El equi­pa­mien­to

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES -

LO PRI­ME­RO QUE ADQUIRIRÍAN los sol­da­dos se­ría ro­pa con la que com­ple­tar la su­ya pro­pia. Pa­ra ves­tir a los sol­da­dos, ya fue­ra en ori­gen (España) o en des­tino (Flan­des) el go­bierno ha­cía con­cur­sos con asen­tis­tas en los que se les pre­sen­ta­ba un equi­pa­mien­to tí­pi­co que de­bía pro­veer en gran­des can­ti­da­des, co­mo por ejem­plo, un mi­llar de equi­pos igua­les. Por ejem­plo en 1594 fue­ron un ga­bán, cal­zo­nes, cha­que­ta, ca­mi­sa, ro­pa in­te­rior y me­dias en tan só­lo dos ta­llas, “gran­de” y “pe­que­ña”.Sin em­bar­go, es­tos no eran au­tén­ti­cos uni­for­mes, que no apa­re­ce­rían has­ta fi­na­les del XVII, ya que se da­ba li­ber­tad al asen­tis­ta pa­ra ele­gir el co­lor de sus equi­pos o in­clu­so di­fe­ren­tes co­lo­res den­tro del mis­mo lo­te de equi­pos, de mo­do que és­te pu­die­ra sa­car más be­ne­fi­cio al po­der apro­ve­char res­tos de di­fe­ren­tes lo­tes de te­las an­te­rio­res. Los úni­cos dis­tin­ti­vos acep­ta­dos y exi­gi­dos eran que se lle­va­ra o la cruz de San Andrés, o un pa­ñue­lo, bu­fan­da o fa­ja ro­ja, o plu­mas ro­jas en el som­bre­ro. En cuan­to al cal­za­do, se con­si­de­ra­ba nor­mal que un sol­da­do gas­ta­ra dos pa­res al año, de­bien­do re­po­ner­los de su bol­si­llo cuan­do és­tos se des­gas­ta­ran.

A con­ti­nua­ción ve­nía la ad­qui­si­ción del ar­ma­men­to, que es­ta­ba más re­gla­do y de­pen­día del ti­po de sol­da­do de que se tra­ta­se. En prin­ci­pio, la pi­ca era con­si­de­ra­da la rei­na de las

ba­ta­llas (de he­cho mu­chos no­bles sir­vie­ron co­mo pi­que­ros a pie, co­mo lo hi­zo el pro­pio Car­los V en al­gu­na oca­sión). So­lía al­can­zar los 5,5 me­tros de lar­go, y es­ta­ba for­ma­da por un as­ta de ma­de­ra de fresno que cul­mi­na­ba en una ho­ja de hie­rro. De di­fí­cil ma­ne­jo por su pe­so (unos 5 ki­los) y so­bre to­do su lon­gi­tud, era uti­li­za­da tan­to pa­ra crear un bos­que de lan­zas que im­pi­die­ra el ata­que de la ca­ba­lle­ría (en ese caso se co­lo­ca­ba apo­ya­da en el sue­lo en un án­gu­lo de 45 gra­dos con la otra mano en el po­mo de la es­pa­da, to­da­vía en­vai­na­da, ya que era fre­cuen­te que los ji­ne­tes en su car­ga rom­pie­ran la pi­ca y tu­vie­ra que re­cu­rrir a la es­pa­da a con­ti­nua­ción) o con­tra otros pi­que­ros (en ese caso la pi­ca se asía con las dos ma­nos a la al­tu­ra de la ca­de­ra, en ho­ri­zon­tal). Al­gu­nos de los pi­que­ros, los lla­ma­dos co­se­le­tes, ade­más es­ta­ban pro­te­gi­dos por una ar­ma­du­ra com­pues­ta por un yel­mo (de me­nor a ma­yor pro­tec­ción, un ca­pa­ce­te, un mo­rrión o una ce­la­da), pe­to, es­pal­dar, bra­za­les, ma­no­plas y es­car­ce­las en los mus­los. En cuan­to al cas­co, el tí­pi­co mo­rrión de los con­quis­ta­do­res con un ala ter­mi­na­da en sen­das pun­tas de­lan­te y de­trás y co­ro­na­do por un sa­lien­te en la par­te de arri­ba, era en reali­dad de ori­gen ita­liano, aun­que fue muy uti­li­za­do en España y en prác­ti­ca­men­te to­dos los ejér­ci­tos de Eu­ro­pa. El mo­rrión tí­pi­ca­men­te es­pa­ñol era dis­tin­to, más bien alar­ga­do ha­cia arri­ba y sin ape­nas vue­lo en el ala, sien­do una de­ri­va­ción del ca­pa­ce­te cas­te­llano. El di­se­ño de am­bos cas­cos es­ta­ba pen­sa­do pa­ra que los gol­pes de es­pa­da y lan­za res­ba­la­ran so­bre su su­per­fi­cie pa­ra no lle­gar a im­pac­tar, y el ala o vue­lo del yel­mo es­ta­ba idea­do pa­ra que al des­cen­der el gol­pe por la su­per­fi­cie del cas­co no aca­ba­ra en la ca­ra del sol­da­do, sino que fue­ra des­via­do ha­cia afue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.