La huel­ga más mul­ti­tu­di­na­ria du­ran­te el fran­quis­mo tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­tas a los mi­ne­ros de As­tu­rias?

Historia de Iberia Vieja - - ¿SABÍAS QUE... -

BA­JO LA RE­PRE­SIÓN ejer­ci­da por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, la huel­ga no te­nía ra­zón de ser y, por su­pues­to, en el Fue­ro del Tra­ba­jo de 1938 –nor­ma su­pre­ma que re­gía en el ám­bi­to la­bo­ral– no hay nin­gu­na alu­sión a la mis­ma co­mo mé­to­do pa­ra so­lu­cio­nar un con­flic­to la­bo­ral.

En 1962, un to­tal de sie­te mi­ne­ros fue­ron des­pe­di­dos del po­zo de San Ni­co­lás en Mieres, pro­pie­dad de la em­pre­sa Fá­bri­ca de Mieres, por reivin­di­car me­jo­ras sa­la­ria­les y la­bo­ra­les. Es­te he­cho sir­vió de es­po­le­ta a una huel­ga mul­ti­tu­di­na­ria, la pri­me­ra de es­te ca­la­do a la que tu­vo que ha­cer fren­te el fran­quis­mo, que no tar­dó en ex­ten­der­se a otras zo­nas de As­tu­rias y de España en ge­ne­ral.

El pro­ble­ma de­vino po­lí­ti­co a cau­sa de la des­pro­por­cio­na­da re­pre­sión del ré­gi­men y el mo­vi­mien­to con­clu­yó dos me­ses des­pués, tras las ne­go­cia­cio­nes en­tre el mi­nis­tro-se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Mo­vi­mien­to Jo­sé So­lís Ruiz y los mi­ne­ros, por las que se ce­dió a al­gu­nas reivin­di­ca­cio­nes de los huel­guis­tas.

La huel­ga de 1962 pue­de con­si­de­rar­se un pun­to de in­fle­xión en el fran­quis­mo que, aun­que no va­rió su rum­bo, su­frió un du­ro cas­ti­go en su ima­gen ex­te­rior, ya que pe­rió­di­cos co­mo Le Mon­de, New York Ti­mes, Il Co­rrie­re de la Se­ra o All­ge­mei­ne Zei­tung ale­mán se so­li­da­ri­za­ron con el mo­vi­mien­to obre­ro. Al año si­guien­te, el pin­tor en el exi­lio Pa­blo Pi­cas­so hi­zo un di­bu­jo ilus­tran­do es­tos he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.