La lu­pa so­bre la His­to­ria La Rio­ja y el ca­mino de San­tia­go

Un com­ba­te le­gen­da­rio en el Ca­mino de San­tia­go

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

SON MU­CHAS LAS JOR­NA­DAS QUE OCU­PA EL CA­MINO DE SAN­TIA­GO, MU­CHOS LOS PA­SOS Y MU­CHAS LAS ANÉCDOTAS Y CON­VER­SA­CIO­NES QUE HA­RÁN MÁS LI­GE­RO EL TRA­YEC­TO. EN­TRE ELLAS CABEN LAS LE­YEN­DAS QUE DES­DE HA­CE SI­GLOS ENTRETIENEN A LOS PE­RE­GRI­NOS. EN LAS JOR­NA­DAS DE RU­TA POR LA RIO­JA NOS FAS­CI­NA UNA HEROICA LU­CHA DE HÉ­ROES Y GI­GAN­TES.

Buen ca­mino el que se tra­za por los sen­de­ros del vino y el ro­má­ni­co. El fi­nal del ve­rano, cuan­do el fue­go del sol co­mien­za a re­la­jar su in­ten­si­dad, apa­re­ce co­mo uno de los mo­men­tos pri­vi­le­gia­dos pa­ra, des­de la fe o la sim­ple cu­rio­si­dad pa­ga­na, lan­zar­se a re­co­rrer el Ca­mino de San­tia­go. Y ya que he­mos pues­to el vino en nues­tro ini­cio, los pa­sos se han de de­te­ner inevi­ta­ble­men­te en un em­ble­ma vi­ti­vi­ní­co­la de Es­pa­ña, La Rio­ja, una re­gión en me­dio de la ru­ta ja­co­bea del Ca­mino de San­tia­go y que es una ex­pe­rien­cia en sí mis­ma. Si aco­mo­da­mos nues­tra lu­pa so­bre La Rio­ja co­mo re­gión del Ca­mino, la pri­me­ra pa­ra­da ha­bría­mos de ha­cer­la en la ca­pi­tal, Lo­gro­ño, des­de don­de to­da­vía nos que­dan seiscientos ki­ló­me­tros pa­ra al­can­zar nues­tro destino com­pos­te­lano. La lo­ca­li­dad de Na­va­rre­te nos es­pe­ra co­mo fin de nues­tra se­gun­da eta­pa, con sus rui­nas del hos­pi­tal de San Juan de Acre. Re­cu­pe­ra­das las fuer­zas, el día si­guien­te al­can­za­mos la his­tó­ri­ca Ná­je­ra, cu­yo es­pec­ta­cu­lar Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría la Real, con sus im­pre­sio­nan­tes claus­tro y pan­teón real, se eri­ge co­mo vi­si­ta obli­ga­da en una ru­ta en la que la tra­ve­sía en­ri­que­ce tan­to co­mo el desen­la­ce. La cuar­ta y úl­ti­ma eta­pa rio­ja­na tie­ne a la San­to Do­min­go de la Cal­za­da co­mo ab­so­lu­to pro­ta­go­nis­ta; no en vano, la lo­ca­li­dad na­ce de la ha­bi­li­dad del re­li­gio­so que la da nom­bre de im­pul­sar la ru­ta ja­co­bea. Una vez tran­si­ta­da, nues­tros pa­sos pe­re­gri­nos aban­do­nan las tie­rras rio­ja­nas por el pue­blo de Gra­ñón, que nos in­tro­du­ce en las no me­nos in­tere­san­tes jo­yas bur­ga­le­sas.

Mu­chos son los pun­tos in­tere­san­tes que se pue­den vi­si­tar en es­tas cua­tro jor­na­das rio­ja­nas, mu­chos los en­cla­ves cul­tu­ra­les, las re­fe­ren­cias ar­tís­ti­cas y edi­fi­ca­cio­nes his­tó­ri­cas. Pe­ro mu­chas más son las ho­ras que exi­ge el Ca­mino de San­tia­go y du­ran­te ese tiem­po de es­fuer­zo es ne­ce­sa­rio ali­ge­rar los pa­sos con el en­tre­te­ni­mien­to de las bue­nas his­to­rias que acon­te­cen allá por don­de tran­si­ta­mos.

LA LE­YEN­DA DEL GI­GAN­TE

Y sin du­da la que más se ha re­pe­ti­do a los ca­mi­nan­tes des­de mu­chos si­glos atrás es la que aplau­de la he­roi­ci­dad del so­brino de Car­lo­magno, Rol­dán, en su lu­cha de­sigual con el po­de­ro­sí­si­mo gi­gan­te Fe­rra­gut, uno de tan­tos re­la­tos de fe cris­tia­na fren­te a los in­va­so­res mu­sul­ma­nes que mu­chos si-

glos atrás des­per­ta­ban los áni­mos de los su­fri­dos ca­mi­nan­tes en su re­co­rri­do has­ta Com­pos­te­la. Un re­la­to que se desa­rro­lla en las in­me­dia­cio­nes de Ná­je­ra.

Por­que has­ta allí se ha­bía tras­la­da­do el des­co­mu­nal, her­cú­leo e inex­pug­na­ble gi­gan­te Fe­rra­gut, des­ti­na­do por el emir de Ba­bi­lo­nia con la in­ten­ción de combatir a la fuer­zas de Car­lo­magno y aca­bar con sus do­mi­nios. Y en­te­ra­do es­te úl­ti­mo de tal he­cho man­dó a sus me­jo­res hom­bres a re­pri­mir los avan­ces del gi­gan­te. No era un gi­gan­te cual­quie­ra Fe­rra­gut, sino que pro­ve­nía na­da me­nos que del li­na­je de Go­liat, y no des­me­re­cía en fuer­za ni vio­len­cia a su an­te­ce­sor. Así que, uno a uno, los me­jo­res gue­rre­ros de Car­lo­magno, valientes y pre­pa­ra­dos, fue­ron si­tuán­do­se fren­te a él. Y uno a uno fue­ron “des­pa­cha­dos” con la ma­yor fa­ci­li­dad. Co­mo si se tra­ta­sen de me­ros in­sec­tos. De un so­lo ma­no­ta­zo los de­ja­ba fue­ra de com­ba­te. Uno tras otro caían de­rro­ta­dos los me­jo­res gue­rre­ros de la Cris­tian­dad. Uno tras otro com­pren­dían que la ener­gía del gi­gan­te lo ha­cía in­ven­ci­ble, que, con esa ar­ma, di­fí­cil se­ría que los sa­rra­ce­nos no se hi­cie­ran con las tie­rras do­mi­na­das por Car­lo­magno. Los más pre­pa­ra­dos y valientes gue­rre­ros cristianos ha­bían si­do de­rro­ta­dos sin es­fuer­zo por el gi­gan­te en las tie­rras rio­ja­nas. Bueno, to­dos me­nos uno, el so­brino del rey: Rol­dán. Y, vis­to lo vis­to, no du­dó en so­li­ci­tar a su tío en­fren­tar­se al te­rri­ble enemi­go. Quien sí du­dó fue el mo­nar­ca. Pe­ro, an­te la in­sis­ten­cia y po­cas al­ter­na­ti­vas que le que­da­ban, ac­ce­dió.

Na­da que ver es­ta lu­cha con las an­te­rio­res por­que, pe­se a las arre­me­ti­das vio­len­tas de Fe­rra­gut. Rol­dán fue ca­paz de sol­ven­tar­las con ha­bi­li­dad y fuer­za y de lan­zar unos cuan­tos gol­pes al gi­gan­te que le tras­tor­na­ron mu­cho más que los lan­za­dos por an­te­rio­res com­ba­tien­tes. Sin em­bar­go, la igual­dad en la pe­lea era to­tal. No ha­bía tre­gua. Tal fue la in­ten­si­dad, tan­to el equi­li­brio, que, ya ca­si ano­che­cien­do, de­ci­die­ron to­mar un des­can­so en la her­mo­sa tie­rra en la que desa­rro­lla­ban su ba­ta­lla. Du­ran­te es­ta tre­gua dia­lo­ga­ron con se­re­ni­dad. Los dos de­ba­tían so­bre las res­pec­ti­vas re­li­gio­nes por las que pe­lea­ban. En un mo­men­to de de­bi­li­dad y con­fian­za, Fa­rru­guet con­fe­só que no to­do en él era inex­pug­na­ble y que un pun­to de su cuer­po era vul­ne­ra­ble. Rol­dán iba a apro­ve­char es­ta con­fi­den­cia. Tras un buen ra­to de des­can­so y con­fra­ter­ni­dad en­tre ad­ver­sa­rios, se reanu­dó la re­frie­ga. Rol­dán co­no­cía un se­cre­to que iba a ha­cer in­cli­nar la con­tien­da. Por­que en un mo­men­to de ma­la de­fen­sa del gi­gan­te, can­sa­do tras un re­par­to in­ter­mi­na­ble de gol­pes de to­das for­mas y co­lo­res, Rol­dán sa­có su da­ga y acer­tó en el om­bli­go del gi­gan­te, su con­fe­sa­do pun­to dé­bil. El com­ba­te ha­bía ter­mi­na­do. Rol­dán ha­bía con­se­gui­do ven­cer al in­ven­ci­ble gi­gan­te en­via­do por el emir ba­bi­ló­ni­co.

Hoy los pe­re­gri­nos pue­den con­tem­plar en su Ca­mino el lu­gar don­de la le­yen­da ase­gu­ra que se dis­pu­tó la lu­cha, el ce­rro lla­ma­do Po­yo del Rol­dán, en Ná­je­ra. Co­mo ocu­rría mu­chos si­glos atrás, a su pa­so por La Rio­ja, los ca­mi­nan­tes amenizan su ca­mino con le­yen­das de hé­roes y gi­gan­tes, de vic­to­rias cristianas, mien­tras observan con de­vo­ción la be­lle­za de los sen­de­ros y ciu­da­des que tran­si­tan.

A SU PA­SO POR LA RIO­JA, LOS CA­MI­NAN­TES AMENIZAN SU CA­MINO CON LE­YEN­DAS DE HÉ­ROES Y GI­GAN­TES, DE VIC­TO­RIAS CRISTIANAS, MIEN­TRAS OBSERVAN CON DE­VO­CIÓN LA BE­LLE­ZA DE LAS CIU­DA­DES Y SEN­DE­ROS

A la iz­quier­da, el Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría la Real, en la lo­ca­li­dad rio­ja­na de Ná­je­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.