A pe­sar de la con­fe­sión de su des­cen­so a los in­fier­nos y pos­te­rior pac­to con el dia­blo, el reo fue con­de­na­do a una pena bas­tan­te in­sig­ni­fi­can­te

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA - Las tor­tu­ras de los in­qui­si­do­res El fu­tu­ro con­quis­ta­dor

del in­fierno, don­de se en­con­tró con el de­mo­nio y apren­dió a do­mi­nar la ma­gia ne­gra. El Santo Ofi­cio re­qui­só en ca­sa del sa­cer­do­te una se­rie de li­bros im­pro­pios de la cla­se cle­ri­cal, ta­les como Los ad­mi­ra­bles Se­cre­tos, de Al­ber­to Magno, y al­gún que otro tex­to ocul­tis­ta en el que se des­cri­bían téc­ni­cas pa­ra ha­llar te­so­ros es­con­di­dos. El ha­llaz­go más des­con­cer­tan­te, qui­zá –de ser cier­to–, es­tri­ba­ba en una se­rie de do­cu­men­tos es­cri­tos en un len­gua­je her­mé­ti­co e in­des­ci­fra­ble, que fue­ron in­ter­pre­ta­dos como “es­cri­tu­ra dia­bó­li­ca”. Na­die fue ca­paz de tra­du­cir­los, pe­ro Pe­dro Ruiz Cal­de­rón, fiel a su va­ni­dad, se jac­tó de co­no­cer su sig­ni­fi­ca­do en el jui­cio. Por úl­ti­mo, tam­bién en­con­tra­ron una se­rie de ob­je­tos pre­cio­sos –oro y de­más– que hi­cie­ron sos­pe­char a las au­to­ri­da­des in­qui­si­to­ria­les que aquel hom­bre, efec­ti­va­men­te, uti­li­za­ba las téc­ni­cas ocul­tis­tas pa­ra en­con­trar te­so­ros. De he­cho, el con­quis­ta­dor Gil Gon­zá­lez de Be­na­vi­des de­cla­ró en el jui­cio que el clé­ri­go ha­bía des­cu­bier­to el pa­ra­de­ro de “va­rios ces­tos de lle­nos de oro y otras ri­que­zas” de aque­llas que los na­ti­vos ha­bían es­con­di­do pa­ra po­ner­las a sal­vo de la ava­ri­cia de los es­pa­ño­les. Al pa­re­cer, ade­más, su ha­bi­li­dad en la ma­te­ria de en­con­trar te­so­ros y ob­je­tos es­con­di­dos era tan po­pu­lar y ha­bía ga­na­do tan­ta fa­ma, que mu­chas per­so­nas acu­dían a él re­cla­man­do sus ser­vi­cios pa­ra en­con­trar “co­sas, per­so­nas y te­so­ros ocul­tos”, a cam­bio de in­gen­tes su­mas de di­ne­ro.

A pe­sar de la con­fe­sión –no exen­ta de ele­men­tos fan­tás­ti­cos– de su des­cen­so a los in­fier­nos y pos­te­rior pac­to con el dia­blo, de jac­tar­se de sus po­de­res sin nin­gún ru­bor, y de los nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios que le acu­sa­ron de te­ner po­de­res so­bre­na­tu­ra­les, el reo fue con­de­na­do a una pena bas­tan­te in­sig­ni­fi­can­te, te­nien­do en cuen­ta lo que po­dría ha­ber­le pa­sa­do. Su con­de­na se li­mi­tó a des­te­rrar­lo a Es­pa­ña y a prohi­bir­le de­di­car­se al sa­cer­do­cio du­ran­te dos años, por lo que pro­ba­ble­men­te lo que pre­ten­día Zu­má­rra­ga era cas­ti­gar los de­li­rios de gran­de­za so­bre­na­tu­ral de un char­la­tán. Sin em­bar­go, el pro­fe­sor Chu­chiak, uno de los que más a fon­do ha in­ves­ti­ga­do es­te ca­so, lle­gó a con­ven­cer­se de que Pe­dro Ruíz de Cal­de­rón sí te­nía un po­der, si bien no so­bre­na­tu­ral, sí muy lla­ma­ti­vo: el de la hip­no­sis. Según su opi­nión, es­te he­cho ex­pli­ca­ría el mo­ti­vo por el que tan­tas per­so­nas lle­ga­ron a creer que real­men­te que Pe­dro Ruiz Cal­de­rón te­nía po­de­res má­gi­cos.

apu­ra­ban la con­fe­sión de los reos, que no du­da­ban en de­la­tar a sus ami­gos y co­no­ci­dos.

de las Fi­li­pi­nas, Mi­guel Ló­pez de Le­gaz­pi, de­cla­ró como tes­ti­go en el pro­ce­so con­tra Ruiz Cal­de­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.