El có­di­go vi­si­go­do

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - REY VI­SI­GO­DO

en­tre los años 680 y 687, Er­vi­gio, en la ima­gen, era su­ce­sor de Wam­ba y con­vo­có dos con­ci­lios enTo­le­do, el XII y el XIII, el pri­me­ro con el pro­pó­si­to de le­gi­ti­mar la co­ro­na tras la con­ju­ra que de­pu­so a su pa­dre, y el se­gun­do pa­ra cal­mar las aguas de un reino aún con­vul­so por las múl­ti­ples fac­cio­nes con­ten­dien­tes. El ca­non V de es­te úl­ti­mo con­ci­lio abor­da­ba una de las in­quie­tu­des más acu­cian­tes del mo­nar­ca, a sa­ber, qué se­ría del reino cuan­do él no es­tu­vie­ra pre­sen­te.

Ca­sa­do con Liu­vi­go­to­na, Er­vi­gio in­cor­po­ró al de­ba­te su in­ten­ción de que la reina viu­da no pu­die­ra con­traer ma­tri­mo­nio tras la muer­te del es­po­so. Así, el enun­cia­do pre­vio del ca­non re­sol­vía que “muer­to el prín­ci­pe, na­die se atre­va a ca­sar­se con su viu­da o a unir­se con ella adúl­te­ra­men­te”, re­cal­can­do la idea de que el po­der del rey pro­ce­de de Dios y, por tan­to, es sa­crí­le­go que quien se une “a la su­bli­mi­dad del ho­nor re­gio por com­par­tir el le­cho real” cai­ga en las re­des de otro va­rón. El Con­ci­lio XIII no es­ca­ti­ma ad­je­ti­vos a esa prác­ti­ca tan co­mún y se­ña­la que es “exe­cra­ble mal­dad, y obra ini­cua muy acos­tum­bra­da, el as­pi­rar, muer­to el rey, al le­cho real de su es­po­sa so­bre­vi­vien­te”.

Te­nien­do en cuen­ta el sin­nú­me­ro de re­yes go­dos ase­si­na­dos por sus ri­va­les, se com­pren­de la pre­ven­ción. Ma­tar al rey y des­po­sar­se con su viu­da es­ta­ba a la or­den del día, y Er­vi­gio pre­ten­dió zan­jar esa prác­ti­ca pa­ra des­le­gi­ti­mar a los ho­mi­ci­das que san­cio­na­ban la co­ro­na me­dian­te su pos­te­rior en­la­ce ma­tri­mo­nial.Tal co­mo se­ña­la la pro­fe­so­ra Ma­ría Ro­sa­rio Val­ver­de Cas­tro, de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, “si te­ne­mos en cuen­ta que el ca­non in­me­dia­ta­men­te an­te­rior tra­ta de sal­va­guar­dar la vi­da y los bie­nes par­ti­cu­la­res de la fa­mi­lia real anate­ma­ti­zan­do a to­dos aque­llos que ac­tua­sen se­di­cio­sa­men­te en su con­tra, pa­re­ce evi­den­te que prohi­bien­do las se­gun­das nup­cias de la reina viu­da, más que evi­tar que se co­me­tie­ran ac­tos pe­ca­mi­no­sos, lo que se pre­ten­día era com­ba­tir la cró­ni­ca si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca in­ter­na en que se en­con­tra­ba el reino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.