NEAN­DER­TA­LES EN ES­PA­ÑA

LAS DOS ES­PE­CIES SUR­GIE­RON DEL MIS­MO AN­CES­TRO, PE­RO POR RA­ZO­NES QUE AÚN SE DES­CO­NO­CEN ELLOS DES­APA­RE­CIE­RON Y NO­SO­TROS NO

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - BRUNO CAR­DE­ÑO­SA

La pe­nín­su­la Ibé­ri­ca lle­va años cau­ti­van­do a los ar­queó­lo­gos de to­do el mun­do por la pre­sen­cia do­cu­men­ta­da de nean­der­ta­les en di­fe­ren­tes pun­tos de la geo­gra­fía. Uno de los fo­cos más in­tere­san­tes se en­cuen­tra en Mur­cia, con­cre­ta­men­te en la Si­ma de las Pa­lo­mas del Ca­be­zo Gor­do, per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de To­rre Pa­che­co, don­de es­ta es­pe­cie ha­bi­tó ha­ce cua­ren­ta mil años. La his­to­ria de la evo­lu­ción se si­gue es­cri­bien­do hoy en día y no­so­tros se­gui­mos sus ren­glo­nes en sen­dos ar­tícu­los… al ace­cho de otra hu­ma­ni­dad.

LA PE­NÍN­SU­LA SE HA CON­VER­TI­DO EN EL LU­GAR MÁS IM­POR­TAN­TE DEL MUN­DO PA­RA EL ES­TU­DIO DEL HOMBRE DE NEANDERTAL. ES­TA ES­PE­CIE FUE OTRA HU­MA­NI­DAD QUE DESAPARECIÓ POR CAU­SAS DES­CO­NO­CI­DAS Y QUE DU­RAN­TE DE­CE­NAS DE MI­LES DE AÑOS CONVIVIÓ CON NUES­TROS AN­CES­TROS. NO HAY PISTAS DE QUE ESA CON­VI­VEN­CIA RE­SUL­TA­RA VIOLENTA, PE­RO TO­DA­VÍA NOS FALTAN POR DESENTRAÑAR MU­CHAS CLA­VES. NO SA­BE­MOS DÓNDE NOS CONDUCIRÁN, PE­RO SÍ SA­BE­MOS AL­GO: AQUÍ SE ESCONDE EL SE­CRE­TO DE LA OTRA HU­MA­NI­DAD. TO­DO EL MUN­DO HA­BLA DE LOS NEAN­DER­TA­LES, Y TO­DO EL MUN­DO DE­BE­RÍA SA­BER QUE ES EN ES­PA­ÑA DON­DE SE EN­CUEN­TRAN LAS PISTAS A SE­GUIR.

Pa­sa­mos unos diez me­tros en cu­cli­llas has­ta que la cue­va se abrió y se mos­tró an­te no­so­tros en to­do su es­plen­dor. Era co­mo cru­zar una puer­ta en el tiem­po. En el ex­te­rior era 2018, ha­cía un ca­lor abra­sa­dor y la fie­bre ur­ba­nís­ti­ca ha­bía de­ci­di­do dónde mi­ra­ban nues­tros ojos, ya que es­ta­mos al la­do de los edi­fi­cios de La Man­ga. Y den­tro era el mun­do de ha­ce 50.000 años, ha­cía frío, pe­ro el pa­so del tiem­po ha­bía des­or­de­na­do las pie­zas del puz­le de la his­to­ria hu­ma­na. Y esas pie­zas ha­bía que res­ca­tar­las, es­tu­diar­las y po­ner­las en or­den. Un equi­po hu­mano de pri­mer ni­vel aca­ba­ba de em­pe­zar la 26ª cam­pa­ña de ex­ca­va­ción en la Si­ma de Las Pa­lo­mas, al­go que se ha­ce to­dos los años du­ran­te va­rias se­ma­nas tras la lle­ga­da del ve­rano. Los in­ves­ti­ga­do­res –no sé có­mo se las ha­bían arre­gla­do pa­ra me­ter den­tro de la cue­va un enor­me an­da­mio…– sa­ca­ban to­ne­la­das y to­ne­la­das de tie­rra que con­te­nían res­tos de he­rra­mien­tas y óseos que una vez fi­na­li­za­da la cam­pa­ña lim­pia­ban, es­tu­dia­ban y cla­si­fi­ca­ban du­ran­te los me­ses si­guien­tes. Era ca­si un año de tra­ba­jo pro­pio de CSI. Ahí mis­mo, a las puer­tas de esa cue­va, ha­bían or­ga­ni­za­do las co­sas pa­ra que pu­die­ra rea­li­zar un pro­gra­ma de ra­dio des­de allí. Era al­go que no ha­bía con­se­gui­do nun­ca, por­que aun­que no lo pa­rez­ca, hay que pro­bar e ins­ta­lar to­das las lí­neas, los mi­cró­fo­nos, las me­sas… Y co­lo­car si­llas pa­ra to­dos los que asis­tie­ran esa no­che a la Si­ma de las Pa­lo­mas, que se en­cuen­tra en el mon­te Ca­be­zo Gor­do, una ma­sa de már­mol que se le­van­ta a po­cos ki­ló­me­tros del Mar Me­nor en el tér­mino mu­ni­ci­pal de To­rre-Pa­che­co. Lo que se ha des­cu­bier­to ahí es igual de im­por­tan­te que

lo ha­lla­do en Atapuerca (Bur­gos), aun­que los res­tos cas­te­lla­nos son co­no­ci­dos mun­dial­men­te gra­cias a cam­pa­ñas de mar­ke­ting a las que no han te­ni­do ac­ce­so los in­ves­ti­ga­do­res de la Si­ma de Las Pa­lo­mas, en don­de se han ha­lla­do res­tos de has­ta 11 in­di­vi­duos de ha­ce unos 50.000 años.

LA MO­DA NEANDERTAL

¡Eran nean­der­ta­les! Ha­bían es­ta­do allí. Es de­cir, per­te­ne­cen a la es­pe­cie de mo­da, una es­pe­cie de otra hu­ma­ni­dad que convivió con no­so­tros –los Ho­mo Sa­piens– du­ran­te de­ce­nas de mi­les de años. Eran co­mo no­so­tros, pe­ro no éra­mos no­so­tros. Las dos es­pe­cies sur­gie­ron del mis­mo an­ces­tro, pe­ro por ra­zo- nes que aún se des­co­no­cen ellos des­apa­re­cie­ron y no­so­tros no. Cuan­do se des­cu­brie­ron se creía que eran an­ces­tros nues­tros, pe­ro con el pa­so del tiem­po se en­con­tra­ron par­ti­cu­la­ri­da­des que les ha­cían te­ner una iden­ti­dad pro­pia. In­clu­so se des­cu­brió que en­tre ellos y no­so­tros no hu­bo nin­gu­na hi­bri­da­ción –so­mos in­com­pa­ti­bles–, hi­pó­te­sis que ha si­do la pre­do­mi­nan­te en­tre la comunidad cien­tí­fi­ca du­ran­te dé­ca­das, aun­que re­cien­tes des­cu­bri­mien­tos han acla­ra­do –o en­som­bre­ci­do– la si­tua­ción y re­sul­ta que sí, que te­ne­mos al­go –muy po­co– en no­so­tros que vie­ne de ellos y que es con­se­cuen­cia de la exis­ten­cia de cru­ces ín­ti­mos en­tre las dos es­pe­cies.

De esos cru­ces na­cie­ron ni­ños y esos ni­ños de­ja­ron una hue­lla ge­né­ti­ca pa­ra el fu­tu­ro que ha si­do des­cu­bier­ta gra­cias a los res­tos que se han en­con­tra­do en otra cue­va es­pa­ño­la, la Cue­va de Si­drón, que se en­cuen­tra en Pi­lo­ña (As­tu­rias), en don­de de for­ma ca­sual se des­cu­brie­ron en 1994 una se­rie de

hue­sos –en­tre ellos una man­dí­bu­la com­ple­ta– de lo que des­pués fue lla­ma­do el Hombre de Si­drón, que re­sul­tó te­ner más o me­nos la mis­ma an­ti­güe­dad que los res­tos ha­lla­dos en la Si­ma de Las Pa­lo­mas.

En las cam­pa­ñas desa­rro­lla­das en­tre 2009 y 2011 apa­re­cie­ron hue­sos en Si­drón de un ni­ño de sie­te años. En to­tal se “res­ca­ta­ron” 138 res­tos fó­si­les de es­te in­di­vi­duo que su su­po­ne que fa­lle­ció víc­ti­ma de al­gún ti­po de ac­ci­den­te, ya que no se han en­con­tra­do en sus hue­sos in­di­cio al­guno de que tu­vie­ra una en­fer­me­dad. Gra­cias a es­tos res­tos co­men­zó una in­ves­ti­ga­ción que nun­ca hu­bie­ra si­do po­si­ble sin los ha­llaz­gos que se han pro­du­ci­do aquí, ya que no hay que ol­vi­dar que el Hombre de Neandertal es só­lo de Eu­ro­pa y la ma­yor par­te de ya­ci­mien­tos se en­cuen­tran en nues­tro país. No de­ja de ser cu­rio­so que se ha­ble tan­to de es­te asun­to sin dar­nos cuen­ta de que aquí se han pro­du­ci­do los ha­llaz­gos más re­le­van­tes e im­por­tan­tes del pla­ne­ta. De­be­ría­mos pre­su­mir más de ello. In­clu­so cuan­do se ha­bla de que los nean­der­ta­les eran ca­ní­ba­les, esa su­po­si­ción par­te del he­cho de que ahí se han en­con­tra­do res­tos –en­tre los más de dos mil ha­lla­dos– que ha­cen pen­sar que po­dían in­cluir en su die­ta car­ne hu­ma­na, aun­que no sa­be­mos si tal prác­ti­ca era ri­tual o no, al­go en lo que se pro­fun­di­za tras los ha­llaz­gos de Atapuerca (Bur­gos), en don­de el Ho­mo An­te­ces­sor pa­re­ce que era ca­ní­bal, y es­ta es­pe­cie, an­te­rior a los hu­ma­nos mo­der­nos y a los nean­der­ta­les –y qui­zá pa­dre de am­bas–, ya mos­tra­ba al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas en sus hue­sos que ha­cían pen­sar en que sus con­gé­ne­res ha­bían apro­ve­cha­do su car­ne.

HE­REN­CIA GE­NÉ­TI­CA

Lo que ha re­ve­la­do el ADN de Si­drón ha da­do un vuel­co a la his­to­ria del ser hu­mano. Es­te ha­llaz­go cer­ti­fi­ca que las dos es­pe­cies, pe­se a ser an­ta­gó­ni­cas, sí es­ta­ban ca­pa­ci­ta­das pa­ra unir­se se­xual­men­te y te­ner des­cen­den­cia. Se­gún es­te es­tu­dio, en­tre el 1 % y el 3 % de nues­tro có­di­go ge­né­ti­co –al­gu­nos ele­van la ci­fra has­ta el 4 %– vie­ne de ese cru­ce y tie­ne ori­gen neandertal, al­go de lo que só­lo se li­bra la po­bla­ción del sur del Saha­ra, pe­ro la ex­pre­sión de esos ge­nes tie­ne mu­cho que ver con ma­les co­mo la dia­be­tes o la de­pre­sión. ¿Si no hu­bie­ran exis­ti­do los nean­der­ta­les no ten­dría­mos esa en­fer­me­dad? No es exac­ta­men­te así, pe­ro sí es cier­to que de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas de esos ma­les –a los que hay que su­mar el Mal de Crohn o la ci­rro­sis bi­liar– son pro­pias de esa he­ren­cia. Se pue­de de­cir que gra­cias a es­ta he­ren­cia, los se­res hu­ma­nos nos adap­ta­mos me­jor a si­tua­cio­nes cam­bian­tes en lo am­bien­tal. Al ser los nean­der­ta­les hi­jos de un tiem­po en el que de un mo­men­to a otro se pro­du­cían mo­di­fi­ca­cio­nes se­ve­ras, esa fuer­za in­ter­na ha de­ja­do su hue­lla en no­so­tros, ade­más de que en ese por­cen­ta­je de ge­nes se en­cuen­tran al­gu­nas de las cla­ves que se ma­ni­fies­tan cuan­do el sis­te­ma in­mu­ne tie­ne que ex­pre­sar­se en su má­xi­ma po­ten­cia y nues­tras de­fen­sas son más fuer­tes gra­cias a ellos, o más que a ellos, a los ge­nes que he­mos he­re­da­do de ellos. No pue­de de­cir­se que se tra­te de una in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por un in­ves­ti­ga­dor y una per­so­na de­ter­mi­na­da. En reali­dad, han par­ti­ci­pa­do en ella cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do, pe­ro de for­ma in­dis­cu­ti­ble el bió­lo­go sue­co Svan­te Pää­bo es­tá con­si­de­ra­do

el lí­der de es­te tra­ba­jo, lo que le ha va­li­do el pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias.

La re­la­ción en­tre los nean­der­ta­les y los sa­piens em­pe­zó a ha­cer­se más evi­den­te a raíz del des­cu­bri­mien­to del Hombre de Lape­do, que es co­mo se co­no­cen los res­tos de un in­di­vi­duo que apa­re­ció tam­bién en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y que fue da­ta­do en ha­ce 24.000 años. Pa­ra en­ton­ces, los nean­der­ta­les ya se ha­bían ex­tin­gui­do, pe­ro el in­ves­ti­ga­dor por­tu­gués Joao Zil­hao –es­ta­ba al fren­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes de es­te es­que­le­to que apa­re­ció cer­ca de Lei­ría (Por­tu­gal) en un va­lle mal­so­nan­te… (de ahí su nom­bre)– en­con­tró en ese Ho­mo Sa­piens al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que le ha­cían pen­sar que se tra­ta­ba de una suer­te de hí­bri­do.

Cuan­do dio a co­no­cer su tra­ba­jo, la comunidad cien­tí­fi­ca te­nía asi­mi­la­da a san­gre y fue­go –y quien di­je­ra lo con­tra­rio sa­bría que es su­frir chu­zos de pun­ta– la no exis­ten­cia de fu­sio­nes de nin­gún ti­po en­tre las dos es­pe­cies, pe­ro su in­ves­ti­ga­ción mos­tra­ba un pe­ro a la ver­sión acep­ta­da. Y lo di­cho: la fu­ria de los pa­leon­tó­lo­gos más pu­ris­tas ca­yó so­bre él.

El tiem­po ha de­mos­tra­do dos co­sas: que el Ni­ño de Lape­do mos­tra­ba una se­rie de par­ti­cu­la­ri­da­des que es po­si­ble que no se de­bie­ran a esa hi­bri­da­ción pe­ro que te­nía ra­zón cuan­do ex­po­nía en sus tra­ba­jos que nean­der­ta­les y sa­piens se lle­ga­ron a unir. Por cier­to, uno de los in­ves­ti­ga­do­res que ha via­ja­do a la Si­ma de Las Pa­lo­mas pa­ra co­no­cer de cer­ca los des­cu­bri­mien­tos que se es­tán rea­li­zan­do allí es el pro­pio Zil­hao... Otra au­to­ri­dad mun­dial –al­gu­nos di­cen que el nº 1 del mun­do– en de­fen­der esa unión y en acu­dir a la Si­ma de Las Pa­lo­mas es Erik Trin­kaus, que ha es­ta­do si­guien­do de cer­ca to­do lo des­cu­bier­to so­bre es­te lu­gar, del mis­mo mo­do que lo ha he­cho Michael Wal­ker, que, asom­bra­do por es­tos des­cu­bri­mien­tos, se ha mu­da­do al lu­gar y vi­ve aho­ra cer­ca de es­te ya­ci­mien­to.

EN GI­BRAL­TAR CO­MEN­ZÓ LA HIS­TO­RIA

Te­ne­mos que sa­car pe­cho. Y es que en nues­tro país se des­cu­brió el pri­mer fó­sil de una neandertal. Fue ha­cia 1848 en la Can­te­ra de For­bes en Gi­bral­tar. Fue un ha­llaz­go ca­sual y que en pri­mer tér­mino no se aso­ció a es­ta es­pe­cie –no es­ta­ba ti­pi­fi­ca­da– sino que fue de­fi­ni­da co­mo Ho­mo cal­pi­cus, pe­ro pos­te­rio­res ha­llaz­gos obli­ga­ron a bus­car a los in­ves­ti­ga­do­res y vol­ver atrás. El pro­pio Char­les Dar­win in­ves­ti­gó es­tos res­tos y tu­vo en sus ma­nos los hue­sos ha­lla­dos en Gi­bral­tar al

tiem­po que po­co a po­co mu­chos es­tu­dio­sos se for­mu­la­ron la gran pre­gun­ta: ¿Y si lo des­cu­bier­to allí co­rres­pon­de a otra es­pe­cie? Los ha­llaz­gos efec­tua­dos en el Va­lle de Nean­der –de ahí el nom­bre de la es­pe­cie– en Ale­ma­nia fue­ron de­ci­si­vos pa­ra que los in­ves­ti­ga­do­res se plan­tea­ran la po­si­bi­li­dad de me­ter una nue­va es­pe­cie en el ár­bol evo­lu­ti­vo. Y efec­ti­va­men­te, así era. Hoy se re­co­no­ce ese ha­llaz­go de Gi­bral­tar co­mo el pri­me­ro de un ejem­plar de esa es­pe­cie.

Siem­pre se ha creí­do que en Es­pa­ña ha­bi­ta­ron los úl­ti­mos nean­der­ta­les, ya que las olas de frío que re­co­rrían toda Eu­ro­pa hi­cie­ron que es­ta gen­te se re­ple­ga­ra en el sur de la Pe­nín­su­la, aun­que otros ha­llaz­gos que tam­bién han te­ni­do lu­gar en Es­pa­ña han pues­to en du­da es­ta teo­ría, que es la que ha con­ta­do con más de­fen­so­res has­ta aho­ra. El des­cu­bri­mien­to en Can­ta­bria de ejem­pla­res de es­ta es­pe­cie ha he­cho pen­sar en ello. Tam­bién va­rios res­tos en­con­tra­dos en Val­de­so­tos

(Ma­drid), en un ya­ci­mien­to de­no­mi­na­do Ja­ra­ma VI. Se­gún la ul­tra­fil­tra­ción, una téc­ni­ca de da­ta­ción em­plea­da por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, los res­tos de Ja­ra­ma VI son más re­cien­tes de lo que se creía y ha­cen de­du­cir que los ha­bi­tan­tes de es­te lu­gar es­tu­vie­ron por aque­llos la­res en tiem­pos más re­cien­tes que por el sur. To­dos los es­tu­dios y da­ta­cio­nes vie­nen a se­ña­lar que, fue­ra don­de fue­ra, los nean­der­ta­les es­tu­vie­ron en la Pe­nín­su­la cuan­do ya no se en­con­tra­ban en nin­gu­na otra par­te del con­ti­nen­te.

Je­sús Jor­dá, geó­lo­go de la UNED, fue el in­ves­ti­ga­dor español que tra­ba­jó en la da­ta­ción pa­ra Ox­ford. Sin em­bar­go, el des­cu­bri­mien­to de otro in­ves­ti­ga­dor ma­dri­le­ño, Ja­vier Bae­na, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma, ha aña­di­do nue­vos da­tos, ya que los ves­ti­gios que su equi­po ha des­en­te­rra­do en El Es­qui­lleu, de­no­tan que las úl­ti­mas he­rra­mien­tas nean­der­ta­les es­tán he­chas peor que las an­te­rio­res, lo que ha he­cho de­du­cir a los es­tu­dio­sos que cer­ca de su fi­nal hu­bo un re­tro­ce­so cul­tu­ral en el desa­rro­llo de es­ta es­pe­cie: “Ta­lla­ban apre­su­ra­da­men­te las he­rra­mien­tas, tro­cea­ban a sus pre­sas y se mar­cha­ban”, re­la­ta el in­ves­ti­ga­dor. Es­tas he­rra­mien­tas han si­do da­ta­das en ha­ce 23.000 años, es de­cir, son al­go más re­cien­tes que las de Gi­bral­tar, aun­que en­tre los cien­tí­fi­cos aún exis­ten du­das so­bre la ido­nei­dad de las téc­ni­cas de da­ta­ción efec­tua­das en Ox­ford Sin em­bar­go, Bae­na cree que es­ta da­ta­ción da un mar­co a la des­apa­ri­ción de los nean­der­ta­les, ya que cer­ti­fi­ca­ría que se en­con­tra­ron con los sa­piens y eso aca­bó por ge­ne­rar una pre­sión que obli­gó a los nean­der­ta­les a bus­car mo­dos de sub­sis­ten­cia en lu­ga­res en los cua­les se ago­ta­ban las re­ser­vas. Ra­chel Wood, de Ox­ford, ha lle­ga­do a pen­sar que si las da­ta­cio­nes de los res­tos de Can­ta­bria son vá­li­das, exis­te la po­si­bi­li­dad de que los hu­ma­nos mo­der­nos imi­ta­ran las he­rra­mien­tas de los nean­der­ta­les, de mo­do que los res­tos ha­lla­dos en el nor­te co­rres­pon­de­rían a nues­tros an­ces­tros y no a esa otra hu­ma­ni­dad.

“Hay que re­vi­sar to­do”, di­ce Wood. La ven­ta­ja es que hay que re­vi­sar­lo en nues­tros ya­ci­mien­tos. Ella se­ña­la que par­te de la cla­ve se pue­de en­con­trar en Mur­cia, en un ya­ci­mien­to que se en­cuen­tra en An­tón, en el que se han en­con­tra­do pin­tu­ras y col­gan­tes que de­mues­tran que los nean­der­ta­les te­nían pen­sa­mien­to com­ple­jo, al­go que con el pa­so del tiem­po se ha ad­mi­ti­do, ya que son mu­chos los res­tos que cer­ti­fi­can que ellos te­nían un ni­vel cog­ni­ti­vo idén­ti­co al nues­tro, lo que ha des­te­rra­do ideas tras­no­cha­das so­bre el he­cho de que sean más “pri­mi­ti­vos”. Cuan­do en tono de bro­ma se di­ce co­lo­quial­men­te que al­guien es bru­to, ig­no­ran­te y tras­no­cha­do, se di­ce “es co­mo un neandertal”, aun­que ese tó­pi­co de­be que­dar­se ahí, en eso, en tó­pi­co.

Ya son mu­chos los res­tos que han he­cho pen­sar que los nean­der­ta­les eran co­mo no­so­tros; los des­cu­bri­mien­tos he­chos en Gi­bral­tar –en aque­lla épo­ca, el Pe­ñón era un au­tén­ti­co ver­gel ver­de y hú­me­do– lo de­mues­tran, ya que en­tre las pin­tu­ras ru­pes­tres que se ha­lla­ron se en­cuen­tran al­gu­nos gra­ba­dos y sím­bo­los que ha­cen pen­sar en que te­nían pen­sa­mien­to abs­trac­to, que es la for­ma cien­tí­fi­ca de de­cir que eran ca­pa­ces de ser y ac­tuar co­mo no­so­tros, de sen­tir, de te­ner em­pa­tía, de re­co­no­cer su mor­ta­li­dad, de ser cons­cien­tes del mun­do que les ro­dea­ba, de uti­li­zar es­tra­te­gias pa­ra adap­tar­se y so­bre­vi­vir… Es de­cir, de ser y no es­tar. Y es que la otra hu­ma­ni­dad era… hu­ma­na.

In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes sos­tie­nen que los nean­der­ta­les ca­za­ban co­mo no­so­tros y, en su com­pe­ten­cia por el ali­men­to, se­lec­cio­na­ban las mis­mas es­pe­cies.

Evo­lu­ción de los crá­neos has­ta el ho­mo sa­piens.

So­bre es­tas lí­neas, la me­ticu­losa ex­trac­ción de ADN de un hue­so de neandertal en el ins­ti­tu­to Max Planck de Leip­zig.

Los úl­ti­mos nean­der­ta­les se re­fu­gia­ron en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca por las gla­cia­cio­nes, que fue­ron arras­tran­do a es­tos pue­blos al sur de Eu­ro­pa en bus­ca de un cli­ma más be­nigno. Aba­jo, la ca­la­ve­ra de la mu­jer neandertal ha­lla­da en Gi­bral­tar en 1848, que tan­to in­tere­só a Char­les Dar­win.

A la iz­quier­da, res­tos mo­la­res de un león y una hie­na ha­lla­dos en una cue­va de nean­der­ta­les en Bu­da­pest (Hun­gría). So­bre es­tas lí­neas, una de las mues­tras más pri­mi­ti­vas de ar­te, pre­sen­te en la gi­bral­ta­re­ña cue­va de Gor­ham.

Las cam­pa­ñas ve­ra­nie­gas en los dis­tin­tos ya­ci­mien­tos es­pa­ño­les atraen ca­da vez a más in­ves­ti­ga­do­res y vo­lun­ta­rios y sue­len con­cluir con sor­pren­den­tes ha­llaz­gos, al­gu­nos tan me­diá­ti­cos co­mo los de Atapuerca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.