­cu­dos, es de­cir 2 o 3 ve­ces ma­yor que el de un sol­da­do, pe­ro aun así le­jos de los 40 de un ca­pi­tán. El ca­pi­tán ele­gía en­ton­ces li­bre­men­te a su pla­na ma­yor, for­ma­da por un pa­je, un al­fé­rez o te­nien­te (el se­gun­do al man­do, por­ta­dor de la ban­de­ra de la com­pa­ñía en com­ba­te y que de­bía ve­lar por que és­ta no se per­die­ra en la lu­cha), un in­sig­nia (por­ta­dor de la ban­de­ra de la com­pa­ñía en tiem­pos de paz o en mar­cha), un sar­gen­to, dos tam­bo­res, un gaitero o pí­fano, un ca­pe­llán, un fu­rier o co­mi­sa­rio or­de­na­dor y un bar­be­ro. Por de­ba­jo de es­ta “pri­me­ra pla­na” se de­sig­na­ban 9 ca­bos pa­ra man­dar las res­pec­ti­vas sec­cio­nes de 25 sol­da­dos en que es­ta­ba di­vi­di­da la com­pa­ñía, aun­que se­gún al­gu­nos au­to­res es­tos ca­bos eran de­sig­na­dos más tar­de en­tre los pro­pios re­clu­tas. A con­ti­nua­ción el ca­pi­tán pre­pa­ra­ba y di­se­ña­ba su ban­de­ra li­bre­men­te me­dian­te una sá­ba­na. Eso sí, se exi­gía que es­tu­vie­ra cru­za­da de es­qui­na a es­qui­na por una cruz de San Andrés ro­ja, que era el co­lor de España.

EL RE­CLU­TA­MIEN­TO

Nues­tro Alatriste con to­da su pla­na ma­yor se di­ri­gía en­ton­ces a la zo­na de re­clu­ta­mien­to es­ta­ble­ci­da en la pa­ten­te pa­ra ini­ciar las le­vas de bi­so­ños o re­clu­tas. El nom­bre de bi­so­ño ve­nía de las pa­la­bras “fa bi­sogno” en ita­liano, o “hay ne­ce­si­dad”, que en­ca­be­za­ban las lis­tas en las que se men­cio­na­ban el nú­me­ro de sol­da­dos que fal­ta­ban en ca­da com­pa­ñía. Por ello a los nue­vos re­em­pla­zos se les lla­ma­ba fa­bi­so­ños y lue­go bi­so­ños. Ge­ne­ral­men­te, pa­ra par­tir a Ita­lia se re­clu­ta­ban las tro­pas en la zo­na orien­tal de Cas­ti­lla y en el Reino de Ara­gón; pa­ra Flan­des en Cas­ti­lla y los puer­tos del Can­tá­bri­co; y pa­ra las In­dias en An­da­lu­cía y el sur de España.

El ca­pi­tán, al lle­gar a uno de los pue­blos de­sig­na­dos se en­tre­vis­ta­ba con las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, ya fue­ra el co­rre­gi­dor o los re­gi­do­res, y les en­se­ña­ba su pa­ten­te. Es­tos que­da­ban obli­ga­dos a ayu­dar­le en su la­bor y le ce­dían un edi­fi­cio pa­ra ini­ciar las le­vas, ge­ne­ral­men­te una po­sa­da o ca­sa va­cía, y así cus­to­diar a los bi­so­ños has­ta que com­ple­ta­sen el nú­me­ro re­que­ri­do. Se re­co­men­da­ba que el pro­ce­so no du­ra­ra más de 20 días por ca­da pue­blo si no se que­ría ver co­mo los re­cién re­clu­ta­dos se can­sa­ban y em­pe­za­ban a de­ser­tar. Allí se plan­ta­ba la pla­na ma­yor jun­to con la ban­de­ra de la com­pa­ñía y los tam­bo­res em­pe­za­ban con los re­do­bles pa­ra atraer a la gen­te del pue­blo. En la so­se­ga­da vi­da ru­ral del XVII es­to era to­do un acon­te­ci­mien­to y no tar­da­ba en pre­sen­tar­se to­do el pue­blo y en apa­re­cer los vo­lun­ta­rios al ver al ca­pi­tán y a su pla­na ves­ti­dos de for­ma lla­ma­ti­va y com­ple­ta­men­te ar­ma­dos. Así, Cal­de­rón de la Bar­ca ha­rá ex­cla­mar en el Al­cal­de de Za­la­mea al hi­jo del re­gi­dor: “¡Qué ga­lán,

En mu­chos paí­ses era fre­cuen­te ha­cer ba­ti­das en posadas pa­ra lle­var­se a los re­clu­tas a la fuer­za. En España fue vo­lun­ta­rio has­ta 1620

qué alen­ta­do, que en­vi­dia ten­go del tra­je de sol­da­do!”

LA PA­SIÓN POR EL SER­VI­CIO

Si en otros paí­ses era fre­cuen­te ha­cer ba­ti­das en posadas pa­ra lle­var­se a la fuer­za a los re­clu­tas, en España el pro­ce­so fue vo­lun­ta­rio has­ta 1620. A par­tir de esa fe­cha se em­pe­zó tam­bién a re­clu­tar a la fuer­za. Pa­ra la ex­pe­di­ción de Oquen­do de 1639 por lo me­nos un 10% de la tro­pa eran co­ru­ñe­ses ca­sa­dos alis­ta­dos por coac­ción. Aun así, el grue­so de la tro­pa se­guía sien­do vo­lun­ta­rio y el ca­pi­tán ele­gía a los sol­da­dos en­tre hom­bres de 20 y 40 años tras com­pro­bar que es­ta­ban sa­nos y eran sol­te­ros. Allí, se­gún las or­de­nan­zas de 1632 se ano­ta­ba el nom­bre del sol­da­do que “sen­ta­ba pla­za”, y una bre­ve des­crip­ción fí­si­ca del mis­mo pa­ra con­tro­lar de­ser­cio­nes o frau­des por su­plan­ta­ción de iden­ti­dad (por ejem­plo, ru­bio, tuer­to, o con ci­ca­triz en la ca­ra, y po­co más), y ca­da sol­da­do re­ci­bía una

pri­me­ra pa­ga por ade­lan­ta­do de uno o dos es­cu­dos.

Sor­pren­den­te­men­te, la ca­rre­ra de las ar­mas en la in­fan­te­ría de los ter­cios era muy po­pu­lar en España, y en­tre los in­fan­tes se po­día en­con­trar a gen­tes de to­da ex­trac­ción so­cial, al­go que asom­bra­ba en el ex­tran­je­ro por su igua­li­ta­ris­mo. Así, de las lis­tas de re­clu­ta­mien­to con­ser­va­das se ha com­pro­ba­do que al me­nos un 25% de los bi­so­ños usa­ban el “Don” de­lan­te del nom­bre, lo que les de­la­ta co­mo ba­chi­lle­res o hi­dal­gos de la pe­que­ña no­ble­za, y de he­cho en­tre ellos abun­da­ban los li­cen­cia­dos co­mo Cer­van­tes, Lo­pe de Ve­ga o Cal­de­rón de la Bar­ca, e in­clu­so miem­bros de la me­dia y al­ta no­ble­za co­mo los Du­ques de Osuna o Pastrana, que sir­vie­ron co­mo sim­ples sol­da­dos.

Una vez re­clu­ta­da la com­pa­ñía en va­rios pue­blos de la re­gión, el ca­pi­tán mar­cha­ba con ella a la ciu­dad o puer­to

La ca­rre­ra de las ar­mas en la in­fan­te­ría de los ter­cios era muy po­pu­lar y en­tre los in­fan­tes se po­día en­con­trar gen­te de to­da ex­trac­ción so­cial

En la ba­ta­lla de Pa­vía, re­pre­sen­ta­da en es­te ta­piz de Van Or­ley, las tro­pas de Car­los V ven­cie­ron a las fran­ce­sas.

du­ran­te la ba­ta­lla de Niew­poort, co­no­ci­da co­mo la pri­me­ra ba­ta­lla de las Du­nas.

De­ta­lle de un es­cua­drón de pi­cas per­te­ne­cien­te a un ta­piz de la se­rie de Ver­me­yen so­bre la con­quis­ta deTú­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.