Un reino jun­to al mar

Historia de Iberia Vieja - - AQUÍ HAY HISTORIA -

LA OCU­PA­CIÓN SUEVAYVISIGODA EN GALICIA no de­jó ras­tro en Ons, pe­ro los in­di­cios exis­ten­tes ha­cen in­tuir una des­po­bla­ción to­tal de te­rri­to­rio por cul­pa de los ata­ques de es­tos. La is­la de Ons apa­re­ce por pri­me­ra vez en un do­cu­men­to his­tó­ri­co del 8 de ma­yo de 899, cuan­do el rey Al­fon­so III con­fir­ma unas do­na­cio­nes rea­li­za­das al pre­la­do Sis­nan­do I de Iria, con mo­ti­vo de la con­sa­gra­ción de la ba­sí­li­ca apos­tó­li­ca com­pos­te­la­na. Es­te do­cu­men­to, muy de­ba­ti­do en­tre los his­to­ria­do­res, ubi­ca­ría una igle­sia de San Mar­tín en la is­la de Ons, y afian­zó la hi­pó­te­sis de la exis­ten­cia de un mo­nas­te­rio o co­mu­ni­dad mo­nás­ti­ca ere­mi­ta en la is­la, co­mo jus­ti­fi­ca­ción a uno de sus mu­chos enigmas ar­queo­ló­gi­cos: la “la­xe de cre­go”. De esa fe­cha na­ce la de­no­mi­na­ción de Reino de Galicia, que se es­cin­dió del reino de León.

De­be­mos es­pe­rar a que ba­je la ma­rea en la pla­ya de Area de Cans, y aún así te­ne­mos que mo­jar­nos y re­co­rrer un res­ba­la­di­zo ca­mino, unos 120 me­tros, sal­tan­do en­tre las ro­cas, pa­ra lle­gar al is­lo­te don­de se con­ser­va un sar­có­fa­go es­ca­va­do en la ro­ca, en un lu­gar tan insólito. El se­pul­cro, que es uno de los res­tos ar­que­ló­gi­cos más fas­ci­nan­tes de la is­la, pre­sen­ta una for­ma rec­tan­gu­lar, de orien­ta­ción nor­te-sur, con un re­bor­de pe­ri­me­tral re­sal­ta­do, con las es­qui­nas re­don­dea­das, aun­que pro­ba­ble­men­te es­té des­gas­ta­do por la ac­ción ma­rí­ti­ma y ori­gi­na­ria­men­te hu­bie­ran si­do cua­dra­das. Las pa­re­des del sar­có­fa­go son bas­tan­te verticales, aun­que la ba­se se es­tre­cha le­ve­men­te res­pec­to a la bo­ca. La ba­se es lla­na y la rup­tu­ra es cón­ca­va. La zo­na de la ca­be­za, orien­ta­da al nor­te, tie­ne una for­ma ova­la­da, crean­do una se­mi­cir­cun­fe­ren­cia, con las pa­re­des y rup­tu­ra cón­ca­vas y la ba­se se­mi­pla­na.

En es­te ex­tre­mo nor­te del sar­có­fa­go tam­bién se re­co­no­cen los res­tos de un tra­mo de fus­te pro­ce­den­te po­si­ble­men­te de una cruz.Tie­ne sec­ción cua­dran­gu­lar y pre­sen­ta res­tos de hor­mi­gón en la ba­se del mis­mo. En su ex­tre­mo opues­to, el sur, tam­bién se dis­tin­gue un pe­que­ño re­ba­je de for­ma se­mi­cir­cu­lar, co­mo pa­ra en­ca­jar los pies. Es­ta orien­ta­ción nor­te-sur no es la usual ya que, por nor­ma, la ca­be­za se orien­ta­ba ha­cia orien­te, lu­gar por don­de sa­le el sol.

En el Cen­tro de Vi­si­tan­tes de la is­la de Ons, en­con­tra­mos la ta­pa del sor­pren­den­te sar­có­fa­go que ha ge­ne­ra­do mu­chas le­yen­das. Co­mo men­cio­nan Ba­lles­te­ros y Sán­chez en su li­bro Ons: una is­la ha­bi­ta­da “es­ta ta­pa se­pul­cral fue en­con­tra­da, ha­ce años, en Area dos Cans. Fue tras­la­da­da a una vi­vien­da con el fin de uti­li­zar­la co­mo pie­dra pa­ra una la­rei­ra de una ca­sa aun­que nun­ca lle­gó a uti­li­zar­se pa­ra tal fin. En el 2012, fue tras­la­da­da al Cen­tro de Vi­si­tan­tes de la Illa de Ons don­de ac­tual­men­te es­tá ex­pues­ta”.Allí no­so­tros mis­mos

po­de­mos me­dir la pre­sun­ta ta­pa del se­pul­cro y com­pa­rán­do­la con las me­di­cio­nes que rea­li­za­mos pre­via­men­te al mis­mo, po­de­mos con­fir­mar que en­ca­ja per­fec­ta­men­te. Des­gra­cia­da­men­te ni la lo­sa ni la tum­ba pre­sen­tan nin­gu­na ins­crip­ción o pis­ta que per­mi­ta da­tar­la cro­no­ló­gi­ca­men­te. So­lo la to­po­ní­mia, el tér­mino con el que los is­le­ños se re­fie­ren al se­pul­cro co­mo “la­xe de cre­go” su­gie­re ese ori­gen, pe­ro no exis­te cons­tan­cia his­tó­ri­ca ni ar­queo­ló­gi­ca de un mo­nas­te­rio en Ons. Por ello otros au­to­res su­gie­ren que pu­do ser la tum­ba de un no­ble, o in­clu­so un ins­tru­men­to de pe­ni­ten­cia…

Se­gún la mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción de Car­los An­drés Gon­zá­lez Paz, del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ga­lle­gos Pa­dre Sar­mien­to, exis­ten men­cio­nes a la is­la de Ons en do­cu­men­tos de los re­yes del reino de Gal­cia en el si­glo X: Or­do­ño II, Frue­la II y Ra­mi­ro II. En las cen­tu­rias pe­no­me­die­va­les la is­la de Ons se­rá in­vo­lun­ta­ria pro­ta­go­nis­ta de la pre­sión mu­sul­ma­na so­bre las cos­tas ga­lle­gas, sien­do uti­li­za­da por flotas sa­rra­ce­nas co­mo pun­to de re­ca­la­do, de apro­vi­sio­na­mien­to, de agua­da o de pro­tec­ción. En­tre 1115 y 1116, jus­to des­pués de la muer­te de Al­fon­so VI –el úl­ti­mo rey de Galicia- los pi­ra­tas sa­rra­ce­nos uti­li­za­ron Ons, y otras is­las ga­lle­gas, co­mo ba­se pa­ra sus in­cur­sio­nes en la cos­ta. Se­ña­la Gon­zá­lez Páz: “An­te la mag­ni­tud al­can­za­da por es­te ti­po de agre­sio­nes, el pre­la­do com­pos­te­lano Die­go Gel­mí­rez en­vió emi­sa­rios a las prin­ci­pa­les po­ten­cias ma­rí­ti­mas me­di­te­rrá­neas, re­clu­tan­do a un cons­truc­tor de na­ves ge­no­vés lla­ma­do Au­ge­rio quien, des­de las ri­be­ras irien­ses del río Ulla, lle­gó a rea­li­zar y a ca­pi­ta­near la pri­me­ra ar­ma­da ga­lle­ga co­no­ci­da, com­pues­ta por dos efi­cien­tes ga­le­ras. El bautismo de fue­go de esas em­bar­ca­cio­nes de gue­rra acon­te­ció el año 1121”.

Los mo­der­nos na­vios ga­lle­gos se en­fren­ta­ron a una flo­ta de vein­te na­ves sa­rra­ce­nas pro­ce­den­tes de Se­vi­lla y Lis­boa en el in­te­rior de la ría de Vi­go, no muy le­jos de la is­la de Ons. El re­sul­ta­do de la épi­ca ba­ta­lla fue una “vic­to­ria cris­tia­na, con 3 na­ves is­mae­li­tas cap­tu­ra­das, 16 mu­sul­ma­nes muer­tos y 98 cap­tu­ra­dos”.Las in­cur­sio­nes sa­rra­ce­nas, y tam­bién los ata­ques de los pi­ra­tas vi­kin­gos lle­ga­dos del nor­te, ter­mi­na­ron por des­po­blar la is­la de Ons du­ran­te años. En el si­glo XII, prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­da la ame­na­za mu­sul­ma­na, la is­la vuel­ve a ser ocu­pa­da, aun­que has­ta el si­glo XV no po­de­mos ha­blar de una or­ga­ni­za­ción so­cial y ecle­siás­ti­ca en Ons.

En 1420 apa­re­ce una men­ción a los frailes que es­ta­ban en la er­mi­ta de San­ta María de Doos en el tes­ta­men­to de un mer­ca­der que do­na su for­tu­na a va­rias igle­sias ga­lle­gas. Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas es una pri­me­ra men­ción a la Igle­sia de San­ta María de Ons, ad­vo­ca­ción que to­da­vía se con­ser­va en una de las dos igle­sias que he­mos po­di­do vi­si­tar en la is­la. Por en­ton­ces, la is­la de Ons era pro­pie­dad de la mi­ta com­pos­te­la­na, que tra­di­cio­nal­men­te po­día le­gar la ad­mi­nis­tra­ción de sus pa­tri­mo­nios a li­na­jes hi­dal­gos afi­nes a la Igle­sia, y en 1463 el ar­zo­bis­mo Alon­so II de Fon­se­ca ce­dió la is­la aT­ris­tán de Mon­te­ne­gro.

Sar­có­fa­go ex­ca­va­do en pie­dra.

En los do­cu­men­tos del rei­na­do de Or­do­ño II exis­ten re­fe­ren­cias a la is­la de Ons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.