Gui­nea, una co­lo­nia ba­ña­da en al­cohol

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - FER­NAN­DO BA­LLANO

LA HIS­TO­RIA DE LA CO­LO­NI­ZA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA DE LA AC­TUAL GUI­NEA ECUA­TO­RIAL ES UNA GRAN DES­CO­NO­CI­DA TAN­TO EN SUS AS­PEC­TOS GE­NE­RA­LES CO­MO EN LOS PAR­TI­CU­LA­RES. UNO DE ELLOS FUE LA RE­LE­VAN­CIA DEL USO DEL AL­COHOL CON LOS NA­TI­VOS. AL­GU­NOS HIS­TO­RIA­DO­RES DE PACOTILLA SE IN­VEN­TAN OPE­RA­CIO­NES MI­LI­TA­RES INEXIS­TEN­TES. EL ASUN­TO FUE MU­CHO MÁS SU­TIL Y COM­PLI­CA­DO. LO VER­DA­DE­RA­MEN­TE GRA­VE FUE­RON LAS OFEN­SI­VAS DE LOS EJÉR­CI­TOS DE CODICIOSOS, DE BA­JO Y AL­TO NI­VEL.

La be­bi­da ya era un pro­ble­ma an­tes de la to­ma de po­se­sión por par­te de Es­pa­ña. Los lu­ga­re­ños de et­nia bu­bi de la is­la de Fer­nan­do Póo (ac­tual-men­te Bio­ko) des­de siem­pre to­ma­ban lo que ellos de­no­mi­na­ban to­pé, vino de pal­ma, un ju­go que ex­traían de las pal­me­ras (ca­da plan­ta da­ba unos cin­co li­tros al día). Lo fer­men­ta­ban du­ran­te 12 días y lo con­su­mían. Era una de las po­cas ta­reas a que se de­di­ca­ban los hom­bres ade­más de la ca­za y la gue­rra con otros po­bla­dos. La agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría eran co­sa de las mu­je­res.

Los pri­me­ros co­lo­nos bri­tá­ni­cos lle­va­ron al­cohol eu­ro­peo, más fino que el de pal­ma y en­se­gui­da con­si­guió mu­chos adep­tos tras la ade­cua­da pro­mo­ción co­mer­cial. El al­cohol eu­ro­peo se con­vir­tió en una for­ma de con­se­guir que les ven­die­ran sus pro­duc­tos y, so­bre to­do, ha­cer­les tra­ba­jar por un suel­do en las plan­ta­cio­nes de acei­te de pal­ma y de ca­cao. Se­gún Ay­me­mí, uno de los que más los ha es­tu­dia­do en pro­fun­di­dad, en Los bu­bis en Fer­nan­do Póo: “La mu­jer bu­bi es­ta­ba con­de­na­da en tiem­pos pa­sa­dos a ser per­pe­tua­men­te es­cla­va del hom­bre y su bes­tia de car­ga” […] “Mien­tras la mu­jer se ocu­pa­ba de es­tos queha­ce­res, el hom­bre va de pa­seo o a pro­cu­rar­se el ex­qui­si­to vino de pal­ma, o se en­tre­tie­ne con sus com­pa­ñe­ros con­ver­san­do”.

LE­YES CON­TRA LOS BORRACHOS

Cuan­do, en mar­zo de 1843, lle­gó a Bio­ko el ca­pi­tán de na­vío Juan Jo­sé Le­re­na se en­con­tró con un Con­se­jo de Ve­ci­nos de la Ciu­dad de Cla­ren­ce (des­pués San­ta Isa­bel y aho­ra Ma­la­bo) de­bi­da­men­te cons­ti­tui­do por Mr. Brew, Mr. Ni­coll, Mr. John­son y Mr. Es­cott co­mo miem­bros (dos blan­cos y dos ne­gros pro­ce­den­tes de co­lo­nias bri­tá­ni­cas). El 10 de abril con­vo­có una pri­me­ra reunión de di­cho con­se­jo, don­de se es­ta­ble­cie­ron le­yes y or­de­nan­zas so­bre sa­lud y lim­pie­za pú­bli­ca; bo­rra­che­ras y ma­la con­duc­ta; ob­ser­van­cia del do­min­go, dis­pa­ros por la no­che; co­mer­cio, etc. Una de las pri­me­ras nor­mas del con­se­jo fue prohi­bir la ven­ta de al­cohol a los bu­bis, ley que se re­pe­ti­rá con­ti­nua­men­te ya que na­die la res­pe­ta­ba ni la ha­cía cum­plir, pues la co­di­cia siem­pre ven­cía.

A fi­na­les del si­glo XIX La Tra­satlán­ti­ca, com­pa­ñía del II mar­qués de Co­mi­llas, se de­di­có a las plan­ta­cio­nes de ca­cao y al co­mer­cio. Al­re­de­dor de 1890 los co­mer­cian­tes so­lían cam­biar ron por ma­de­ra (oku­me y ébano), cau­cho y acei­te de pal­ma. Po­co a po­co el ron fue sus­ti­tui­do por el cog­nac o brandy, que se hi­zo muy po­pu­lar. A par­tir de 1884 los mi­sio­ne­ros cla­re­tia­nos, con se­de en Vic, se con­vir­tie­ron en mo­no­po­lio mi­sio­nal de la co­lo­nia. Tam­bién se ocu­pa­rán de

lo ma­te­rial, con fin­cas que cul­ti­va­ban por me­dio de tra­ba­ja­do­res li­be­ria­nos, lle­va­dos con en­ga­ños, a los que tam­bién ven­dían al­cohol y otros pro­duc­tos co­mo un fin­que­ro o co­mer­cian­te más.

Ra­mos-Iz­quier­do fue sub­go­ber­na­dor del dis­tri­to con­ti­nen­tal de Ba­ta du­ran­te va­rios años, des­de 1904 a 1912, y en oca­sio­nes go­ber­na­dor ac­ci­den­tal de to­dos los te­rri­to­rios por au­sen­cia del ti­tu­lar. En el li­bro de me­mo­rias que es­cri­bió tras su re­gre­so a la me­tró­po­li re­la­ta al­gu­nos abu­sos con los que se en­cuen­tra al to­mar po­se­sión del car­go en di­ciem­bre de 1904. Es es­pe­cial­men­te re­le­van­te la con­fe­sión so­bre la ven­ta de al­cohol in­dus­trial, que tan­tas dis­ca­pa­ci­da­des y muer­tes pro­vo­có en bu­bis, fangs y bra­ce­ros ex­tran­je­ros: “El bu­bi es de to­dos los na­tu­ra­les de nues­tras po­se­sio­nes en ge­ne­ral el de cons­ti­tu­ción fí­si­ca me­nos desa­rro­lla­da y el de más in­te­li­gen­cia pa­ra la agri­cul­tu­ra, sien­do apa­ci­ble, tí­mi­do y res­pe­tuo­so.” […] “la pro­crea­ción se ex­tin­gue en es­tos na­tu­ra­les efec­to de la de­ge­ne­ra­ción que en sus or­ga­nis­mos pro­du­ce el al­cohol y de los abor­ti­vos que ex­traen de las plan­tas de aque­lla ri­ca flo­ra, de las que tan co­no­ce­do­res son y su­mi­nis­tran a sus mu­je­res”.

IM­PUES­TOS PA­RA DIS­MI­NUIR EL CONSUMO

LOS PRI­ME­ROS CO­LO­NOS BRI­TÁ­NI­COS LLE­VA­RON AL­COHOL EU­RO­PEO, MÁS FINO QUE EL DE PAL­MA, Y EN­SE­GUI­DA CON­SI­GUIÓ MU­CHOS ADEP­TOS

En 1906 el go­ber­na­dor Ba­rre­ra ha­bía es­ta­ble­ci­do im­pues­tos, de 1,50 pe­se­tas por li­tro de vino, y en ju­nio de 1913 otro de 7,75 por li­tro de al­cohol de más de 50º, pa­ra ha­cer dis­mi­nuir su consumo, pe­ro no sir­vió de mu­cho, por lo que tu­vo que apli­car otras me­di­das prohi­bien­do el su­mi­nis­tro a los bra­ce­ros de be­bi­das al­cohó­li­cas ex­cep­to el vino: “El al­cohol en es­ta co­lo­nia cau­sa efec­tos tan desas­tro­sos, que la po­bla­ción dis­mi­nu­ye rá­pi­da­men­te, y la ge­ne­ra­ción que tie­ne es de se­res de­ge­ne­ra­dos y ra­quí­ti­cos, re­sin­tién­do­se la agri­cul­tu­ra de es­te es­ta­do de co­sas, pues son gen­tes im­pro­pias pa­ra el tra­ba­jo y los que fa­lle­cen por la be­bi­da de al­coho­les son bra­zos que se ro­ban a la agri­cul­tu­ra.”

Se in­ten­tó con­tro­lar la en­tra­da y dis­tri­bu­ción de al­cohol des­na­tu­ra­li­za­do que se usa­ba pa­ra las lám­pa­ras de alum­bra­do pues se te­nía sos­pe­chas de que se uti­li­za­ba pa­ra fa­bri­car be­bi­das al­cohó­li­cas qui­tán­do­le el sa­bor des­agra­da­ble. El éxi­to del al­cohol

era tal que to­das las plan­ta­cio­nes con­ta­ban con una tien­da don­de les ven­dían be­bi­das y los bra­ce­ros aca­ba­ban de­bien­do más de lo que ga­na­ban por lo que nun­ca po­dían aban­do­nar la plan­ta­ción. Le­gal­men­te so­lo les po­dían ven­der dos li­tros por tra­ba­ja­dor y mes. Los cla­re­tia­nos tam­bién te­nían fin­cas y tien­das. Jus­ti­fi­ca­ban la ven­ta: “Otra co­sa ha­bía que nos es­ti­mu­la­ba a ven­der vino, y era evi­tar que com­pra­sen li­co­res y al­cohol amí­li­co que les em­bo­rra­cha­ba, y en po­co tiem­po los aton­ta y ma­ta. Por es­to ven­día­mos vino en ca­sa al pre­cio co­mo aquí va, que es a una pe­se­ta los ¾ de li­tro, con lo cual ha­bía una ga­nan­cia de 50%” […] “par­te pa­ra que no fue­sen a las fac­to­rías [tien­da] don­de se ha­bla fre­cuen­te­men­te mal de la Re­li­gión”. En 1907 se prohi­bió la ven­ta de be­bi­das con amí­li­co aun­que se

DU­RAN­TE LOS AÑOS VEIN­TE DEL PA­SA­DO SI­GLO SE CO­MEN­ZÓ A IM­PLE­MEN­TAR EL CON­TROL SO­BRE EL AL­COHOL, QUE ES­TA­BA DIEZMANDO A LOS BU­BIS

les dio un pla­zo de cin­co me­ses pa­ra se­guir de­lin­quien­do.

En 1912 el cen­so de bu­bis en Fer­nan­do Póo so­lo lle­ga­ba a 6.800. Se les cla­si­fi­ca en: 4.500 pri­mi­ti­vos, 1.300 ci­vi­li­za­dos y 1.000 se­mi­ci­vi­li­za­dos (que tra­ba­jan en las plan­ta­cio­nes). Sanz Ca­sas se­ña­la co­mo cau­sas del des­cen­so de po­bla­ción al­go que ve­re­mos re­pe­tir­se con­ti­nua­men­te has­ta 1935: “los efec­tos del consumo de be­bi­das al­cohó­li­cas, de los de­cre­tos de pres­ta­ción per­so­nal [de­ber de tra­ba­jar al­gún día al mes en obras públicas], los ma­los tra­tos y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en las plan­ta­cio­nes co­lo­nia­les”. Gus­tau Ne­rín, en el ar­tícu­lo In­ver­sors ca­ta­lans i la con­ques­ta del Mu­ni (1900-1926), co­men­ta que es­tos les ven­dían sal, al­cohol, pól­vo­ra y es­co­pe­tas. Aña­de que mu­chas ve­ces se tra­ta­ba de vino muy adul­te­ra­do o de li­co­res de pé­si­ma ca­li­dad en bue­na par­te pro­ce­den­tes de Ca­ta­lu­ña.

CON­TRO­LES DE CA­LI­DAD

Du­ran­te los años vein­te se co­mien­za a im­ple­men­tar el con­trol so­bre el al­cohol y en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción (AGA) en­con­tra­mos abun­dan­te do­cu­men­ta­ción de

los li­tros de vino ven­di­dos en las fac­to­rías – tien­das– de la is­la du­ran­te esos años ya que el je­fe de ca­da des­ta­ca­men­to de la Guar­dia Co­lo­nial de­bía vi­si­tar men­sual­men­te ca­da una de las fac­to­rías, con­tro­lar las exis­ten­cias de vino de la is­la y en­viar los in­for­mes a San­ta Isa­bel.

En la re­vis­ta cla­re­tia­na La Gui­nea Es­pa­ño­la del 10 de enero de 1914, po­de­mos leer có­mo diez­ma­ban las en­fer­me­da­des a los bu­bis, so­bre to­do la vi­rue­la y la tos fe­ri­na, pe­ro tam­bién el al­cohol y los ma­los tra­tos en las fin­cas: “2º. El al­cohol. El bu­bi es apa­sio­na­dí­si­mo por las be­bi­das al­cohó­li­cas aun­que sa­be muy bien que ellas le han de lle­var al otro mun­do. Cuan­to más pi­quen [más fuer­tes] co­mo ellos di­cen, son me­jo­res. Es­tas son las que han diez­ma­do, diez­man y diez­ma­rán, si

EL GO­BER­NA­DOR SE VIO OBLI­GA­DO A PU­BLI­CAR UN NUE­VO DE­CRE­TO, QUE SE EXTRAÑABA DE LA GRAN CAN­TI­DAD DE AL­COHOL QUE LLE­GA­BA A LA IS­LA

Dios no po­ne re­me­dio, a la tri­bu bu­bi, has­ta aca­bar con ella. Ha­blo así por ex­pe­rien­cia, en los vein­te años que lle­vo en es­tas tie­rras, he vis­to mo­rir mu­chí­si­mos por el al­cohol. Es ver­dad que el Go­bierno, con buen acuer­do, ha pues­to ma­nos en el ne­go­cio car­gan­do ex- traor­di­na­ria­men­te las en­tra­das de al­cohol, pe­ro aún así hay con­tra­ban­do. En ca­si to­das las fac­to­rías al­go dis­tan­tes de la po­bla­ción de Sta. Isa­bel se vende gi­ne­bra y otras be­bi­das al­cohó­li­cas con gran­de con­ten­to de los na­tu­ra­les, aun­que les cues­te un ojo de la ca­ra. Pre­fie­ren en­fer­mar y mo­rir a de­jar de be­ber.”

En ju­nio de 1919 el go­ber­na­dor se vio obli­ga­do a pu­bli­car un nue­vo de­cre­to so­bre al­coho­les que co­mien­za ex­tra­ñán­do­se de la gran can­ti­dad de al­cohol que lle­ga a la is­la en com­pa­ra­ción con el de ví­ve­res y te­me que ocu­rra lo mis­mo que con los in­dios de Nor­tea­mé­ri­ca y los na­ti­vos de Po­li­ne­sia. A pe­sar de la nue­va ley, se­gún Ne­rín, en­tre 1917 y 1932 se du­pli­có el valor del al­cohol lle­va­do a Gui­nea. En 1926 se pu­bli­ca otro nue­vo de­cre­to con­tra el al­cohol y se ha­ce re­fe­ren­cia a las an­te­rio­res le­yes de 1919 y 1923. El pro­ble­ma es que no se im­ple­men­ta­ban.

Francisco Ma­drid fue un pe­rio­dis­ta re­pu­bli­cano que cri­ti­có con­tun­den­te­men­te la co-

lo­ni­za­ción an­te­rior. En su li­bro de re­por­ta­jes La Gui­nea in­cóg­ni­ta (ver­güen­za y es­cán­da­lo co­lo­nial) pu­bli­ca­da en 1933, co­men­ta: “Los re­clu­ta­do­res li­bres dá­ba­mos al­cohol al in­dí­ge­na ¿Que no es po­si­ble? ¿Que el Es­ta­do tie­ne prohi­bi­da la ven­ta y el re­ga­lo del al­cohol al in­dí­ge­na?… Bas­ta con acer­car­se a los li­bros de la Adua­na de Ba­ta y Ko­go [puer­tos de Río Mu­ni] y leer la en­tra­da de las ca­jas de co­ñac. Por mu­cho co­ñac que se be­ba en Ba­ta, a pe­sar de que se be­ba mu­cho, ¿pue­den gas­tar­se de 2.000 a 6.000 bo­te­llas men- sua­les pa­ra una po­bla­ción de 1.500 blan­cos re­si­den­tes en los 24.000 k [cua­dra­dos]? Las cifras son ve­rí­di­cas y elo­cuen­tes ¿Adón­de va ese co­ñac? Va a pa­rar a los po­bla­dos in­dí­ge­nas, don­de em­pie­zan a vi­ciar­se”.

UN PRO­BLE­MA SIN SO­LU­CIÓN

El 28 de agos­to de 1932, los in­dí­ge­nas bu­bis di­ri­gen un es­cri­to al Co­mi­sa­rio de la Re­pú­bli­ca en fun­cio­nes de Ins­pec­tor de Ser­vi­cios de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ma­rrue­cos y Co­lo­nias (Sección Co­lo­nias) en el que se que­jan de que han per­di­do pro­pie­da­des [que les ha­bía regalado el Es­ta­do] por no re­gis­trar­las, y de có­mo los en­ga­ñan: “Los con­tra­tos son ce­le­bra­dos del si­guien­te mo­do con los bu­bis po­co en­ten­di­dos; co­mo en la me­sa del eu­ro­peo no fal­ta la bo­te­lla de co­ñac, con­quis­tan al bu­bi a me­dia­ción de una bo­rra­che­ra, y con muy bue­nas frases, ar­man un con­tra­to a su gus­to an­te­rior­men­te a la cons­ti­tu­ción del que hoy lla­man Pa­tro­na­to de In­dí­ge­nas que más aba­jo ha­bla­re­mos so­bre él, le ha­cen fir­mar al bu­bi di­cho con­tra­to, una vez he­cho y be­bi­do

TRAS LA GUE­RRA, SE ES­TA­BLE­CIÓ LA NE­CE­SI­DAD DE UN PER­MI­SO FACILITADO POR LA PO­LI­CÍA PA­RA TRANS­POR­TAR BE­BI­DAS AL­COHÓ­LI­CAS EN­TRE PO­BLA­CIO­NES

unas cuan­tas co­pas de la re­fe­ren­te bo­te­lla, por X años”. […] “Si el al­cohol en la co­lo­nia es per­jui­cio a los in­dí­ge­nas o les per­ju­di­ca la sa­lud,” […] “que se su­pri­ma su en­tra­da en la mis­ma. 28 de agos­to de 1931”. Se­gún Sanz Ca­sas, en 1932 en­tra­ron en la co­lo­nia más de un mi­llón dos­cien­tos mil li­tros de al­cohol.

Tras la Gue­rra Ci­vil, pa­ra con­tro­lar el al­cohol, en no­viem­bre de 1940, se es­ta­ble­ce la ne­ce­si­dad de un per­mi­so facilitado por la po­li­cía pa­ra trans­por­tar be­bi­das al­cohó­li­cas en­tre po­bla­cio­nes. Tam­po­co se po­día “pa­gar tra­ba­jos rea­li­za­dos por in­dí­ge­nas no eman­ci­pa­dos, con be­bi­das al­cohó­li­cas”, lo que in­di­ca que se efec­tua­ba.

A PE­SAR DE LAS PROHI­BI­CIO­NES SE VEN­DÍA TO­DO TI­PO DE BE­BI­DAS A PRE­CIOS ABULTADOS. EL NE­GO­CIO ERA EL NE­GO­CIO

En Na­vi­dad se per­mi­tía a los na­ti­vos com­prar be­bi­das al­cohó­li­cas, del mis­mo mo­do que tam­bién se les con­ce­día per­mi­so pa­ra be­ber en bo­das, bau­ti­zos y fu­ne­ra­les. Fer­nan­do Gar­cía Gi­meno, en su li­bro de me­mo­rias El pa­raí­so ver­de per­di­do, re­la­ta có­mo agua­ban el vino con des­tino a los in­dí­ge­nas: “A las ba­rri­cas de vino que ven­día­mos en la tien­da, se les aña­día un 10% de agua, pa­ra que no les sen­ta­ra tan mal, así que to­das las no­ches des­pués de ce­rrar la tien­da, ba­já­ba­mos nue­va­men­te y en­tre to­dos íba­mos po­nien­do los gri­fos a las ba­rri­cas que es­ti­má­ba­mos se po­dían des­pa­char al día si­guien­te. Por el ta­pón de arri­ba ha­cía­mos los tras­va­ses ne­ce­sa­rios. ‘Agua di­ne­ro cris­ta­lino que hay que aña­dir al vino’”.

A pe­sar de las prohi­bi­cio­nes se ven­día to­do ti­po de be­bi­das, eso sí, a pre­cios abultados. El ne­go­cio es el ne­go­cio.

So­bre es­tas lí­neas, mien­tras los bra­ce­ros tra­ba­ja­ban en los ca­fe­ta­les, los co­lo­nos mi­ra­ban.A la iz­quier­da, pos­tal en la que un co­mer­cian­te es­pa­ñol ra­di­ca­do en el con­ti­nen­te com­pra ébano a los in­dí­ge­nas. A la de­re­cha, unos sa­cos de ca­cao jun­to a los co­rres­pon­dien­tes se­ca­de­ros.

A la iz­quier­da, uno de los bu­ques de La Tra­satlán­ti­ca, la po­de­ro­sa com­pa­ñía del II mar­qués de Co­mi­llas.

El ma­rino Juan Jo­sé Le­re­na y Barry fue quien pro­cla­mó la so­be­ra­nía es­pa­ño­la de Fer­nan­do Poo.

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, el fin­que­ro ecua­to­gui­neano Wil­war­do Jo­nes – pri­me­ro a la de­re­cha– con va­rios de sus em­plea­dos y sus es­po­sas; el pa­dre cla­re­tiano De­me­trio Ga­la­che en­tre dos me­no­res; fo­to de una de­le­ga­ción de tra­ba­jo da­ta­da en los años cin­cuen­ta; y unos bra­ce­ros trans­por­tan­do pi­ñas de ca­cao en unas pé­si­mas con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

Arri­ba y a la de­re­cha, sen­daspor­ta­das de El pa­raí­so ver­de per­di­do y La Gui­neain­cóg­ni­ta, que con­tie­nen una sa­bro­sa in­for­ma­ción so­bre la reali­dad de es­te ar­tícu­lo. Aba­jo, un gru­po de na­ti­vos abrien­do pi­ñas de ca­cao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.