Ba­ta­lla en Wimpf­fen

Historia de Iberia Vieja - - LA BATALLA - BADEN-DURLACH,

inex­per­to y au­to­di­dac­ta, reali­zó un des­plie­gue bas­tan­te ori­gi­nal: apo­yó su de­re­cha en el río Nec­kar, y su iz­quier­da en un bos­que, pa­ra evitar ser en­vuel­to. En el cen­tro si­tuó cin­co cua­dros de pi­que­ros, pro­te­gi­dos por una lí­nea de ca­rro­ma­tos con arcabuceros y ca­ño­nes a mo­do de trin­che­ra. Las alas só­lo te­nían unos po­cos es­cua­dro­nes de ji­ne­tes, pe­ro de­trás es­pe­ra­ba el grue­so de ca­ba­lle­ría, al ace­cho pa­ra apro­ve­char cual­quier error ca­tó­li­co. En­fren­te, mi­ran­do al sur, Cór­do­ba que­dó en la de­re­cha, por ser­vir a un rey, con tres cua­dros de pi­que­ros, yTilly en la iz­quier­da por ser­vir a un Du­que, con cin­co cua­dros (dos en se­gun­da lí­nea), flan­quea­dos por sendas alas de ca­ba­lle­ría.Tilly ini­ció el ata­que la ma­ña­na del 7 de ma­yo con sus tres cua­dros de pri­me­ra lí­nea, pe­ro la des­car­ga de fue­go des­de los ca­rro­ma­tos los re­cha­zó. En­ton­ces los ca­tó­li­cos se re­fu­gia­ron a la som­bra de los ár­bo­les pa­ra des­can­sar y co­mer, mien­tras los pro­tes­tan­tes les es­pe­ra­ban en for­ma­ción ce­rra­da.

Cuan­do Baden em­pe­zó a re­ti­rar a sus mos­que­te­ros, Cór­do­ba en­vió a los su­yos pa­ra ocu­par­lo y así en­vol­ver a los pro­tes­tan­tes por su flan­co. Baden en­vió a sus mos­que­te­ros de vuel­ta, pe­ro vien­do a los es­pa­ño­les só­li­dos se de­ci­dió a dar el gol­pe de gra­cia con­traTilly. Así, Baden lan­zó su gran re­ser­va de ca­ba­lle­ría a la de­re­cha con­tra la alemana de Maes­tro, dis­per­sán­do­la y ca­yen­do sobre el flan­co de la in­fan­te­ría deTilly, que tam­bién hu­yó, ex­cep­to el re­gi­mien­to de sui­zos vie­jos de Sch­midt. En el otro flan­co, Cór­do­ba man­dó avan­zar a sus cua­dros con­tra la lí­nea de ca­rro­ma­tos, pe­ro un fue­go mor­tí­fe­ro hi­zo huir a dos de sus cua­dros de ale­ma­nes. El ter­ce­ro, for­ma­do por es­pa­ño­les de­lTer­cio Vie­jo de Nápoles, aguan­tó to­do lo que le echa­ron. Cór­do­ba se pu­so al fren­te de la ca­ba­lle­ría es­pa­ño­la y car­gó a los pro­tes­tan­tes: le de­ja­ron só­lo, con­si­guien­do vol­ver tras ser cap­tu­ra­do. Si la in­fan­te­ría pro­tes­tan­te hu­bie­ra avan­za­do, el ejér­ci­to ca­tó­li­co hu­bie­ra si­do ani­qui­la­do, pe­ro és­ta, con los ca­rro­ma­tos de­lan­te, po­día de­fen­der­se. Por otro la­do, na­die po­día dar­les ór­de­nes, ya que Baden y to­dos los de­más co­man­dan­tes se en­con­tra­ban con la ca­ba­lle­ría de su ala de­re­cha. Así, al am­pa­ro de­lTer­cio de Nápoles y de Sch­midt, to­do el ejér­ci­to ca­tó­li­co se re­agru­pó pa­ra con­ti­nuar la lu­cha y avan­zó de nue­vo sobre la aho­ra ago­ta­da y dis­per­sa ca­ba­lle­ría de Baden, que fue ex­pul­sa­da del cam­po de ba­ta­lla. A con­ti­nua­ción, la ca­ba­lle­ría ca­tó­li­ca ro­deó la lí­nea de ca­rro­ma­tos, y la in­fan­te­ría pa­só a tra­vés de ellos. Ro­dea­dos, los cua­dros de pi­que­ros pro­tes­tan­tes fue­ron ani­qui­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.