Las Ca­sas Col­ga­das

Historia de Iberia Vieja - - ÁGORA - Por Al­ber­to de Fru­tos

SE ASO­MAN SUS BAL­CO­NES AL ABIS­MO, pe­ro el tiem­po ha de­mos­tra­do que son aje­nos a los can­tos de si­re­na de la hoz del Hué­car. So­bre­vi­ven sin mie­do en las al­tu­ras, tal vez des­de el si­glo XV, equi­li­bris­tas de ma­de­ra acos­tum­bra­dos al pin­cel y al ob­je­ti­vo de tan­tos ga­lan­tea­do­res.

El flamenco An­ton van den Wyn­gaer­de se de­tu­vo en 1565 a con­tem­plar­las y Fe­li­pe II que­dó en­can­ta­do con su vis­ta. ¿Qué sien­te un rey cuan­do ad­vier­te que lo es de tan­ta be­lle­za?

De cuer­po gó­ti­co, las Ca­sas Col­ga­das nos abren sus puer­tas ya no co­mo vi­vien­das par­ti­cu­la­res, sino con el es­pí­ri­tu de un mu­seo –el de Ar­te Abs­trac­to, fun­da­do en los años se­sen­ta del pa­sa­do si­glo por Fer­nan­do Zó­bel– y el de un me­són que inau­gu­ra­ra el mi­nis­tro de Tu­ris­mo Fra­ga, ávi­do de fo­tos y mi­nu­tos en el NO-DO. Sin ale­jar­nos de es­te sím­bo­lo, po­de­mos, pues, ali­men­tar el al­ma y el estómago, y de­jar lue­go que la be­lle­za sub­sis­ta en el re­cuer­do, co­mo en el poe­ma de Words­worth.

LA PIEDRAY NO­SO­TROS

Va­ya­mos don­de va­ya­mos, volvemos siem­pre a ellas. Se di­ría que las Ca­sas Col­ga­das de Cuen­ca son una abs­trac­ción con­cre­ta, que no so­lo ha so­bre­vi­vi­do a la ten­ta­ción del va­cío, sino a la de­ja­dez que con­de­nó a la ex­tin­ción a otros es­pa­cios de la cor­ni­sa de San Mar­tín. Com­pa­rar una fo­to de hoy con otra de fi­na­les del si­glo XIX nos re­ve­la que el tiem­po cum­ple con su ame­na­za si no­so­tros, sus enemi­gos, no po­ne­mos re­me­dio.

Des­de prin­ci­pios del pa­sa­do si­glo, el puen­te de San Pa­blo, de hie­rro y ma­de­ra –he­ren­cia de otro que cons­tru­ye­ra el ca­nó­ni­go Juan del Po­zo en el XVI– es la me­jor pa­sa­re­la pa­ra ad­mi­rar su ros­tro, cur­ti­do de mam­pos­te­ría con si­lla­res en las es­qui­nas. Fren­te a ese re­nue­vo de las ro­cas, uno se sien­te mor­tal pe­ro im­pe­re­ce­de­ro, co­mo si re­na­cie­ra. Ca­mi­lo Jo­sé Cela, que ha­bla­ba un po­co pa­ra la in­te­li­gen­cia y otro po­co pa­ra el aplau­so de las pie­dras, di­jo que “ca­mi­nan­do por Cuen­ca al via­je­ro le bro­tan de sú­bi­to alas en el al­ma, des­co­no­ci­dos mun­dos en el mi­rar”.

Así es. Las Ca­sas Col­ga­das, bau­ti­za­das de ese mo­do en torno a 1920, son el pu­ro asom­bro y tam­bién una lec­ción vi­va de las dis­tin­tas eda­des del hom­bre. De la ar­qui­tec­tu­ra do­més­ti­ca de sus orí­ge­nes he­mos pa­sa­do a una ga­le­ría de ar­te tan mo­der­na –fue ala­ba­da por el mis­mí­si­mo pa­dre del MoMA neo­yor­quino, Al­fred H. Barr Jr.–, que pa­re­ce fra­gua­da por un via­je­ro del tiem­po. De un icono he­mos pa­sa­do al mis­mo icono. Pe­ro no­so­tros –los de en­ton­ces– ya no so­mos los mis­mos.

Avi­so de muer­te SOP­HIE HÉNAFF AL­FA­GUA­RA. BAR­CE­LO­NA (2017). 304 PÁGS. 18,90 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.