En ape­nas quin­ce días, mu­rie­ron al­re­de­dor de 14.000 es­pa­ño­les y unos 4.000 ri­fe­ños. Los pue­blos si­tua­dos en­tre An­nual y la cos­ta fue­ron in­cen­dia­dos

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA -

li­bra de la muer­te, pe­ro en es­ta oca­sión qui­zá fue­se de­ma­sia­do evi­den­te tal axio­ma. No, to­dos los es­pa­ño­les no eran igua­les.

Por otro la­do, el ge­ne­ral Sil­ves­tre, je­fe de la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral de Me­li­lla no su­po me­dir las con­se­cuen­cias de la ac­ción ni las fuer­zas del enemi­go y lle­vó a sus tro­pas a la bo­ca del lobo en un en­fren­ta­mien­to que de­bió de se­me­jar el es­ce­na­rio al mis­mí­si­mo in­fierno y del que tam­po­co él sa­lió con vi­da –pe­se a que no hay confirmación, to­do pa­re­ce in­di­car que fue tal la enaje­na­ción que le ge­ne­ró ser pro­ta­go­nis­ta y res­pon­sa­ble de tal bar­ba­ri­dad, que se des­ce­rra­jó un ti­ro–. Y tam­po­co po­de­mos des­me­re­cer la cul­pa del Al­to Co­mi­sa­rio es­pa­ñol en Ma­rrue­cos, el ya nom­bra­do Dá­ma­so Be­ren­guer, quien, ene­mis­ta­do con Sil­ves­tre, ha­bía ne­ga­do un apo­yo aé­reo que ha­bría he­cho mu­cho me­nos le­si­va la re­ti­ra­da de las tro­pas.

La reali­dad es que la con­ca­te­na­ción de es­tas de­ci­sio­nes y la agre­si­vi­dad de las fuer­zas de Abd el Krim ge­ne­ra­ron una te­rri­ble ma­sa­cre. El ase­dio de las har­kas del Rif del 21 de ju­lio con­vir­tió el es­ce­na­rio de las es­ca­ra­mu­zas en so­bre­co­ge­dor. En ape­nas dos días, al­re­de­dor de cua­tro mil sol­da­dos es­pa­ño­les fue­ron ma­sa­cra­dos. Los días des­pués del ase­dio, la re­ti­ra­da sin or­den al­guno, aban­do­na­das las tro­pas, otros mi­les de sol­da­dos fue­ron ca­za­dos des­de las po­si­cio­nes es­tra­té­gi­cas en las que se gua­re­cían los de Abd el Krim. En ape­nas quin­ce días, mu­rie­ron al­re­de­dor de 14.000 es­pa­ño­les y unos 4.000 ri­fe­ños. Los pue­blos si­tua­dos en­tre An­nual y la cos­ta fue­ron in­cen­dia­dos, des­pués de sa­quea­dos por las fuer­zas del Rif. Las tor­tu­ras, los de­go­lla­mien­tos de los enemi­gos es­pa­ño­les por par­te de los se­gui­do­res de Abd el Krim fue­ron una cons­tan­te, y los re­sul­ta­dos desas­tro­sos lle­ga­ron a oí­dos de la me­tró­po­li. La opi­nión pú­bli­ca, que ya se ha­bía mos­tra­do con­tra­ria a la gue­rra, que­dó so­bre­co­gi­da, has­ta el pun­to de que so­cia­lis­tas y re­pu­bli­ca­nos no tar­da­ron en exi­gir la re­ti­ra­da de Ma­rrue­cos. El gol­pe do­lió como po­cos en el país, con­vir­tién­do­se en el agui­jón que azu­zó la pró­xi­ma pro­cla­ma­ción de la dic­ta­du­ra de Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra.

La gue­rra pro­se­gui­ría, y, con la in­ter­ven­ción fran­ce­sa, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por el es­tu­pen­do es­tra­te­ga que era Abd el Krim de­ja­ron de ser los mis­mos. Más allá de ello, aquel jo­ven pe­rio­dis­ta y juez que tan in­te­gra­do es­ta­ba en la Me­li­lla es­pa­ño­la ape­nas una dé­ca­da atrás, ha­bía es­ti­mu­la­do un al­da­bo­na­zo en el co­ra­zón de la Es­pa­ña mo­der­na del que tar­da­ría mu­cho tiem­po en re­cu­pe­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.