Luis Cernuda

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - /A.F.D.

Luis Cernuda (1902-1963) fue el poe­ta del amor, el ol­vi­do y, co­mo di­ría Lor­ca, del “mis­te­rio”. Alumno de Pe­dro Sa­li­nas en Se­vi­lla, su pri­mer li­bro, Perfil del ai­re (1927), pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Li­to­ral, no fue bien­ve­ni­do: le acu­sa­ron de se­guir a Gui­llén sin apor­tar na­da nue­vo. Du­ran­te el ho­me­na­je a Gón­go­ra en su ciu­dad na­tal, asis­tió co­mo pú­bli­co y co­no­ció a Lor­ca (“la sal de nues­tro mun­do eras”, es­cri­bi­rá tras su muer­te), y po­co des­pués, ya en Ma­drid, a Vi­cen­te Alei­xan­dre. Aun­que a la sa­zón no era muy po­pu­lar, Ge­rar­do Die­go lo in­clu­yó en su an­to­lo­gía de 1932, por lo que re­ci­bió al­gu­nas crí­ti­cas, y cua­tro años des­pués, con mo­ti­vo de la pu­bli­ca­ción de La reali­dad y el de­seo, tí­tu­lo que hoy agru­pa el con­jun­to de su obra, Lor­ca le or­ga­ni­zó un ho­me­na­je al que acu­dió la “cre­ma” de la poe­sía de la épo­ca: el ci­ta­do Alei­xan­dre, Ra­fael Al­ber­ti y Ma­ría Te­re­sa León, Pa­blo Ne­ru­da, Ma­nuel Al­to­la­gui­rre, Jo­sé Ber­ga­mín...

Com­pro­me­ti­do con la Re­pú­bli­ca, co­la­bo­ró con las Mi­sio­nes Pe­da­gó­gi­cas y Culturales, fue vo­lun­ta­rio de las mi­li­cias po­pu­la­res y par­tió al exi­lio en 1938. Su co­ra­zón di­jo bas­ta en Mé­xi­co. La hi­ja de Al­to­la­gui­rre, Pa­lo­ma, fue quien des­cu­brió su ca­dá­ver.

El ras­tro de Gar­ci­la­so, Béc­quer, Sha­kes­pea­re, Ma­llar­mé y Höl­der­lin se re­co­no­ce en la obra de Cernuda, quien, sien­do alumno de Sa­li­nas y por re­co­men­da­ción su­ya, le­yó tam­bién a An­dré Gide, ho­mo­se­xual co­mo él: “Me fi­gu­ro que Sa­li­nas no po­día su­po­ner que con esa lec­tu­ra me abría el ca­mino pa­ra re­sol­ver, o pa­ra re-

con­ci­liar­me, con un pro­ble­ma vi­tal mío decisivo”, di­jo. Cernuda no ca­lló su con­di­ción, si bien sus poe­mas amo­ro­sos no pre­ci­san de ad­je­ti­vos ex­pli­ca­ti­vos.

Tras la Gue­rra Ci­vil, pu­bli­có al­gu­nos de sus me­jo­res li­bros, Las nu­bes, Oc­nos, obra maes­tra de la pro­sa poé­ti­ca en la que tra­ta de des­ci­frar su gé­ne­sis co­mo poe­ta, Co­mo quien es­pe­ra el alba, Vi­vir sin es­tar vi­vien­do, Con las ho­ras con­ta­das y De­so­la­ción de la qui­me­ra, en la que se acu­sa el pe­so del des­tie­rro y el de­sen­ga­ño, la frus­tra­ción y el do­lor.

Tú jus­ti­fi­cas mi exis­ten­cia: si no te co­noz­co, no he vi­vi­do; si mue­ro sin co­no­cer­te, no mue­ro por­que no he vi­vi­do.

Li­ber­tad no co­noz­co sino la li­ber­tad de es­tar pre­so en al­guien cu­yo nom­bre no pue­do oír sin es­ca­lo­frío.

Có­mo lle­nar­te, so­le­dad, sino con­ti­go mis­ma...

El de­seo es una pre­gun­ta cu­ya res­pues­ta no exis­te.

Si mis ojos se cie­rran es pa­ra ha­llar­te en sue­ños de­trás de la ca­be­za.

Unos cuerpos son co­mo flo­res, otros co­mo pu­ña­les, otros co­mo cin­tas de agua; pe­ro to­dos, tem­prano o tar­de, se­rán que­ma­du­ras que en otro cuer­po se agran­den.

No es el amor quien mue­re, so­mos no­so­tros mis­mos.

Qué rui­do tan tris­te el que ha­cen dos cuerpos cuan­do se aman.

Si­gue, si­gue ade­lan­te y no re­gre­ses, fiel has­ta el fin del ca­mino y tu vi­da.

La no­che por ser tris­te ca­re­ce de fron­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.