El or­den di­vino

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

Tras su tra­ba­jo en te­le­vi­sión en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo, y en su se­gun­do lar­go pa­ra la pan­ta­lla gran­de –des­pués de la iné­di­ta en Es­pa­ña Dream­land (2013)–, la aus­tria­ca Pe­tra Vol­pe (Suhr, 1970) vuel­ve la mi­ra­da ha­cia la his­to­ria de su pro­pio país pa­ra re­la­tar el triun­fo de la lu­cha fe­mi­nis­ta por el su­fra­gio uni­ver­sal. El or­den di­vino se si­túa en los mo­men­tos pre­vios al su­ce­so, am­bien­ta­do en un pe­que­ño pue­blo en ple­na mon­ta­ña.

Sus pro­ta­go­nis­tas: la jo­ven ama de ca­sa No­ra, la ve­te­ra­na lu­cha­do­ra Vro­ni y Han­na, la re­bel­de so­bri­na de No­ra, jun­to a al­gu­nas otras mu­je­res y a los sor­pren­di­dos y no siem­pre bie­nin­ten­cio­na­dos hom­bres del lu­gar, van a vi­vir días de una con­mo­ción ines­pe­ra­da y por mo­men­tos con ca­rác­ter apo­ca­líp­ti­co. Es­tán en los al­bo­res de 1971, cuan­do el go­bierno de Sui­za otor­gó –con un país to­da­vía no con­ven­ci­do al cien por cien– el de­re­cho al vo­to a las mu­je­res.

RU­TI­NA DO­MÉS­TI­CA

Eso to­da­vía no lo sa­be No­ra, no lo sa­ben ni su ma­ri­do, ni sus hi­jos ni su sue­gro –los due­ños y se­ño­res del ho­gar–, y ni ima­gi­nan si­quie­ra los acon­te­ci­mien­tos que van a su­ce­der­se en ca­de­na. Pri­me­ro, No­ra acom­pa­ña a su so­bri­na a la ca­pi­tal pa­ra que es­ta se des­pi­da de su no­vio; pa­ra vi­gi­lar­la, más bien. Pe­ro Han­na des­apa­re­ce, sem­bran­do la con­fu­sión en la fa­mi­lia y pro­vo­can­do una des­me­di­da reac­ción del pa­dre de la chi­ca. A con­ti­nua­ción, cuan­do No­ra plan­tea en su ca­sa la po­si­bi­li­dad de en­con­trar un tra­ba­jo que la per­mi­ta sa­lir de la es­cla­vi­za­do­ra ru­ti­na do­més­ti­ca, se en­cuen­tra con la ce­rra­da opo­si­ción de su ma­ri­do, que se lo prohí­be ter­mi­nan­te­men­te, am­pa­rán­do­se en las le­yes en vi­gor.

Y en­ton­ces el hom­bre de­be au­sen­tar­se pa­ra cum­plir el ser­vi­cio mi­li­tar. No­ra apro­ve­cha pa­ra em­pe­zar a do­cu­men­tar­se so­bre el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, y pa­ra­le­la­men­te a su co­no­ci­mien­to sur­ge en ella un

sen­ti­mien­to de re­bel­día que co­mien­za por pe­que­ños –pe­ro trau­má­ti­cos– ges­tos en su pro­pia ca­sa, fren­te a sus hi­jos y su sue­gro, y aca­ba por re­vo­lu­cio­nar a to­do el pue­blo, con la com­pli­ci­dad de Vro­ni, la ra­di­cal Gra­zie­lla –la úni­ca mu­jer que lle­va ella so­la su ne­go­cio– y al­gu­nas otras con­gé­ne­res más ilus­tra­das y con­cien­cia­das. En­tre to­das or­ga­ni­zan una reunión in­for­ma­ti­va, a la que asis­te prác­ti­ca­men­te to­do el pue­blo.

Des­de fi­na­les de los años se­sen­ta, con el al­da­bo­na­zo del ma­yo del 68, que se de­jó sen­tir en to­da Eu­ro­pa, los movimientos su­fra­gis­tas de las mu­je­res to­ma­ron fuer­za allí don­de aun eran ne­ce­sa­rios. En la pro­pia Sui­za, tam­bién; y en las gran­des ciu­da­des –Ber­na, Zu­rich y otras ca­pi­ta­les– se crea­ron im­por­tan­tes nú­cleos de pre­sión; pe­ro en los pue­blos apar­ta­dos y mal co­mu­ni­ca­dos, la so­cie­dad se­guía sien­do tan je­rar­qui­za­da en el pa­triar­ca­do y tan ma­chis­ta co­mo dé­ca­das atrás. Por eso, a pe­sar de cier­ta li­ge­re­za em­pa­ren­ta­da con la comedia, la pe­lí­cu­la de Pe­tra Vol­pe bor­dea a ra­tos la tra­ge­dia; so­bre to­do cuan­do, en el meo­llo del ar­gu­men­to, la reunión pro­mo­vi­da por la mu­je­res ter­mi­na co­mo el ro­sa­rio de la au­ro­ra y la mis­ma No­ra es obli­ga­da a vol­ver a su ca­sa arras­tra­da por su ai­ra­do ma­ri­do.

EL POR­QUÉ DEL TÍ­TU­LO

Na­tu­ral­men­te, lo que el re­la­to no tie­ne es sus­pen­se, por­que la con­clu­sión es co­no­ci­da. Pe­ro el rit­mo de los acon­te­ci­mien­tos no de­cae nun­ca, y las in­ter­pre­ta­cio­nes –de un re­par­to lleno de ab­so­lu­tos des­co­no­ci­dos– son de una al­tu­ra y una sin­ce­ri­dad ad­mi­ra­bles. Eso ha­ce que El or­den di­vino –ese que dic­ta que las mu­je­res no es­tán ca­pa­ci­ta­das pa­ra el go­bierno, se­gún los muy va­ro­ni­les man­da­ma­ses del pue­blo– com­pon­ga un mo­sai­co de per­so­na­jes, de ma­yor o me­nos re­co­rri­do, que pa­re­cen sa­ca­dos de un do­cu­men­tal y que lle­van en vo­lan­das al es­pec­ta­dor a lo lar­go de su lu­cha reivin­di­ca­ti­va, tan jus­ta y ne­ce­sa­ria co­mo sor­pren­den­te en la Sui­za de avan­za­do el si­glo XX.

Con Jo­se­ma­nuel Es­cri­bano

EL OR­DEN DI­VINO Di­rec­to­ra: Pe­tra Bion­di­na Vol­pe. Pro­duc­ción: Lu­kas Ho­bi, Re­to Schär­li. Guion: Pe­tra Bion­di­na Vol­pe. Intérpretes: Ma­rie Leuen­ber­ger, Ma­xi­mi­lian Si­mo­nis­chek, Ra­chel Braunsch­weig.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.