Fuer­zas de fla­que­za

Historia de Iberia Vieja - - CINE HISTÓRICO -

Gran Bre­ta­ña vi­vía sus ho­ras más os­cu­ras en 1940. Mien­tras el ejército ale­mán avan­za­ba sin opo­si­ción por una Eu­ro­pa en­si­mis­ma­da, la is­la car­ga­ba so­bre sus hom­bros con un de­ber his­tó­ri­co, co­mo úl­ti­mo ba­luar­te de la li­ber­tad en el Vie­jo Con­ti­nen­te. El mi­la­gro de Dun­ker­que ali­vió la pre­sión so­bre los alia­dos, pe­ro, por de­lan­te, que­da­ban mu­chos años de sa­cri­fi­cios, que Chur­chill en­ca­ró des­de el pri­mer mo­men­to, cuan­do Cham­ber­lain pre­sen­tó su di­mi­sión el 10 de ma­yo. Y eso que so­bre el ta­pe­te se­guía la idea de ne­go­ciar con el diablo para mi­ni­mi­zar las pér­di­das de un im­pe­rio que pa­re­cía con­de­na­do a su ex­tin­ción. Fi­nal­men­te, el pre­mier bri­tá­ni­co sa­có fuer­zas de fla­que­za y elec­tri­zó a una so­cie­dad ne­ce­si­ta­da de al­go más que de bue­nas pa­la­bras. Maes­tro de la ora­to­ria, los dis­cur­sos del po­lí­ti­co cam­bia­ron el cur­so de la his­to­ria, pe­ro tam­bién su en­tu­sias­mo per­so­nal y su co­ra­je. Y, por su­pues­to, su ter­que­dad a la ho­ra de im­pli­car a Es­ta­dos Uni­dos en un con­flic­to glo­bal en el que la hu­ma­ni­dad aca­bó sa­can­do lo me­jor y lo peor de sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.