Los ter­cios to­man Bar­ce­lo­na

Tras la re­vuel­ta de los ca­ta­la­nes en 1640, Fran­cia vol­có sus es­fuer­zos en apo­yar a los re­bel­des y es­tu­vo a pun­to de ex­pul­sar a Es­pa­ña de Cataluña. Sin em­bar­go, tras su­frir va­rias de­rro­tas, los Ter­cios lo­gra­ron con­te­ner la ofen­si­va fran­ce­sa y re­cu­pe­rar Lér

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER GAR­CÍA DE GABIOLA

Cuan­do acon­te­ció la re­vuel­ta ca­ta­la­na, Es­pa­ña lle­va­ba ya dos dé­ca­das in­mer­sa en la Gue­rra de los 30 Años, una lu­cha en la que Ma­drid pug­na­ba por sos­te­ner­se co­mo la prin­ci­pal po­ten­cia del or­be. Tras la vic­to­ria his­pano-im­pe­rial de Nörd­lin­gen pa­re­cía que Fe­li­pe IV y su va­li­do el Con­de-Du­que de Oli­va­res iban a con­se­guir el triun­fo fi­nal de los ca­tó­li­cos, de mo­do que la Fran­cia de Ri­che­lieu se vio obli­ga­da a in­ter­ve­nir en la con­fla­gra­ción en 1635. Oli­va­res era un po­lí­ti­co pre­vi­sor, y ya diez años an­tes es­ta­ba in­ten­tan­do re­for­mar la ad­mi­nis­tra­ción para po­der man­te­ner los gas­tos de de­fen­sa del im­pe­rio, pe­ro las con­ti­nuas ame­na­zas ex­te­rio­res le im­pe­dían con­cluir sus tra­ba­jos vién­do­se for­za­do a par­chear la re­for­ma fis­cal y sim­ple­men­te so­bre­vi­vir. Los fue­ros ca­ta­la­nes, que im­pe­dían la con­tri­bu­ción de Cataluña, fue­ron uno de los gran­des obs­tácu­los (ver re­cua­dro).

LA RE­VUEL­TA DE LOS SEGADORS

Fi­nal­men­te, cuan­do Fran­cia ata­có el Ro­se­llón, el nue­vo vi­rrey San­ta Co­lo­ma lo­gró que Cataluña se com­pro­me­tie­ra a re­clu­tar unos 6.000 sol­da­dos ca­ta­la­nes, y fi­nal­men­te esa can­ti­dad se du­pli­có du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción de Sal­ses. Sin em­bar­go Cataluña lle­va­ba más de 100 años sin ser un es­ce­na­rio bé­li­co y su po­bla­ción no co­no­cía los ri­go­res del pa­so de un ejército, aun­que fue­ra pro­pio. Mu­chas de las po­bla­cio­nes se ne­ga­ron a dar alo­ja­mien­to a las tro­pas co­mo era su obli­ga­ción, y por otro la­do es­tas in­cu­rrían en des­ór­de­nes y ro­bos, lle­gán­do­se al ex­tre­mo de sa­quear Pa­la­fru­gell, en la cos­ta de Ge­ro­na. Con las tro­pas fran­ce­sas pre­sio­nan­do en la fron­te­ra, San­ta Co­lo­ma te­nía otras prio­ri­da­des y re­pri­mió las que­jas por el com­por­ta­mien­to de las tro­pas, lle­gan­do a de­te­ner al dipu­tado Ta­ma­rit. En ma­yo de 1640, los cam­pe­si­nos de Ge­ro­na se su­ble­va­ron y em­pe­za­ron a ata­car a los ter­cios que es­ta­ban alo­ja­dos en­tre ellos, y en Bar­ce­lo­na se for­zó la li­be­ra­ción de Ta­ma­rit. El 7 de ju­nio, los re­bel­des, mez­cla­dos con los se­ga­do­res que ha­bían acu­di­do a Bar­ce­lo­na para ser con­tra­ta­dos para la­bo­res agrí­co­las, asal­ta­ron el pa­la­cio del vi­rrey San­ta Co­lo­ma. Es­te, des­pués de lo­grar eva­cuar a su fa­mi­lia y a sus cria­dos, que­dó va­gan­do só­lo en la pla­ya has­ta que fue bru­tal­men­te ase­si­na­do. En­ton­ces Pau Cla­ris al fren­te de la Ge­ne­ra­li­tat, cons­cien­te de las con­se­cuen­cias de la re­vuel­ta, pu­so a Cataluña ba­jo la pro­tec­ción de Fran­cia.

La con­tra­ofen­si­va es­pa­ño­la fue len­ta, y só­lo en di­ciem­bre de 1640 el ejército es­pa­ñol lo­gró plan­tar­se an­te Bar­ce­lo­na para ser de­rro­ta­dos por los fran­co-ca­ta­la­nes en Mont­juich. En la ofen­si­va fran­ce­sa se per­dió to­do el Ro­se­llón, re­gión con ca­pi­tal en Per­pi­ñán, ac­tual­men­te Fran­cia, al otro la­do de los Pi­ri­neos, en 1642. La re­vuel­ta o la con­quis­ta fran­ce­sa se ex­pan­dió prác­ti­ca­men­te a to­da Cataluña, aun­que Ta­rra­go­na aguan­tó va­rios ase­dios (1641 y 1644), y tras un for­ce­jeo Es­pa­ña lo­gró re­cu­pe­rar Lé­ri­da (1644) mien­tras que Fran­cia re­tu­vo Ba­la­guer (1645), don­de que­dó el fren­te prin­ci­pal de gue­rra.

Los ca­ta­la­nes ya es­ta­ban har­tos del do­mi­nio fran­cés y pla­nea­ron en­tre­gar Bar­ce­lo­na a Es­pa­ña

Con el fren­te es­ta­bi­li­za­do, el nue­vo Pri­mer Mi­nis­tro fran­cés, el Car­de­nal Ma­za­rino, in­ten­tó vol­car to­dos los es­fuer­zos de Fran­cia en el sec­tor ca­ta­lán y sa­car­lo del im­pas­se. Allí en­vió al Du­que de Eng­hien, el fa­mo­so gran Prín­ci­pe de Con­dé que ha­bía ven­ci­do a los ter­cios en Ro­croi en 1643, y a los im­pe­ria­les en la se­gun­da ba­ta­lla de Nord­lin­gen en 1645. Sin em­bar­go, los ca­ta­la­nes ya em­pe­za­ban a mos­trar har­taz­go por el do­mi­nio fran­cés: en 1645 fue des­ar­ti­cu­la­do un com­plot para ase­si­nar al vi­rrey fran­cés y en­tre­gar Bar­ce­lo­na a Es­pa­ña y al año si­guien­te hu­bo un cho­que muy so­na­do en­tre ca­ta­la­nes y fran­ce­ses por el con­trol de las de­fen­sas de la ciu­dad. En­fren­te, por par­te es­pa­ño­la al man­do del Ejército de Cataluña que­dó un ca­ta­lán, Gui­llem Ramón de Mont­ca­da, Marqués de Ay­to­na, ase­so­ra­do por un ve­te­rano ape­nas co­no­ci­do hoy en día, pe­ro que fue el ar­tí­fi­ce de la vic­to­ria de Fuen­te­rra­bía, y de la pos­te­rior to­ma de Bar­ce­lo­na: don Fran­cis­co de Oroz­co y Ri­be­ra, Marqués de Mor­ta­ra. De he­cho, Mor­ta­ra ha­bía si­do el co­man­dan­te que de­fen­dió el Ro­se­llón ais­la­do du­ran­te ca­si tres años has­ta que aca­bó pri­sio­ne­ro de los fran­ce­ses. Su li­be­ra­ción, pre­ci­sa­men­te es­te año de 1647, se­ría vi­tal para el triun­fo es­pa­ñol en la gue­rra de Cataluña.

EL GRAN CON­DÉ DE­RRO­TA­DO

Fe­li­pe IV se en­con­tra­ba pa­ra­li­za­do ya que en oc­tu­bre del año an­te­rior tu­vo que de­cla­rar la se­gun­da ban­ca­rro­ta de su rei­na­do, que ade­más coin­ci­dió con la muer­te del prín­ci­pe he­re­de­ro Bal­ta­sar Car­los con tan só­lo ocho años. El rey, de­pri­mi­do y viu­do, se re­fu­gió en el con­sue­lo es­pi­ri­tual de Sor Ma­ría de Ágre­da y des­aten­dió un tan­to los asun­tos de go­bierno, cu­ya di­rec­ción aho­ra com­par­tía con Luis de Ha­ro. Así, el inex­per­to Ay­to­na, em­pe­ña­do en con­sul­tar­lo to­do con Ma­drid no ob­te­nía res­pues­ta mien­tras que el Gran

En 1648 Fran­cia se vol­có en Flan­des y en Ale­ma­nia, de mo­do que Cataluña que­dó re­la­ti­va­men­te inac­ti­va al man­do del nue­vo vi­rrey

Con­dé se plan­ta­ba el 12 de ma­yo an­te Lé­ri­da con 13.600 sol­da­dos. La pla­za es­ta­ba de­fen­di­da por 2.594 es­pa­ño­les ba­jo don Gre­go­rio de Bri­to, el mis­mo co­man­dan­te que el año an­te­rior ha­bía re­cha­za­do bri­llan­te­men­te otro ata­que fran­cés, y que de nue­vo lo­gra­ría de­rro­tar a Con­dé cau­sán­do­le 4.000 ba­jas (ver re­cua­dro). El res­to del año am­bos ejér­ci­tos es­tu­vie­ron ob­ser­ván­do­se, ama­gan­do Con­dé con­tra Ta­rra­go­na. Allí es­tre­chó el blo­queo de la pla­za al to­mar Cons­tan­tí y Sa­lou. Tut­ta­vi­lla, el go­ber­na­dor de Ta­rra­go­na, con ape­nas 1.500 sol­da­dos in­ten­tó re­cu­pe­rar­las sien­do re­cha­za­do dos ve­ces. Lue­go Con­dé vol­vió al fren­te prin­ci­pal don­de Ay­to­na le ofre­ció ba­ta­lla, que el fran­cés re­cha­zó para po­der to­mar Ager en oc­tu­bre, al nor­te de Lé­ri­da.

En 1648 Fran­cia se vol­có en Flan­des y en Ale­ma­nia, de mo­do que Cataluña que­dó re­la­ti­va­men­te inac­ti­va al man­do del nue­vo vi­rrey, el ma­ris­cal Schom­berg, Du­que de Ha­lluin. En­fren­te, Es­pa­ña tam­bién se cen­tró en Flan­des y en Ita­lia, don­de Ná­po­les se ha­bía re­be­la­do. En Cataluña tam­bién cam­bió de co­man­dan­te, de­sig­nan­do para el pues­to a Fran­cis­co de Me­lo, el de­rro­ta­do de Ro­croi, que con­ta­ba con ape­nas 4.200 sol­da­dos en la fron­te­ra de Ara­gón una vez qui­ta­das las guar­ni­cio­nes de Ta­rra­go­na, Tor­to­sa y Lé­ri­da. Schom­berg, en cam­bio con­ta­ba con 9.000 fran­ce­ses del ejército de cam­pa­ña con los que mar­chó al sur, des­de el cam­po de Ta­rra­go­na y Flix, en ju­nio, a ame­na­zar el reino de Va­len­cia po­nien­do Tor­to­sa ba­jo ase­dio. Me­lo, al prin­ci­pio in­ten­tó dis­traer a los fran­ce­ses ata­can­do con su pe­que­ño ejército la zo­na pi­re­nai­ca en la Ri­ba­gor­za y Pa­llars, to­man­do Pont de Suert. La Jun­ta de Gue­rra en­ton­ces pre­sio­nó a Me­lo para que so­co­rrie­ra la pla­za, de mo­do que se re­ple­gó al sur a unir­se a un pe­que­ño con­tin­gen­te que el Con­de de Oro­pe­sa, vi­rrey de Va­len­cia, es­ta­ba or­ga­ni­zan­do en Mo­re­lla. Sin em­bar­go, el reino es­ta­ba sien­do arra­sa­do por la pes­te des­de el año an­te­rior, y ape­nas se pu­do re­unir a otros 2.500 va­len­cia­nos.

En 1649 Fran­cia se de­rrum­bó de­bi­do a los in­gen­tes gas­tos que ha­bía te­ni­do que asu­mir para man­te­ner la gue­rra con Ma­drid

Mien­tras, Schom­berg to­mó la pla­za de for­ma sor­pren­den­te el 13 de ju­lio. Es­ta, de­fen­di­da por 1.000 sol­da­dos y unos 2.000 mi­li­cia­nos ca­ta­la­nes pu­do ha­ber aguan­ta­do mu­cho más, pe­ro un asal­to fran­cés les ex­pul­só de un for­tín que de­fen­día la puer­ta de San Fran­cis­co y los de­fen­so­res en­tra­ron en la ciu­dad se­gui­dos de los fran­ce­ses, an­tes de que pu­die­ran ce­rrar las puer­tas. El res­to del año Me­lo se de­di­có a re­for­zar su ejército y las guar­ni­cio­nes, y Schom­berg hi­zo lo mis­mo, que­dan­do el fren­te en la lí­nea Tremp, Ager, Ba­la­guer, Ar­be­ca, Cas­tell­dans, Flix, Mi­ra­vet y Tor­to­sa, con Ta­rra­go­na aún es­pa­ño­la pe­ro ais­la­da en el in­te­rior.

LA OFEN­SI­VA FI­NAL ES­PA­ÑO­LA

En 1649 Fran­cia se de­rrum­bó (co­mo a Es­pa­ña le ha­bía pa­sa­do en 1640) de­bi­do a los in­gen­tes gas­tos que ha­bía te­ni­do que asu­mir para man­te­ner la gue­rra con Ma­drid y es­ta­lló la re­vuel­ta no­bi­lia­ria de la Fron­da con­tra Ma­za­rino. Es­pa­ña apro­ve­cha­ría es­ta cir­cuns­tan­cia para re­cu­pe­rar­se en to­dos los tea­tros de gue­rra y ro­zar la vic­to­ria fi­nal. Por otro la­do, la paz fir­ma­da con Ho­lan­da per­mi­tió a Ma­drid tras­la­dar a Es­pa­ña a 5.800 ve­te­ra­nos ita­lia­nos, va­lo­nes e ir­lan­de­ses des­de Flan­des, de los que gran par­te irían a Ara­gón. Fi­nal­men­te Es­pa­ña lo­gró re­cu­pe­rar Ná­po­les y la guar­ni­ción de Ta­rra­go­na re­ci­bió de refuerzo a par­te de las tro­pas ex­pe­di­cio­na­rias, ele­ván­do­se a 4.600 sol­da­dos. El nue­vo vi­rrey, Juan de Ga­ray, no lle­gó al fren­te has­ta el ve­rano, pe­ro en sep­tiem­bre pu­do par­tir de Lé­ri­da en cam­pa­ña con 12.000 es­pa­ño­les. Fran­cia, en­fren­te, ni si­quie­ra pu­do de­sig­nar un vi­rrey du­ran­te ca­si to­do el año, y Mar­sin, el ge­ne­ral

a car­go pro­vi­sio­nal­men­te, ape­nas con­ta­ba con 6.000 fran­ce­ses. Ga­ray to­mó Mont­blanc, mien­tras Pa­lla­vi­ci­ni, al fren­te de los de Ta­rra­go­na, se le unía tras to­mar Valls. Una vez des­pe­ja­da la ca­rre­te­ra Lé­ri­da-Ta­rra­go­na, Ga­ray to­mó Cons­tan­tí y Sa­lou, le­van­tan­do por fin el blo­queo ta­rra­co­nen­se. Des­pués mar­chó di­rec­ta­men­te con­tra Bar­ce­lo­na, lle­gan­do has­ta Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dés y to­man­do Sit­ges en oc­tu­bre. Lle­ga­do el in­vierno, Ga­ray se re­ple­gó a Lé­ri­da.

En 1650 lle­gó por fin el nue­vo vi­rrey fran­cés, el Du­que de Ven­dô­me, que sin em­bar­go, se­guía con­tan­do con só­lo unos 5.000 hom­bres. Por su par­te, Ga­ray fa­lle­ci­do en abril, fue sus­ti­tui­do por Mor­ta­ra, el eterno se­gun­do en Cataluña, es­ta vez al man­do, pe­ro no co­mo vi­rrey sino co­mo un me­ro Ca­pi­tán Ge­ne­ral. ¿Has­ta cuán­do du­da­ría la Cor­te de los mé­ri­tos del Marqués? Aún así, por pri­me­ra vez se le dio au­to­ri­dad so­bre las tro­pas de Va­len­cia. A la vez, los ca­ta­la­nes em­pe­za­ban a har­tar­se de la pre­sen­cia y los sa­queos fran­ce­ses, y en la zo­na de Gan­de­sa se for­mó una con­fe­de­ra­ción ar­ma­da de ve­ci­nos que em­pe­zó a ata­car a los ga­los y lle­ga­ron a to­mar Fal­set, que Ven­dô­me hu­bo de re­cu­pe­rar en ju­lio, mien­tras par­te de Ur­gell, Se­ga­rra y el Cam­po de Ta­rra­go­na ju­ra­ban obe­dien­cia a Fe­li­pe IV. En­tre­tan­to, has­ta la lle­ga­da de Mor­ta­ra y de­bi­do a la pes­te que se ha­bía ex­pan­di­do a An­da­lu­cía, Murcia y Ta­rra­go­na, el ejército es­pa­ñol no pu­do po­ner­se en cam­pa­ña. Fi­nal­men­te en sep­tiem­bre, su­man­do só­lo 7.100 sol­da­dos, Mor­ta­ra ini­ció la cam­pa­ña para des­pe­jar el ba­jo Ebro, y ase­dió Flix. A ellos se unie­ron 1.500 va­len­cia­nos de Se­bac, tras to­mar Ull­de­co­na y Am­pos­ta, y fi­nal­men­te otros 4.500 ve­te­ra­nos ita­lia­nos y ale­ma­nes lle­ga­dos por mar que ve­nían de re­cu­pe­rar la Tos­ca­na de ma­nos fran­ce­sas. A ellos se unió una gran can­ti­dad de gue­rri­lle­ros ca­ta­la­nes. Des­pués Mor­ta­ra to­mó Mi­ra­vet, y fi­nal­men­te, ya en di­ciem­bre y con 15.000 sol­da­dos, ase­dió Tor­to­sa, de­fen­di­da por 1.500-2.300 fran­co-ca­ta­la­nes. Ven­dô­me in­ten­tó so­co­rrer­la pe­ro su ejército, re­for­za­do con un ter­cio bar­ce­lo­nés de 1.000 ca­ta­la­nes no pu­do pa­sar de Coll de Ba­la­guer, aco­sa­do por la gue­rri­lla ca­ta­la­na pro-es­pa­ño­la de Ta­rra­go­na. Co­mo co­lo­fón una flo­ta fran­ce­sa de 4 na­víos de gue­rra con su­mi­nis­tros para la pla­za fue to­tal­men­te hun­di­da por las 6 ga­le­ras de Al­bur­quer­que, en Cam­brils. Así, Tor­to­sa, pri­va­da de so­co­rros, hu­bo de ren­dir­se a Mor­ta­ra.

LA CAÍ­DA DE BAR­CE­LO­NA

En 1651 la pes­te lle­gó a la ciu­dad con­dal, que eva­cuó la mi­tad de su po­bla­ción, y Fran­cia, en medio de la re­vuel­ta de la Fron­da que se ha­bía ex­ten­di­do a Pa­rís y Bur­deos ape­nas pu­do en­viar re­fuer­zos. A pe­sar de que la Jun­ta de Gue­rra que­ría rea­li­zar un avan­ce len­to pe­ro se­gu­ro so­bre Bar­ce­lo­na, ocu­pan­do só­lo pla­zas cer­ca­nas para te­ner ba­ses só­li­das para al año si­guien­te lan­zar­se al ase­dio fi­nal, Mor­ta­ra, as­cen­di­do por fin a vi­rrey, era de la opi­nión de que era me­jor apro­ve­char las cir­cuns­tan­cias y ata­car aho­ra

En 1651 la pes­te lle­gó a la ciu­dad con­dal, que eva­cuó la mi­tad de su po­bla­ción, y Fran­cia ape­nas pu­do en­viar re­fuer­zos

Es­pa­ña de­cla­ró su ter­ce­ra ban­ca­rro­ta del rei­na­do, pe­ro tras un enor­me es­fuer­zo y tre­ce años de lu­cha pu­do re­cu­pe­rar Cataluña

Bar­ce­lo­na ya que el enemi­go se­guía dé­bil. Para ello se apo­yó en don Juan José de Aus­tria, hi­jo bas­tar­do del rey y de la ac­triz la Cal­de­ro­na, que con tan só­lo 21 años era el vi­rrey de Si­ci­lia. Don Juan tam­bién de­bía in­ter­ve­nir en la cam­pa­ña y era de la mis­ma opi­nión que Mor­ta­ra. Es­te, al man­do de tan só­lo 8.000 sol­da­dos dis­po­ni­bles, par­tió de Lé­ri­da en ju­lio y se unió en Ta­rra­go­na a las Es­cua­dras de Ga­le­ras de Si­ci­lia y de Ná­po­les que, ba­jo don Juan, aca­ba­ban de lle­gar des­de Ita­lia, vía Va­len­cia. A es­tas se jun­ta­ron las Es­cua­dras de Gé­no­va y de Es­pa­ña, ba­jo Al­bur­quer­que, de mo­do que en to­tal la flo­ta his­pano-italiana su­ma­ba 22 ga­le­ras. Se pre­vió in­clu­so el en­vío de la Ar­ma­da del Mar Océano ba­jo Díaz Pi­mien­ta, pe­ro és­te se en­con­tra­ba en ese mo­men­to en el Ga­ro­na, apo­yan­do a los re­bel­des fran­ce­ses en Bur­deos y no pu­do acu­dir.

Mor­ta­ra, apo­ya­do por la es­cua­dra cru­zó el Llo­bre­gat, se re­for­zó con 3.000 ale­ma­nes lle­ga­dos de Ita­lia en agos­to, y em­pe­zó las ope­ra­cio­nes para blo­quear Bar­ce­lo­na lle­gan­do has­ta San Mar­tí de Pro­ve­nçals. Con la cons­truc­ción de los fuer­tes de Ma­ri­na y San Fe­li­pe co­men­zó el blo­queo de la ciu­dad que se con­clu­yó al crear­se una lí­nea de trin­che­ras des­de el Be­sós, al nor­te, has­ta Mont­juic al sur. En­fren­te, la guar­ni­ción con­ta­ba tan­tos sol­da­dos co­mo los es­pa­ño­les, unos 11.400 hom­bres, de

ellos unos 4.500 ca­ta­la­nes, lo que da una idea de lo com­pli­ca­do de las ope­ra­cio­nes a rea­li­zar por Mor­ta­ra. No obs­tan­te, el 23 de sep­tiem­bre ca­si 2.000 fran­ce­ses de Mar­sin aban­do­na­ron la ciu­dad y pac­ta­ron con don Juan vía li­bre para unir­se a los re­bel­des de la Fron­da en Bur­deos. El ase­dio fue du­rí­si­mo y es­tu­vo a pun­to de fra­ca­sar va­rias ve­ces (ver re­cua­dro).

Re­for­za­do has­ta los 12.000 hom­bres, Mor­ta­ra sa­có 2.000 es­pa­ño­les del ase­dio ya en sep­tiem­bre de 1652 y con 12 ga­le­ras de Al­bur­quer­que ocu­pó to­do el li­to­ral nor­te ca­ta­lán para pri­var de su­mi­nis­tros na­va­les a Bar­ce­lo­na, to­man­do Ma­ta­ró, Arenys, Ca­net, San Fe­liú, Pa­la­mós y Bla­nes, para lue­go su­bir has­ta el Am­pur­dán y so­me­ter to­da la re­gión y Ge­ro­na, a ex­cep­ción de Ro­sas. Mien­tras, la guar­ni­ción de Lé­ri­da, con la gue­rri­lla ca­ta­la­na re­cu­pe­ra­ron Ba­la­guer, Ca­ma­ra­sa, Cas­te­llón y Ager. Y la de Ta­rra­go­na las pla­zas de Pra­des, Es­plu­ga, Ciu­ra­na y Cam­brils. Así, en oc­tu­bre Bar­ce­lo­na es­ta­ba to­tal­men­te ais­la­da y sin po­si­bi­li­dad de re­ci­bir re­fuer­zos o su­mi­nis­tros, de mo­do que La Mot­he se rin­dió el día 12, en­tran­do don Juan en Bar­ce­lo­na al día si­guien­te tras con­ce­der el per­dón real. Del mis­mo mo­do, Fe­li­pe IV res­pe­tó los fue­ros ca­ta­la­nes ex­cep­to los car­gos en el Con­se­jo del Cien­to y la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na, que se­rían ele­gi­dos por el rey. El cos­te del ase­dio, de 14 me­ses, ha­bía si­do tan gran­de que Es­pa­ña de­cla­ró su ter­ce­ra ban­ca­rro­ta del rei­na­do, pe­ro tras ese enor­me es­fuer­zo y des­pués de 13 años de lu­cha, Es­pa­ña ha­bía re­cu­pe­ra­do Cataluña. Sin em­bar­go, la gue­rra aún con­ti­nua­ría en Eu­ro­pa y los Pi­ri­neos du­ran­te 7 años más...

El Cor­pus de San­gre de 1640 abrió la ca­ja de Pan­do­ra de la Gue­rra de los Se­ga­do­res, du­ran­te la cual Cataluña se aco­gió a la so­be­ra­nía fran­ce­sa.

Pau Cla­ris (1586-1641) mu­rió en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias tras pro­mo­ver la re­vuel­ta de su pue­blo en la cri­sis de 1640.

Arri­ba a la iz­quier­da, Dal­mau de Que­ralt, el vi­rrey de Cataluña ase­si­na­do en los su­ce­sos del Cor­pus Ch­ris­ti; a la de­re­cha, un ma­pa fran­cés del Ro­se­llón de fi­na­les del si­glo XVII. Ba­jo es­tas lí­neas, la ba­ta­lla de Mont­juïc de 1641, se­gún el pin­tor Pan­dol­fo Res­chi.

Su­ce­sor de Ri­che­lieu co­mo pri­mer mi­nis­tro, el car­de­nal Ma­za­rino pu­so fin a la Gue­rra de lo­sT­rein­ta Años.

Fe­li­pe IV afron­tó en 1640 su par­ti­cu­lar an­nus ho­rri­bi­lis, en­tre los fren­tes de Cataluña y Por­tu­gal.

A la iz­quier­da, vis­ta de Lé­ri­da en 1644 por Sé­bas­tien de Pon­tault, se­ñor de Beau­lieu. En es­ta imagen, Luis II de Bor­bón-Con­dé.

El ma­ris­cal Phi­lip­pe de La Mot­heHou­dan­court ob­tu­vo su vic­to­ria más so­na­da en Lé­ri­da en 1642.

Por­ta­da de La con­quis­ta de Cataluña, por el marqués de Olías y Mor­ta­ra Fran­cis­co de Oroz­co.

Gra­ba­do de Bar­ce­lo­na en la Ci­vi­ta­tes Or­bi­sTe­rra­rum del si­glo XV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.