Top Spain... Fer­nan­do Vi­llaa­mil

Fer­nan­do Vi­llaa­mil, ma­rino e in­ven­tor, es cé­le­bre por ha­ber di­se­ña­do y ca­pi­ta­nea­do el pri­mer des­truc­tor de la his­to­ria, así co­mo por mos­trar su pa­sión por la na­ve­ga­ción a tra­vés del pri­mer via­je al­re­de­dor del mun­do de un bu­que-es­cue­la a ve­la es­pa­ñol.

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ALEJANDRO PO­LAN­CO MA­SA

No se­ría ex­tra­ño pen­sar que esa cla­se de na­víos mi­li­ta­res co­no­ci­da co­mo des­truc­to­res hin­ca sus raí­ces en la tra­di­ción ma­ri­na bri­tá­ni­ca, o pue­de que in­clu­so en la de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. Los des­truc­to­res tie­nen di­ver­sos pre­cur­so­res, pe­ro fue un es­pa­ñol quien alum­bró el pri­mer bar­co de es­ta cla­se ple­na­men­te ope­ra­ti­vo y pen­sa­do des­de un pri­mer mo­men­to en las ta­reas que les son pro­pias. Pe­ro, an­tes de pa­sar a des­gra­nar al­gu­nos de­ta­lles acer­ca del

Tu­vo in­ge­nio des­de muy pe­que­ño, y en­con­tró mul­ti­tud de opor­tu­ni­da­des pa­ra de­mos­trar­lo a lo lar­go de su vi­da. So­bre­sa­lió por sí mis­mo

men­cio­na­do bar­co, vea­mos quién se en­con­tra­ba de­trás de la in­ven­ción.

Cier­ta­men­te, in­ge­nio tu­vo des­de muy pe­que­ño, y en­con­tró mul­ti­tud de opor­tu­ni­da­des pa­ra de­mos­trar­lo a lo lar­go de su vi­da. Fer­nan­do Vi­llaa­mil, que así se lla­ma­ba el per­so­na­je que nos acom­pa­ña a tra­vés de es­tas le­tras, siem­pre re­cor­dó, por en­ci­ma de cual­quier aven­tu­ra mi­li­tar o in­clu­so po­lí­ti­ca, cier­to via­je al­re­de­dor del planeta a bor­do de un bu­que es­cue­la a ve­la, en un mun­do en el que el va­por ya lo ha­bía con­quis­ta­do to­do. El de­ta­lle es im­por­tan­te, por­que aquel ma­rino, aun­que siem­pre mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro, no de­jó nun­ca de la­do cier­ta ve­na ro­mán­ti­ca que le ha­cía ver en los fun­da­men­tos de la na­ve­ga­ción tra­di­cio­nal una ba­se de in­elu­di­ble apren­di­za­je. Esa mez­cla ex­plo­si­va de in­quie­tud, in­ge­nio y tra­di­ción na­ció en una pa­rro­quia as­tu­ria­na per­te­ne­cien­te por en­ton­ces al con­ce­jo de Cas­tro­pol (hoy de­pen­dien­te del con­ce­jo de Ta­pia de Ca­sa­rie­go) el 23 (o 24 se­gún al­gu­nas fuen­tes) de no­viem­bre de 1845. Ese lu­gar, Se­ran­tes, vio cre­cer a Fer­nan­do Vi­llaa­mil Fer­nán­dez-Cue­to en­tre mil tras­ta­das. Pro­ce­día de una fa­mi­lia de bue­na po­si­ción ve­ni­da a me­nos, sien­do el ter­ce­ro de los ocho hi­jos que en to­tal tu­vo un abo­ga­do y te­nien­te co­ro­nel re­ti­ra­do, Fermín Vi­llaa­mil y Can­cio, que po­seía la ex­tra­ña ha­bi­li­dad de ir per­dien­do el pa­tri­mo­nio fa­mi­liar sin re­me­dio en­tre plei­tos y líos po­lí­ti­cos. Pa­ra un ni­ño na­ci­do en un am­bien­te aco­mo­da­do, el ver có­mo to­do lo que co­no­cía se iba per­dien­do, fue muy du­ro. Des­de aque­llos tem­pra­nos mo­men­tos, Fer­nan­do qui­so so­bre­sa­lir por sí mis­mo, sin de­pen­der de na­die más. Por un la­do, era su pro­pio ar­dor de ex­plo­ra­dor lo que le im­pul­sa­ba a se­guir ade­lan­te y, por otro, re­sul­tó que no le que­da­ba más re­me­dio, en me­dio de la ame­na­za de rui­na que se vi­vía en la fa­mi­lia.

LA PRE­CO­CI­DAD DE UN GENIO

El caso es que, con ga­nas de co­mer­se el mun­do, el pe­que­ño Fer­nan­do co­mien­za con ape­nas on­ce años de edad a es­tu­diar ma­te­má­ti­cas y náu­ti­ca en Ri­ba­deo. Ha­bía pla­nea­do ha­cer el ba­chi­lle­ra­to en Ovie­do, pe­ro el Can­tá­bri­co que le vie­ra na­cer le re­cla­mó des­de el pri­mer mo­men­to. Sí, nues­tro aven­tu­re­ro so­ña­ba con ser ma­rino, por lo que aban­do­na to­do pa­ra in­gre­sar en el ve­rano de 1861 en el Co­le­gio Na­val de la Ar­ma­da de San Fer­nan­do, en Cá­diz. No era un lo­gro me­nor pa­ra un cha­val de ape­nas quin­ce años. Sien­do ya guar­da­ma­ri­na de se­gun­da cla­se, al año si­guien­te de su in­gre­so, co­mien­za a rea­li­zar prác­ti­cas na­va­les en di­ver­sos bar­cos de la Ar­ma­da. As­cien­de con ra­pi­dez a guar­da­ma­ri­na de pri­me­ra cla­se, via­ja a Amé­ri­ca y com­ba­te en Puer­to Ri­co y San­to Do­min­go.

Fer­nan­do Vi­llaa­mil ya ha he­cho his­to­ria y gra­cias a su tra­ba­jo se ha ilu­mi­na­do el ca­mino de to­da una ge­ne­ra­ción de ge­nios

Tras una bre­ve es­tan­cia en su As­tu­rias na­tal, don­de rea­li­za va­rios es­tu­dios acer­ca de los puer­tos del Can­tá­bri­co, pa­sa a ser des­ti­na­do a Fi­li­pi­nas, ya con el gra­do de al­fé­rez de na­vío. Era el año 1867, mo­men­to en el que con­ti­núa su as­cen­so, lo­gra el man­do de sus dos pri­me­ras na­ves y, siem­pre ha­cia ade­lan­te, re­gre­sa a tie­rras pe­nin­su­la­res sien­do un fla­man­te te­nien­te de na­vío. Era to­da una es­tre­lla as­cen­den­te en la Ar­ma­da, por lo que pron­to pa­só a ser profesor en la fra­ga­ta As­tu­rias, an­cla­da en Fe­rrol y, más tar­de, es des­ti­na­do a La Ha­ba­na. En 1882 lo en­con­tra­mos al man­do de una ca­ño­ne­ra de nue­vo en la Pe­nín­su­la y con mil ideas en su ca­be­za. Y, he aquí que el vo­lun­ta­rio­so ma­rino cho­có con la bu­ro­cra­cia y la ce­rra­zón de sus su­pe­rio­res, va­mos, co­mo sue­le su­ce­der en es­tos ca­sos. Por­que an­te la ne­ga­ti­va de sus man­dos a adop­tar in­ge­nio­sas so­lu­cio­nes téc­ni­cas en los bar­cos de la Ar­ma­da, o más bien an­te la pe­ti­ción de esos man­dos de pa­cien­cia pa­ra es­tu­diar las pro­pues­tas, el bueno de Fer­nan­do de­ci­de aban­do­nar la ca­rre­ra mi­li­tar pa­ra con­ver­tir­se en po­lí­ti­co. Por for­tu­na, se lo pen­só dos ve­ces, más que na­da por­que una de sus ideas pa­re­cía ir ca­lan­do en el al­to man­do. Esa idea se con­vir­tió en un bar­co pio­ne­ro que fue pre­cur­sor de los des­truc­to­res y que, cla­ro es­tá, lle­vó por nom­bre Des­truc­tor.

UN CA­ZA-TOR­PE­DE­ROS PIO­NE­RO

Hoy día los re­yes del mar son los por­taa­vio­nes, pe­ro en aque­llos años fi­na­les del si­glo XIX eran los cru­ce­ros (y al po­co los aco­ra­za­dos) quie­nes go­ber­na­ban las aguas de los océa­nos. Igual­men­te, aho­ra la ma­yor ame­na­za con­tra un por­taa­vio­nes son los mi­si­les y los avio­nes y, por equi­va­len­cia, en tiem­pos de Fer­nan­do el ma­yor in­cor­dio pa­ra un aco­ra­za­do eran los pe­que­ños y rá­pi­dos tor­pe­de­ros. ¿Ha­bría al­gu­na for­ma de po­der neu­tra­li­zar la ame­na­za que con­tra las flo­tas cons­ti­tuían los tor­pe­de­ros? A co­mien­zos de la dé­ca­da de 1880, jus­to cuan­do Vi­llaa­mil es­ta­ba ma­du­ran­do su idea acer­ca de un bar­co rá­pi­do, pe­ro con gran po­ten­cia de fue­go, ca­paz de pro­te­ger a aco­ra­za­dos y otros na­víos, vie­ron la luz di­ver­sos ca­za­tor­pe­de­ros bri­tá­ni­cos y ja­po­ne­ses.

Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to ade­cua­do. Exis­tía la ne­ce­si­dad de con­tar con aque­lla es­pe­cie de tor­pe­de­ros adap­ta­dos a na­ve­ga­ción rá­pi­da en al­ta mar, ca­pa­ces a su vez de ca­zar otros tor­pe­de­ros. Ha­bía na­ci­do el con­cep­to de des­truc­tor, so­lo que por en­ton­ces na­die lo lla­ma­ba así. En 1885 el mi­nis­tro de Ma­ri­na de España, Manuel de la Pe­zue­la y Lo­bo-Ca­bri­lla, en­car­ga por fin al in­tré­pi­do te­nien­te Vi­llaa­mil el es­tu­dio acer­ca de la po­si­bi­li­dad de cons­truir uno de esos bar­cos ca­za-tor­pe­de­ros. Su la­bor se­ría la de ser­vir de es­col­ta a las es­cua­dras, pe­ro tam­bién po­der ac­tuar en ofen­si­vas rá­pi­das en al­ta mar. La cues­tión era com­pli­ca­da, pues era ne­ce­sa­rio di­se­ñar un bar­co rá­pi­do, pe­ro bien ar­ma­do, ca­paz de so­por­tar la na­ve­ga­ción en al­ta mar.

El re­sul­ta­do del en­car­go fue un na­vío al que se dio el nom­bre de Des­truc­tor. Cons­trui­do en Gran Bre­ta­ña, con­cre­ta­men­te en la es­co­ce­sa ciu­dad de Cly­de­bank, por en­car­go de la Ar­ma­da Es­pa­ño­la, es­te bar­co pre­cur­sor de los des­truc­to­res se ade­lan­tó a su tiem­po y ba­tió a sus com­pe­ti­do­res bri­tá­ni­cos, co­sa que le­van­tó cier­tos re­ce­los en Eu­ro­pa. El di­se­ño de Vi­llaa­mil se con­cre­tó en una na­ve de po­co me­nos de 60 me­tros de es­lo­ra, con 380 to­ne­la­das de des­pla­za­mien­to, cas­co de ace­ro (Vi­llaa­mil huía de la ma­de­ra a la hora de cons­truir na­víos de com­ba­te) y ani­ma­da por dos hé­li­ces ge­me­las mo­vi­das por un con­jun­to de má­qui­nas de va­por y cal­de­ras muy avan­za­das. Do­ta­do de una tri­pu­la­ción de 60 ma­ri­nos, era ca­paz de al­can­zar la sor­pren­den­te ve­lo­ci­dad de 22,5 nu­dos, al­go inau­di­to pa­ra la épo­ca. Fuer­te­men­te

ar­ma­do con ca­ño­nes rá­pi­dos, jun­to con un ca­ñón González Hon­to­ria de 90 mm si­tua­do en proa y di­ver­sos ca­ño­nes me­no­res jun­to con lan­za­torpe­dos, la na­ve cum­plía con lo pro­me­ti­do: ra­pi­dez, agi­li­dad y gran po­ten­cia de fue­go, ideal pa­ra pro­te­ger es­cua­dras.

UN VIA­JE AL­RE­DE­DOR DEL MUN­DO

Fer­nan­do Vi­llaa­mil ya ha he­cho his­to­ria, es­tá al man­do de un bar­co úni­co en el mun­do, su Des­truc­tor, una na­ve que ilu­mi­na­rá el ca­mino de to­da una nue­va cla­se de na­víos has­ta la ac­tua­li­dad. Pe­ro, en su ca­rre­ra as­cen­den­te, el ma­rino de ra­za sien­te que ne­ce­si­ta vol­ver a los orí­ge­nes. Con­ver­ti­do ya en Ca­pi­tán de fra­ga­ta, sien­do nom­bra­do pa­ra el man­do de im­por­tan­tes na­ves, Vi­llaa­mil cau­sa sen­sa­ción allá don­de va por­que su fa­ma internacional y su repu­tación al­can­zan ni­ve­les de es­tre­lla. Su Des­truc­tor asom­bró a me­dio mun­do y, con to­do el pres­ti­gio ad­qui­ri­do, Fer­nan­do in­ten­ta con­se­guir al­can­zar su ver­da­de­ro sue­ño: cir­cun­na­ve­gar el planeta en un bar­co de ve­la, tal y co­mo se ha­cía an­ti­gua­men­te.

La opor­tu­ni­dad lle­gó en 1892, en me­dio de los ac­tos or­ga­ni­za­dos pa­ra ce­le­brar el IV cen­te­na­rio del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. Fue en­ton­ces cuan­do se le dio el man­do de la cor­be­ta Nau­ti­lus, un bu­que es­cue­la des­ti­na­do a la en­se­ñan­za de guar­da­ma­ri­nas en el ar­te de na­ve­gar, orien­ta­ción a tra­vés de las es­tre­llas y, en de­fi­ni­ti­va, to­das las vie­jas ar­tes ma­ri­ne­ras que es­ta­ban des­apa­re­cien­do en me­dio de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Vi­llaa­mil, aun­que par­ti­da­rio del uso de la más avan­za­da tec­no­lo­gía apli­ca­da a los bar­cos de la Ar­ma­da, siem­pre afir­ma­ba que, an­tes, un buen ma­rino de­bía co­no­cer los fun­da­men­tos de la na­ve­ga­ción tal y co­mo se co­no­cían des­de ha­bía si­glos.

En 1898, cuan­do el con­flic­to en­tre España y los Es­ta­dos Uni­dos es­ta­lla, es el pro­pio Vi­llaa­mil, ya con car­go po­lí­ti­co en la Pe­nín­su­la y con una po­si­ción aco­mo­da­da, quien so­li­ci­ta re­in­cor­po­rar­se al ser­vi­cio ac­ti­vo. Mo­ri­rá en com­ba­te en la ba­ta­lla de San­tia­go de Cu­ba, pre­ci­sa­men­te fren­te a esos bar­cos que tan­to le in­quie­ta­ron cuan­do los con­tem­pló en su via­je al­re­de­dor del mun­do.

Lle­vó a ca­bo su sue­ño: cons­truir un bar­co rá­pi­do, con gran po­ten­cia de fue­go, ca­paz de pro­te­ger a aco­ra­za­dos y otros na­víos

Vi­llaa­mil era te­nien­te de na­vío cuan­do reali­zó el es­tu­dio de di­se­ño de es­te con­tra­tor­pe­de­ro de la Ar­ma­da, que se cons­tru­yó en Gran Bre­ta­ña. Aba­jo, la cró­ni­ca de su inol­vi­da­ble via­je.

El par­que de Cas­tro­pol (As­tu­rias) re­cuer­da a nues­tro in­ven­tor me­dian­te es­te mo­nu­men­to eri­gi­do en 1911.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.