ANI­MA­LES juz­ga­dos y excomulgados

Historia de Iberia Vieja - - EL 70 ARTE -

Por su al­ta ex­tra­ñe­za fren­te a nues­tra men­ta­li­dad ac­tual, me­re­cen una es­pe­cial aten­ción las pe­nas ecle­siás­ti­cas lan­za­das con­tra ani­ma­les do­més­ti­cos y sal­va­jes du­ran­te bue­na par­te de la Edad Me­dia y Mo­der­na. La cos­tum­bre, de la que se con­ser­van va­rios ejem­plos muy bien do­cu­men­ta­dos, con­sis­tía en ac­tuar con­tra las pla­gas y las bes­tias que per­ju­di­ca­ban a per­so­nas o bie­nes, pro­ce­sán­do­las ju­di­cial­men­te. Si una vez con­de­na­dos, los ani­ma­les no cum­plían ade­cua­da­men­te la pe­na dic­ta­da por el tri­bu­nal ni de­ja­ban de cau­sar da­ños, en­ton­ces se los ex­co­mul­ga­ba. En otras oca­sio­nes, la excomunión era apli­ca­da di­rec­ta­men­te sin jui­cio pre­vio.

Es­tos plei­tos con­tra ani­ma­les –es­tu­dia­dos mi­nu­cio­sa­men­te por Juan Cos­me Sanz La­rro­ca- go­za­ban de to­das las ga­ran­tías le­ga­les tí­pi­cas, pues­to que a los se­res vi­vos en­cau­sa­dos se le asig­na­ba un abo­ga­do que ejer­cía la de­fen­sa en su nom­bre. Be­ni­to Nou­dens en su obra de 1693, Prác­ti­ca de exor­cis­tas y ministros de la Igle­sia, re­su­mió tan in­só­li­ta prác­ti­ca se­ña­lan­do có­mo, en el ca­so de las pla­gas de lan­gos­tas, “hay al­gu­nos que sue­len des­co­mul­gar­las, y for­mar con­tra ellas ca­be­za de pro­ce­so, con sus pro­cu­ra­do­res de una, y otra par­te pa­ra ale­gar ca­da uno su de­re­cho, y des­pués de mu­chas de­man­das, y res­pues­tas, ful­mi­nan sen­ten­cia de excomunión ma­yor, pa­ra que las lan­gos­tas se apar­ten de los tér­mi­nos del lu­gar, co­mo si tu­vie­ran li­bre al­be­drio, y fue­sen ca­pa­ces de las cen­su­ras, que or­de­na la Igle­sia, pa­ra re­du­cir a los hom­bres con­tu­ma­ces a su obe­dien­cia”.

Si­guien­do es­te pro­ce­di­mien­to, el pa­dre Fei­joó re­la­tó có­mo un obis­po de Cór­do­ba ex­co­mul­gó a las go­lon­dri­nas que re­vo­lo­tea­ban y mo­les­ta­ban en el in­te­rior de una igle­sia o el cé­le­bre obis­po de Ávi­la El Tos­ta­do, pro­ce­só a una pla­ga de lan­gos­tas y las re­con­vino a que per­ma­ne­cie­sen re­clui­das en una cue­va. Gil Gon­zá­lez Dá­vi­la en su Tea­tro Ecle­siás­ti­co de la San­ta Igle­sia de Oviedo re­co­ge dos ca­sos. El pri­me­ro su­ce­di­do en 1532, cuan­do el vi­ca­rio ge­ne­ral de la dió­ce­sis aten­dió la de­man­da de unos la­bra­do­res muy an­gus­tia­dos por los da­ños oca­sio­na­dos en sus cul­ti­vos por los ra­to­nes. El vi­ca­rio or­ga­ni­zó un jui­cio en el cual los cam­pe­si­nos ac­tua­ron de de­nun­cian­tes y los roe­do­res dis­pu­sie­ron de abo­ga­do y pro­cu­ra­dor. Ce­le­bra­da la vis­ta pú­bli­ca, el tri­bu­nal dic­ta­mi­nó que los ra­to­nes te­nían tres días pa­ra aban­do­nar los cam­pos ba­jo ries­go de caer en desaca­to y ser de­cla­ra­dos en re­bel­día si no cum­plían la sen­ten­cia. Pa­ra ace­le­rar la eje­cu­ción del fa­llo, el abo­ga­do so­li­ci­tó que se co­lo­ca­ran so­bre los cau­ces de ríos y arro­yos pa­los a mo­do de puen­tes que fa­ci­li­ta­ran la mar­cha de los mo­les­tos ani­ma­les con­de­na­dos. Se­gún Gon­zá­lez Dá­vi­la, los ra­to­nes obe­de­cie­ron. Es­te mis­mo cro­nis­ta co­men­ta que en 1616, un gru­po de pes­ca­do­res as­tu­ria­nos con­si­guie­ron que se

ce­le­bra­ra un jui­cio en el mar con­tra los del­fi­nes que les rom­pían las re­des y es­pan­ta­ban a los pe­ces. Se dic­tó sen­ten­cia pú­bli­ca y una vez leí­da en voz al­ta, los del­fi­nes de­ja­ron de cau­sar mal.

Otro plei­to del que se guar­da me­mo­ria par­cial tu­vo lu­gar en Va­lla­do­lid con­tra la lan­gos­ta en tiem­pos de Car­los V. Los in­sec­tos fue­ron aper­ci­bi­dos ba­jo ame­na­za de excomunión, pe­ro su abo­ga­do alegó que no eran ani­ma­les racionales. Ade­más, pro­ba­ble­men­te ha­bía si­do vo­lun­tad de Dios que hi­cie­ran ac­to de pre­sen­cia en los cam­pos de la vi­lla pa­ra cas­ti­gar los pe­ca­dos de los re­si­den­tes. En con­se­cuen­cia, re­sul­ta­ría más prác­ti­co –de ca­ra a apla­car el en­fa­do di­vino– que las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas cen­su­ra­ran a los fe­li­gre­ses por sus com­por­ta­mien­tos inade­cua­dos y no a los ani­ma­les.

Fi­nal­men­te, has­ta cua­tro sen­ten­cias dis­tin­tas con­tra las lan­gos­tas fue­ron ne­ce­sa­rias en la aba­día se­go­via­na de San­ta Ma­ría de Pá­rra­ces el año 1650. La úl­ti­ma in­clu­yó la excomunión de­fi­ni­ti­va de los in­sec­tos con un pla­zo de 24 ho­ras pa­ra que se mar­cha­ran a “mon­tes y lu­ga­res sil­ves­tres y bal­díos adon­de ten­drán su man­te­ni­mien­to ne­ce­sa­rio, de­jan­do el que es pro­pio de los hom­bres y ga­na­dos”.

La ex­tra­va­gan­cia de es­ta cos­tum­bre, sin em­bar­go, de­no­ta el enor­me po­der atri­bui­do po­pu­lar­men­te a la excomunión en la épo­ca. Lle­ga­ba al pun­to de ser con­si­de­ra­da un ins­tru­men­to ca­nó­ni­co do­ta­do de cier­tas vir­tu­des ca­si má­gi­cas, con ca­pa­ci­dad de de­te­ner des­gra­cias o pre­ve­nir ca­la­mi­da­des. Ade­más, es­te ti­po de jui­cios y pe­nas es­pi­ri­tua­les re­ve­la dos ma­ne­ras an­ta­gó­ni­cas de con­tem­plar el reino ani­mal. De un la­do se si­tua­ban aque­llos que se­pa­ra­ban al hom­bre del res­to de los se­res vi­vos. Pa­ra ellos, nues­tra es­pe­cie ocu­pa­ba la cum­bre de la ex­ce­len­cia den­tro del or­be te­rres­tre pues­to que con­for­ma­ban las úni­cas cria­tu­ras he­chas a ima­gen y se­me­jan­za de Dios. To­dos los de­más ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta, per­te­ne­cían una es­ca­la in­fe­rior, más im­per­fec­ta y obe­dien­te. Asi­mi­la­dos a la con­di­ción de me­ras “co­sas”, se les po­día so­me­ter con pleno de­re­cho y re­sul­ta­ría ab­sur­do apli­car­les cual­quier ti­po de pe­na es­pi­ri­tual o exi­gir­les res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les.

En cam­bio, ha­bía otra pos­tu­ra de­fen­di­da teo­ló­gi­ca y fi­lo­só­fi­ca­men­te que apos­ta­ba por ex­ten­der el víncu­lo de fa­mi­lia­ri­dad a to­dos los se­res vi­vos, ca­rac­te­ri­zán­do­los en con­jun­to co­mo hi­jos de Dios. Den­tro de es­te plan­tea­mien­to, al­gu­nos eru­di­tos se lle­ga­ron a plan­tear la po­si­bi­li­dad ra­zo­na­da de que Je­sús tam­bién hu­bie­ra ve­ni­do a sal­var a to­dos los ani­ma­les. En es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to, cual­quier es­pe­cie dis­fru­ta­ría de res­pon­sa­bi­li­da­des mo­ra­les y se­ría sus­cep­ti­ble de re­ci­bir cen­su­ra es­pi­ri­tual y ju­di­cial. De ahí la ce­le­bra­ción de tri­bu­na­les con­tra pla­gas y de­más bes­tias per­ju­di­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.