Du­ran­te ca­si cua­tro si­glos, sue­ño de los jus­tos ba­jo las frías aguas de la cos­ta de Ir­lan­da del Nor­te

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA - Ima­gen de La­ca­da Point,

Nie­ve, gra­ni­zo, llu­via ra­chea­da, olas de va­rios me­tros de al­tu­ra y un vien­to que au­lla­ba en­va­len­to­na­do en­tre las ro­cas. Así me re­ci­bió la cos­ta del con­da­do de An­trim, en Ir­lan­da del Nor­te, el día que vi­si­té la mí­ti­ca y es­pec­ta­cu­lar Cal­za­da del Gi­gan­te, en un fu­rio­so pe­ro be­llo atar­de­cer de fi­na­les de oto­ño. Pe­se al frío cor­tan­te, la llu­via y el vien­to que ame­na­za­ba con ti­rar­te al sue­lo al me­nor des­cui­do, cien­tos de tu­ris­tas es­pe­ra­ban su turno pa­ra tre­par –con ma­yor o me­nor for­tu­na– y ha­cer­se una fo­to en las es­pec­ta­cu­la­res ro­cas ba­sál­ti­cas he­xa­go­na­les, un her­mo­so ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za que ha con­ver­ti­do el lu­gar en uno de los más vi­si­ta­dos de la re­gión (ver recuadro). La be­lle­za de aquel rin­cón de la cos­ta no­rir­lan­de­sa es in­cues­tio­na­ble, y aun­que de­di­qué unos mi­nu­tos a dis­fru­tar de aquel es­pec­tácu­lo, mi au­tén­ti­co in­te­rés es­ta­ba a unos cien­tos de me­tros en di­rec­ción es­te, en un lu­gar co­no­ci­do co­mo La­ca­da Point, en el que es me­nos ha­bi­tual en­con­trar­se con tu­ris­tas. Allí, en un día de cli­ma no muy di­fe­ren­te, pe­ro más de 400 años an­tes, se pro­du­jo el úl­ti­mo y más dra­má­ti­co nau­fra­gio de la po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo Ar­ma­da In­ven­ci­ble: el 26 de oc­tu­bre de 1588, la ga­lea­za Gi­ro­na se es­tre­lló con­tra las ro­cas cuan­do lle­va­ba en sus tri­pas más de 1.300 al­mas. Un desas­tre ab­so­lu­to –só­lo so­bre­vi­vie­ron cin­co hom­bres– que que­dó gra­ba­do a fue­go en el ima­gi­na­rio de los no­rir­lan­de­ses, que a par­tir de en­ton­ces bau­ti­za­ron el lu­gar co­mo Port Na Spa­niagh (Puerto de los es­pa­ño­les, en gaé­li­co).

Aque­lla tra­ge­dia fue el te­rro­rí­fi­co epí­lo­go de una ca­tás­tro­fe que con­vir­tió al océano en tum­ba de más de vein­te bar­cos de la Ar­ma­da y una lar­guí­si­ma lis­ta de 9.000 víc­ti­mas mor­ta­les, su­man­do a quie­nes pe­re­cie­ron aho­ga­dos y a quie­nes fue­ron eje­cu­ta­dos por las au­to­ri­da­des in­gle­sas tras ha­ber so­bre­vi­vi­do al in­fierno del mar em­bra­ve­ci­do. HIS­TO­RIA DE UN DESAS­TRE Du­ran­te ca­si cua­tro si­glos, La Gi­ro­na dur­mió el sue­ño de los jus­tos ba­jo las frías aguas de la cos­ta de Ir­lan­da del Nor­te. Has­ta que, ha­ce aho­ra jus­to 50 años, en 1967, el pe­rio­dis­ta, ar­queó­lo­go afi­cio­na­do y ca­za­te­so­ros bel­ga Ro­bert Sté­nuit acu­dió a la re­gión atraí­do por la es­pe­ran­za de co­brar­se una bue­na pie­za. Sté­nuit co­no­cía bien la his­to­ria del desas­tre de la Ar­ma­da y había oí­do ha­blar de las le­yen­das de te­so­ros hun­di­dos que, al ca­lor de la chi­me­nea y ne­gras pin­tas de Guin­ness, co­rrían de bo­ca en bo­ca en bue­na par­te de los pubs de aque­lla cos­ta.

El ar­queó­lo­go bel­ga y su equipo de bu­zos y sub­ma­ri­nis­tas se arries­ga­ron a su­mer­gir­se en las frías y pe­li­gro­sas aguas que ha­bían de­rro­ta­do a las es­cua­dras es­pa­ño­las y su es­fuer­zo no tar­dó en ver­se re­com­pen­sa­do. El pe­cio de La Gi­ro­na apa­re­ció cer­ca de Port Na Spa­niagh, y du­ran­te la cam­pa­ña de ex­ca­va­ción que se pro­lon­gó a lo lar­go de 1968 y 1969, Sté­nuit y los su­yos sa­ca­ron a la su­per­fi­cie un im­pre­sio­nan­te te­so­ro com­pues­to por más de 12.000 ob­je­tos: ca­ño­nes, mo­ne­das de oro y pla­ta, uten­si­lios de uso co­ti­diano y jo­yas pro­ce­den­tes de América que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, lu­cían los ofi­cia­les de ori­gen no­ble que via­ja­ban a bor­do de la des­gra­cia­da ga­lea­za. En la ac­tua­li­dad, la ma­yor par­te de esas pie­zas, en­tre las que des­ta­ca una pe­que­ña jo­ya de oro con for­ma de sa­la­man­dra –un amu­le­to pa­ra pro­te­ger­se de los in­cen­dios en al­ta mar–, se con­ser­van en el Mu­seo del Uls­ter, en la ciu­dad de Bel­fast. El te­so­ro de La Gi­ro­na era un bo­tín im­por­tan­te, pe­ro más allá de su al­to va­lor eco­nó­mi­co su­po­nía un ha­llaz­go de vi­tal importancia pa­ra los his­to­ria­do­res, pues ofre­cía nue­vos y re­ve­la­do­res de­ta­lles so­bre el desas­tre de la ga­lea­za.

Pe­se a sus im­po­nen­tes di­men­sio­nes, aquel fa­tí­di­co 26 de oc­tu­bre La Gi­ro­na no de­bía ha­ber lle­va­do en sus en­tra­ñas a 1.300 hom­bres, pues aque­lla ci­fra su­pe­ra­ba en mu­cho el nú­me­ro de ma­ri­nos

el es­ce­na­rio don­de nau­fra­gó La Gi­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.