La Es­pa­ña que nun­ca exis­tió

Gran­des cons­truc­cio­nes que no vie­ron la luz

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ALE­JAN­DRO PO­LAN­CO MA­SA

Las ciu­da­des se ha­cen tam­bién de sue­ños: ras­ca­cie­los que no pa­sa­ron del plano a las nu­bes, pro­yec­tos que se es­tan­ca­ron, mo­nu­men­tos irrea­li­za­bles, es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril o ca­te­dra­les que se que­da­ron sin pre­su­pues­to… El pai­sa­je ur­bano se­ría muy dis­tin­to tam­bién si la pi­que­ta no se hu­bie­ra ce­ba­do con obras a la van­guar­dia de la ar­qui­tec­tu­ra. La reali­dad es la que es, pe­ro en es­te ar­tícu­lo no ha­bla­mos de ella, sino de la uto­pía que so­lo exis­tió en la ca­be­za de los gran­des crea­do­res.

Lo ya per­di­do es in­men­so, véa­se por ejem­plo lo su­ce­di­do con tan­tos cas­ti­llos, mu­ra­llas co­mo las de Ciu­dad Real, con sus 130 to­rreo­nes, cu­rio­sos edi­fi­cios co­mo la in­cli­na­da To­rre Nue­va de Za­ra­go­za o in­men­sos pa­la­cios co­mo el la Ri­be­ra, en Va­lla­do­lid, que con­ta­ba con su pro­pio zoo­ló­gi­co. Son só­lo pe­que­ñas píl­do­ras de to­do un uni­ver­so de gran­des obras que se han per­di­do para siem­pre pe­ro, ¿qué hay de aque­llas que pu­die­ron ha­ber exis­ti­do? Pro­yec­tos so­bre mo­nu­men­tos, ca­te­dra­les, pa­la­cios o to­do ti­po de in­fra­es­truc­tu­ras, exis­ten por mi­lla­res, y allá don­de se mi­re se pue­de en­con­trar un ejem­plo de gran obra nun­ca lle­va­da a ca­bo. En mu­chas oca­sio­nes no se pa­só del pa­pel o de un sim­ple es­bo­zo, pe­ro en mu­chas otras se es­tu­vo a pun­to de lle­var a la reali­dad al­go que, por aza­res del des­tino, o bien por fal­ta de ca­pi­tal, pa­só de­fi­ni­ti­va­men­te a ser ol­vi­da­do. He aquí, co­mo ejem­plos de la Es­pa­ña que nun­ca exis­tió, al­gu­nos ca­sos de pro­yec­tos de gran­des obras que nun­ca lle­ga­ron a ha­cer­se reali­dad. RE­COR­DAN­DO A COLÓN En Ma­drid, a po­co que se ca­mi­ne, se pue­den en­con­trar lo­ca­li­za­cio­nes para to­do ti­po de pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos nun­ca lle­va­dos a ca­bo. He ahí la Ca­te­dral de la Al­mu­de­na que, si bien se pu­do com­ple­tar, no se pa­re­ce en na­da al pro­yec­to ori­gi­nal neo­gó­ti­co del marqués de Cu­bas. Aho­ra que, si en gran­dio­si­dad ha­bía que com­pe­tir, el pro­yec­to de ese tem­plo no te­nía na­da que ha­cer con­tra uno de los más im­po­nen­tes mo­nu­men­tos que ja­más se ha­yan di­se­ña­do.

Ori­gi­nal­men­te iba a ser ins­ta­la­do en Es­ta­dos Uni­dos pe­ro, cla­ro es­tá, da­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble en­con­trar los re­cur­sos para le­van­tar­lo. El mo­nu­men­to a Colón idea­do por el cé­le­bre ar­qui­tec­to Al­ber­to de Pa­la­cio, au­tor de obras co­mo el Pa­la­cio de Cris­tal del Re­ti­ro, la es­ta­ción de Ato­cha o la se­de del Ban­co de Es­pa­ña, era tan im­po­nen­te que de­ja­ba en na­da a la to­rre Eif­fel y se hu­bie­ra con­ver­ti­do en un icono tan me­mo­ra­ble co­mo el fa­mo­so gi­gan­te de me­tal pa­ri­sino. Co­rría el año 1891 y, có­mo no, to­ca­ba ce­le­brar por to­do lo al­to el cuar­to cen­te­na­rio del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca por Cris­tó­bal Colón. Al­ber­to de Pa­la­cio ga­nó el con­cur­so ofi­cial crea­do para ele­gir una obra em­ble­má­ti­ca que re­cor­da­ra tan magno acon­te­ci­mien­to en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Chica­go de 1893. Pe­ro la co­sa no pa­só de unos im­pre­sio­nan­tes gra­ba­dos que in­clu­so fue­ron re­pro­du­ci­dos a to­da pá­gi­na por pe­rió­di­cos de to­do el mundo o re­vis­tas co­mo Scien­ti­fic Ame­ri­can. El pro­yec­to asom­bró a to­dos, y no era para me­nos: so­bre una in­men­sa es­truc­tu­ra de me­tal de cien me­tros de al­tu­ra se iba a al­zar una es­fe­ra que re­pre­sen­ta­ba el pla­ne­ta Tie­rra

con 200 me­tros de diá­me­tro, co­ro­na­da con un mo­nu­men­tal mo­de­lo de ca­ra­be­la. En Chica­go no se mo­vió un de­do para le­van­tar­lo, co­sa ló­gi­ca de­bi­do a su cos­te, por lo que el ar­qui­tec­to cam­bió de es­ce­na­rio y adap­tó el pro­yec­to para que fue­ra cons­trui­do en Ma­drid, en el Re­ti­ro, al la­do de su Pa­la­cio de Cris­tal. Allí, en medio de la ca­pi­tal de Es­pa­ña, se le­van­ta­ría es­te im­po­nen­te glo­bo te­rrá­queo co­ro­na­do por un mo­de­lo a ta­ma­ño na­tu­ral de la ca­ra­be­la San­ta Ma­ría. La es­fe­ra se­ría vi­si­ta­ble y con­ta­ría con tien­das, mu­seos y has­ta un gran pla­ne­ta­rio en su in­te­rior. De­bi­do a su ab­so­lu­ta­men­te bru­tal mag­ni­tud, nun­ca se plan­teó lle­var­lo a ca­bo, a pe­sar de ha­ber­se mo­vi­do hi­los para ello. El cos­te hu­bie­ra si­do de­ma­sia­do al­go pe­ro, de ha­ber­se cons­trui­do, se hu­bie­ra con­ver­ti­do en el sím­bo­lo in­dis­cu­ti­ble, no só­lo de Ma­drid, sino de to­da Es­pa­ña. AUTOGIROS EN LA CAS­TE­LLA­NA El eje nor­te-sur que su­po­ne el Pa­seo de La Cas­te­lla­na se ha con­ver­ti­do en uno de los más vi­ta­les de Ma­drid. Aun­que hin­ca sus raí­ces en pro­yec­tos del si­glo XVII, no fue has­ta el si­glo XX cuan­do se fue con­vir­tien­do en el sím­bo­lo que hoy ha lle­ga­do a ser. En sus di­ver­sas am­plia­cio­nes pu­do ha­ber con­ta­do con cier­tas cons­truc­cio­nes que po­drían ha­ber­se con­ver­ti­do en em­ble­má­ti­cas de la ciu­dad, pe­ro que no se lle­va­ron a ca­bo.

Nue­va­men­te fue el ar­qui­tec­to Al­ber­to de Pa­la­cio quien ideó un gran mo­nu­men­to, es­ta vez más fac­ti­ble, de­di­ca­do al rey Al­fon­so XIII y lo­ca­li­za­do en La Cas­te­lla­na. La idea era im­po­nen­te, ni de le­jos tan gran­de co­mo el pro­yec­to de la gi­gan­tes­ca es­fe­ra del mundo del Re­ti­ro, pe­ro ni mu­cho me­nos era pe­que­ña con sus cua­ren­ta me­tros de al­tu­ra. Un mo­nu­men­to de gran ta­ma­ño, que re­cuer­da le­ja­na­men­te al de­di­ca­do a Victor Ma­nuel II en Ro­ma, es­ta­ría co­ro­na­do con una es­ta­tua ecues­tre del rey. Al­re­de­dor, gran­des jar­di­nes, cas­ca­das y fuen­tes mo­nu­men­ta­les, hu­bie­ran ar­ti­cu­la­do el pa­seo de una for­ma muy di­fe­ren­te a co­mo lo co­no­ce­mos. To­do ello le­van­ta­do a mo­do de gran au­di­to­rio con­for­ma­do co­mo ro­ton­da en medio del pa­seo, tal y co­mo se re­fe­ría en La Cons­truc­ción mo­der­na el 30 de enero de 1918:

…el mo­nu­men­to y sus ac­ce­so­rios, cons­ti­tui­dos por obras de es­cul­tu­ra y jar­di­ne­ría en­vol­ven­tes del mis­mo, ocu­pa­rán un es­pa­cio cir­cu­lar per­fec­to de 200 me­tros de diá­me­tro. Es­te es­pa­cio cir­cu­lar de­co­ra­ti­vo es­ta­rá ro­dea­do por dos tro­zos de pa­seo,

que ser­vi­rán de em­pal­me al ac­tual de la Cas­te­lla­na con la pro­lon­ga­ción pro­yec­ta­da. En ca­da una de las dos unio­nes de es­te pa­seo anu­lar con el de la ac­tual Cas­te­lla­na y el de su pro­lon­ga­ción se pro­yec­ta una gran puer­ta mo­nu­men­tal, que ser­vi­rá de in­gre­so a es­te

in­men­so círcu­lo, ex­po­si­ción per­ma­nen­te del ar­te. El re­fe­ri­do mo­nu­men­to es­ta­rá cons­ti­tui­do por cin­co par­tes, que son: Pri­me­ra. Ba­sa­men­to. Se­gun­da. Gran puer­ta de in­gre­so, so­bre cu­ya par­te su­pe­rior se des­ta­ca­rá la es­ta­tua ecues­tre de Al­fon­so XIII, que la ser­vi­rá de co­ro­na­mien­to. Ter­ce­ra. Una fuen­te mo­nu­men­tal de gran al­tu­ra, for­ma­da por cua­tro in­men­sas cas­ca­das, que se­me­ja­rán bó­ve­das acris­ta­la­das de for­ma pa­ra­bó­li­ca, que pro­du­ci­rán va­ria­dí­si­mos efec­tos de luz cuan­do es­tén ba­ña­das por los ra­yos so­la­res. Cuar­ta. Un gran sa­lón para re­cep­cio­nes y con­cier­tos ro­dea­do de bal­co­nes y ga­le­rías de cris­ta­les con vis­tas en to­das las di­rec­cio­nes. Y, fi­nal­men­te, co­mo re­ma­te del

So­bre una in­men­sa es­truc­tu­ra de me­tal de cien me­tros de al­tu­ra se iba a al­zar una es­fe­ra que re­pre­sen­ta­ba el pla­ne­ta Tie­rra

mo­nu­men­to, una ele­gan­te bó­ve­da, so­bre la que flo­te la ban­de­ra es­pa­ño­la.

Aquel pro­yec­to, ori­gi­nal­men­te idea­do ha­cia 1915, no se lle­vó a ca­bo pe­ro, dé­ca­das más tar­de, La Cas­te­lla­na es­tu­vo a pun­to de ver cam­biar su fi­gu­ra de for­ma muy di­fe­ren­te. Nos en­con­tra­mos en la Pla­za de Colón en los años trein­ta del si­glo pa­sa­do. Aquí se le­van­ta­ba la añe­ja Ca­sa de la Mo­ne­da, des­ti­na­da fi­nal­men­te al de­rri­bo en los años se­ten­ta. ¿Con qué lle­nar el es­pa­cio ocu­pa­do por el vie­jo edi­fi­cio? La pro­pues­ta del ar­qui­tec­to Cas­to Fer­nán­dez-Shaw fue de lo más au­daz y te­nía opor­tu­ni­dad para ser lle­va­da a ca­bo. Se tra­ta­ba de le­van­tar una gran es­ta­ción cen­tral para fe­rro­ca­rri­les y au­to­bu­ses en pleno cen­tro de Ma­drid. Aho­ra bien, lo más ori­gi­nal de es­te pro­yec­to de “es­ta­ción de en­la­ce” se en­con­tra­ba en que, en lo al­to, al­ber­ga­ría las pis­tas de ate­rri­za­je y des­pe­gue de lí­neas de au­to­gi­ro. Co­mo pro­yec­to para cen­tra­li­zar el trá­fi­co en la ciu­dad se con­si­de­ró al­go ge­nial, pe­ro nun­ca se cons­tru­yó, vien­do la luz en cam­bio la es­ta­ción de Cha­mar­tín tiem­po des­pués, eso sí, sin pis­tas ele­va­das para autogiros ni na­da pa­re­ci­do. EL CHICA­GO EU­RO­PEO La ciu­dad de Chica­go aven­ta­ja­ba a Nue­va York en la ca­rre­ra por ser la ciu­dad de los ras­ca­cie­los has­ta co­mien­zos del si­glo XX, pe­ro hu­bo otro lu­gar que, con ría en lu­gar de ca­na­les, qui­so con­ver­tir­se en un re­me­do de Chica­go en Eu­ro­pa. To­do par­tía del pro­yec­to del ar­qui­tec­to Se­cun­dino Zua­zo co­no­ci­do co­mo “Re­for­ma via­ria par­cial del in­te­rior de Bil­bao”, que da­ta de 1922. Hoy Bil­bao se­ría un lu­gar muy di­fe­ren­te de ha­ber­se lle­va­do a ca­bo: se hu­bie­ra de­rri­ba­do gran par­te del cas­co vie­jo creán­do­se am­plias ave­ni­das ro­dea­das de gran­des edi­fi­cios, en­tre ellos una mo­le de ofi­ci­nas de vein­te plan­tas. El pro­yec­to fue me­re­ce­dor de elo­gios, co­mo pue­de leer­se por ejem­plo en Nues­tro tiem­po, ju­lio de 1922:

Es un tra­ba­jo muy no­ta­ble don­de se de­mues­tra, con razones de gran fuer­za, la con­ve­nien­cia y ne­ce­si­dad del en­san­che de la opu­len­ta vi­lla. Es­tú­dian­se en él to­dos los as­pec­tos de la im­por­tan­tí­si­ma re­for­ma que, ade­más de em­be­lle­cer a Bil­bao, lo hi­gie­ni­za­rá, aca­ban­do con el mal­sano sis­te­ma de ha­ci­na­mien­to ca­rac­te­rís­ti­co de ca­si to­das nues­tras vie­jas ur­bes. El pa­sa­do im­po­ne cier­tos res­pe­tos, pe­ro la sa­lud pú­bli­ca los exi­ge to­dos y el cre­ci­mien­to ex­tra­or­di­na­rio de la ciu­dad vas­ca reclama una más ex­ten­sa área. Bil­bao se aho­ga en

Lo más ori­gi­nal del pro­yec­to se en­con­tra­ba en que, en lo al­to, al­ber­ga­ría las pis­tas de ate­rri­za­je y des­pe­gue de lí­neas de au­to­gi­ro

La Ave­ni­da de la Es­ta­ción, con el puen­te de Isa­bel II y la nue­va Ca­sa Con­sis­to­rial. ¿Dón­de se en­cuen­tran? En la ima­gi­na­ción del ar­qui­tec­to Se­cun­dino Zua­zo, que di­se­ñó es­te pro­yec­to para Bil­bao.

Arri­ba, la re­crea­ción del mo­nu­men­to a Al­fon­so XIII que con­ci­bió Al­ber­to de Pa­la­cio. Aba­jo y a la de­re­cha, la re­vis­ta Ame­ri­can Ar­chi­tect ex­pli­ca un pro­yec­to de al­tu­ra para la ciu­dad de Bar­ce­lo­na en 1920.

Ca­te­dral de Cuen­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.