Ha­bía sal­va­do a de­ce­nas y de­ce­nas de su­pues­tos sor­do­mu­dos, pe­ro no po­dría re­pe­tir el via­je por­que la red ha­bía si­do des­cu­bier­ta

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE - En­tre los ries­gos

A su ha­bi­tual do­cu­men­ta­ción fal­sa su­mó nue­vos pa­pe­les re­fe­ri­dos a las per­so­nas que es­ca­pa­ban de los na­zis, en los que se es­pe­ci­fi­ca­ba que eran sor­do­mu­dos. Al­go im­pres­cin­di­ble pa­ra jus­ti­fi­car su si­len­cio y que la Po­li­cía no no­ta­ra su acen­to ex­tran­je­ro.

Ma­ri­na apren­dió pron­to que lo me­jor era no pre­gun­tar a las per­so­nas que tras­la­da­ba por asun­tos per­so­na­les como los mo­ti­vos por los que los na­zis les per­se­guían. Sos­pe­chó que la ma­yor par­te de ellos eran ju­díos. Tam­bién apren­dió a guar­dar si­len­cio y no dar­les da­tos sobre ella, que en ca­so de cual­quier al­ter­ca­do hu­bie­ran po­di­do aca­bar con la perfecta coar­ta­da que re­pre­sen­ta­ba una jo­ven apa­ren­te­men­te inofen­si­va, no fi­cha­da por los cuer­pos de se­gu­ri­dad fran­quis­tas.

Su éxi­to fue arro­lla­dor. Du­ran­te más de un año hi­zo dos via­jes a la se­ma­na pa­ra bus­car a esas per­so­nas aban­do­na­das que huían de los ale­ma­nes y que atra­ve­sa­ban

que nues­tra es­pía afron­tó, cru­zar el Bi­da­soa fue uno de los más apre­mian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.