So­bre­vi­vien­do en los ter­cios

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES -

EN EL DÍA A DÍA, los sol­da­dos eran alo­ja­dos de tres for­mas di­fe­ren­tes: lo más in­có­mo­do era la ubi­ca­ción en tien­das de cam­pa­ña, ge­ne­ral­men­te cuan­do los ter­cios se en­con­tra­ban mar­chan­do cam­po a tra­vés en mi­tad de una gue­rra. A ve­ces se cons­truían alo­ja­mien­tos im­pro­vi­sa­dos de ma­de­ra co­mo cuan­do se rea­li­za­ban ope­ra­cio­nes de ase­dio, y de es­te mo­do las tro­pas so­por­ta­ban mal que bien las pe­na­li­da­des del in­vierno, que po­dían ser te­rri­bles. Spí­no­la lle­gó a per­der 2/3 de sus sol­da­dos du­ran­te el ase­dio de Ber­gen-op-Zoom de 1622. Cuan­do marchaban en te­rri­to­rio pro­pio o a lo lar­go del Ca­mino Es­pa­ñol, los sol­da­dos se alo­ja­ban en ca­sas par­ti­cu­la­res de­sig­na­das por el fu­rriel. És­te en­tre­ga­ba un va­le al pro­pie­ta­rio por el cual lue­go és­te era pa­ga­do por el ejér­ci­to por el ser­vi­cio de alo­ja­mien­to de has­ta 5 sol­da­dos por ca­sa. Es­te es­ta­ba obli­ga­do a ofre­cer un jer­gón de pa­ja, agua, acei­te pa­ra las ar­mas, vinagre co­mo de­sin­fec­tan­te, sal y lum­bre a ca­da sol­da­do. Fi­nal­men­te, lo más có­mo­do eran los alo­ja­mien­tos es­ta­bles en ba­rra­cas o cá­ma­ras per­ma­nen­tes cons­trui­das en las for­ti­fi­ca­cio­nes, don­de per­noc­ta­ban has­ta 8 com­pa­ñe­ros, dan­do lu­gar a la voz “ca­ma­ra­das” o com­pa­ñe­ros de cá­ma­ra. La ali­men­ta­ción era fru­gal, el lla­ma­do pan de mu­ni­ción o 3 li­bras de pan ca­da dos días. A ve­ces los asen­tis­tas adul­te­ra­ban la co­mi­da y lle­ga­ban a in­cluir tro­zos de ye­so en­tre la ha­ri­na dán­do­se ca­sos de in­to­xi­ca­cio­nes ma­si­vas e in­clu­so muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.