AL­BA­RI­ÑO: his­to­ria de un vino mi­le­na­rio

Historia de Iberia Vieja - - EL 70 ARTE -

Por una de esas ab­sur­das ra­zo­nes que a ve­ces nos ha­cen pen­sar que fue­ra siem­pre ha­cen me­jor las co­sas, du­ran­te mu­cho tiem­po hu­bo quien cre­yó que fue­ron unos mon­jes de Cluny, con mo­ti­vo de su pe­re­gri­na­ción a Com­pos­te­la, quie­nes ha­bían in­tro­du­ci­do la uva al­ba­ri­ño en Ga­li­cia. Otra va­rian­te pro­po­nía que ha­bía si­do Rai­mun­do de Bor­go­ña el res­pon­sa­ble, al traer con­si­go las uvas con mo­ti­vo de su bo­da con do­ña Urra­ca, allá por el si­glo XI. Hoy am­bas hi­pó­te­sis han si­do des­car­ta­das por los es­pe­cia­lis­tas, que con­si­de­ran al al­ba­ri­ño una va­rie­dad de uva au­tóc­to­na de las Rías Bai­xas, fru­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas del cli­ma y la bon­dad de la tie­rra. En cual­quier ca­so, sí pa­re­ce pro­ba­ble que fue­ran mon­jes ex­tran­je­ros, lle­ga­dos al no­roes­te, quie­nes en­se­ña­ran a cui­dar las vi­des de la re­gión, for­jan­do los ci­mien­tos de lo que hoy es un vino en­cum­bra­do a la má­xi­ma ex­ce­len­cia. Du­ran­te si­glos es­tos vi­nos blan­cos es­tu­vie­ron es­tre­cha­men­te li­ga­dos a los dis­tin­tos mo­nas­te­rios del te­rri­to­rio, has­ta que la si­tua­ción cam­bió de for­ma ra­di­cal tras la De­sa­mor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal, pa­san­do a cul­ti­var­se en las fin­cas de los pa­zos y las pro­pie­da­des de los no­bles ga­lle­gos.

El al­ba­ri­ño es una va­rie­dad de uva au­tóc­to­na de las Rías Bai­xas. ¿Có­mo se ini­ció su cul­ti­vo? Las hi­pó­te­sis son va­ria­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.