Tras la muer­te de Fran­co

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE - YA NO ERA UNA GUERRILLERA,

pe­ro nun­ca de­jó de co­la­bo­rar con to­dos los mo­vi­mien­tos an­ti­fran­quis­tas, ofre­cién­do­se a ha­cer lo que fue­ra. No la pa­ró ni ca­sar­se, ni te­ner una hi­ja. En los al­ter­ca­dos en Ma­drid que co­pia­ban a los del ma­yo del 68 fran­cés, es­con­dió a va­rios es­tu­dian­tes que bus­ca­ba la Po­li­cía.

Su vi­da fue de lío en lío sin pa­rar has­ta que en 1975 Fran­co mu­rió. Du­ran­te tres días sus ami­gas la im­pi­die­ron sa­lir de ca­sa pa­ra que no la de­tu­vie­ran por mos­trar su en­tu­sias­mo an­te el fa­lle­ci­mien­to, pe­ro lue­go no fal­tó a nin­gu­na ma­ni­fes­ta­ción que con­tri­bu­ye­ra a traer la de­mo­cra­cia. Siem­pre acom­pa­ña­da por su ban­de­ra re­pu­bli­ca­na.

La lu­cha de Ma­ri­na fue fi­nal­men­te re­co­no­ci­da con una con­de­co­ra­ción otor­ga­da por el Par­la­men­to Eu­ro­peo, que des­ta­có su per­ma­nen­te lu­cha por la li­ber­tad.

Tras la muer­te del dic­ta­dor, se apun­tó le­gal­men­te al Par­ti­do So­cia­lis­ta y su vi­da se re­la­jó. Eso sí, du­ran­te mu­chos años cuan­do iba a cual­quier lu­gar pú­bli­co nun­ca se sen­ta­ba de es­pal­das a la puer­ta, al lle­gar bus­ca­ba el in­te­rrup­tor de la luz por si te­nía que apa­gar­la por­que al­guien fue­ra a de­te­ner­la, y en los ho­te­les siem­pre pe­día ha­bi­ta­cio­nes en la pri­me­ra plan­ta, des­de las que po­der huir si iban a de­te­ner­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.