Me­nor­ca Ta­la­yó­ti­ca

El ar­chi­pié­la­go ba­lear pre­su­me por de­re­cho pro­pio de una tra­di­ción his­tó­ri­ca in­me­mo­rial. Los grie­gos die­ron el nom­bre de Gim­ne­sias a las is­las ma­yo­res del ar­chi­pié­la­go –Ma­llor­ca y Me­nor­ca–, fren­te a las Pi­tiu­sas, Ibi­za y For­men­te­ra. En los 700 km2 de Meno

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - AL­BER­TO DE FRU­TOS

Hay pie­dras que pa­re­cen so­por­tar el cie­lo por la ro­bus­tez de su he­chu­ra, por la in­fi­ni­ta sa­bi­du­ría que se trans­mi­te des­de su ca­lla­da pre­sen­cia. Hay pie­dras que pa­re­cen sus­ten­tar en su es­tam­pa la crea­ción del mun­do, tal es su in­mu­ta­ble y ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria. La prodigiosa vi­ta­li­dad de es­tos gi­gan­tes de pie­dra hi­zo que Me­nor­ca Ta­la­yó­ti­ca fue­ra la candidata es­pa­ño­la de 2017 an­te el Co­mi­té de Pa­tri­mo­nio Mun­dial pa­ra ser de­sig­na­da Pa­tri­mo­nio de la UNES­CO, con una ex­qui­si­ta se­lec­ción que in­cluía has­ta 32 cons­truc­cio­nes en­tre tau­las, na­ve­tas, hi­po­geos o po­bla­dos ta­la­yó­ti­cos. Y, aun­que fi­nal­men­te el in­for­me pre­vio de ICOMOS (Con­se­jo Internacional de Mo­nu­men­tos y Si­tios) se­ña­ló su po­ten­cial, no de­jó de apor­tar una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra ar­mar­se me­jor en una pró­xi­ma con­vo­ca­to­ria, que po­dría ofi­ciar­se en 2019 o 2020. Des­de HIS­TO­RIA de Ibe­ria Vie­ja, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que más pron­to que tar­de es­tos mo­nu­men­tos se su­ma­rán a los 45 lu­ga­res pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad con que cuen­ta España y a los 1.052 que hay en el mun­do. Se­rían los pri­me­ros cons­trui­dos du­ran­te la Edad de Bron­ce y la Edad de Hie­rro en re­ci­bir es­ta con­sa­gra­ción. Tiem­po al tiem­po…

Uno po­dría pen­sar que, al tra­tar­se de cons­truc­cio­nes tan an­ti­guas, se ha­lla­rían en un es­ta­do frag­men­ta­rio o in­clu­so que so­lo unas po­cas se man­ten­drían en pie; pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad: en Me­nor­ca hay más de 1.550 ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos, de los cua­les 1.400 es­tán ca­ta­lo­ga­dos co­mo Bie­nes de In­te­rés Cul­tu­ral (BIC).

¿Quié­nes le­van­ta­ron aque­llas pie­dras? ¿Qué fi­na­li­dad los mo­vía? Aun­que la ecua­ción nos plan­tea aún de­ma­sia­das in­cóg­ni­tas, los avan­ces han si­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vos en los úl­ti­mos de­ce­nios, so­bre to­do a par­tir de las in­ves­ti­ga­cio­nes del Doc­tor Lluis Plan­ta­la­mor, cu­ya te­sis doc­to­ral so­bre la ar­qui­tec­tu­ra prehis­tó­ri­ca de Me­nor­ca si­gue ins­pi­ran­do a los jó­ve­nes ca­cho­rros de la ar­queo­lo­gía.

La sin­gu­la­ri­dad geo­ló­gi­ca de la is­la pro­pi­cia una inusi­ta­da ri­que­za de ro­cas cal­cá­reas en el sur, don­de prin­ci­pal­men­te se lo­ca­li­zan es­tos ya­ci­mien­tos, lo que ex­pli­ca en gran me­di­da su asom­bro­sa den­si­dad. Su pe­cu­lia­ri­dad más lla­ma­ti­va ra­di­ca en que ca­re­cen de ar­ga­ma­sa, es de­cir, que sus cons­truc­to­res se sir­vie­ron de la lla­ma­da téc­ni­ca ci­cló­pea, con pie­dras de gran­des di­men­sio­nes que co­lo­ca­ban en se­co unas so­bre otras.

En­tre es­tas cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas, so­bre­sa­len, a nues­tros ojos, las na­ve­tas, que cum­plían una fun­ción fu­ne­ra­ria a mo­do de se­pul­cro co­lec­ti­vo, y cu­yo nom­bre pro­vie­ne de su for­ma de na­ve in­ver­ti­da. Al igual que es­tas,

las tau­las, del pe­río­do post-ta­la­yó­ti­co o ta­la­yó­ti­co fi­nal (a par­tir del 550 a.C.), son tam­bién ex­clu­si­vas de Me­nor­ca, sin que se co­noz­can ejem­plos de las mis­mas en nin­gu­na otra par­te del mun­do.

EL PO­BLA­DO DETORRE D’EN GAL­MÉS

En­tre to­dos los ya­ci­mien­tos de la Me­nor­ca ta­la­yó­ti­ca, nos cen­tra­re­mos en es­tas pá­gi­nas en dos, pues­to que no hay si­tio pa­ra más: el po­bla­do ta­la­yó­ti­co de la To­rre d’en Gal­més (Maó) y la na­ve­ta des Tu­dons, en­tre Ciu­ta­de­lla y Fe­rre­ries.

El pri­me­ro es uno de los más apre­cia­dos por na­tu­ra­les y fo­rá­neos. Hay otros no me­nos ad­mi­ra­bles – To­rre­tren­ca­da, To­rral­ba d'en Sa­lord, Sa Cu­dia Cre­ma­da, Bi­ni­sa­fu­llet o Tre­pu­có, por ci­tar só­lo al­gu­nos–, pe­ro To­rre d’en Gal­més, con sus seis hec­tá­reas de ex­ten­sión, es el ma­yor de to­dos ellos y, des­de el pun­to de vis­ta so­cial, se va­na­glo­ria­ba de su je­rar­quía en el con­jun­to de la is­la, co­mo de­la­tan sus tres ta­la­yots en la co­li­na y sus múl­ti­ples ca­sas de plan­ta cir­cu­lar.

En su mo­men­to de má­xi­mo es­plen­dor –en­tre el 500 y el 200 a.C.– lle­ga­ron a vi­vir aquí al­re­de­dor de 900 per­so­nas, has­ta que se ini­ció su de­cli­ve, se­gu­ra­men­te du­ran­te la se­gun­da Gue­rra Pú­ni­ca. Los ex­per­tos creen, no obs­tan­te, que fue ha­bi­ta­do has­ta la Edad Me­dia, to­do un hi­to te­nien­do en cuen­ta que se ha­bía al­za­do a ini­cios de la Edad de Bron­ce. La co­li­na so­bre la que se asien­ta dis­pen­sa unas ma­ra­vi­llo­sas vis­tas de Me­nor­ca, lo que le aña­de un in­cues­tio­na­ble atrac­ti­vo pai­sa­jís­ti­co y na­tu­ral. Jun­to a los tres ta­la­yots –de plan­ta cir­cu­lar y ova­la­da–, pros­pe­ran una se­rie de ca­sas que han si­do ob­je­to de ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca –la lla­ma­da Car­tail­hac, con sus 145 m2 de su­per­fi­cie, es sen­ci­lla­men­te im­pre­sio­nan­te–, una tau­la con plan­ta en for­ma de he­rra­du­ra y fa­cha­da cón­ca­va, una sa­la hi­pós­ti­la ado­sa­da a una de las ca­sas ta­la­yó­ti­cas y cua­tro hi­po­geos, na­tu­ra­les y ar­ti­fi­cia­les, so­bre los que la mano del hom­bre de­jó su hue­lla. Por si fue­ra po­co, la zo­na del ya­ci­mien­to cuen­ta con un mag­ní­fi­co cen­tro de in­ter­pre­ta­ción que, gra­cias a un ví­deo ex­pli­ca­ti­vo y a los pa­ne­les, per­mi­te sa­car to­do el par­ti­do a nues­tra vi­si­ta. Ges­tio­na­do por el Con­sell In­su­lar a tra­vés de la Fun­da­ció Fo­ment del

To­rre d’en Gal­més cuen­ta con un mag­ní­fi­co cen­tro de in­ter­pre­ta­ción que per­mi­te sa­car to­do el par­ti­do a la vi­si­ta

La Na­ve­ta des Tu­dons, una tum­ba co­lec­ti­va, es el mo­nu­men­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo y fo­to­gra­fia­do de la is­la

Tu­ris­me, pa­ra ac­ce­der al ya­ci­mien­to es pre­ci­so to­mar la ca­rre­te­ra de Alaior a Son Bou (la sa­li­da es­tá per­fec­ta­men­te se­ña­li­za­da).

LA NA­VE­TA DESTUDONS

Nos des­pla­za­mos aho­ra al que qui­zá sea el mo­nu­men­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo (y fo­to­gra­fia­do) de la is­la, la Na­ve­ta des Tu­dons, a so­lo cin­co ki­ló­me­tros de Ciu­ta­de­lla. Bien de In­te­rés Cul­tu­ral des­de 1931, el Con­sell In­su­lar ve­la por ella a tra­vés de la Fun­da­ció Fo­ment del Tu­ris­me, al igual que su­ce­día con To­rre d’en Gal­més.

Me­re­ce la pe­na sub­ra­yar, pri­me­ro, su ex­ce­len­te es­ta­do de con­ser­va­ción, fru­to de los tra­ba­jos de ex­ca­va­ción y res­tau­ra­ción lle­va­dos a ca­bo des­de fi­na­les de los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo por el Doc­tor Pe­ri­cot y los in­ves­ti­ga­do­res Ma­ría Lui­sa Se­rra y Ros­se­lló Bor­doy.

Es­te sím­bo­lo de Me­nor­ca –a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 40 de la ca­rre­te­ra de Maó a Ciu­ta­de­lla– cum­plió con una fun­ción fu­ne­ra­ria co­lec­ti­va, lo que ex­pli­ca que, en el cur­so de los tra­ba­jos eje­cu­ta­dos en la zo­na, se en­con­tra­ran res­tos de 100 per­so­nas, acom­pa­ña­das de ob­je­tos a la ma­ne­ra de ofren­das fu­ne­ra­rias (pul­se­ras de bron­ce, bo­to­nes de hue­so y ce­rá­mi­ca…). Es alar­ga­da, cuen­ta con dos pi­sos y un áb­si­de li­ge­ra­men­te apun­ta­do, y sus di­men­sio­nes al­can­zan los 4,25 me­tros de al­tu­ra, 6,8 de am­pli­tud en su ba­se y 13,6 de lon­gi­tud. Tras su fa­cha­da, pla­na y li­ge­ra­men­te cón­ca­va, sus ha­bi­tácu­los al­ber­ga­ron res­tos hu­ma­nos en­tre 1100 y 900 a.C., na­da me­nos.

Y con­clui­mos es­te reportaje va­lo­ran­do el es­fuer­zo co­lec­ti­vo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes y de la po­bla­ción lo­cal por di­fun­dir el ri­co pa­tri­mo­nio me­ga­lí­ti­co de Me­nor­ca, que es­tá rin­dien­do, al fin, sus fru­tos. Es cier­to que aún que­da un lar­go tre­cho pa­ra que la cultura ta­la­yó­ti­ca ocu­pe el lu­gar que me­re­ce en nues­tro ima­gi­na­rio y, aun­que el re­co­no­ci­mien­to de la UNES­CO ten­drá que es­pe­rar un po­co, pron­to Me­nor­ca Ta­la­yó­ti­ca ac­ce­de­rá a ese se­lec­to club, ¡no lo du­den! La is­la es un mu­seo al ai­re li­bre que lu­ce unas pie­zas úni­cas, ex­cep­cio­na­les, in­te­gra­das per­fec­ta­men­te en el pai­sa­je me­di­te­rrá­neo.

La vi­si­ta al ya­ci­mien­to de To­rre d’en Gal­més du­ra unos 45 mi­nu­tos y nos da una idea ca­bal de la sociedad ta­la­yó­ti­ca.

El mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio de la na­ve­ta des Tu­dons, uno de los edi­fi­cios más an­ti­guos de Eu­ro­pa, se ha eri­gi­do en el icono de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.