La lu­pa so­bre la His­to­ria Es­pa­ña al desnudo

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

LA HIS­TO­RIA DEL DESNUDO ES TAN EX­TEN­SA CO­MO LA DE LA HU­MA­NI­DAD. SIN EM­BAR­GO, APE­NAS HA­CE UNAS DÉ­CA­DAS EN QUE LA PRÁC­TI­CA DEL NUDISMO, ES­PE­CIAL­MEN­TE EN LAS PLA­YAS, ES PER­CI­BI­DO CO­MO AL­GO HA­BI­TUAL. EL FRAN­QUIS­MO HA­BÍA PROHI­BI­DO UNA AC­TI­VI­DAD QUE TU­VO MU­CHOS SE­GUI­DO­RES A CO­MIEN­ZOS DEL SI­GLO XX.

Em­pe­zar un tex­to so­bre el desnudo con Adán y Eva, la mal­di­ta ser­pien­te, la man­za­na irre­sis­ti­ble y el em­pleo –por obli­ga­ción mo­ral– de los ro­pa­jes pa­ra es­con­der nues­tras par­tes pu­den­das, pue­de ser tó­pi­co. Y po­co his­tó­ri­co. Así que, por eso de re­mon­tar­nos mi­le­nios atrás, acu­di­mos a per­so­na­jes his­tó­ri­cos bien co­no­ci­dos, Ne­fer­ti­ti y Ake­na­tón, por ejem­plo. En unas re­pre­sen­ta­cio­nes de su épo­ca, se des­cri­bía có­mo el mí­ti­co em­pe­ra­dor, su aún más mí­ti­ca es­po­sa y sus hi­jos deam­bu­la­ban siem­pre des­nu­dos en el in­te­rior del pa­la­cio con ob­je­to de desa­rro­llar­se fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te al tiem­po que ex­hi­bían sus cuerpos so­be­ra­nos al rey sol. Pos­te­rior­men­te, los sa­cer­do­tes obli­ga­ron a li­qui­dar es­ta cos­tum­bre.

Aun­que si he­mos de des­per­tar y pa­sar el día des­nu­dos, pa­see­mos por la Gre­cia clá­si­ca. Si los dio­ses ha­bían crea­do a los hom­bres a su ima­gen –for­ni­dos y pro­por­cio­na­dos co­mo man­dan los cá­no­nes–, qué me­jor que ex­po­ner­lo mos­tran­do sus cuerpos. Ro­ma­nos y sus muy nu­dis­tas es­pec­tácu­los de­por­ti­vos se re­go­ci­ja­ron tam­bién en la li­ber­tad del des­abri­go… Has­ta que lle­gó la Igle­sia ca­tó­li­ca y la Edad Me­dia y se es­ta­ble­ció un de­co­ro for­zo­so en el que era obli­ga­do en­cu­brir cual­quier por­ción de piel.

LA RE­BE­LIÓN DEL DESNUDO

Tras lar­gos si­glos de abri­go pú­bli­co, a fi­na­les del si­glo XIX, y es­pe­cial­men­te en Ale­ma­nia, sur­gió una reac­ción con­tra la in­dus­tria­li­za­ción y la mi­gra­ción glo­bal a la ciu­dad, es de­cir, con el ale­ja­mien­to de la na­tu­ra­le­za. Tar­da­rá al­gu­nas dé­ca­das en apa­re­cer el fe­nó­meno en nues­tro país, pe­ro lo ha­rá, con tan­ta po­lé­mi­ca co­mo con­tun­den­cia. En­tre otras co­sas por­que en bue­na me­di­da es­ta­ba aso­cia­do a co­rrien­tes con­tra­cul­tu­ra­les y pro­gre­sis­tas. Pa­ra que el ser hu­mano se li­be­ra­se de las ata­du­ras so­cia­les y eco­nó­mi­cas, el cuer­po de­be­ría acom­pa­ñar es­ta eman­ci­pa­ción. Y pa­ra ello, la ro­pa so­bra­ba.

Qui­zá fue­ra es­ta su­ble­va­ción li­ga­da al mo­vi­mien­to nu­dis­ta la que lo hi­zo es­pe­cial­men­te in­tere­san­te pa­ra el po­de­ro­so anar­quis­mo de aque­lla épo­ca, co­mo nos re­cuer­da la his­to­ria­do­ra Ma­ría del Car­men

Cu­be­ro en su li­bro La pér­di­da del pu­dor. El na­tu­ris­mo li­ber­ta­rio es­pa­ñol (1900-1936), edi­ta­do por LaMa­la­tes­ta. Si hay que dis­po­ner una fe­cha que es­ta­blez­ca su ini­cio en nues­tro país, po­dría va­ler­nos la crea­ción de la So­cie­dad Ve­ge­ta­ria­na Es­pa­ño­la, en 1903, que, jun­to a un cam­bio en los mo­de­los de ali­men­ta­ción y en ge­ne­ral de vi­da, pro­pug­na­ba el re­gre­so a la des­nu­dez de nues­tro ori­gen. Un año des­pués en­la­za­ba a di­cha So­cie­dad la re­vis­ta que tra­ta­ba de di­vul­gar su ideal en un pú­bli­co más am­plio, El ré­gi­men na­tu­ris­ta. Ob­viar que las ideas de la So­cie­dad ve­ge­ta­ria­na y su re­vis­ta iban mu­cho más allá de la des­nu­dez cor­po­ral se­ría cap­cio­so. Su con­cep­ción re­sal­ta que to­do aque­llo que nos per­mi­ta en­trar en un con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za –tam­bién en nues­tra for­ma de ali­men­tar­nos– se­rá más sa­lu­da­ble y nos ha­rá más li­bres. Por ello, en es­tos mo­men­tos ger­mi­na­les, se­rán los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, es­pe­cial­men­te los mé­di­cos, quie­nes for­men par­te –al me­nos en su gran me­di­da– de la So­cie­dad y sean pioneros del na­tu­ris­mo y el nudismo.

Ha­brán de pa­sar unos años pa­ra que sea la apa­ri­ción de la re­vis­ta va­len­cia­na He­lios, en 1916, la que di­vul­gue en­tre dis­tin­tas ca­pas de la so­cie­dad el mo­vi­mien­to. En ella se apues­ta por el hi­gie­nis­mo, la uti­li­dad de fru­tas y ver­du­das, el ata­que al al­cohol y el ta­ba­co o el apo­yo al uso de es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra adop­tar ac­ti­vi­da­des ex­por­ta­das de Ale­ma­nia co­mo los ba­ños de ai­re: “Es muy agra­da­ble, du­ran­te la ca­ní­cu­la, des­nu­dar­se, pa­sear­se len­ta­men­te o acos­tar­se a la som­bra y to­mar lue­go una ablu­ción, ti­bia o fría”, re­co­mien­dan en el nú­me­ro de di­ciem­bre de 1916 de He­lios.

El apo­yo al na­tu­ris­mo –y al nudismo– creía en Es­pa­ña, pe­ro no de­ja­ba de ser un mo­vi­mien­to aún mar­gi­nal, na­da que ver con lo que ocu­rría en los años pos­te­rio­res a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en tiem­pos de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, en Ale­ma­nia. En­ton­ces eran va­rias las aso­cia­cio­nes que pre­su­mían de te­ner más de 100.000 so­cios en sus fi­las.

El de­ve­nir tur­bu­len­to del si­glo XX es­pa­ñol mo­di­fi­có in­ten­sa­men­te la per­cep­ción y per­mi­si­vi­dad del nudismo por par­te de las au­to­ri­da­des. Has­ta que la Gue­rra Ci­vil y pos­te­rior dic­ta­du­ra vistieron el nudismo con los abri­gos más púdicos. Los úl­ti­mos años del fran­quis­mo, so­bre to­do por el em­pu­je del tu­ris­mo y la im­por­ta­ción del top-less en las pla­yas, hi­cie­ron más la­xas las cos­tum­bres. Pe­ro no fue has­ta la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia cuan­do se vol­vie­ron abrir las le­yes a la des­nu­dez.

Hoy, a no ser que exis­ta un dic­ta­men le­gal que así lo de­ter­mi­ne, el nudismo en las pla­yas es per­fec­ta­men­te le­gal en to­da Es­pa­ña. Es más, pe­se a que la ma­yo­ría de la po­bla­ción pien­se lo con­tra­rio, es le­gal la prác­ti­ca del nudismo en cual­quier es­pa­cio pú­bli­co, y lo es si­guien­do una ley del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos. Es más, Es­pa­ña se con­si­de­ra uno de los pa­raí­sos mun­dia­les del nudismo y exis­te in­clu­so una lo­ca­li­dad, Ve­ra, en Al­me­ría, que, des­de que el go­bierno ci­vil en 1979 ofi­cia­li­za­ra su pla­ya co­mo nu­dis­ta, ba­sa bue­na par­te de su tu­ris­mo en la prác­ti­ca nu­dis­ta. Has­ta el pun­to de que cuen­ta con un ho­tel don­de prác­ti­ca­men­te to­do ha de ha­cer­se co­mo Dios nos tra­jo al mun­do.

LA GUE­RRA CI­VIL Y LA POS­TE­RIOR DIC­TA­DU­RA VISTIERON EL NUDISMO CON LOS ABRI­GOS MÁS PÚDICOS, FRUSTRANDO UN MO­VI­MIEN­TO QUE HA­BÍA CON­SE­GUI­DO CONCITAR EL APO­YO DE LOS MÁS DI­VER­SOS SEC­TO­RES DE LA SO­CIE­DAD

El nudismo es­tá reivin­di­can­do su es­pa­cio en el si­glo XXI, pe­ro di­fí­cil­men­te al­can­za­rá los ni­ve­les de acep­ta­ción de que go­zó en la Ale­ma­nia de en­tre­gue­rras, cuan­do las so­cie­da­des de­di­ca­das a es­tos me­nes­te­res su­ma­ban a de­ce­nas de mi­les de so­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.