Ma­ría Te­re­sa León

Mu­cho más que la mu­jer de Al­ber­ti

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - AL­BER­TO DE FRU­TOS

Jo­sé Luis Fe­rris ha re­ci­bi­do el pre­mio Antonio Do­mín­guez Or­tiz de Bio­gra­fías por un im­pre­sio­nan­te tra­ba­jo so­bre Ma­ría Te­re­sa León, que fue mu­cho más que la com­pa­ñe­ra de Rafael Al­ber­ti. Pa­la­bras con­tra el ol­vi­do (Fun­da­ción Jo­sé Manuel La­ra, 2017) reivin­di­ca el le­ga­do in­te­lec­tual de una mu­jer que se ade­lan­tó a su tiem­po. En las si­guien­tes pá­gi­nas, re­su­mi­mos su tra­yec­to­ria vi­tal y ha­bla­mos con Jo­sé Luis Fe­rris a pro­pó­si­to de su in­ves­ti­ga­ción.

Ma­ría Te­re­sa León vio la luz el 31 de oc­tu­bre de 1903 en Lo­gro­ño y se en­tre­gó a las som­bras el 13 de di­ciem­bre de 1988. Hi­ja de mi­li­tar, se crió en Ma­drid, don­de re­ci­bió una se­ve­ra y es­me­ra­da edu­ca­ción. Ma­ría Goy­ri, una pri­ma car­nal de su ma­dre, fue la pri­me­ra mu­jer en es­tu­diar en una uni­ver­si­dad es­pa­ño­la y es­ta­ba ca­sa­da con el fi­ló­lo­go Ramón Me­nén­dez Pidal, por cu­ya fa­mi­lia la au­to­ra sen­ti­ría siem­pre un hon­do ca­ri­ño. En ca­sa de sus tíos, la pe­que­ña fre­cuen­tó a las gran­des per­so­na­li­da­des de la cultura de en­ton­ces, si bien su pre­co­ci­dad lec­to­ra desa­zo­na­ba a las mon­jas del co­le­gio del Sa­gra­do Co­ra­zón, que la aca­ba­ron ex­pul­san­do. Ello de­ci­dió a su ma­dre –na­tu­ral de Burgos– a ins­ta­lar­se con su fa­mi­lia en su ciu­dad na­tal.

Su be­lle­za atra­jo a va­rios pre­ten­dien­tes, y Ma­ría Te­re­sa pu­so sus ojos en Gon­za­lo de Se­bas­tián Al­fa­ro, un mi­li­tar que se de­di­ca­ba, más bien, a sus ne­go­cios. Lo co­no­ció en 1919, era diez años ma­yor que ella. “Lo que su­ce­dió des­pués –cuen­ta Jo­sé Luis Fe­rris–, ya en­tra­do en 1920, fue el em­ba­ra­zo no pre­vis­to de la mu­cha­cha y el pre­ci­pi­ta­do tras­la­do de los León-Goy­ri a Bar­ce­lo­na”. Un día an­tes de cum­plir los 17, la jo­ven se ca­só con Gon­za­lo, y al po­co na­ció su pri­mer hi­jo, al que lla­ma­ron Gon­za­lo Ma­ría.

PRI­ME­ROS ES­CRI­TOS

El bau­ti­zo li­te­ra­rio de nues­tra au­to­ra tu­vo lu­gar en las pá­gi­nas del Dia­rio de Burgos, en 1924, don­de pu­bli­có el cuen­to De la vi­da cruel. Los víncu­los con su ma­ri­do, que le im­po­nía una ri­gi­dez in­to­le­ra­ble pa­ra su ca­rác­ter, se em­pe­za­ron a des­ha­cer, y no tar­dó en aban­do­nar­lo. Gon­za­lo se que­dó a vi­vir en Burgos con su hi­jo, pe­ro, a raíz de un pro­ce­so me­nin­gí­ti­co que es­tu­vo a pun­to de cos­tar la vi­da al pe­que­ño, Ma­ría Te­re­sa vol­vió al ho­gar, y so­lo un año des­pués na­ció Enrique, su se­gun­do vás­ta­go. Aun­que me­nos ani­mo­sa que la vi­da ca­pi­ta­li­na, la jo­ven asis­tió en Burgos a cuan­tos cur­sos y con­fe­ren­cias pu­do, con la con­cien­cia cla­ra del va­lor de las mu­je­res en una sociedad pro­fun­da­men­te ma­chis­ta, que, en su caso, se li­mi­ta­ba a elo­giar su pro­ver­bial be­lle­za pe­ro re­le­ga­ba a un se­gun­do plano sus do­nes in­te­lec­tua­les.

In­quie­ta por na­tu­ra­le­za, via­jó a Bue­nos Ai­res acom­pa­ñan­do a su ma­ri­do, y allí des­ple­gó un in­ten­so apos­to­la­do cul­tu­ral. Em­ba­ja­do­ra de una ju­ven­tud que lle­ga­ba pi­san­do fuer­te, su nom­bre so­na­ba con fuer­za en los círcu­los in­te­lec­tua­les, mien­tras los desacuer­dos con su es­po­so se agu­di­za­ban ca­da vez más. Tras vol­ver a España, se se­pa­ra­ron de­fi­ni­ti­va­men­te. La ley, tan mi­só­gi­na co­mo la sociedad a la que ser­vía, con­ce­dió la cus­to­dia de los hi­jos al pa­dre, y Ma­ría Te­re­sa se vol­có en la es­cri­tu­ra con ma­yor ahín­co, si ca­be. Tras un pri­mer li­bro de re­la­tos, Cuen­tos pa­ra so­ñar, pu­bli­có La be­lla del mal amor. Cuen­tos cas­te­lla­nos, por el que me­re­ció un ho­me­na­je en el Ly­ceum Club, un lo­cal de la ma­dri­le­ña calle In­fan­tas en el que Rafael Al­ber­ti ha­bía im­par­ti­do ya una ori­gi­nal y po­lé­mi­ca con­fe­ren­cia.

EL POE­TA DE CÁ­DIZ

“Fue du­ran­te la lec­tu­ra que el au­tor ga­di­tano reali­zó de su obra dra­má­ti­ca San­ta Ca­sil­da cuan­do am­bos, poe­ta y es­cri­to­ra, se en­con­tra­ron”, re­cuer­da Jo­sé Luis Fe­rris, que

pre­ci­sa que ese pri­mer acer­ca­mien­to pu­do acon­te­cer –en 1930– en ca­sa del abo­ga­do y es­cri­tor Al­ber­to Va­le­ro Martín. A la sa­zón, el ga­di­tano ha­bía pu­bli­ca­do ya cua­tro li­bros, Ma­ri­ne­ro en tie­rra y So­bre los ángeles en­tre ellos, era Pre­mio Na­cio­nal de Poe­sía y “vi­vía los úl­ti­mos días de su re­la­ción tor­tu­ran­te con la pin­to­ra Ma­ru­ja Ma­llo”.

El amor fue ins­tan­tá­neo, y qui­sie­ron fes­te­jar­lo en la in­ti­mi­dad de un via­je a Ma­llor­ca, del que, sin em­bar­go, se hi­cie­ron eco to­dos los pe­rió­di­cos. A la vuel­ta, re­sol­vie­ron vi­vir jun­tos, pri­me­ra­men­te en la calle Mar­qués de Ur­qui­jo de Ma­drid. Via­ja­ron por An­da­lu­cía y París y, pen­sio­na­dos por la Jun­ta de Am­plia­ción de Es­tu­dios, re­co­rrie­ron me­dia Eu­ro­pa a par­tir de 1932. La Unión So­vié­ti­ca fue su pri­me­ra pa­ra­da. En Berlín, asis­tie­ron a la irre­sis­ti­ble as­cen­sión de na­zis­mo y, cuan­do re­tor­na­ron a España, con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en el Re­gis­tro Ci­vil de Ma­drid, tras la re­cien­te apro­ba­ción de la ley del divorcio.

Eran tiem­pos con­vul­sos, que ame­na­za­ban con un des­ga­rro irre­pa­ra­ble. La pa­re­ja se afi­lió al Par­ti­do Co­mu­nis­ta y fun­dó la re­vis­ta Oc­tu­bre. Ór­gano de los Es­cri­to­res y Ar­tis­tas Re­vo­lu­cio­na­rios, que se ven­día por las ca­lles de Ma­drid, sin apo­yo de

los quios­cos, y al­can­zó los seis nú­me­ros. Su com­pro­mi­so po­lí­ti­co, ca­da vez más fir­me, los con­du­jo de nue­vo a Mos­cú en 1934, esa vez en el con­tex­to del Pri­mer Con­gre­so de Es­cri­to­res So­vié­ti­cos, en el que coin­ci­die­ron con Mal­raux, Iliá Eh­ren­burg, Pas­ter­nak o Louis Aragon, en­tre otros.

TIEM­POS DI­FÍ­CI­LES

La si­tua­ción en España em­peo­ra­ba a ojos vis­ta; en el cur­so de la re­vo­lu­ción de 1934, su ca­sa de Mar­qués de Ur­qui­jo fue asal­ta­da por un pi­que­te de sol­da­dos y po­li­cías. Tar­da­rían en vol­ver a la pa­tria, no era acon­se­ja­ble que se de­ja­ran ver. En Ita­lia, se hos­pe­da­ron en la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Pin­tu­ra, que di­ri­gía Va­lle-In­clán, y más tar­de par­tie­ron a Es­ta­dos Uni­dos con el pro­pó­si­to de re­cau­dar di­ne­ro por las víc­ti­mas de la re­vuel­ta de As­tu­rias. Lue­go re­ca­la­rían en Cu­ba, Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca. Al fin, y tras quin­ce me­ses de au­sen­cia, re­gre­sa­ron a España, en un mo­men­to en el que se es­ta­ba for­jan­do el Fren­te Po­pu­lar. El triun­fo de la coa­li­ción de iz­quier­das ra­di­ca­li­zó a los par­ti­dos del es­pec­tro opues­to. Co­rría el mes de fe­bre­ro de 1936, y cin­co me­ses des­pués, con nues­tros pro­ta­go­nis­tas de va­ca­cio­nes en Ibi­za, es­ta­lla­ba la Gue­rra Ci­vil. “Ma­ría Te­re­sa y

El triun­fo de la coa­li­ción de iz­quier­das ra­di­ca­li­zó a los par­ti­dos del es­pec­tro opues­to. Cin­co me­ses des­pués es­ta­lla­ba la Gue­rra Ci­vil

La sa­lud la trai­cio­nó. Al­gu­nos tes­ti­mo­nios fi­jan en 1972 los pri­me­ros sín­to­mas de la en­fer­me­dad que aca­ba­ría bo­rran­do to­dos sus re­cuer­dos

Rafael to­ma­ron ple­na con­cien­cia del pe­li­gro que co­rrían”, re­la­ta Fe­rris, quien aña­de que has­ta el 11 de agos­to no pu­die­ron zar­par de la is­la, tras ser li­be­ra­da es­ta por las tro­pas re­pu­bli­ca­nas.

Du­ran­te la gue­rra, la pa­re­ja afian­zó su pa­pel po­lí­ti­co, ella co­mo se­cre­ta­ria de la Alian­za de In­te­lec­tua­les An­ti­fas­cis­tas, “de la que fue su al­ma y mo­tor” y en cu­yo seno fun­dó la mí­ti­ca re­vis­ta El Mono Azul, de ca­rác­ter re­vo­lu­cio­na­rio. Es­cri­bió y di­ri­gió tea­tro, y asu­mió la ta­rea de sal­va­guar­dar las obras de nues­tro pa­tri­mo­nio, cum­plien­do con la mi­sión que le asig­nó la Jun­ta de De­fen­sa y Pro­tec­ción del Te­so­ro Ar­tís­ti­co. Jun­to con Al­ber­ti, via­jó una vez más a la Unión So­vié­ti­ca, don­de se en­tre­vis­ta­ron con Sta­lin, quien les ha­bló “de ma­ne­ra sen­ci­lla, ma­ter­nal” y les mos­tró su preo­cu­pa­ción por España. En el II Con­gre­so Internacional de Es­cri­to­res en De­fen­sa de la Cultura, pro­mo­vi­do por la Alian­za de In­te­lec­tua­les An­ti­fas­cis­tas, re­ci­bie­ron el es­pal­da­ra­zo de nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les, pe­ro ya sa­be­mos que aque­llos apo­yos y sim­pa­tías no sir­vie­ron pa­ra ga­nar la gue­rra. “To­do lo per­de­rían al ca­bo de unas se­ma­nas –se­ña­la Jo­sé Luis Fe­rris–, en cuan­to se con­fir­mó el fi­nal de la gue­rra y tu­vie­ron que aban­do­nar apre­su­ra­da­men­te Ma­drid”.

EL EXI­LIO

Y em­pe­zó el exi­lio. Des­de el ae­ró­dro­mo de Mo­nó­var (Ali­can­te), Ma­ría Te­re­sa y Rafael des­pe­ga­ron rum­bo a Orán, to­ma­ron un bar­co a Mar­se­lla, se di­ri­gie­ron en tren a París, allí, en la ca­pi­tal de Fran­cia, com­par­tie­ron pi­so con Pa­blo Ne­ru­da, y vol­vie­ron a Mar­se­lla pa­ra em­bar­car­se, en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias, ha­cia San­tia­go de Chi­le; si bien la es­ca­la pre­vis­ta en Bue­nos Ai­res se pro­lon­gó en el tiem­po más de la cuen­ta…

To­tal, que se ins­ta­la­ron en Argentina los si­guien­tes vein­ti­trés años de su vi­da, en­tre 1940 y 1963. Allí, en el ve­rano de 1941, na­ció su hi­ja Ai­ta­na, y allí es­cri­bie­ron pá­gi­nas me­mo­ra­bles, co­mo las de Con­tra vien­to y ma­rea, la pri­me­ra obra en el exi­lio de Ma­ría Te­re­sa, o Jue­go lim­pio, una de sus ge­mas na­rra­ti­vas, guio­nes de ra­dio y ci­ne, cuen­tos y obras de tea­tro; allí se re­en­con­tró tam­bién nues­tra pro­ta­go­nis­ta con su pri­mo­gé­ni­to, un hom­bre he­cho y de­re­cho, be­ca­do a la sa­zón por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud pa­ra ejer­cer la Me­di­ci­na.

Tras ob­te­ner su an­sia­do pa­sa­por­te, vol­vie­ron a Eu­ro­pa en 1955, y has­ta re­co­rrie­ron Chi­na en 1957. Su exi­lio ar­gen­tino con­clu­yó con in­cer­ti­dum­bre y amar­gu­ra, tras el de­rro­ca­mien­to por los mi­li­ta­res del pre­si­den­te tí­te­re Ar­tu­ro Fron­di­zi. La per­se­cu­ción po­li­cial –que in­clu­yó el alla­na­mien­to de su mo­ra­da– hi­zo irres­pi­ra­ble el cli­ma pa­ra los in­te­lec­tua­les, y la pa­re­ja pro­si­guió su des­tie­rro en Ita­lia.

ÚL­TI­MOS AÑOS

Tal co­mo evo­ca Jo­sé Luis Fe­rris en Pa­la­bras con­tra el ol­vi­do, “en los úl­ti­mos me­ses de 1968, Ma­ría Te­re­sa aca­ba la re­dac­ción de su li­bro au­to­bio­grá­fi­co: Me­mo­ria de la me­lan­co­lía”, sin du­da su obra más re­cor­da­da y cu­yo tér­mino coin­ci­dió con la muer­te de su que­ri­do tío, Ramón Me­nén­dez Pidal, pró­xi­mo a los cien años.

La sa­lud trai­cio­nó a Ma­ría Te­re­sa. Al­gu­nos tes­ti­mo­nios fi­jan en 1972 los pri­me­ros sín­to­mas de la en­fer­me­dad que aca­ba­ría bo­rran­do to­dos sus re­cuer­dos. El Alz­hei­mer ale­jó a Rafael de su la­do. El poe­ta ha­bía co­no­ci­do a una jo­ven bió­lo­ga – su mu­sa has­ta los pri­me­ros años ochen­ta–, por la que aban­do­nó al amor de su vi­da.

Aun­que re­gre­sa­ron jun­tos a España en 1977, “la te­rri­ble zar­pa de la des­me­mo­ria im­pe­día que nues­tra es­cri­to­ra re­co­no­cie­ra la tie­rra que pi­sa­ba”, y ape­nas si pu­do dis­fru­tar de la re­edi­ción en 1978 de Cer­van­tes, el sol­da­do que nos en­se­ñó a ha­blar, otro de sus li­bros más bri­llan­tes.

Ai­ta­na, la hi­ja, no ce­jó en los re­pro­ches a su pa­dre por su com­por­ta­mien­to con Ma­ría Te­re­sa, quien fa­lle­ció el 13 de di­ciem­bre de 1988 y fue en­te­rra­da en el pe­que­ño ce­men­te­rio de Ma­ja­dahon­da. En vi­da los ho­me­na­jes que re­ci­bió fue­ron in­su­fi­cien­tes y tar­díos. Pa­la­bras con­tra el ol­vi­do. Vi­da y obra de Ma­ría Te­re­sa León (1903-1988) res­ti­tu­ye su fi­gu­ra y la gua­re­ce, por fin, del des­dén a que tan pro­cli­ves so­mos los es­pa­ño­les. En opi­nión de Luis Gar­cía Mon­te­ro, “su li­te­ra­tu­ra ejem­pli­fi­ca con cla­ri­dad to­dos los sue­ños y las ne­ce­si­da­des cul­tu­ra­les de la Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la”.

Ma­ría Te­re­sa León en­tre Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca y Rafael Al­ber­ti en Ma­drid, en 1931 (fo­to: Ar­chi­vo Manuel Ángeles Or­tiz, Bi­blio­te­ca del Mu­seo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía).

Ma­ría Te­re­sa con Al­ber­ti, Bu­ñuel, Mi­guel Án­gel As­tu­rias y Mar­got Be­na­ce­rraf en 1969 (fo­to: Fun­da­ción Rafael Al­ber­ti).

Ma­ría Te­re­sa en 1986 (fo­to: Pi­lar Ay­me­rich).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.