Aquí hay his­to­ria...

Ar­de Lvcvs

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - AL­BER­TO DE FRU­TOS

Ar­de Lvcvs se ce­le­bró por pri­me­ra vez en 2002 y hoy cuel­ga ya en su pe­che­ra las dis­tin­cio­nes de Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal y Ga­lle­go. Cuan­do en mar­zo de es­te año al­can­zó el pri­me­ro de esos ho­no­res, con­ce­di­do por el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria y Tu­ris­mo, to­dos los im­pli­ca­dos lo ca­li­fi­ca­ron de “hi­to”. ¡Va­ya si lo es!

A uno no le que­da más re­me­dio que pre­gun­tar­se si hay al­gu­na re­ce­ta pa­ra tan rau­do éxi­to, y el ve­re­dic­to es cla­ro: el com­pro­mi­so de to­dos, tan­to ins­ti­tu­cio­nes co­mo par­ti­cu­la­res, pa­ra ir en­ri­que­cien­do Ar­de Lvcvs una edi­ción tras otra. Su ale­gría con­ta­gia ca­da ve­rano a más de me­dio mi­llón de per­so­nas, no so­lo de aquí, sino tam­bién de allá –se es­ti­ma que el 19 % de sus vi­si­tan­tes son ex­tran­je­ros, prin­ci­pal­men­te fran­ce­ses–. Si en 2016 la ce­le­bra­ción de­jó a

la ciu­dad más de 12 mi­llo­nes de eu­ros, es­te año se su­pe­rarán to­das las ex­pec­ta­ti­vas.

TRES DÍAS DE HIS­TO­RIA VI­VA

Du­ran­te tres días, la his­to­ria la­te con el co­ra­zón de Lu­go, y la Ga­llae­cia ro­ma­na reivin­di­ca su es­pa­cio en nues­tro ma­pa men­tal. El des­plie­gue es in­men­so. Se di­ría que el dic­ken­siano es­pí­ri­tu del pa­sa­do po­see a to­dos sus ha­bi­tan­tes, trans­mu­ta­dos en gue­rre­ros de tri­bus cas­tre­ñas o le­gio­na­rios ro­ma­nos. La Pla­za Ma­yor ya no es la Pla­za Ma­yor, sino el ma­ce­llum en el que los mer­ca­de­res ex­hi­ben sus pro­duc­tos, y en el cam­pa­men­to un gla­dia­dor cho­ca esos cin­co con un sa­cer­do­te de la tri­bu Tir Na N’Og. Los más pe­que­ños apren­den a leer la his­to­ria vi­va de su tie­rra con per­so­na­jes de car­ne y hue­so, que ha­cen ma­la­ba­res o es­cu­pen fue­go por la bo­ca. Y, pues­tos a vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca, has­ta po­de­mos ca­sar­nos se­gún los ri­tua­les de la An­ti­gua Ro­ma –¡que no eran tan dis­tin­tos a los nues­tros!– o bau­ti­zar a nues­tros hi­jos co­mo si fue­ran ro­ma­nos o cas­tre­ños.

En una ca­rre­ra de las me­jo­res fies­tas de España, Ar­de Lvcvs en­tra­ría se­gu­ro en el po­dio, no ya por su aba­rro­ta­da pro­gra­ma­ción, que so­bre­pa­sa las 300 ac­ti­vi­da­des, sino por la en­tre­ga de to­da la ciu­dad. Cuan­do uno re­co­rre las ca­lles de Lu­go a lo lar­go de es­tas jor­na­das, sien­te que la fies­ta se le ocu­rrió a un ilu­sio­nis­ta par­ti­cu­lar­men­te ins­pi­ra­do. Jun­to con la ce­le­bra­ción en sí, el aman­te de la his­to­ria se em­bria­ga de to­dos sus de­ta­lles, que mi­man un sin­fín de aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les y de re­crea­ción his­tó­ri­ca, no so­lo lu­cen­ses, sino tam­bién del res­to de España y de otros paí­ses eu­ro­peos, co­mo Por­tu­gal, Ita­lia y Ru­ma­nía. A to­das les guía el mis­mo ideal: pre­ser­var y di­fun­dir el co­no­ci­mien­to del pa­sa­do, co­mo tes­ti­mo­nian la fi­de­li­dad con que aco­me­ten los des­fi­les por la Ron­da de la Mu­ra­lla o la ca­bal es­ce­ni­fi­ca­ción de di­ver­sos epi­so­dios de su his­to­ria, ta­les co­mo la cons­ti­tu­ción del pri­mer cam­pa­men­to por el le­ga­do de la His­pa­nia Ci­te­rior Ca­yo An­tis­tio Ve­to. Cuan­do la Guar­dia Pre­to­ria­na abra las puer­tas de la ciu­dad, la aven­tu­ra ha­brá co­men­za­do...

LA FUN­DA­CIÓN DE LU­CUS AU­GUS­TI

El de­co­ra­do ayu­da, cla­ro. Lu­cus Au­gus­ti – fun­da­da en torno al 25 a.C. po­si­ble­men­te por Pau­lo Fa­bio Má­xi­mo, le­ga­do de Au­gus­to– es

Du­ran­te tres días, la his­to­ria la­te con el co­ra­zón de Lu­go, y la Ga­llae­cia ro­ma­na reivin­di­ca su es­pa­cio en nues­tro ma­pa men­tal

la ciu­dad más an­ti­gua de aque­lla Ga­llae­cia que nu­trie­ra las ar­cas del Im­pe­rio con sus mi­nas de oro. Su im­pre­sio­nan­te mu­ra­lla de más de dos ki­ló­me­tros de pe­rí­me­tro (de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO), su Puen­te Ro­mano so­bre el Mi­ño o los res­tos de sus ter­mas for­man par­te de la he­ren­cia de Ro­ma, que pro­te­gió la ciu­dad con una po­de­ro­sa de­fen­sa co­ro­na­da por 85 to­rres. El en­gar­ce en­tre cas­tre­ños y ro­ma­nos se ve cla­ro des­de la pri­me­ra lí­nea, y es que el cam­pa­men­to de las hues­tes ro­ma­nas se asen­tó so­bre un an­ti­guo cas­tro ga­lai­co.

Pe­ro la his­to­ria de la ciu­dad si­guió más allá de esas coor­de­na­das tem­po­ra­les, por lo que el via­je­ro no pue­de li­mi­tar­se a la pos­tal de sus mu­ra­llas. El ca­tá­lo­go mo­nu­men­tal es inagotable: sin ir más le­jos, po­de­mos ci­tar aquí su ca­te­dral –tam­bién Pa­tri­mo­nio de

Su mu­ra­lla de más de dos ki­ló­me­tros, su Puen­te Ro­mano so­bre el Mi­ño o los res­tos de sus ter­mas for­man par­te de esa ci­vi­li­za­ción

la Hu­ma­ni­dad des­de 2015–, que em­pe­zó a le­van­tar­se en 1129 y con­ser­va aún en sus pie­dras el pri­mi­ti­vo eco románico. Su fa­cha­da neo­clá­si­ca tie­ne tan­tos ojos co­mo Ar­gos y es tes­ti­go to­dos los años del des­fi­le de ma­gia y co­lor que es Ar­de Lvcvs.

UNA APRO­XI­MA­CIÓN A LA FIES­TA

Pe­ro ¿por qué ese nom­bre? ¿Aca­so la ciu­dad se que­ma en una suer­te de me­ta­fó­ri­co aque­la­rre? Uno de sus es­pec­tácu­los, que re­crea el ase­dio de una ciu­dad ro­ma­na, lle­va por nom­bre la Que­ma de la Mu­ra­lla y se ce­le­bra en el Par­que de Rosalía de Cas­tro, co­ra­zón ver­de en pleno cen­tro de la ciu­dad. Se tra­ta de uno de los pla­tos fuer­tes de la fies­ta y con­gre­ga a mi­les de vi­si­tan­tes en una no­che que ilu­mi­nan, a pie de calle, los fue­gos de las ho­gue­ras... y los ar­ti­fi­cia­les en el cie­lo.

Son tan­tas las ci­tas, que cues­ta de­ci­dir­se por una so­la. Cuan­do el fo­lle­to del pro­gra­ma lle­ga a nues­tras ma­nos, so­lo nos que­da de­plo­rar ca­re­cer del don de la ubi­cui­dad pa­ra dis­fru­tar de to­dos los es­pec­tácu­los a la vez. In­sos­la­ya­ble es el cir­co, que reúne en el citado par­que de Rosalía de Cas­tro a unas seis mil per­so­nas, des­lum­bra­das por la for­ta­le­za de los gla­dia­do­res en la are­na o la ha­bi­li­dad de los au­ri­gas con sus vehícu­los, las bi­gas y las cua­dri­gas. ¡Ni Ben-Hur lle­gó tan le­jos en su due­lo al sol con­tra el tri­buno Me­sa­la!

La ilu­sión con que Lu­go se pre­pa­ra pa­ra es­ta fies­ta me­re­ce co­men­ta­rio apar­te. De­trás de esos tres días de fun­cio­nes y gua­te­ques hay un tra­ba­jo in­men­so, con­cien­zu­do, que se ini­cia des­de el mo­men­to en que cae el te­lón so­bre la edi­ción re­cién clau­su­ra­da. Son me­ses pa­ra pre­pa­rar nues­tro ves­ti­do de épo­ca ro­ma­na o cas­tre­ña, pa­ra acon­di­cio­nar el es­ca­pa­ra­te de nues­tro co­mer­cio a la usan­za de los an­te­pa­sa­dos, pa­ra en­sa­yar de­lan­te de un es­pe­jo los cuen­tos que re­ci­ta­re­mos en el Thea­trum a los más pe­que­ños, pa­ra acu­ñar en la ceca el de­na­rio de pla­ta de 205 d.C. que co­rre­rá por los pues­tos del ma­ce­llum, a dos eu­ros la pie­za (y que es­te año ho­me­na­jea a la mu­jer a tra­vés de la fi­gu­ra de Ju­lia Au­gus­ta, la es­po­sa del em­pe­ra­dor Sep­ti­mio Se­ve­ro), o pa­ra em­po­llar­nos bien los ta­lle­res que ani­ma­rán los cam­pa­men­tos e ilus­tra­rán al per­so­nal so­bre ma­te­rias tan he­te­ro­gé­neas co­mo la ela­bo­ra­ción del pan y los per­fu­mes o las tác­ti­cas mi­li­ta­res de las le­gio­nes.

UNTRABAJO IN­ME­JO­RA­BLE

Fru­to de esos des­ve­los es el re­co­no­ci­mien­to que Ar­de Lvcvs lle­va co­se­chan­do es­tos úl­ti­mos años, en­tre ellos la de­sig­na­ción por vo­ta­ción po­pu­lar co­mo se­gun­da me­jor fies­ta de España. Pe­ro el prin­ci­pal, có­mo no, es el aplau­so del pue­blo, que ha­ce de es­ta ciu­dad el me­jor es­ca­pa­ra­te na­cio­nal e internacional ca­da vez que aso­ma la na­riz el ve­rano, lo que se tra­du­ce en el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal y la cre­cien­te in­ver­sión de los pa­tro­ci­na­do­res. “Des­de el Concello de Lu­go –apun­tan sus res­pon­sa­bles–, po­ne­mos to­do nues­tro em­pe­ño pa­ra que la gen­te go­ce en es­tos días tan es­pe­cia­les, pe­ro na­da de ello se­ría po­si­ble sin la im­pli­ca­ción de to­da la sociedad lu­cen­se, ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta de Ar­de Lvcvs”.

¡En­ho­ra­bue­na, pues, a to­dos, y nos ve­mos el 30 de ju­nio!

asis­te al mul­ti­tu­di­na­rio des­fi­le de las aso­cia­cio­nes par­ti­ci­pan­tes. La mu­ra­lla de la ciu­dad

El apo­yo po­pu­lar ha si­do de­ci­si­vo pa­ra la de­sig­na­ción de Ar­de Lvcvs co­mo Fies­ta de In­te­ré­sTu­rís­ti­co Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.