Cro­nos

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

ES­TA ES UNA HIS­TO­RIA DE PE­LÍ­CU­LA. El con­te­ne­dor de la Rúa de la Paz es uno de los mi­les que hay en Vi­go y en cual­quer lu­gar de España. Ha­ce unos me­ses, una pa­re­ja que pa­sea­ba JUN­TO A ÉL vio unas pie­dras que les lla­ma­ron la aten­ción. Pa­re­cían al­go más que los cas­co­tes y pe­drus­cos de la obra cer­ca­na.

Y sea­mos sin­ce­ros: aun­que es­té prohi­bi­do, cuan­do se ve uno de es­tos con­te­ne­do­res en ple­na calle, el ve­cin­da­rio apro­ve­cha pa­ra ti­rar aque­llo que le so­bra y que en los cu­bos de ba­su­ra no es­tá bien vis­to o es muy gran­de. Una de esas per­so­nas era una mu­jer de avan­za­da edad que, sin dar­se cuen­ta, es­ta­ba ti­ran­do cien­tos de “jo­yas” de mi­les de años de an­ti­güe­dad. Ese te­so­ro per­te­ne­cía a su ma­ri­do, fa­lle­ci­do años atrás. Y es que el hom­bre con el que se ha­bía ca­sa­do –ade­más de ser un repu­tado psi­quia­tra– via­ja­ba de vez en cuan­do a per­di­dos ya­ci­mien­tos pa­ra me­ter en sus bol­sas de “tro­feos” al­gu­nas pie­zas asom­bro­sas. Aque­llo era muy ha­bi­tual en tiem­pos no tan le­ja­nos en los que fal­ta­ba una le­gis­la­ción res­pec­to a los ves­ti­gios del pa­sa­do.

La po­li­cía cien­tí­fi­ca ha he­cho una la­bor de ras­treo ex­tra­or­di­na­ria. Tras des­cu­brir el ori­gen de las pie­zas se pre­sen­tó an­te la viu­da de García de la Vi­lla. Tras el sus­to ini­cial, ella abrió sus ar­chi­vos, sus pa­pe­les, re­cor­dó la afi­ción de su es­po­so y así se pu­do se­guir la gé­ne­sis de es­tas pie­zas –de en­tre 7.000 y 300.000 años de an­ti­güe­dad– re­cu­pe­ra­das en los años 70 y que pro­ce­den de los ya­ci­mien­tos del Ce­rro del Be­rrue­co (Sa­la­man­ca), de Toen (Ou­ren­se) y de otros de la ri­be­ra del Mi­ño. Aho­ra las pie­zas es­tán a sal­vo en el Mu­seo Qui­ño­nes de León de Vi­go.

Fo­tos: Gen­ti­le­za del Mu­seo Qui­ño­nes de León.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.