Ri­sas des­pués del amor

Historia de Iberia Vieja - - EL 70 ARTE -

Ory, su­pe­ra­da la con­tra­rie­dad amo­ro­sa, so­lía vi­si­tar­la jun­to a Francisco Nie­va cuan­do vi­vía con su ami­ga Cha­ro y la ma­dre de es­ta, allá por Le­gaz­pi, fren­te a los ma­ta­de­ros municipales. Eran tar­des de vino y acei­tu­nas, jun­to al bra­se­ro y fren­te al de­sola­do y ba­ro­jiano pai­sa­je ma­dri­le­ño que se veía des­de sus ven­ta­nas, con aque­llos ten­de­de­ros don­de se col­ga­ban las pie­les de las va­cas y cor­de­ros, que des­pe­dían un olor fé­ti­do. Glo­ria leía poe­mas que ha­cían llo­rar a los dos de la ri­sa, llo­rar de sor­pre­sa y aun de la emo­ción. En ellos siem­pre ha­bía re­par­ti­dos por aquí y por allá ver­da­de­ros ha­llaz­gos. A la ma­dre de Cha­ro, Glo­ria la lla­ma­ba “Cu­rri­to”, por­que era una se­ño­ra que siem­pre lle­va­ba unas ba­tas tu­bu­la­res y lar­gas, que la ha­cían pa­re­cer­se a una ma­rio­ne­ta de guan­te. A Nie­va le de­cía “Sa­bu­se­te”, por­que le re­cor­da­ba a ese jo­ven ac­tor in­dio, que se lla­ma­ba Sa­bú. En ca­sa de Glo­ria to­do era reír y con­ten­tar­se “con lo que ha­bía”. Con cin­co du­ros te­nía, se­gún ella, pa­ra co­mer ocho días. Trans­mi­tía una eu­fo­ria es­pe­cial. Can­ta­ba cho­tis y ju­ga­ba al fút­bol con los chi­cos de su ca­lle.

Fuer­tes vi­vió en las pro­xi­mi­da­des del Matadero de Ma­drid, en la ima­gen. Su ca­sa la fre­cuen­ta­ron sus ami­gos Ory y Francisco Nie­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.