Aper­tu­ra… apa­ren­te

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - LA EN­TRA­DA

en el go­bierno de Fra­ga trajo la lla­ma­da Ley de Li­ber­tad de Pren­sa, que no fue apo­ya­da en prin­ci­pio por Fran­co, que creía que el con­trol de la in­for­ma­ción de­bía ejer­cer­se des­de el po­der po­lí­ti­co. Aque­lla aper­tu­ra en los pri­me­ros años 60 era más cos­mé­ti­ca que real. Di­ce Paul Pres­ton: “La apa­ren­te li­be­ra­li­za­ción es­tu­vo acom­pa­ña­da de me­di­dass du­ras con­tra la opo­si­ción. Las de­ten­cio­nes, las tor­tu­ras o los jui­cios con­tra iz­quier­dis­tas con­ti­nua­ron sien­do fre­cuen­tes”. trono. De­trás se en­con­tra­ban va­rios miem­bros del go­bierno fran­quis­ta, que fue­ron des­ti­tui­dos y al­gu­nos de ellos des­te­rra­dos. Po­co des­pués, un gru­po for­ma­do por ocho de sus do­ce te­nien­tes ge­ne­ra­les –de­cían ser sus ca­ma­ra­das de ar­mas y su­bor­di­na­dos– es­cri­bie­ron a Fran­co pa­ra que re­nun­cia­ra, pe­ro el tono res­pe­tuo­so y co­me­di­do de la mi­si­va no hi­zo re­blan­de­cer los áni­mos del dic­ta­dor.

Incluso en esas “ofen­si­vas” mo­nár­qui­cas se en­con­tra­ba el du­que de Al­ba, nom­bra­do por Fran­co em­ba­ja­dor en Lon­dres. Era el prin­ci­pal mi­llo­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.