La lu­pa so­bre la his­to­ria… Raquel Me­ller

“La mis­ma dis­tan­cia hay des­de el tea­tro al pa­la­cio que des­de el pa­la­cio al tea­tro. ¡Si quie­re es­cu­char­me que ven­ga él!”. Tal sen­ten­cia re­su­me el tem­pe­ra­men­to un tan­to bi­za­rro de Raquel Me­ller y el re­pu­dio a to­do aque­llo que pu­die­ra con­di­cio­nar su in­de­pend

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JAVIER MAR­TÍN

Pe­ro es que Raquel nun­ca en­ten­dió de ma­jes­ta­des ni su­pre­ma­cías, de pró­ce­res de go­bier­nos ni fi­gu­ras in­dis­cu­ti­bles. No era pa­ra me­nos. Du­ran­te dé­ca­das en España na­die ha­bía más po­pu­lar que en ella. Y no so­lo en España. En al­gún mo­men­to de los años trein­ta tu­vo más in­gre­sos en Fran­cia que los fa­mo­sí­si­mos Mau­ri­ce Che­ve­lier o Car­los Gar­del. Y co­mo Raquel era Raquel, co­mo se sa­bía que te­nía cier­tos arran­ques ego­cén­tri­cos, co­mo era una es­tre­lla des­me­di­da, se la exi­mía de to­da cul­pa. Y Al­fon­so XIII, acom­pa­ña­do de la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia, fue des­de el pa­la­cio al tea­tro y dis­fru­tó del enorme ar­te de la que pro­ba­ble­men­te fue la cu­ple­tis­ta más in­flu­yen­te y de ma­yor éxi­to in­ter­na­cio­nal de la his­to­ria de España.

Fran­cis­ca Mar­qués López na­ció en el pue­blo za­ra­go­zano de Ta­ra­zo­na en 1888 y en cuan­to, tes­ta­ru­da co­mo siem­pre fue, com­pren­dió que su vi­da iba es­tar lle­na de ar­te, de­ci­dió al­te­rar su nom­bre en bus­ca de más so­no­ri­dad. De un ma­ri­ne­ro ale­mán, pa­re­ce ser, to­mó pres­ta­do el ape­lli­do Möe­ller, que cas­te­lla­ni­zó, y le pu­so una Raquel de­lan­te pa­ra cons­truir un nom­bre in­mor­tal en el ar­te es­pa­ñol

del si­glo XX. An­tes ha­bía si­do cos­tu­re­ra en un ta­ller de Bar­ce­lo­na has­ta que, en­tre zur­ci­do y zur­ci­do, una ar­tis­ta la es­cu­chó can­tu­rrear y es­po­leó pa­ra que se de­di­ca­se pro­fe­sio­nal­men­te a eso, a can­tar. Y ni cor­ta ni pe­re­zo­sa pu­so su voz y su ca­rác­ter al ser­vi­cio de su ar­te.

“Yo na­cí en Bar­ce­lo­na, en 1911, en el Tea­tro Ar­nau”, di­ría mu­cho tiem­po des­pués de aquel “na­ci­mien­to” una ya muy fa­mo­sa Raquel. Y es que ese día vi­vió, en su de­but, el pri­me­ro de sus mu­chos éxi­tos. Co­men­zó dan­do a esos cu­plés, con­si­de­ra­dos por la in­te­lec­tua­li­dad co­mo un ar­te me­nor, un tono gua­són y has­ta vo­lup­tuo­so y, des­de su tem­pe­ra­men­to sin­gu­lar, pa­so a pa­so, ac­tua­ción a ac­tua­ción, fue ca­paz de con­ver­tir­lo en un gé­ne­ro res­pe­ta­do, dan­do a co­no­cer te­mas que hoy son clá­si­cos del fol­clo­re es­pa­ñol co­mo El re­li­ca­rio, La vio­le­te­ra o Flor de té. El pe­rio­dis­ta Rafael Can­si­nos-As­sens da­ba bue­na cuen­ta en 1919 de la re­le­van­cia re­no­va­do­ra de la Me­ller: “Con ella se en­cum­bró su ar­te has­ta su más al­to lí­mi­te po­si­ble, has­ta el ín­di­ce má­xi­mo que pue­de al­can­zar en la es­ce­na una re­pre­sen­ta­ción uni­per­so­nal. Fue un or­be res­trin­gi­do, pe­ro pleno, do­ta­do de las vir­tu­des ar­tís­ti­cas de la mú­si­ca, el re­ci­ta­do y la es­cul­tu­ra vi­va”. Quien em­pe­za­ra sien­do una in­tér­pre­te po­pu­lar de­vino en una ar­tis­ta en­cum­bra­da y res­pe­ta­da por to­da la es­fe­ra in­te­lec­tual. Raquel Me­ller se es­ta­ba con­vir­tien­do en un mi­to vi­vo. Y a fe que su mal ca­rác­ter tam­bién su­po acre­cen­tar es­ta mi­ti­fi­ca­ción. Bien lo hi­zo cuan­do en 1913 sol­tó unos cuan­tos so­pa­pos a una com­pa­ñe­ra y más aún cuan­do, dos años des­pués, en el Tea­tro Ro­mea de Ma­drid, he­cha una fu­ria, abo­fe­teó con ga­nas a otra es­tre­lla de la épo­ca, La Ar­gen­ti­ni­ta… La ra­zón: sin­tió que es­ta es­ta­ba imi­tán­do­la en el es­ce­na­rio. Co­sas de ca­rác­ter.

NA­CE UNA ES­TRE­LLA

Co­no­cer en Ma­drid al es­cri­tor gua­te­mal­te­co En­ri­que Gó­mez Ca­rri­llo en el año 1917, con quien se ca­só en 1919, su­pu­so el al­da­bo­na­zo pa­ra su re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Muy bien re­la­cio­na­do con la in­te­lec­tua­li­dad es­pa­ño­la y fran­ce­sa, sus con­tac­tos fa­ci­li­ta­ron que de­bu­ta­se, en 1919, en Pa­rís y que pron­to fue­se acep­ta­da por los más in­flu­yen­tes crí­ti­cos fran­ce­ses. Se con­vir­tió en una es­tre­lla, tam­bién ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, y una vez que sin­tió que po­día vo­lar sola, se di­vor­ció. Eu­ro­pa se le que­da­ba pe­que­ña y se lan­zó a la con­quis­ta, pri­me­ro, de Ar­gen­ti­na. Des­pués, de Nue­va York. Allí ob­tu­vo un éxi­to apo­teó­si­to, a par­tir de 1926, en sus 38 ac­tua­cio- nes en uno de los tem­plos ar­tís­ti­cos de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los, el Em­pi­re Thea­tre. La re­vis­ta Ti­me la lle­vó a su por­ta­da. “Sus ma­nos son co­mo ros­tros”, se leía en el re­por­ta­je. Allí co­no­ció a Cha­plin, y allí le pro­pu­so el ge­nio del sép­ti­mo ar­te par­ti­ci­par jun­tos en una pe­lí­cu­la. No mos­tró in­te­rés Me­ller y la co­sa que­dó en agua de bo­rra­jas. El di­rec­tor in­glés le si­só sin per­mi­so la co­pla La Vio­le­te­ra, iden­ti­fi­ca­da por com­ple­to con la in­ter­pre­ta­ción que de ella ha­cía la ara­go­ne­sa, y la in­clu­yó en su pe­lí­cu­la Lu­ces de la ciu­dad. El au­tor de la pie­za, Jo­sé Pa­di­lla, de­nun­ció el sa­queo de Cha­plin, que fue con­de­na­do por usar la mú­si­ca sin au­to­ri­za­ción.

Sus éxi­tos cin­te­ma­to­grá­fi­cos con­ti­nua­ron y, en­tre gi­ra y gi­ra, Fran­cia ya la aco­gía co­mo una de las su­yas. To­do eran pa­ra­bie­nes con es­ta mu­jer de ca­rác­ter que su­po so­bre­po­ner­se a to­dos los obs­tácu­los, ele­var­se an­te cual­quie­ra que le hi­cie­ra som­bra… me­nos a la gue­rra. La Gue­rra Ci­vil la des­tro­zó, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial la con­du­jo a un pro­gre­si­vo ol­vi­do. Tras ellas, las ac­tua­cio­nes se es­pa­cia­ron ca­da vez más, su fi­gu­ra pa­só a ser ape­nas un re­cuer­do va­go pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En 1962 mo­ría aque­lla que no se ame­dren­tó ni an­te com­pa­ñe­ras, ni an­te re­yes ni an­te el mis­mí­si­mo Char­les Cha­plin.

QUIEN EM­PE­ZA­RA SIEN­DO UNA IN­TÉR­PRE­TE PO­PU­LAR DE­VINO EN UNA AR­TIS­TA RES­PE­TA­DA Y EN­CUM­BRA­DA POR LOS IN­TE­LEC­TUA­LES

Fue por­ta­da de re­vis­tas y una es­ta­tua en el Pa­ra­le­lo bar­ce­lo­nés, a la de­re­cha, re­cuer­da el le­ga­do de es­ta mu­jer de ar­mas to­mar que desai­ró al mis­mí­si­mo Al­fon­so XIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.