La des­mi­li­ta­ri­za­ron pe­ro si­guió tra­ba­jan­do pa­ra el go­bierno fran­cés. Eso sí, tu­vo que de­vol­ver sus dos pis­to­las

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE -

mo­men­to en el que de­bían atra­ve­sar el río Bi­da­soa, en el que ha­bía 25 me­tros sin ár­bo­les, por lo que era fá­cil que al­gu­na pa­tru­lla pu­die­ra de­tec­tar­les. La suer­te les acom­pa­ñó y to­dos ter­mi­na­ron el via­je en buen es­ta­do en Pau. Allí per­ma­ne­ció Ma­ri­na dos me­ses mien­tras la da­ban la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que asu­mie­ra una nue­va iden­ti­dad. Ella era la que lo te­nía más fá­cil del gru­po es­pa­ñol que ha­bía hui­do: du­ran­te su an­te­rior es­tan­cia en Fran­cia ha­bía apren­di­do fran­cés. De allí fue a Tou­lou­se y una vez ter­mi­na­da la gue­rra se des­pla­zó a Pa­rís.

En 1945, la des­mi­li­ta­ri­za­ron pe­ro Ma­ri­na si­guió tra­ba­jan­do unos años pa­ra el go­bierno fran­cés. Eso sí, tu­vo que de­vol­ver las dos pis­to­las que la ha­bían acom­pa­ña­do du­ran­te sus co­rre­rías trans­por­tan­do men­sa­jes y hui­dos, ar­mas que nun­ca lle­gó a usar y que al mi­rar­las se plan­tea­ba qué hu­bie­ra pa­sa­do si la hu­bie­ran in­ten­ta­do de­te­ner. Con el pa­so de los años se dio cuen­ta de que la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.